Tos y fármacos antitusígenos, mucolíticos y expectorantes. Artículo monográfico

16 febrero 2024

 

AUTORES

  1. Álvaro Heredia Muñoz. Enfermero de Traumatología del Hospital Royo Villanova de Zaragoza. 
  2. Alejandro Monclús Rodrigo. Enfermero de Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.
  3. Raúl Lacasa Costa.  Enfermero del Hospital Universitario San Jorge de Huesca.
  4. Jaime Broseta Blanco.  Enfermero de Quirófano del Hospital Universitario Miguel Servet.
  5. Javier Hernández Adell.  Enfermero de Urgencias del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza.
  6. Francisco Grimal Bailo. Enfermero de Urología del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.

 

RESUMEN

La tos es un reflejo que mantiene despejada la garganta y las vías respiratorias, ayudando al cuerpo a curarse o protegerse. Se clasifica como aguda o crónica en función de si ésta persiste más o menos de 3 semanas, y como seca o productiva, si se produce liberación de esputo. Las causas de la tos pueden ser múltiples y varían en función de los tipos de tos mencionados anteriormente. En cuanto al tratamiento de primera línea encontramos los antitusígenos, que clasificaremos como narcóticos o no narcóticos en función de sus propiedades, y los mucolíticos y expectorantes. Todos estos fármacos tendrán distintas indicaciones según el tipo de tos que se pretenda tratar y, a su vez, sus posibles efectos secundarios.

PALABRAS CLAVE

Tos, codeína, antitusígenos, expectorantes.

ABSTRACT

Coughing is a reflex that keeps the throat and airways clear, helping the body to heal or protect itself. It is classified as acute or chronic depending on whether it persists for more or less than 3 weeks, and as dry or productive, if sputum is released. The causes of cough can be multiple and vary depending on the types of coughs mentioned above. Regarding first-line treatment, we find antitussives, which we will classify as narcotic or non-narcotic depending on their properties, and mucolytics and expectorants. All of these drugs will have different indications depending on the type of cough they are intended to treat and, in turn, their possible side effects.

KEY WORDS

Cough, codeine, antitussive agents, expectorants1.

 

DESARROLLO del tema

¿Qué es la tos? ¿Qué tipos existen?

La tos es un reflejo que mantiene despejada la garganta y las vías respiratorias, ayudando al cuerpo a curarse o protegerse. La tos puede ser aguda, que generalmente comienza de manera repentina y desaparece en pocos días o en un máximo de tres semanas, o crónica, si ésta dura más de 3 semanas.

Entre las causas de la tos aguda encontramos los resfriados, la gripe y las infecciones sinusales, mientras que la tos crónica se relaciona con otros factores como bronquitis crónica, asma, alergias, EPOC, tabaquismo, reflujo gastroesofágico, medicaciones, etc.

A su vez, la tos puede ser seca o no productiva, la cual no produce esputo, o tos productiva, aquella cuya finalidad es la de expulsar de las vías respiratorias el exceso de mucosidad, alérgenos u otras partículas de polvo.

Para tratar la tos es necesario que el paciente esté correctamente hidratado, en caso contrario puede fracasar cualquier tratamiento. Mientras los esputos sean fluidos y transparentes no se tratará inicialmente la tos productiva a no ser que esta sea muy molesta o contraproducente para el paciente2,3,4.

 

Fármacos antitusígenos:

Los fármacos antitusígenos de acción central son aquellos que actúan sobre el centro bulbar de la tos suprimiendo o inhibiendo su acto reflejo, mientras que los de acción periférica actúan sobre los nervios sensoriales causantes del desencadenamiento de la tos5.

  • Fármacos antitusígenos de acción central:

 

El control central de la tos es complejo y puede haber muchos sitios potenciales en el tronco encefálico en los que un fármaco antitusivo puede suprimir este comportamiento6.

Los mejores resultados se han obtenido tras la administración de antitusígenos que actúan sobre una zona del tronco encefálico conocida como mecanismo de activación de la tos 6, cuyo motor es una estructura denominada Núcleo del Tracto Solitario (NTS) la cual es capaz de inducir la tos. Por tanto, los antitusígenos de acción central logran atenuar la tos al actuar como antagonistas de los receptores del neurotransmisor glutamato en esa región7,8.

Los principales antitusígenos de acción central son la codeína, el dextrometorfano, la noscapina y la metadona. A pesar de que todos ellos derivan del opio, se clasifican como narcóticos o no narcóticos en función de sus propiedades9.

Los antitusígenos narcóticos como la codeína y la metadona poseen propiedades analgésicas, sedantes y euforizantes, por lo que pueden producir adicción si se consumen en dosis mucho mayores que las requeridas para el tratamiento de la tos, además de otros efectos adversos secundarios, como depresión del centro respiratorio, cefalea, náuseas, vómitos, sudoración y estreñimiento por la acción inhibitoria sobre el peristaltismo intestinal9.

La codeína es el antitusígeno por excelencia cuando se emplea una dosis inferior a la necesaria para la analgesia. Por lo tanto, algunos de los efectos secundarios más importantes de la codeína, como la depresión respiratoria, generalmente se evitan con la dosis antitusiva. La excepción son los niños pequeños, que son más sensibles a la depresión respiratoria, por lo que no se recomienda en niños menores de 5 años10.

Se absorbe por vía digestiva, se metaboliza a nivel hepático y su excreción es renal, pero 10% de los metabolitos se transforman en morfina y constituyen el principal riesgo de reacciones adversas9.

Dentro de los antitusígenos no narcóticos encontramos el dextrometorfano, el cual se califica como opiáceo porque deriva de la morfina, pero no actúa sobre receptores opioides. Se trata de un análogo de la codeína, de eficacia antitusiva similar, pero que carece de acción analgésica y depresora respiratoria, con mínima posibilidad de adicción y con menor intolerancia digestiva respecto a la codeína11.

Sólo las dosis muy altas producen depresión central. De forma ocasional produce vértigo, somnolencia, náusea o constipación. La absorción se realiza en el tracto gastrointestinal y la metabolización es hepática9.

El otro antitusígeno no narcótico es la noscapina, que, a pesar de unirse a los receptores opioides, carece de efectos hipnóticos y eufóricos significativos por lo que la hacen segura en términos de potencial adictivo12.

Su eficacia es menor que la de la codeína, además, carece de propiedades analgésicas, tiene un ligero efecto sedante y presenta menos tendencia a causar somnolencia y náuseas que la codeína9.

A diferencia de los anteriores, presenta cierta acción broncodilatadora que mejora la capacidad respiratoria en aquellos pacientes que la tienen disminuida9.

  • Fármacos antitusígenos de acción periférica:

 

Los antitusígenos periféricos ejercen una acción analgésica o anestésica sobre las terminaciones nerviosas bronquiales donde se inicia el reflejo a diferencia de los centrales, que actúan deprimiendo el centro bulbar que controla el reflejo de la tos. La clasificación en función de estos criterios no siempre resulta fácil, ya que el mecanismo de acción de muchos antitusígenos no está perfectamente definido4,13.

Encontramos diversos fármacos:

  • Levodropropizina: Actúa inhibiendo las vías aferentes que median el reflejo de la tos. Presenta actividad espasmolítica, antialérgica y anestésica local. Está indicado en el alivio sintomático de la tos no productiva. No se recomienda en pacientes con insufiencia renal, así como en embarazadas, lactantes y niños menores de 2 años. Tiene efectos adversos como somnolencia, cansancio, náusea4,13.
  • Oxolamina: Tiene actividad antiinflamatoria específica de las vías respiratorias, con acción broncoespasmolítica y antitusígena. Actúa sobre la irritación de la garganta disminuyendo la tos y la irritación espástica bronquial. Está indicado en el tratamiento de bronquitis y patologías respiratorias causadas por exposición al frío. Contraindicado en embarazo y lactancia. Sus efectos adversos pueden ser: anorexia y sequedad bucal4,13.
  • Fominoben: Tiene un mecanismo de acción muy distinto al de cualquier otro antitusivo ya que está relacionado con la potenciación de los sistemas inhibitorios del centro tusígeno. Indicado en el alivio sintomático de la tos de cualquier tipo, ya sea irritativa, nocturna, infantil o del fumador. Está contraindicado en caso de epilepsia y no se recomienda en embarazo, lactancia y niños4,14.
  • Cloperastina: Antitusígeno relacionado con los antihistamínicos H1. Actúa inhibiendo la tos y además presenta algo de acción broncodilatadora y anestésica local4,13.

 

3.3. Fármacos mucolíticos y expectorantes:

Las secreciones producidas en las vías respiratorias constituyen el sistema más importante en relación con la protección de la mucosa frente a la temperatura, variaciones en la humedad, partículas en suspensión en el aire y agentes infecciosos. El moco segregado se encarga de atrapar estas partículas y depurarlas junto con los cilios. El mecanismo de tos aumenta la depuración y es el encargado de desprender y expulsar el moco, aunque esto dependerá de su consistencia y elasticidad.

Esta secreción se debe principalmente a las glándulas mucosas y serosas de la submucosa y están constituidas por: agua (95%), glucoproteínas ácidas (2%), lípidos (0,5-1%) y otras proteínas en menor proporción (anticuerpos). Se dispone en la mucosa sobre dos capas: la más superficial con la mayor parte de proteínas y la más profunda rica en agua.

Las propiedades viscoelásticas cuando no existe patología tienen como característica que pueden moverse por el árbol respiratorio sin que lo percibamos. Cuando aparece una patología respiratoria cambian por lo que las secreciones se hacen más espesas y esto dificulta su desplazamiento por las vías respiratorias, dificulta el transporte mucociliar, produce tos ineficiente, molesta, disminuye el paso de aire y dificulta la respiración.

Tanto los mucolíticos como los expectorantes se utilizan para favorecer la eliminación de las secreciones bronquiales, aunque cada uno de ellos tengan acciones distintas, pese a que en la práctica esta separación no es tan evidente por lo que mucha gente los agrupa independientemente de su mecanismo.

Los mucolíticos actúan fundamentalmente sobre la viscosidad de las secreciones mucosas bronquiales, haciéndolas más fluidas con lo cual la expectoración resulta más eficaz y cómoda, mientras que los expectorantes incrementan el volumen hídrico de las secreciones mucosas haciendo que se fluidifiquen a la vez que se potencia la acción de los cilios facilitando la expulsión del moco.

Por lo que la diferencia entre ambos es que los mucolíticos disminuyen la viscosidad de las secreciones y así facilitan la expulsión mientras que los expectorantes aumentan la eliminación ayudando a la forma de expulsión15,16.

En la práctica clínica, muchos de estos fármacos suelen presentar ambas funciones (mucolítico-expectorante). Entre sus indicaciones encontramos patologías que cursan con una secreción excesiva de moco donde no existe una buena capacidad de vaciar de forma espontánea la secreción traqueobronquial (bronquitis crónica, EPOC, asma bronquial, bronquiectasias, fibrosis quística, mucoviscidosis, infecciones crónicas, etc.).

El mucolítico por excelencia es la N-Acetilcisteína, que contiene en la molécula grupos tiólicos capaces de reaccionar con los puentes disulfuro que configuran la estructura de las proteínas del moco, dando lugar a la fluidificación del mismo. Está indicada en el tratamiento de enfermedades con mucosidad excesiva y espesa que dificulta la respiración, así como en el tratamiento de intoxicación aguda por Paracetamol (antídoto). Se puede administrar tanto por vía oral como inhalatoria. Su uso está desaconsejado en paciente con úlceras gastroduodenales o con hipersensibilidad a la acetilcisteína.

Por otro lado, el expectorante de mayor eficacia es el guayacolato de glicerilo o guaifenesina, que favorece la eliminación de secreciones del tracto respiratorio aumentando su volumen y reduciendo su viscosidad y, a su vez, modifica la tos improductiva y seca convirtiéndola en tos productiva y menos frecuente (acción mucolítico-expectorante). Se administra por vía oral17,18,19.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Descriptores en Ciencias de la Salud: DeCS [Internet]. edición 2017. São Paulo (SP): BIREME / OPS / OMS. 2017 [acceso 10 de enero de 2024]. Disponible en: http://decs.bvsalud.org/E/homepagee.htm
  2. Tos: MedlinePlus en español [Internet]. Medlineplus.gov. [acceso 13 de enero de 2024]. Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/cough.html
  3. Tos: MedlinePlus enciclopedia médica [Internet]. Medlineplus.gov. [acceso 13 de enero de 2024]. Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/003072.htm
  4. Batlle C, De Conte O. Antitusígenos. Alivio y descanso [Internet]. Elsevier.es. 2001 [acceso 13 de enero de 2024]. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-articulo-antitusigenos-alivio-descanso-13023336
  5. Garrote A. Antitusígenos, expectorantes y mucolíticos. Offarm [Internet]. 2006; Vol. 25 Núm. 2 Pág. 61 -70 [acceso 13 de enero de 2024]. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-antitusigenos-expectorantesmucoliticos-13084463
  6. Bolser DC. Central Mechanisms II: Pharmacology of Brainstem Pathways. Handbook of experimental Pharmacology [Internet]. 2010; Vol. 187 Pág. 203-217 [acceso 13 de enero de 2024]. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2928557/
  7. Martínez D. Efectos de la estimulación eléctrica del nervio vago y del núcleo del tracto solitario sobre la actividad electroencefalográfica y la distribución temporal del ciclo sueño-vigilia en el gato [Tesis doctoral]. Universidad Pablo de Olavide. Sevilla; 2014 [acceso 13 de enero de 2024]. Disponible en: https://rio.upo.es/xmlui/handle/10433/2014#:~:text=El%20n%C3%BAcleo%20del%20tracto%20solitario,hacia%20el%20sistema%20nervioso%20central
  8. Canning BJ, Chang AB, Bolser DC, Weir KA. Anatomy and Neurophysiology of Coughing: CHEST Guideline and Expert Panel Report. Chest [Internet]. 2014; Vol. 146 Pág. 1633-1648 [acceso 13 de enero de 2024]. Disponible en: https://www.researchgate.net/figure/Central-mechanisms regulating-cough-Airway-sensory-neurons-project-to-the-brainstem_fig5_265344819
  9. Takahama K, Shirasaki T. Central and peripheral mechanisms of narcotic antitussives: codeine-sensitive and -resistant coughs. Cough [Internet]. 2007; Vol. 3 [acceso 15 de enero de 2024]. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1950526/#:~:text=Coughs%20mediated%20by%20mechanical%20stimulation,probably%20contribute%20to%20this%20inhibition
  10. Urbina P. Tos y antitusivos II: tratamiento de la tos. Medwave [Internet]. 2004; Vol. 4[acceso 15 de enero de 2024]. Disponible en: https://www.medwave.cl/link.cgi/Medwave/Reuniones/PediatriaSBA/Julio2004/2359#:~:text=Entre%20los%20antitusivos%20de%20acci%C3%B3n,del%20centro%20respiratorio%2C%20cefalea%2C%20v%C3%A9rtigo
  11. Bardal SK. Cough, Cold, and Allergy. Applied Pharmacology [Internet]. 2011; Pág. 127-134 [acceso 15 de enero de 2024]. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/topics/pharmacology-toxicology-and-pharmaceutical-science/antitussive-agent
  12. Gorena A, Imaña C, Mendoza A. Fármacos antitusivos y antihistamínicos. Revista de la Sociedad Boliviana de Pediatría [Internet]. 2005; Vol. 44 Núm. 2 [acceso 15 de enero de 2024]. Disponible en: http://www.scielo.org.bo/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1024-06752005000200011
  13. Urbina P. Tos y antitusivos II: tratamiento de la tos [Internet]. MedWave. 2004 [acceso 15 de enero de 2024]. Disponible en: https://www.medwave.cl/link.cgi/Medwave/Reuniones/PediatriaSBA/Julio2004/2359
  14. FOMINOBEN EN VADEMECUM [Internet]. Vademecum. 2014 [acceso 15 de enero de 2024]. Disponible en: https://www.iqb.es/cbasicas/farma/farma04/f051.htm#:~:text=Mecanismo%20de%20acci%C3%B3n%3A%20el%20fominoben,40%25%20del%20de%20la%20code%C3%ADna
  15. Martin-Aragón S. Benedí J. Farmacoterapia mucolítico-expectorante [Internet]; Elsevier.es. 2017 [acceso 15 de enero de 2024]. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-articulo-farmacoterapia-mucolitico-expectorante-13057200
  16. Martin-Aragón D. Mucolíticos y expectorantes [Internet]; Elsevier.es. 2017 [acceso 15 de enero de 2024]. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-articulo-mucoliticos-expectorantes-X0213932417620541
  17. Salvarezza C. Expectoración [Internet]; Semiología Clínica. 2020 [acceso 15 de enero de 2024]. Disponible en: https://www.semiologiaclinica.com/index.php/articlecontainer/motivosdeconsulta/71-expectoracion
  18. Garrote, A., 2006. Antitusígenos, expectorantes y mucolíticos. Offarm, [online] 25(2), p.6. [acceso 15 de enero de 2024]. Disponible en:
  19. https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-antitusigenos-expectorantes-mucoliticos-13084463
  20. Flórez J. Farmacología Humana. Sexta edición. Barcelona: Elsevier Masson; 2014.

 

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos