Revisión bibliográfica. Virus respiratorio sincitial y profilaxis vacunación

20 marzo 2024

AUTORES

  1. Estefanía Claver Escanilla. Enfermera. Especialista en Enfermería Pediátrica. Centro de Salud de Alcañiz.
  2. Marcos Tena Campos. Enfermero y Enfermero Interno Residente de EFyC. Centro de Salud de Alcañiz.
  3. Paula Martín Hernández. Enfermera y Enfermera Interna Residente de EFyC. Centro de Salud de Caspe.
  4. Marta López Delpón. Enfermera y Enfermera Interna Residente de EFyC. Centro de Salud de Alcañiz.
  5. Patricia Gotor Delso, Enfermera Especialista en Enfermería Familiar y Comunitaria. Centro de salud de Calatayud.
  6. María del Carmen Muniesa Ciércoles. Enfermera Especialista en Enfermería Familiar y Comunitaria. Centro de Salud de Alcañiz.

 

RESUMEN

El virus respiratorio sincitial, es un virus de cadena simple de ARN de la familia de los paramixovirus, y este en concreto de la subfamilia de los pneumovirus.

Este virus produce una enfermedad viral causando infecciones en el tracto respiratorio donde la mayor incidencia se produce durante la infancia y la niñez. La mayoría de los casos de infección produce sólo síntomas menores indistinguibles de un resfriado común. Sin embargo, el VSR puede causar bronquiolitis produciendo un cuadro respiratorio grave. Estos casos de gravedad se dan en pacientes con problemas inmunitarios o bebés prematuros.

El objetivo de la vacunación del VRS es la prevención de la bronquiolitis o neumonías disminuyendo así las consultas en Urgencias y los ingresos por las complicaciones que pueden sufrir los pacientes que adquieren dicha enfermedad.

La búsqueda activa de los candidatos a esta vacunación es primordial. El trabajo de la enfermera de pediatría en este caso hará posible la disminución de la propagación del virus y el empeoramiento de los pacientes si enferman.

PALABRAS CLAVE

Enfermedades virales, vacunas, profilaxis, cuidados de enfermería, pediatría, virus respiratorio sincitial.

ABSTRACT

Respiratory syncytial virus is a single-stranded RNA virus from the paramyxovirus family, and this specifically from the pneumovirus subfamily.

This virus produces a viral disease-causing infection in the respiratory tract where the highest incidence occurs during infancy and childhood. Most cases of infection produce only minor symptoms indistinguishable from a common cold. However, RSV can cause bronchiolitis, producing a serious respiratory condition. These serious cases occur in patients with immune problems or premature babies.

The objective of RSV vaccination is the prevention of bronchiolitis or pneumonia, thus reducing emergency consultations and admissions due to complications that patients who acquire said disease may suffer.

The active search for candidates for this vaccination is essential. The work of the pediatric nurse in this case will make it possible to reduce the spread of the virus and the worsening of patients if they become ill.

KEY WORDS

Viral diseases, vaccines, prophylaxis, nursing care, pediatrics, respiratory syncytial virus.

INTRODUCCIÓN

El 80% de las bronquiolitis y neumonías en los lactantes y recién nacidos están causadas por el VRS (Virus Respiratorio Sincitial).

El virus respiratorio sincitial se transmite fácilmente desde una persona infectada por secreciones producidas al hablar o toser, además este virus puede sobrevivir en las superficies por lo que se pueden contagiar las personas que compartan objetos, de ahí que los lactantes o niños que compartan juguetes y se los lleven a la boca sean susceptibles de contagio.

La falta de tratamiento efectivo frente a la infección por VRS hace que las medidas profilácticas constituyan la mejor forma de evitar y/o disminuir las complicaciones a corto largo plazo que ocasiona el virus.

La educación a los padres y cuidadores acerca de los métodos para disminuir la exposición al VRS constituye el pilar fundamental del programa de profilaxis, por lo que es muy importante el lavado de manos y la inmunización a través de los anticuerpos monoclonales anti-VRS.

Este virus aparece sobre todo en los meses fríos (noviembre a marzo) por lo que se debe prevenir el contagio de dicho virus con la vacunación a primeros de octubre, evitándose así la mayoría de los ingresos por bronquiolitis.

La bronquiolitis es la inflamación del tracto respiratorio inferior que afecta a las pequeñas vías aéreas (bronquiolos). Se define como el síndrome clínico caracterizado por sibilancias y obstrucción de la vía aérea secundaria a infección viral en un niño de menos de dos años.

Los síntomas de la bronquiolitis son una constelación de síntomas respiratorios de vías altas, aumento del esfuerzo respiratorio y sibilancias y la fiebre puede llegar hasta 38.5ºC. Pueden aparecer signos de aumento del trabajo respiratorio, taquipnea, aleteo, retracciones o quejido. Frecuencias respiratorias por encima de 70 por minuto suelen asociarse a enfermedad severa e hipoxemia1,2.

Hasta la fecha, las estrategias de prevención contra la infección por VRS se basan en medidas higiénicas e inmunización pasiva con anticuerpos monoclonales frente a la proteína F del VRS (palivizumab). Estos han demostrado disminuir las tasas de hospitalización por VRS, aunque no reducen la estancia hospitalaria, la necesidad de oxigenoterapia o ventilación mecánica ni la mortalidad, a lo que se añade su elevado coste. El 4 de noviembre de 2022 la Agencia Europea del Medicamento autorizó la comercialización de nirsevimab.

Desde hace unos años los niños prematuros eran vacunados con nirsevimab, ya que estos pacientes son los más susceptibles de sufrir complicaciones si se infectan de VRS. Desde esta campaña 2023-2024 se pueden beneficiar de la vacunación:

  1. Población infantil con alto riesgo de enfermedad grave por VRS, entre los que se incluyen:
  2. Prematuros con una edad gestacional <35 semanas (administración de una sola dosis antes de cumplir 12 meses de edad).
  3. Pacientes con cardiopatías congénitas con afectación hemodinámica significativa cianosantes o no cianosantes.
  4. Pacientes con displasia broncopulmonar.
  5. Pacientes con otras patologías de base que suponen un gran riesgo para padecer bronquiolitis grave por VRS como son aquellos con inmunodepresión grave (enfermedades oncohematológicas, inmunodeficiencias primarias sobretodo combinadas ya agammaglobulinemia congénita, tratamiento con inmunosupresores de forma continuada) errores congénitos del metabolismo, enfermedades neuromusculares, pulmonares graves, síndromes genéticos con problemas respiratorios relevantes, síndrome de Down, fibrosis quística y aquellos en cuidados paliativos.

 

En los pacientes con condiciones de riesgo b, c y d, se administra nirsevimab antes de cada temporada de VRS antes de cumplir los 24 meses de edad en el momento de recibir la inmunización.

Menores de 6 meses al inicio o durante la temporada de VRS.

Se recomienda la administración de nirsevimab a los menores de 6 meses nacidos a partir del 1 de abril de 2023 y hasta el 31 de marzo de 2024. Se priorizará la inmunización de los nacidos durante la temporada y los nacidos previamente se inmunizarán lo antes posible (octubre).

Asimismo, los nacidos durante la temporada (octubre-marzo) deberán recibir nirsevimab de manera muy precoz (preferiblemente en las primeras 24-48 h tras el nacimiento) debido a la mayor gravedad de la enfermedad de VRS en los primeros días de vida3.

El papel de la enfermera de Pediatría en Atención Primaria es fundamental. Ésta deberá realizar una búsqueda activa de todos los pacientes que cumplan los criterios de inclusión, bien sean por edad o por patología. La posible sobrecarga en el sistema asistencial es una repercusión ya que coincide con la campaña anual de vacunación frente a la gripe y la COVID-19. La enfermera de pediatría aprovechará las visitas tras el nacimiento o las ya establecidas para recibir las vacunas del calendario ya que nirsevimab puede administrarse junto con otras vacunas del calendario4.

OBJETIVOS

Aplicación del protocolo de vacunación con nirsevimab a todos los pacientes candidatos con la búsqueda activa por parte de las enfermeras pediátricas implicando a todo el equipo en la administración de las vacunas.

Explicación del acto administrar el fármaco a las enfermeras:

  1. Identificar correctamente al menor que viene a administrarse el fármaco.
  2. Evaluar el grado de comprensión de los padres y/ o madres o tutores que acude a administrarse el fármaco.
  3. Generar clima agradable que transmita seguridad y confianza durante el proceso de inmunización aliviar el dolor y el estrés asociado.
  4. Comprobar su situación vacunal en relación con el calendario vigente para identificar vacunas e inmunizaciones que tenga administradas y detectar si necesita vacunas o dosis adicionales.
  5. Informar a los padres y/o madres o tutores, sobre las características del fármaco.
  6. Administrar la dosis recomendada: dosis única de 50 mg administrados por vía intramuscular para lactantes <5kg de peso y dosis única de 100 mg administrados vía intramuscular en lactantes con peso corporal >5kg.
  7. Registrar de forma correcta los datos: fecha, tipo de fármaco, nombre comercial y laboratorio, dosis que se administra y lote del fármaco en la historia clínica del paciente.

 

Educación sanitaria a los padres de los niños susceptibles de enfermar por el VRS, explicándoles la importancia de las medidas higiénicas para evitar su propagación, así como los cuidados necesarios tras la vacunación y sus posibles efectos locales3,4.

 

METODOLOGÍA

Se realizó una revisión bibliográfica en diferentes artículos y trabajos científicos en diferentes bases de datos como Medline, Elsevier y Scielo. Se han utilizado los siguientes criterios de inclusión: texto libre, escritos en español, inglés y portugués.

Además, se han revisado distintas páginas web oficiales y toda la información está acotada en un rango de tiempo de publicación inferior a 10 años.

Se han utilizado las siguientes palabras clave: “virus sincitial respiratorio”, “profilaxis”, “enfermedades virales”, “vacunación infantil”, “bronquiolitis”.

RESULTADOS

Las coberturas alcanzadas son elevadas, mostrando la excelente aceptación de la intervención a pesar de lo novedoso del producto utilizado.

Según el estudio comentado, las estimaciones indican que la eficacia de nirsevimab fue superior al 70% en lactantes menores de 9 meses que eran candidatos para recibir la inmunización.

Además de la eficacia demostrada en ensayos clínicos aleatorios, recientemente se demostró que el tratamiento con nirsevimab provoca una reducción del 83% en las hospitalizaciones relacionadas con el VSR en bebés en condiciones que se aproximan a las del mundo real. De acuerdo con estos resultados, se mostraron que nirsevimab tuvo una eficacia de entre el 70 % y el 84 % en la prevención de hospitalizaciones por RSV-LRTI en lactantes. España fue uno de los primeros países de Europa en introducir nirsevimab en un programa nacional de inmunización financiado con fondos públicos. Durante los primeros 3 meses, la cobertura de nirsevimab en todas las cohortes elegibles en las regiones participantes fue de alrededor del 90 % en promedio. La vigilancia activa de las infecciones respiratorias realizada en los nueve hospitales participantes permitió proporcionar estas estimaciones con dos métodos ampliamente utilizados para estimar la eficacia de la vacuna.

En España, 3,2 de cada 100 lactantes menores de 6 meses ingresan hospitalizados por una bronquiolitis por VRS. Se espera que la inmunización con nirsevimab alivie la alta presión sobre los sistemas sanitarios, especialmente durante los períodos invernales.

Estos primeros datos del mundo real proporcionan evidencia de que nirsevimab protege a los bebés contra la hospitalización por IVRI asociadas al VRS5.

 

CONCLUSIONES

El objetivo de utilización de nirsevimab es la prevención primaria de la enfermedad producida por VRS, la voluntariedad de su uso es libre, por lo que será esencial la información y recomendación de su administración por parte del personal sanitario en especial de la enfermera de pediatría.

Existe un importante beneficio individual para el menor debido a la alta carga de enfermedad en los meses de invierno. Asimismo, la inmunización con nirsevimab puede tener un impacto positivo a nivel familiar y comunitario disminuyendo las complicaciones que producen la enfermedad producida por VRS.

El personal sanitario es un pilar fundamental en la implementación adecuada de una nueva recomendación de inmunización y la fuente de información que mayor confianza suscita en la población.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Delgado RA. Tratado de Pediatría. Vol. III: Patología Infecciosa. CTO Editorial; 2015.
  2. Rubio AD. Tratado de enfermedades infecciosas en pediatría. 2008.
  3. Sincitial R, La P. Recomendaciones de utilización de nirsevimab frente a virus [Internet]. Gob.es. [citado el 10 de febrero de 2024]. Disponible en: https://www.sanidad.gob.es/areas/promocionPrevencion/vacunaciones/comoTrabajamos/docs/Nirsevimab.pd
  4. v. C-A, @cav_aep AHO. Nirsevimab: dudas, preguntas y respuestas [Internet]. Vacunasaep.org. [citado el 16 de febrero de 2024]. Disponible en: https://vacunasaep.org/sites/vacunasaep.org/files/nirsevimab-2023-24-fam-preguntas-y-respuestas-v.1-ago2023.pdf?1692422392
  5. López-Lacort M, et al. Early estimates of nirsevimab immunoprophylaxis effectiveness against hospital admission for respiratory syncytial virus lower respiratory tract infections in infants, Spain, October 2023 to January 2024. Euro Surveill. 2024;29(6):pii=2400046.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos