Revisión sistemática sobre encefalopatía hipóxico isquémica en el recién nacido.

10 febrero 2024

AUTORES

  1. Sara Gil Jiménez. Graduada en Enfermería. Servicio de Oncología. Hospital Universitario Miguel Servet
  2. Sara Moreno Alhambra. Graduada en Enfermería. Servicio Medicina Interna Hospital Royo Villanova
  3. Julia Garces Lázaro. Graduada en Enfermería. Servicio Cardiología Hospital Universitario Miguel Servet
  4. Angela Garrido Ruiz. Graduada en Enfermería. Servicio Hospital de día. Hospital San Juan de Dios.
  5. Victoria Monterde Legido. Graduada en Enfermería. Enfermera Escolar en el Centro de Educación Vadorrey Les Allés.
  6. Alejandra Pérez Tesa. Graduada en Enfermería. Servicio UCI. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa.

 

RESUMEN

La encefalopatía hipóxica-isquémica es un síndrome que afecta a los recién nacidos a término debido a una asfixia fetal en el nacimiento. Las causas más frecuentes son desprendimiento de la placenta, prolapso del cordón umbilical y rotura uterina.

En las formas moderadas y graves se pueden ocasionar déficits neurológicos permanentes y alteraciones del neurodesarrollo, en los peores casos produciéndose incluso la muerte.

Para su tratamiento se induce una hipotermia corporal controlada, antes de las 6 horas de nacido en las formas moderadas y graves. El resultado es una disminución de la morbilidad y mortalidad.

PALABRAS CLAVE

Encefalopatía neonatal, asfixia neonatal e hipotermia inducida.

ABSTRACT

Hypoxic-ischemic encephalopathy is a syndrome that affects full-term newborns due to fetal asphyxia at birth. The most common causes are placental abruption, umbilical cord prolapse, and uterine rupture.

In moderate and severe forms there are permanent neurological deficits and neurological development alterations, in the worst cases even death occurs.

For its treatment a controlled body hypothermia is induced, before six hours of birth in moderate and severe forms. The result is a decrease in morbidity and mortality.

KEY WORDS

Neonatal encephalopathy, neonatal asphyxia, induced hypothermia.

DESARROLLO DEL TEMA

Con esta revisión monográfica se pretenden recoger los principales conceptos y métodos de abordaje de este síndrome que afecta a los recién nacidos. Se ha llevado a cabo una revisión monográfica de las últimas guías de práctica clínica y de artículos que tratan sobre este tema.

La encefalopatía hipóxica-isquémica (EHI) neonatal aguda es un síndrome neurológico que ocurre en recién nacidos (RN) con edad gestacional ≥ 35 semanas debido a asfixia fetal1. La incidencia oscila entre el 1-8 por cada 1000 RN vivos en los países desarrollados y en desarrollo2.

La asfixia fetal disminuye el flujo sanguíneo cerebral y sistémico con disminución del abastecimiento de oxígeno y glucosa, inversión del metabolismo de aeróbico a anaeróbico, disminución de la producción de energía y apoptosis con o sin daño neuronal permanente3.

Se han descrito tres formas de presentación clínica4.

Las formas moderada y grave conducen a déficits neurológicos permanentes y alteraciones del neurodesarrollo (48%) o a la muerte (27%) después del tratamiento con hipotermia corporal5,6.

Se recomienda tratamiento con hipotermia corporal a 33.5° C por 72 horas y recalentamiento lento en 24 horas antes de las 6 horas de vida en los recién nacidos con EHI moderada y grave1,3,5,6. El resultado es una disminución de la mortalidad (35% a 27%) y morbilidad (48% a 27%) y sobreviven sin anormalidades o con mínimos trastornos del neurodesarrollo (17% a 46%)1,3,5,6.

Las causas de la EHI ocurren durante el parto en el 20%, antes del parto en el 6.7%, durante y antes del parto en el 69.5% y son desconocidas en el 3.8% de los pacientes 7. Los hallazgos durante el parto más frecuentes son ruptura prolongada de la membrana, anormalidades en el registro cardiotocográfico, meconio, eventos centinelas, distocia de los hombros, cordón umbilical alrededor del cuello y empleo infructuoso del extractor al vacío 6, 8. El evento centinela preparto más importante es la edad gestacional de ≥ 41 semanas. Los signos centinela durante el parto son desprendimiento prematuro de la placenta, prolapso del cordón umbilical, rotura uterina, embolismo de líquido amniótico con hipotensión arterial e hipoxemia materna, colapso cardiovascular y exanguinotransfusión fetal debido a vasa previa o hemorragia fetomaterna masiva1,3-6.

Para el diagnóstico se requiere la presencia de los siguientes indicadores: la incapacidad parcial o total para que el RN llore, respire y succione al ser estimulado, requiriendo ventilación asistida en la sala de partos; Un test de Apgar ≤ 5 a los 5 y 10 minutos; Acidemia postnatal (pH ≤ 7 y/o déficit de bases ≥ 12 mmol/l); Alteraciones de la conciencia y los reflejos de Moro, prensión, succión y estiramiento muscular, el tono muscular con o sin convulsiones. La presencia de daño en otros órganos tales como hígado (elevación de las transaminasas), riñón (elevación de la creatinina) y corazón (elevación de la fracción MB de la creatina quinasa y de la troponina) apoyan aún más el diagnóstico de EHI1,3,5,6.

Se debe realizar un diagnóstico diferencial con otras causas adquiridas de encefalopatía neonatal aguda como son las infecciones congénitas, meningitis, encefalitis, hemorragias y accidentes vasculares encefálicos isquémicos o hemorrágicos), síndromes genéticos, trastornos neurometabólicos y condiciones que conducen a la EIH (trastornos cardiacos y neuromusculares), síndromes epilépticos (incluyendo los que responden a las vitaminas) y trauma no accidental1,5,6.

El tratamiento consiste en la hipotermia corporal y/o cefálica disminuye el metabolismo cerebral, las demandas de energía, la acumulación de aminoácidos citotóxicos y óxido nítrico, inhibe el factor de activación plaquetaria, suprime la actividad de los radicales libres, atenúa la falla de energía secundaria e inhibe la apoptosis neuronal. Por lo tanto, reduce el edema cerebral y la gravedad y la extensión de la lesión cerebral3,5,6.

La incidencia y la gravedad de las secuelas neurológicas y el neurodesarrollo a largo plazo dependen de la gravedad de la EHI. Hasta el 80% de los RN con EHI grave que sobreviven desarrollan secuelas neurológicas graves, 10-20% moderadas y 10% leves. La mortalidad oscila entre el 25 y el 50% y sobreviven entre el 50 y el 75% en los RN con EHI grave. La mayoría de las muertes se producen en los primeros días de nacido debido a un fallo multiorgánico o la reorientación de la atención a medidas menos invasivas como resultado del sombrío pronóstico de muerte cerebral. Algunos RN con discapacidades neurológicas graves mueren en la infancia por neumonía por aspiración o infecciones sistémicas3,5,9.

 

CONCLUSIÓN

La alta tasa de mortalidad y morbilidad que genera la asfixia perinatal hace necesario instaurar un tratamiento que reduzca este problema.

La hipotermia inducida es una técnica segura y eficaz por su efecto neuroprotector. Obtiene mejores resultados para el manejo de la EHI si se inicia antes de las 6 horas de vida sobre todo en EHI grave o hasta 12 h solamente en EHI moderada y evitando el sobre enfriamiento por debajo de 33.5° C durante más de 72 h porque no supone ningún beneficio para el paciente.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Executive summary: Neonatal encephalopathy and neurologic outcome, second edition. Report of the American College of Obstetricians and Gynecologists’ Task Force on Neonatal Encephalopathy. Obstet Gynaecol 2014; 123: 896-901.
  2. Kurinczuk JJ, White-Koning M, Badawi N. Epidemiology of neonatal encephalopathy and hypoxic-ischaemic encephalopathy. Early Hum Dev 2010; 86: 329-38.
  3. Douglas-Escobar M, Weiss MD. Hypoxic-ischemic encephalopathy: a review for the clinician. JAMA Pediatr 2015; 169: 397-403.
  4. Sarnat HB, Sarnat MS. Neonatal encephalopathy following fetal distress: a clinical and electroencephalographic study. Arch Neurol 1976; 33: 696-705.
  5. Martinello K, Hart AR, Yap S, Mitra S, Robertson NJ. Management and investigation of neonatal encephalopathy: 2017 update. Arch Dis Child Fetal Neonatal Ed 2017; 102: F346-58.
  6. Grupo de Trabajo Hipotermia Terapéutica, Comité de Estudios Feto-Neonatales (CEFEN). Recomendación para el tratamiento con hipotermia en recién nacidos con encefalopatía hipóxico-isquémica. Resumen ejecutivo. Arch Argent Pediatr 2017; 115: s38-s52.
  7. Massaro AN, Wu YW, Bammler TK et al. Plasma biomarkers of brain injury in neonatal hypoxic-ischemic encephalopathy. J Pediatr 2018; 194: 67-75
  8. Nabetani M, Shintaku H, Hamazaki T. Future perspectives of cell therapy for neonatal hypoxic-ischemic encephalopathy. Pediatr Res 2018; 83: 356-63.
  9. Conway JM, Walsh BH, Boylan GB, Murray DM. Mild hypoxic ischaemic encephalopathy and long-term neurodevelopmental outcome – A systematic review. Early Hum Dev 2018; 120:8.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos