Revisión del trastorno negativista desafiante (TND).

26 agosto 2022

AUTORES

  1. María Teresa Bartolomé Bueno. Telefonista. Clínica Nuestra Señora del Pilar. Zaragoza.
  2. Beatriz Miguel Palacios. Diplomada en Fisioterapia. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.
  3. Noelia Loren Valles. Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería. Hospital Miguel Servet. Zaragoza.
  4. Jennifer López Salas. Técnico de Laboratorio. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.
  5. Laura Aisa Marín. Técnico de Laboratorio. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.
  6. Alfonso José Pascual del Riquelme Babé. F.E.A. Microbiología. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.

 

RESUMEN

El trastorno Negativista Desafiante (TDN) está dentro del grupo de trastornos externalizadores, son aquellos que se manifiestan en una esfera de conductas que se caracterizan por ser negativistas, en modo destructivo, son agresivas, impulsivas e hiperactivas, presentan problemas de atención dirigidas hacia el exterior para poder generar disconformidad y conflictos en el entorno del paciente.

 

PALABRAS CLAVE

Trastorno, negativista, impulsividad, conflicto, problemas.

 

ABSTRACT

The Negativist Defiant Disorder (NDD) is within the group of externalizing disorders, they are those that manifest themselves in a sphere of behaviors that are characterized by being negativistic, in a destructive way, they are aggressive, impulsive and hyperactive, they present attention problems directed towards the outside to be able to generate disagreement and conflicts in the patient´s environment.

 

KEY WORDS

Disorder, oppositional, impulsivity, conflict, problems.

 

INTRODUCCIÓN

El hacer un diagnóstico de este trastorno se centra en buscar dentro de las actividades, aquellas que estén encaminadas a descubrir un trastorno psicopatológico dentro de sus primeros estadios. Esta detección precoz es lo más importante en este tipo de trastorno porque diagnosticar este tipo de enfermedades en las etapas iniciales de aparición es más trascendente, difícil y mucho más complejo que en cualquier otra edad1. Estas dificultades nacen, entre otras cosas, por la falta de una capacidad verbal en el niño que sea adecuada, de la necesidad que se tiene de utilizar la información

suministrada por los convivientes y progenitores y de que buscar todos los síntomas psiquiátricos que pueden, por igual, ser unos componentes normales de varias conductas o de comportamientos de la evolución del niño2. En las actividades de detección, nos podemos basar en las hipótesis que antes de la aparición de la enfermedad se deben y tienen que prever una serie de signos de alarma, que nos sirven de ayuda para detectarla, y así poder mejorar su pronóstico y control. Estos signos de alarma pueden estar relacionados con la no consecución de fines asociados y los que son esperados para la edad.

 

OBJETIVOS

El objetivo de este artículo es mostrar este trastorno y las consecuencias que tiene sobre la salud física y mental en el individuo.

 

METODOLOGÍA

Para realizar este artículo se ha tenido en cuenta un estudio pormenorizado de distintas fuentes de datos españolas, anglosajonas e iberoamericanas publicadas en distintas prestigiosas revistas como PubMed, Scielo y como fuentes primarias se ha realizado una búsqueda extensiva en Google académico y buscadores infográficos de psiquiatría.

 

RESULTADOS

Varios de los estudios que se han consultado tratan de focalizarse en los distintos déficits cognitivos de forma concreta que subyacen en el TND y poder esclarecerlos, se hace un especial énfasis en las funciones ejecutivas, que se ven implicadas en el desarrollo de las conductas disruptivas3. Entre éstas, se incluyen la memoria de trabajo, la flexibilidad cognitiva, la autorregulación o la capacidad que se tiene al cambio junto con la habilidad para poder resolver problemas mediante una planificación y la organización. Estos estudios que se han caracterizado a niños que han sido diagnosticados con un síndrome de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) en asociación con el TND, se han identificado disfunciones cognitivas bastante importantes en la memoria de trabajo, manifestándose por las dificultades que tienen para discernir las consecuencias que tienen de un determinado comportamiento con una base en la una experiencia previa4. No hay que anticipar las consecuencias potenciales que tienen los actos, porque finalmente pueden acabar siendo vistos como comportamientos oposicionistas y desafiantes5.

 

CONCLUSIÓN

El manejo que se tiene y se toma como primera línea del Trastorno Negativista Desafiante es el que no incluye farmacología, éste se basa en los principios que ya se han comentado. No obstante, cuando existen ciertas comorbilidades, los medicamentos pueden llegar a ser de gran ayuda. Se les puede dar un cierto enfoque óptimo que será el que aporten, de forma aislada o de forma conjunta, razonablemente y sensata, las técnicas que son conductuales y la prescripción de los fármacos adecuados.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Brazelton T B. Touchpoints: your child´s emotional and behavioral development, 1a ed. New York: Da Capo Press Perseus Books Group (Headquarters); 2022
  2. Agüero J. El trastorno de conducta en la infancia como precursor del trastorno antisocial del adulto. Estudios de seguimiento a mediano y largo plazo. Necesidad de programas preventivos. Revista electrónica de Psiquiatría 2018.
  3. Williams S, Anderson J, McGee R, Silva PA. Risk factor for behavioral and emotional disorder in preadolescent children. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry 2020, 29: 413-419.
  4. Castroviejo P. Enfermedad comórbida del síndrome de déficit de atención con hiperactividad. Rev Neurol 2022; 35: 11-17.
  5. Álvarez-Solís RM, Vargas-Vallejo MP. Violencia en la adolescencia. Salud en Tabasco 2022; 6: 95-98.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos