Respuesta hospitalaria a una catástrofe.

5 septiembre 2022

AUTORES

  1. Beatriz Hernández Bretón. Diplomada en enfermería. Servicio de urgencias Hospital Universitario Miguel Servet.
  2. Miriam Beltrán Orga. Diplomada en enfermería. Servicio de Urgencias Hospital Universitario Miguel Servet.
  3. Patricia Ríos Lamas. Graduada en enfermería. Servicio de urgencias Hospital Universitario Miguel Servet.
  4. María Jesús Calero Morote. Diplomada en enfermería. Servicio de urgencias Hospital Universitario Miguel Servet.
  5. Estefanía García Oroz. Graduada en enfermería. Servicio de urgencias Hospital Universitario Miguel Servet.
  6. Yolanda Romero Molina. Diplomada en enfermería. Servicio de urgencias Hospital Universitario Miguel Servet.

 

RESUMEN

Una catástrofe puede definirse como una «situación de emergencia generalmente aguda, en las que son rebasadas las posibilidades asistenciales de un determinado lugar o zona, por el elevado número de pacientes que requieran esa asistencia»; es, como vemos, un problema derivado por una demanda elevada de asistencia que no puede cubrirse con los medios a la disposición en esa comunidad.

Las catástrofes, en su mayoría, vienen caracterizadas por la imprevisión del momento de inicio y por presentarse de forma súbita, por consiguiente, el hospital ha de contar con unas infraestructuras y unos planes que lo capaciten, en todo momento a ofrecer la respuesta más idónea ante la numerosa afluencia de víctimas que requerirán los servicios de sus profesionales. Para ello es preciso la implantación de programas de adiestramiento ante situaciones de crisis, unido a Planes de Emergencia y Equipos de Socorro Hospitalarios que conduzcan a las estructuras del Hospital a modificarse en momentos de catástrofes, reformando, por un lado, el «modus operandi» cotidiano (abriendo nuevos espacios asistenciales, reubicando al personal…) Y, por otro lado, adelantándose al lugar del siniestro aportando material técnico y personal especializado que puedan redundar en beneficio de la ulterior asistencia hospitalaria.

Spirgi señala que el manejo más eficaz de un gran número de víctimas exige una organización de los servicios muy distinta de la de rutina. Dice que el «plan hospitalario en caso de desastre designa la estructura de mando que hay que adoptar en caso de desastre…[Un] equipo de mando (formado por un funcionario de alto nivel cualificado de las divisiones médica, de enfermería y administrativa)…dirigirá al personal y a los recursos adicionales necesarios».

 

PALABRAS CLAVE

Triaje, emergencias en desastres, incidentes con víctimas en masa.

 

ABSTRACT

A catastrophe can be defined as a «generally acute emergency situation, in which the assistance possibilities of a certain place or area are exceeded, due to the high number of patients who require that assistance»; It is, as we see, a problem derived from a high demand for assistance that cannot be covered with the means available in that community.

Disasters, for the most part, are characterized by the unpredictability of the start time and by appearing suddenly, therefore, the hospital must have infrastructures and plans that enable it, at all times, to offer the most suitable response. in the face of the large influx of victims who will require the services of its professionals. For this, it is necessary to implement training programs in crisis situations, together with Emergency Plans and Hospital Relief Teams that lead the Hospital structures to be modified in times of catastrophe, reforming, on the one hand, the «modus operandi» day-to-day (opening new care spaces, relocating staff…) And, on the other hand, anticipating the scene of the accident by providing technical material and specialized personnel that may benefit subsequent hospital care.

Spirgi points out that the most effective management of a large number of casualties requires a very different organization of services from the routine. It says that the «hospital disaster plan designates the command structure to be adopted in the event of a disaster…[A] command team (consisting of a senior qualified staff member from the medical, nursing and administrative divisions )…will direct the necessary additional staff and resources

 

KEY WORDS

Triage, disaster emergencias, masa casualty incidentes.

 

DESARROLLO DEL TEMA

EL HOSPITAL ANTE LAS CATÁSTROFES:

En las catástrofes, sea cual sea su magnitud, la gente busca ayuda en los hospitales: los unos son transportados por los Equipos de Emergencia, los otros acuden por sus propios medios en demanda de auxilio sanitario y muchos de los demás solicitan información sobre lo acontecido y la posibilidad de encontrar a alguien de entre sus allegados en las víctimas.

La labor de proporcionar unos cuidados asistenciales inmediatos recae inmediata y directamente sobre los enfermeros, médicos y hospitales más cercanos a la zona siniestrada. El impacto de la catástrofe sobre los recursos sanitarios de la comunidad se produce instantáneamente y exige que se encuentren preparados para enfrentarse con la masa de accidentados.

El Hospital, cada hospital, se debe preparar para encontrarse, llegado el momento de una situación de catástrofe, en la mejor disposición para ofrecer la respuesta más adecuada ante el aflujo masivo de víctimas, debiendo particularizar su actuación según las características del evento, mediante la adopción de medidas y planteamientos, que van a diferir notablemente de los procedimientos habituales en la Medicina Hospitalaria.

En este sentido, el Hospital preverá un redimensionamiento eventual de sus infraestructuras para hacer frente a las situaciones de crisis, organizando y entrenando a sus equipos humanos para desempeñar funciones diferentes. Para ello, el Hospital debe estar en disposición, por una parte, de adelantarse al lugar de la crisis y, por otra, «esponjarse» para una recepción masiva, sin considerar el aflujo de múltiples víctimas como una «invasión».

El Hospital, como centro logístico principal, apoyará la situación ante las emergencias con personal y material y no será un sujeto pasivo que se «defienda» de ellas. Esto abre un nuevo planteamiento asistencial en el que los servicios asistenciales de emergencia forman parte del propio hospital, apoyan a éste y, desde él, a su área de influencia.

Todos los profesionales de un Hospital deben encontrarse entrenados para atender los riesgos potenciales que puedan ocurrir en su área de captación, con unos planes que no sean excesivamente rígidos. La mentalización de los profesionales de la salud debe comprender que se puede ser altamente eficaz con escasos recursos si estos están adaptados a las circunstancias. Los Planes de Emergencia de cada Hospital deben ser reiteradamente actualizados lo que, debidamente conocido y entrenado mediante simulacros, modelará la respuesta a cada situación de crisis.

La intervención del Hospital en la resolución de una catástrofe filosófico de indudable impacto, que va de una concepción en la que el Centro Hospitalario se «parapeta» ante el aluvión de víctimas a otra, bien distinta en la que se adopta sus estructuras para aumentar su receptividad y su capacidad de acogida al mismo tiempo que se adelanta hasta el propio punto de mayor impacto del siniestro para apoyar el triage, mejorar la distribución entre los hospitales de la zona y anticipar la asistencia individualizada, actuaciones que, unidas conducirán a, de manera clara, aumentar los beneficios de los damnificados.

Según esta nueva filosofía, a parte del equipo del Área de Cuidados Críticos y Urgencias se adelanta al punto de impacto, para apoyar la clasificación y atención a extremas urgencias y, eventualmente, deben alertarse células quirúrgicas ( un cirujano, un anestesista y un enfermero) para aquellas situaciones, no improbables, de pacientes atrapados que puedan necesitar in situ cirugía de urgencia vital.

La adecuación del Hospital ante el aflujo de múltiples víctimas en las catástrofes exige un cambio de procedimientos y, sobre todo, la organización material previamente controlado que acompañe estas intervenciones1.

 

LA ADECUACIÓN INTRAHOSPITALARIA ANTE LA CATÁSTROFE:

Cuando el número de víctimas exija que el hospital reorganice su infraestructura para ingresar a las múltiples víctimas, es preciso tener presente algunos principios:

Tener previstas áreas de expansión próximas al Servicio de Urgencia.

Conseguir que el movimiento de pacientes siga siempre la misma dirección, evitando flujos encontrados.

Alejar a los pacientes menos graves del Área de Ingresos y agruparlos.

Asegurar la atención a los familiares.

Tener prevista la atención a los medios de comunicación.

Centralizar una sola lista de afectados.

Reclasificar al llegar a cada nuevo punto asistencial dentro del propio hospital.

Reunir y controlar a los pacientes que han sido atendidos y no precisan hospitalización.

Reforzar los Servicios de Cuidados Críticos-Urgencias, Anestesia y Cirugía.

Preparar apoyos al personal que refuerza (suministros de cafetería, limpieza…).

En general, las medidas adoptar, con el fin de preparar a un Hospital para atender las situaciones de catástrofe son las siguientes:

Nombrar un Comité General del Hospital, integrado por el Director Gerente, El Director Médico, el Director de Servicios Generales, el Director de Enfermería, cuyas funciones serán:

– Elaborar el Plan de Emergencias del Hospital ante las catástrofes.

– Coordinar el Plan de Emergencia del Hospital con el Plan General de Catástrofes de la Comunidad.

– Ensayar el Plan de Catástrofes del Hospital en diversas situaciones catastróficas simulables.

– Actualizar periódicamente el Plan de Catástrofes.

– Ser responsable de la perfecta coordinación y puesta a punto del personal del Centro en situaciones de crisis.

b. Nombrar un Comité de Coordinación Sanitaria, compuesto por el Director Gerente del Hospital, por el Director de Enfermería y los Jefes de los Servicios de Cuidados Críticos-Urgencias, Anestesia, Cirugía, Radiología y Traumatología, cuyas responsabilidades serán:

– Asignar funciones a personal sanitario concreto (médicos, enfermeros) en situaciones de catástrofes.

– Preparar y dirigir los programas de capacitación del personal sanitario.

– Establecer procedimientos normalizados de cuidados sanitarios de emergencia para el hospital.

– Determinar las zonas de expansión de catástrofe o afluencia masiva de víctimas.

El Servicio de Urgencias de un Hospital debe estar diseñado y adaptado para poder asistir en tres horas el 30% de las urgencias totales de un día; cuando estas urgencias alcanzan el 50% en un tiempo de 4-5 horas, el índice es catastrófico.

Los primeros momentos tras la catástrofe se caracterizan por la desorganización, sin que ello deba constituir un motivo de crispación añadida al personal. El esfuerzo debe dirigirse a minimizar la duración de esa confusión inicial y a que la puesta en marcha de los procedimientos resolutivos sea inmediata2.

Las acciones inmediatas al momento de producirse el aflujo de múltiples víctimas o, precozmente, cuando se produce el aviso de la catástrofe, el Jefe de la Guardia asume la responsabilidad, abandona sus tareas asistenciales y, junto con el Supervisor General de Enfermería activa el Plan de Emergencia del Centro, alertando a la Dirección y organizando los medios disponibles para elegir el mejor punto de recepción de gran número de ambulancias ( no ha de ser necesariamente la puerta de urgencia), ordenación inicial de posibles puntos de destino de víctimas clasificadas, priorización del Área de Triage y una zona de atención al PCA y al shock, dotando de personal y medios a cada una de las áreas previstas.

Cada Hospital ha de diseñar su Plan de Emergencias concreto para situaciones de catástrofe. Este Plan de actuación, desde el punto de vista interdisciplinario, deber ser la traducción de un conjunto de de decisiones anticipadas sobre un modelo de control por retroalimentación que garantice que el sistema, una vez enfrentado a la perturbación que rompe el equilibrio dinámico, logre lo antes posible la vuelta a su equilibrio, de tal forma que el Hospital, perdida su estabilidad, la recupere con un mínimo de coste social.

En general, el Plan Hospitalario para casos de Catástrofes, que ha de ser flexible, hasta el punto que tiene que poder adaptarse rápidamente para cubrir cualquier situación, debe cubrir dos grandes tipos de acciones intrahospitalarias:

Evacuación.

Expansión de las áreas de tratamiento y de pacientes para el cuidado de accidentados.

En cualquier situación de catástrofe, sin tener en cuenta sus causas, la respuesta del hospital comprenderá una de las dos o ambas de estas acciones grados variables3.

 

EVACUACIÓN:

La evacuación consiste en el movimiento de pacientes y personal desde el hospital de la manera más segura y rápida posible en las condiciones existentes de catástrofe, con lo que se consigue:

Apartar a los pacientes y el personal de un peligro presente o que amenaza (en caso de catástrofes intrahospitalarias).

Dejar libres las camas del hospital y proporcionar facilidades para el cuidado de las víctimas que ingresen.

 

EXPANSIÓN:

La Expansión se refiere al procedimiento de emergencias para aumentar la capacidad de los locales hospitalarios y sus servicios con destino al cuidado de las víctimas de la catástrofe.

Su finalidad es aumentar la capacidad del centro hospitalario aprovechando al máximo lso recursos posibles y poniendo en acción los medios en reserva y los que pudieran emplearse para atender el mayor número de pacientes en caso de necesidad.

 

LA ORGANIZACIÓN INMEDIATA DEL HOSPITAL:

En los momentos iniciales de producida la catástrofe, el Plan de Emergencias del Hospital ha de prever los siguientes procedimiento:

Suspender la entrada de urgencias diferentes.

Prohibir la movilización de vehículos particulares en el Área del Hospital.

Suspender la cirugía reglada y concentrar todos los esfuerzos quirúrgicos en la atención a las víctimas

Dar el mayor número de altas posibles a los pacientes ingresados para disponer de un número elevado de camas.

Consigamos una sola puerta de entrada y otra de salida para no crear flujos encontrados.

Organizar un Gabinete de Información que permanezca en permanente contacto con los medios de comunicación y pueda atender de forma «humana» a los familiares que acuden en demanda de datos sobre las víctimas.

Cartelizar todo el hospital para dirigir a todos ordenadamente y dar una imagen de perfecta organización.

Las cartelizaciones imprescindibles son:

– Hospital en emergencia. Cumpla normas:

Colocándose uno en cada puerta de acceso al Hospital y con un tamaño suficiente para ser identificado.

– Área de triage y clasificación.

Indicando la dirección de la zona de priorización y su situación concreta.

– Prensa:

Indicando su dirección y su ubicación.

– Prohibido el paso:

A criterio de cada dirección y del dimensionamiento del hospital y de la propia catástrofe, se podrán cartelizar nuevos mensajes que ayudarán a orientar al personal, persuadirlo en el cumplimineto de las normas y mejorar los aspectos organizativos en situaciones complejas.

 

EL TRIAJE EN EL HOSPITAL:

La organización correcta de los Servicios de Urgencias Hospitalarios necesita de un sistema de clasificación o triaje inicial de los pacientes a su llegada al Centro, de modo que se consiga un acceso de éstos rápido, dirigido y ordenado para atender, con prioridad, a los de mayor gravedad. Esta función se realiza, por regla general, por personal de Enfermería dentro de las Áreas denominadas, indistintamente, de Triage, Clasificación o Priorización y que suelen constar de una Sala de Recepción y uno o dos boxes anexos.

Triage ordinario.

El procedimiento de triage habitual en los Servicios de Urgencias hospitalarios, incluye la recogida de:

– Motivo de consulta.

– Alergias.

– Antecedentes.

– Constantes vitales (frecuencia cardiaca, frecuencia respiratoria, tensión arterial, glucemia digital y temperatura).

– Electrocardiograma (en caso de dolor torácico, síncope o arritmias).

– Valoración del estado general.

Tras un breve análisis de los anteriores parámetros, el enfermero se clasifica en algunos de los siguientes grupos:

Especialidades quirúrgicas: traumatología, cirugía, OFT, ORL, neurocirugía…

Ginecología.

Pediatría, Cirugía pediátrica.

Especialidades médicas:

– A (00). Patología leve, no urgente

– B (0). Patología urgente, no grave.

– C (U). Patología urgente, grave.

– D (UP). Patología urgente, muy grave.

– E (R). Urgencia vital.

Triage hospitalario en los accidentes con múltiples víctimas.

Para la acogida hospitalaria de las múltiples víctimas de un accidente, se precisa una organización especial planificada, conocida y ensayada del proceso asistencial en el Servicio de Urgencias, cuyo objetivo se centra en lograr el máximo beneficio para el mayor número de víctimas. En estas vulnerabilidades, la prioridad no vendrá marcada única y exclusivamente por la gravedad, sino también y muy especialmente por la posibilidad de supervivencia.

El proceso asistencial de las víctimas de una catástrofe externa al hospital debe considerarse tanto en el Área de Urgencias como en el Área de Hospitalización.

Área de Urgencias.

De acuerdo con el esquema de «flujo de pacientes en urgencias» se establecen dos escalones asistenciales bien definidos y diferenciados: una primera zona de recepción y clasificación y una segunda zona de tratamiento inicial.

– Zona de recepción y clasificación:

Su función consistirá en:

->Identificación inicial.

->Triage: con distintivos de colores que decidan la ubicación posterior.

– Zona de tratamiento inicial:

En función de la prioridad del tratamiento, la asistencia se realizará en:

-> Soporte vital (color rojo): actuación inmediata en la Sala de Recuperación.

->Tratamiento urgente (color ⁹amarillo): cama de observación.

->Tratamiento no urgente (color verde): sala de espera.

->Irreversibles (color gris): sala destinada al efecto.

->Fallecidos (color negro): mortuorio habitual o habilitado.

b. Área de hospitalización.

Desde la zona de tratamiento inicial, según criterio médico, se decidirá la necesidad y la razón del ingreso hospitalario.

Los responsables de la dirección del Hospital en ese momento valorarán la necesidad de adoptar medidas como la expansión de áreas asistenciales tanto de urgencia como de hospitalización o de procedimientos especiales, la evacuación o traslado de pacientes hospitalizados o cualquiera otra de carácter personal4.

 

CONCLUSIÓN

Para concluir y, a modo de resumen, podemos afirmar que un buen sistema de clasificación o triaje debe estar basado en:

– Determinar el orden en el que los pacientes deben recibir cuidados médicos.

– Determinar el tipo de cuidados que el paciente debe recibir.

– Determinar el orden en el cual deben ser evacuados y evaluados los pacientes en el departamento de Urgencias.

– Determinar el área de cuidado a que el paciente debe ser dirigido.

El hospital, ante el aflujo masivo de víctimas, debe poseer capacidad para expandirse y admitir todos los ingresos procedentes del Área de Catástrofes con un criterio racional y priorizado, disponiendo de medio y equipos humanos suficientes y capacitados para adelantarle al lugar donde se ha producido la catástrofe y, desde allí, contribuir a una adecuada clasificación y tratamiento especializado precoz.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Trampal Ramos A. Calatayud García J. Urgencias y emergencias. En: Domínguez Simón MK, Lázaro Hidalgo L. Conceptos fundamentales para la práctica enfermera. Vol 2. 7° Ed. Madrid:Enfo Ediciones; 2015. p. 439-440
  2. Belzunegui T.. Atención sanitaria a las catástrofes. Anales Sis San Navarra [Internet]. 2005 Dic [citado 2022 Ago 11] ; 28( 3 ): 305-308. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1137-66272005000500001&lng=es.
  3. DECRETO 220/2014, de 16 de diciembre, del Gobierno de Aragón, por el que se aprueba el Plan Territorial de Protección Civil de Aragón. Boletín Oficial de Aragón, n° 253, (26-12-2014).
  4. Castro Delgado R. El modelo extrahospitalario de traje avanzado. Prehospital Emergencia Care (Ed. esp.) [Revista en internet] 2011 [acceso 21 Julio 2022];(1).[4 páginas]. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-prehospital-emergency-care-edition-espanola-44-pdf-X1888402411026659

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos