Rectorragia

13 mayo 2024

 

AUTORES

  1. Eva Giménez Salvador. DUE, HRV. Zaragoza.
  2. Román Moreno López. DUE, HRV. Zaragoza.
  3. Noelia Hernández Jurado. DUE, HRV. Zaragoza.
  4. Silvia Aranda Andreu. DUE, HRV. Zaragoza.
  5. Laura Gullón Martínez. DUE, HRV. Zaragoza.
  6. Sonia Salvador Lanzuela. DUE, Residencia Javalambre Teruel.

 

RESUMEN

La rectorragia es un síntoma caracterizado por la presencia de sangrado que proviene del recto o del ano. Este sangrado puede ser causado por una variedad de condiciones médicas, desde problemas benignos como hemorroides o fisuras anales hasta condiciones más graves como enfermedad inflamatoria intestinal o cáncer colorrectal. Los síntomas de la rectorragia incluyen la presencia de sangre roja brillante en las heces, dolor rectal y cambios en los hábitos intestinales. El diagnóstico implica una evaluación completa que puede incluir pruebas de imagen y análisis de laboratorio. El tratamiento varía según la causa subyacente y puede incluir cambios en la dieta, medicamentos tópicos o intervenciones médicas o quirúrgicas más invasivas. Es importante buscar atención médica si se experimenta rectorragia persistente o severa, ya que puede ser indicativo de una condición médica subyacente seria.

PALABRAS CLAVE

Pérdida, sangre, atención, salud, síntoma, recto y ano.

ABSTRACT

Rectal bleeding is a symptom characterized by the presence of bleeding that comes from the rectum or anus. This bleeding can be caused by a variety of medical conditions, from benign problems such as hemorrhoids or anal fissures to more serious conditions such as inflammatory bowel disease or colorectal cancer. Symptoms of rectal bleeding include bright red blood in the stool, rectal pain, and changes in bowel habits. Diagnosis involves a complete evaluation that may include imaging tests and laboratory tests. Treatment varies depending on the underlying cause and may include dietary changes, topical medications, or more invasive medical or surgical interventions. It is important to seek medical attention if you experience persistent or severe rectal bleeding, as it may be indicative of a serious underlying medical condition.

KEY WORDS

Loss, blood, attention, health, symptom, rectum and anus.

DESARROLLO DEL TEMA

La rectorragia es un síntoma preocupante que se caracteriza por la presencia de sangrado que proviene del recto o del ano. Este sangrado puede ser un indicador de una serie de condiciones médicas subyacentes, algunas de las cuales pueden ser graves. Como parte del cuidado de enfermería, es fundamental comprender las posibles causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento de la rectorragia para brindar una atención efectiva a los pacientes afectados1.

Causas:

  • Hemorroides: las hemorroides son venas hinchadas en el recto o el ano que pueden sangrar cuando se irritan o se inflaman. Este es uno de los motivos más frecuentes de rectorragia y suele ser benigno.
  • Fisuras anales: es una pequeña ruptura en la piel del canal anal, que puede causar dolor y sangrado durante las deposiciones.
  • Enfermedad inflamatoria intestinal (EII): la enfermedad inflamatoria intestinal, que incluye la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa, puede causar inflamación y úlceras en el revestimiento del tracto gastrointestinal, lo que lleva a sangrado rectal.
  • Diverticulosis: se refiere a la presencia de bolsas pequeñas y débiles en la pared del colon. Estas bolsas pueden sangrar y causar rectorragia si se inflaman o se infectan, un fenómeno conocido como diverticulitis.
  • Cáncer colorrectal: es un crecimiento anormal de células en el colon o el recto. El sangrado rectal es uno de los síntomas principales del cáncer colorrectal, aunque puede estar acompañado de otros síntomas como cambios en los hábitos intestinales y pérdida de peso no intencional.
  • Pólipos colorrectales: los pólipos son crecimientos anormales en el revestimiento del colon o el recto. Algunos pólipos pueden sangrar, causando rectorragia1.
  • Infecciones: como la proctitis (inflamación del recto), pueden causar sangrado rectal.
  • Traumatismo: lesiones o trauma en el recto o el ano, como el uso de objetos extraños o el sexo anal, pueden provocar rectorragia.
  • Enfermedades sistémicas: algunas condiciones médicas sistémicas, como la enfermedad hepática crónica o los trastornos de la coagulación, pueden aumentar el riesgo de sangrado rectal.

 

Síntomas:

  • Sangre en las heces: la presencia de sangre roja brillante en las heces es el síntoma más evidente de la rectorragia. La cantidad de sangre puede variar desde pequeñas manchas hasta sangrado más abundante, y puede aparecer mezclada con las heces o cubriendo las mismas.
  • Dolor rectal: dolor en el área rectal, especialmente durante o después de la defecación. Este dolor puede ser agudo o sordo y puede estar asociado con otras condiciones, como fisuras anales o hemorroides2.
  • Molestias anales: además del dolor, las molestias anales, como picazón, ardor o sensación de presión, pueden acompañar a la rectorragia, especialmente si se debe a hemorroides u otras afecciones anorrectales.
  • Cambios en los hábitos intestinales: pueden experimentar cambios en los hábitos intestinales, como estreñimiento o diarrea, junto con la rectorragia, dependiendo de la causa subyacente del sangrado.
  • Sensación de vaciamiento incompleto: la sensación de que el recto no se vacía completamente después de defecar es otro síntoma que puede estar presente en personas con rectorragia, especialmente si la causa es una obstrucción o una afección que afecta la motilidad intestinal.2
  • Fatiga: en casos de sangrado rectal significativo, puede ocurrir fatiga debido a la pérdida de sangre y la anemia resultante. Esto puede manifestarse como debilidad generalizada, mareos o dificultad para concentrarse.

 

Diagnóstico:

Historia clínica:

El médico recopilará información detallada sobre los síntomas, la duración y la frecuencia del sangrado rectal, así como antecedentes médicos personales y familiares relevantes. Esto puede ayudar a identificar posibles factores desencadenantes y determinar la causa probable del sangrado.

Examen físico:

Durante el examen físico, el médico puede realizar una evaluación completa, incluido un examen rectal digital para detectar anomalías, como hemorroides, fisuras anales, pólipos u otras lesiones en el área rectal. Además, se pueden realizar exámenes de otras áreas del cuerpo para buscar signos de enfermedades sistémicas que puedan estar relacionadas con la rectorragia3.

Análisis de sangre:

Se pueden realizar análisis de sangre para evaluar los niveles de hemoglobina y hematocrito, así como para detectar signos de anemia, que puede ser una consecuencia del sangrado rectal. También se pueden realizar pruebas para detectar infecciones o trastornos de coagulación que puedan estar contribuyendo al sangrado.

Pruebas de imagen:

Se pueden utilizar diferentes pruebas de imagen para evaluar el tracto gastrointestinal y detectar anomalías estructurales que puedan causar rectorragia. Esto puede incluir colonoscopia, sigmoidoscopia, estudios por imágenes como la tomografía computarizada (TC) o la resonancia magnética (RM), y radiografías contrastadas del tracto gastrointestinal.

Biopsia:

En algunos casos, puede ser necesario realizar una biopsia de tejido para obtener una muestra de una lesión sospechosa y realizar un análisis patológico. Esto puede ayudar a confirmar el diagnóstico y guiar el tratamiento adecuado.

Tratamiento:

  • Manejo conservador: en casos leves de rectorragia causados por hemorroides, fisuras anales o pequeñas abrasiones rectales, el tratamiento inicial puede ser conservador. Esto puede incluir cambios en la dieta para aumentar la ingesta de fibra y agua, lo que puede aliviar el estreñimiento y reducir la irritación rectal. Además, se pueden recomendar baños de asiento tibios para aliviar el malestar y promover la curación de las fisuras anales.
  • Medicamentos: en algunos casos, se pueden recetar medicamentos para tratar afecciones subyacentes que contribuyen a la rectorragia. Por ejemplo, se pueden usar cremas o ungüentos tópicos para aliviar el malestar causado por hemorroides o fisuras anales. Los suplementos de hierro pueden ser necesarios si se desarrolla anemia debido a la pérdida de sangre rectal.
  • Procedimientos médicos: en situaciones más graves o cuando el sangrado rectal no responde al tratamiento conservador, pueden ser necesarios procedimientos médicos para detener el sangrado o tratar la causa subyacente. Esto puede incluir cauterización de vasos sanguíneos sangrantes, ligadura de hemorroides, escleroterapia para varices rectales o cirugía para extirpar lesiones anales o rectales.
  • Terapia endoscópica: en casos de rectorragia causada por pólipos, úlceras o lesiones en el colon o el recto, se pueden realizar procedimientos endoscópicos para identificar y tratar la causa subyacente. Esto puede incluir la extirpación de pólipos durante una colonoscopia o la aplicación de terapia con láser o electrocoagulación para tratar úlceras o lesiones sangrantes.3
  • Tratamiento de enfermedades subyacentes: si la rectorragia es causada por afecciones médicas subyacentes como enfermedad inflamatoria intestinal, diverticulosis, colitis u otras enfermedades gastrointestinales, el tratamiento se enfocará en manejar y controlar estas condiciones para reducir el riesgo de sangrado rectal recurrente.

 

Complicaciones y pronóstico

Las complicaciones asociadas con la rectorragia pueden variar según la causa subyacente del sangrado y la gravedad del problema. Algunas complicaciones potenciales incluyen:

  • Anemia: el sangrado rectal crónico puede provocar una disminución en los niveles de hemoglobina y hematocrito en la sangre, lo que resulta en anemia. La anemia por deficiencia de hierro es una complicación común de la rectorragia y puede causar fatiga, debilidad y otros síntomas.
  • Desnutrición: en casos graves de rectorragia crónica, especialmente cuando se asocia con enfermedades gastrointestinales crónicas como la enfermedad inflamatoria intestinal, puede ocurrir desnutrición debido a la pérdida de nutrientes esenciales a través del sangrado rectal continuo.
  • Shock: en casos de rectorragia grave o profusa, especialmente en personas con trastornos de coagulación o enfermedades graves, puede ocurrir shock hipovolémico debido a la pérdida rápida de sangre. El shock puede ser potencialmente mortal y requiere atención médica de emergencia.
  • Complicaciones relacionadas con la cirugía: i se requiere cirugía para tratar la causa subyacente de la rectorragia, pueden surgir complicaciones asociadas con el procedimiento quirúrgico, como infección, sangrado excesivo, lesiones a órganos adyacentes o complicaciones anestésicas4.

 

El pronóstico de la rectorragia depende en gran medida de la causa subyacente del sangrado y de la prontitud con la que se diagnostica y trata. En muchos casos, el sangrado rectal es autolimitado y se resuelve sin complicaciones graves. Sin embargo, en casos de rectorragia crónica o recurrente, es fundamental identificar y tratar la causa subyacente para prevenir complicaciones a largo plazo y mejorar el pronóstico del paciente. Un manejo adecuado y oportuno, incluida la atención médica especializada y el seguimiento regular, puede ayudar a controlar los síntomas y mejorar la calidad de vida de las personas afectadas por la rectorragia.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Wikipedia contributors. Rectorragia [Internet]. Wikipedia, The Free Encyclopedia. Disponible en: https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Rectorragia&oldid=158449474
  2. de SaludOnNet EM. Rectorragia o sangrado anal: causas y tratamiento [Internet]. Blog SaludOnNet. SaludOnNet; 2020 [citado el 15 de marzo de 2024]. Disponible en: https://www.saludonnet.com/blog/rectorragia-o-sangrado-anal-causas-y-tratamiento/
  3. Rectorragia [Internet]. Unirioja.es. [citado el 15 de marzo de 2024]. Disponible en: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=7430565
  4. Rectorragia [Internet]. Google.es. [citado el 15 de marzo de 2024]. Disponible en: https://www.google.es/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=&ved=2ahUKEwiCpPyknvaEAxXs9bsIHRqyC8M4ChAWegQIBBAB&url=https%3A%2F%2Fwww.clinicalascondes.cl%2FBLOG%2FListado%2FCirugia-Adultos%2FSabes-que-es-la-rectorragia&usg=AOvVaw3el4JWkukRByqvj7NfYWpd&opi=89978449

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos