Retraso en la eliminación de meconio del recién nacido prematuro extremo

18 enero 2023

 

Nº DE DOI: 10.34896/RSI.2023.30.96.001

 

AUTORES

  1. Mari Cruz Lorén. Especialista en enfermería pediátrica. Enfermera Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales, Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza, España.
  2. Alba Rubio Martínez. Enfermera Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales, Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza, España.
  3. Lara García Romero. Enfermera Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales, Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza, España.
  4. María del Carmen García Pascual. Enfermera Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales, Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza, España.
  5. Patricia García Miguel. Especialista en enfermería pediátrica. Enfermera Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales, Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza, España.
  6. Irene María García Fernández. Especialista en Enfermería Pediátrica vía EIR. Máster en Cuidados Paliativos Pediátricos. Especialista en enfermería pediátrica. Enfermera Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales, Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza, España.

 

RESUMEN

El retraso en la eliminación de meconio es algo muy habitual en los recién nacidos prematuros, especialmente en aquellos de menos de 28 semanas de gestación o con un peso inferior a 1000 gramos. Si esa obstrucción no se resuelve, el recién nacido podría acabar desarrollando complicaciones potencialmente letales y que pondrían en peligro su supervivencia y su calidad de vida.

En este estudio se pretende conocer la efectividad de las diferentes líneas de trabajo disponibles, con el objetivo de evitar complicaciones potenciales y mejorar la calidad asistencial que se ofrece a estos pacientes en las ucis neonatal.

 

PALABRAS CLAVE

Enema, meconio, recién nacido prematuro, obstrucción meconial, recién nacido prematuro extremo, estimulación rectal.

 

ABSTRACT

Delayed meconium passage is very common in preterm infants, especially in those of less than 28 weeks of gestation or weighing less than 1000 grams. If this obstruction is not resolved, the newborn could end up developing potentially lethal complications that could jeopardize its survival and quality of life.

The aim of this study is to determine the effectiveness of the different lines of work available, with the objective of avoiding potential complications and improving the quality of care offered to these patients in neonatal ICUs.

 

KEY WORDS

Enema, meconium, preterm infant, meconium obstruction, extreme preterm infant, rectal stimulation.

 

INTRODUCCIÓN

La prematuridad es cada vez más frecuente en los países desarrollados. Cada año nacen 15 millones de bebés prematuros en el mundo, y en España representan el 7% de los nacimientos. Los más vulnerables son aquellos que nacen antes de la semana 28 de gestación o con un peso inferior a 1000 g, ya que presentan múltiples complicaciones. Entre las complicaciones más frecuentes se encuentran las gastrointestinales, que presentan una elevada morbimortalidad, siendo las más frecuentes la enfermedad meconial, la enterocolitis necrosante, la colestasis y las perforaciones.

Dentro de la enfermedad meconial, podemos distinguir tres cuadros diferentes: el Íleo meconial, el síndrome de tapón de meconio y la obstrucción meconial del prematuro, y es en este último cuadro en el que centraremos nuestro estudio.

El meconio es la primera deposición del recién nacido, expulsado entre las 12 y 48 horas después del nacimiento; su textura es viscosa, pegajosa y de color verde negruzco. Está compuesta por agua, lípidos, proteínas, precursores del colesterol, ácidos grasos libres, productos de la deglución del líquido amniótico, células epiteliales, bilis y secreciones intestinales5.

En los recién nacidos a término el retraso en la eliminación de meconio pasadas las 48 horas de vida es un hecho poco habitual. Sin embargo, en los recién nacidos prematuros (RNPT), al no estar bien desarrollada la motilidad gastrointestinal, el retraso en la eliminación de meconio es muy frecuente. Más de la mitad de los niños de menos de 28 semanas de gestación no eliminan meconio dentro de las primeras 48 horas de vida.

Este retraso en la expulsión de meconio es la causa de obstrucción intestinal en estos pacientes, y aunque habitualmente se trata de un cuadro benigno, puede dar lugar a un íleo meconial y a complicaciones más graves como necrosis o perforación.

Cabe mencionar, que no es sencillo diferenciar entre un cuadro de obstrucción meconial y un retraso en la expulsión de meconio normal en este tipo de pacientes, ya que la bibliografía contempla que es común que los RNPT realicen la expulsión de meconio entre el segundo y quinto día de vida.

En cuanto a la forma clínica, puede presentarse de forma asintomática o presentar distensión abdominal, asas marcadas en la exploración, vómitos que pueden ser biliosos e intolerancia a la alimentación enteral 2,3,4.

En cuanto al tratamiento, existe escasa evidencia y presenta diferentes líneas, desde el conservador hasta el quirúrgico. Su objetivo es favorecer su eliminación, estimulando el peristaltismo o reduciendo la viscosidad del meconio.

El tratamiento conservador consiste en el estímulo rectal, los enemas con suero fisiológico, los enemas con glicerina, los enemas con gastrografin y la administración de N-acetilcisteína 3,4. Si el tratamiento conservador fracasa, y no se consigue resolver la obstrucción de meconio, o el cuadro evoluciona a necrosis o perforación, será necesario el abordaje quirúrgico para resolverlo.

En este trabajo nos vamos a centrar en el tratamiento conservador, con el objetivo de conocer el estado actual de dicho tratamiento, y así, poder elaborar en una segunda fase un protocolo para nuestra unidad neonatal, para el manejo del retraso de la eliminación de meconio en los RNPT.

 

OBJETIVO

Conocer la efectividad de las diferentes líneas de trabajo disponibles, con el objetivo de evitar complicaciones potenciales y mejorar la calidad asistencial que se ofrece a estos pacientes en las ucis neonatal.

 

MATERIAL Y MÉTODO

Se realizó una revisión de la literatura científica mediante una búsqueda bibliográfica, con el objetivo de conocer el estado actual del manejo del retraso de la eliminación de meconio en los RNPT, así como contribuir al buen uso de estas técnicas.

Las bases de datos consultadas fueron: PubMed, Cuiden, Cochrane, Cuidatge y Scielo. Para la búsqueda se utilizaron los siguientes descriptores: enema, meconio, recién nacido prematuro, obstrucción meconial, recién nacido prematuro extremo, estimulación rectal.

Los criterios de inclusión de nuestro fueron los siguientes:

  • RNPT con edad gestacional inferior a las 28 semanas de gestación
  • RNPT con peso inferior a 1000g.
  • Ingresados en la unidad de Cuidados Intensivos Neonatales

Y los criterios de exclusión:

  • los recién nacidos con íleo meconial
  • los recién nacidos con malformaciones intestinales
  • los recién nacidos con enfermedad de Hirschsprung

 

RESULTADOS

En uno de los artículos consultados, en el que se concluye que el tratamiento conservador en los RNPT con obstrucción meconial es efectivo, se establece el siguiente protocolo.

Si a las 24-48 horas de vida el RNPT no ha expulsado meconio o este ha sido escaso, se aplicarán enemas de suero fisiológico de 5-10ml/kg cada 12h durante 48h. A los 3-4 días, tras confirmar la obstrucción con ecografía abdominal, se iniciará de forma simultánea enemas de N-acetilcisteína por sonda gástrica a 1-5 ml cada 6 horas y enema con Gastrografin diluido a un tercio con suero fisiológico. Este procedimiento se puede repetir cada 24-48 horas, y hasta 4 o 5 intentos según la situación del paciente1 (Anexo 1).

Los autores determinaron que los enemas de suero fisiológico fueron efectivos en el 66.7% de los recién nacidos estudiados. El resto de pacientes necesitaron los enemas de gastrografin y la N-acetilcisteína, con un éxito del tratamiento de 100%. Ninguno requirió abordaje quirúrgico1.

Sin embargo, algunos autores sugieren que en los RNPT los enemas de suero fisiológico no es efectiva y no produce una evacuación completa, por lo que en este caso, utilizan N-Acetilcisteína para la estimulación rectal como primera línea de trabajo. Y concluyen que esta técnica tiene efectos positivos en todos los casos en los que se utilizó. Las dosis de N-Acetilcisteína administradas fueron de 5ml/kg cada 12h6,8,9.

La última línea de trabajo que se ha encontrado consiste en la administración de enemas de glicerina con suero fisiológico en la siguiente proporción:

  • 0.8 ml de glicerina + 3 ml de suero fisiológico si el peso del recién nacido es menor de 800g
  • 1 ml de glicerina + 5 ml de suero fisiológico si el peso del recién nacido es mayor de 800g

Los enemas se iniciaron entre las 12 y 96 horas de vida, administrarse cada 12 horas si no había deposición, o cada 24 horas si la deposición era escasa. La intervención continuó hasta que el recién nacido presentó deposiciones de transición.

Los autores de esta línea de trabajo concluyen que no se encuentran diferencias significativas en el tiempo requerido para evacuar meconio tras la administración de enemas de glicerina10,11.

A la misma conclusión llega el último artículo citado, que afirma que la estimulación rectal y/o los microenemas no aceleraron la mediana del tiempo de normalización de la catarsis7.

Los efectos adversos de los tratamientos anteriormente mencionados que reportan los diferentes autores son la perforación intestinal (debido al aumento de la presión en el intestino), hipernatremia, hipovolemia, ulceración de la mucosa y hemorragia.

En cuanto a la manera de administrar el enema sí existe consenso en toda la bibliografía consultada. En los RNPT se administrará el enema con el niño en decúbito lateral, evitando la flexión marcada de las piernas sobre el abdomen, introduciendo la sonda 1.5-2 cm y administrando con suavidad el enema. Se recomienda calentar la solución a infundir a una temperatura de 36-37º, y que el tiempo de estimulación no supere los 30 segundos. La sonda que se utilizará será una sonda Foley del número 8, aunque en algún estudio utilizan sondas de alimentación enteral de 4-6 Fr.

 

CONCLUSIONES

Ante la existencia de diferentes líneas de actuación sin ningún protocolo establecido, y ante la falta de evidencia de la efectividad de dichos tratamientos, son necesarios nuevos estudios que permitan demostrar la eficacia de cada uno de los tratamientos posibles. Estos estudios permitirán establecer un protocolo único de actuación, minimizando el riesgo de complicaciones potenciales y mejorando la calidad asistencial de los RNPT y por lo tanto su supervivencia. Así mismo, permitirá conocer diferentes líneas de actuación que no estén publicadas y registradas.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Solaz-García AJ, et al. Prevención de la obstrucción meconial en recién nacidos prematuros de muy bajo peso. Enfermería intensiva. 2018.
  2. Jiménez Vinicio, Pereira Núñez Diego, Juambeltz Carlos. Oclusión intestinal por enfermedad meconial asociada a hipotiroidismo y prematurez: reporte de un caso. Revista Metro Ciencia. 2020.
  3. William J.Cochran. Síndrome del tapón meconial. Manual MSD. 2021
  4. William J.Cochran. Íleo meconial. Manual MSD. 2021.
  5. Manuel Gil Vargas, Mariana Lee Miguel, Michelle Rosas Téllez. Síndrome de obstrucción intestinal neonatal.
  6. Domínguez-Morales Javier, Gerardo Orozco-Chávez Efrén, Arce-García Irma. Manejo médico conservador del íleo meconial en recién nacido prematuro extremo. Rev. Esp Méd Quir 2014; 19:507-511.
  7. Sáenz de Pipaón Marcos M, et al. Estimulación rectal profiláctica y enemas en los patrones de catarsis en niños prematuros extremos. Estudio aleatorizado controlado. J Perinatol., 33 (2013), pp. 858-860.
  8. M.M.F.Siddiqui, M.Drewett, D.M.Burge. Meconium obstruction of prematurity. Arch Dis Child Fetal Neonatal Ed., 97 (2012), pp. F147-F150.
  9. R. Arnoldi, E. Leva, F.Macchini, A. di Cesare, M.Colnaghi, M.Fumagalli, et al. Delayed meconium passage in very low birth weight infants. Pediatric surgery 2011; 21:395.
  10. Patricia Mena N. et al. Evacuación del meconio intestinal para mejorar la tolerancia alimentaria en prematuro de muy bajo peso. Revista chilena de pediatría 2014; vol 85, nº3.
  11. Evacuation in Very Low Birth Weight Infants. J Ped Gastroenterology 2007; 44:270.

 

ANEXOS

 

Anexo 1:

Fuente: Solaz-García AJ, et al. Prevención de la obstrucción meconial en recién nacidos prematuros de muy bajo peso. Enfermería intensiva. 2018.

C:\Users\general\Desktop\IÑAKITO\mari2.jpeg

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos