Síndrome de Sanfilippo. Artículo monográfico

5 mayo 2024

 

AUTORES

  1. Natalia Carrillo Gracia. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. Aragón.
  2. Ana Mª Sánchez Oliván. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. Aragón.
  3. María Sánchez Latorre. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. Aragón.
  4. Manuel Peinado Gallego. Enfermero del Servicio Aragonés de Salud. Aragón.
  5. Cristina Larramona Pueyo. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. Aragón.

 

RESUMEN

El síndrome de Sanfilippo es una enfermedad hereditaria rara que afecta principalmente al sistema nervioso central. Provoca un deterioro mental progresivo del paciente y problemas de conducta como hiperactividad o agresividad. Además, los afectados por lo general presentan progresivamente rasgos faciales toscos más o menos prominentes.

No existe tratamiento curativo para esta enfermedad. El único tratamiento disponible es sintomático. El estudio de la historia natural de la enfermedad nos permite evaluar posibles tratamientos, como la terapia génica, que puede cambiar el pronóstico de esta enfermedad. Además, conocer esta patología permite mejorar el diagnóstico, las complicaciones que puedan sufrir los pacientes, así como mejorar su calidad de vida. La esperanza de vida no es superior a los primeros años de vida adulta. Se están realizando diversos ensayos prometedores tanto en modelos animales como celulares, para explorar nuevas líneas terapéuticas como la terapia de sustitución enzimática, la terapia génica y la terapia de reducción de sustrato.

PALABRAS CLAVE

Síndrome de Sanfilippo, enfermedades raras, glicosaminoglicanos, mucopolisacaridosis, enfermería.

ABSTRACT

Sanfilippo syndrome is a rare hereditary disease that mainly affects the central nervous system. It causes progressive mental deterioration of the patient and behavioural problems such as hyperactivity or aggressiveness. In addition, those affected usually have progressively more or less prominent coarse facial features.

There is no curative treatment for this disease. The only treatment available is symptomatic. The study of the natural history of the disease allows us to evaluate possible treatments, such as gene therapy, which can change the prognosis of this disease. In addition, knowledge of this pathology allows us to improve the diagnosis, the complications that patients may suffer, as well as to improve their quality of life. Life expectancy is no longer than the first few years of adulthood. Several promising trials are underway in both animal and cellular models to explore new therapeutic lines such as enzyme replacement therapy, gene therapy and substrate reduction therapy.

KEY WORDS

Sanfilippo syndrome, rare diseases, mucopolysaccharidoses, glycosaminoglycans, nursing.

DESARROLLO DEL TEMA

Las enfermedades raras se caracterizan por ser progresivas, crónicas y generalmente mortales para aquellas personas que las padecen. La gran mayoría de estas enfermedades son discapacitantes, afectando a la autonomía del individuo y a su vez a la calidad de vida. Esta enfermedad rara se describió por primera vez en 1963 por el pediatra estadounidense Sylvester Sanfilippo y su incidencia es de 0,2 – 4 casos por cada 100.000 nacimientos al año. El síndrome de Sanfilippo es un trastorno metabólico progresivo y limitante de origen genético muy poco frecuente. Un cambio en un solo gen hace que el cuerpo de un niño no pueda descomponer cierto tipo de hidratos de carbono (azúcares). Esto conduce a graves problemas en el cerebro y el sistema nervioso central. Este síndrome no tiene cura y presenta un patrón de herencia autosómico recesivo. Es causado por la deficiencia de una de las cuatro enzimas involucradas en el catabolismo del heparán sulfato. El cuerpo humano fabrica largas cadenas de moléculas de azúcares llamadas glicosaminoglicanos (GAG), también conocidas como mucopolisacáridos. Estas cadenas son las encargadas de ayudar a construir cartílago, tejido conjuntivo, tejido nervioso y piel, también ayudan en el proceso de la coagulación de la sangre y en la comunicación entre células1,2.

Un niño que nace con este síndrome tiene un defecto en uno de los genes que fabrican las enzimas necesarias para descomponer el sulfato de heparano. Al exixtir 4 enzimas implicadas en la descomposición de este carbohidrato, existen cuatro tipos de síndrome de Sanfilippo1,2:

  • Tipo A: enzima Heparán N-Sulfatasa (SGSH). Frecuencia 1/100.000. Es la forma más severa. Las personas que padecen este tipo carecen o tienen una forma alterada de la enzima llamada Heparán N-sulfatasa
  • Tipo B: enzima acetilglucosaminidasa (NAGLU) Frecuencia 1/200.000. Ocurre cuando una persona carece o no produce suficiente N-acetilglucosaminidasa.
  • Tipo C: enzima Acetil-CoA alfa-glucosamida acetiltransferasa (HGSNAT) Frecuencia 1/1.500.000. ocurre cuando una persona carece o no produce suficiente Acetil-coenzima A; ∂-glucosamina-N- acetiltransferasa.
  • Tipo D: enzima acetilglucosamina 6-sulfatasa (GNS) Frecuencia 1/1.000.000. ocurre cuando una persona carece o no produce suficiente N-acetil-∂-glucosamina-6-sulfatasa.

 

Tener antecedentes familiares aumenta el riesgo de tener un síndrome de Sanfilippo.

EPIDEMIOLOGÍA:

Resulta muy difícil hacer una estimación de la incidencia ya que el estudio de esta enfermedad es muy difícil en muchos países. Desgraciadamente solamente son diagnosticaos los casos más graves, siendo escasamente detectados los leves. Al nacimiento no es evidente la enfermedad siéndolo a partir del segundo año de edad lo cual dificulta su diagnóstico. En Europa se calcula que la incidencia es de 1 de cada 70,000 nacidos vivos y un patrón de herencia autosómico recesivo. Por otro lado, en España este síndrome se calcula que afecta a uno de cada 50.000 nacimientos y hay en torno a 70 niños diagnosticados3.

El síndrome de Sanfilippo es un trastorno hereditario. Tiene un patrón de herencia autosómico recesivo, lo que significa que deben estar presentes las dos copias (del padre y de la madre) del gen mutado para que se desarrolle la enfermedad. Cuando ambos progenitores son portadores del gen mutado de MPS III existe un 25% (1:4) de posibilidades de tener un niño afectado en cada embarazo, un 50% (1:2) de posibilidades de que el niño reciba una sola copia del gen mutado y por tanto sea portador. Un portador no estará afectado, pero puede pasar el gen mutado a su descendencia. El restante 25% (1:4) no estará ni afectado ni será portador.

MANIFESTACIONES CLINICAS:

Los niños que padecen el síndrome de Sanfilippo nacen asintomáticos y su desarrollo suele ser normal hasta los dos años de vida, aproximadamente. Entre los 2 y los 5 años de edad empiezan a observarse síntomas de un retraso general en el desarrollo, e incluso la pérdida de capacidades ya adquiridas. Los niños empiezan a tener problemas para concentrarse, conciliar el sueño, hablar, moverse.

Entre son los síntomas y efectos más importantes que puede presentar este síndrome nos encontramos:

Pérdida del control de los esfínteres, diarrea crónica, pérdida motriz (necesidad de silla de ruedas), problemas pulmonares y cardiacos, demencia, muerte prematura, pérdida grave de audición y visión, hiperactividad y déficit de atención, agresividad, trastornos del sueño, problemas cognitivos graves, pérdida del habla, infecciones respiratorias y otitis frecuentes.

Además de estas manifestaciones clínicas encontramos una serie de manifestaciones físicas. Las más frecuentes son: deformidades óseas, rasgos faciales toscos, macrocefalia, cejas pobladas, labios gruesos, lengua voluminosa, opacidad corneal, estatura por debajo de la media, surco nasolabial prominente, hirsutismo, escoliosis, piel gruesa etc.

El desarrollo del síndrome se puede dividir en tres fases1,2,4:

1. La primera etapa empieza cuando el niño empieza a presentar un retraso en el desarrollo, que lo hace más lento que el resto de niños de su edad, acompañado de manifestaciones como pérdida de audición, enfermedades del sistema digestivo e infecciones de oídos y senos nasales entre el primer y cuarto año de vida.

2. La siguiente fase se caracteriza por dificultades en el comportamiento, como la hiperactividad y afectaciones en el sueño. Continúan los cambios por cinco a diez años, cuando manifiestan una pérdida progresiva y severa de los procesos intelectuales y de las funciones motoras, lo que implica la pérdida completa de locomoción, disfagia y lesiones del tracto piramidal. En general, la habilidad de hablar se va perdiendo antes de la habilidad de caminar. 3. Por último, atraviesan un estado vegetativo que dura hasta el fallecimiento. En este estado final es común ver convulsiones.

DIAGNÓSTICO:

Al principio el diagnóstico es de sospecha ya que los niños nacen aparentemente sanos. Conforme el niño se vaya desarrollando se irán manifestando una serie de síntomas característicos de la enfermedad, como las alteraciones de la conducta, retraso en el desarrollo, cambios en el aspecto físico etc.

Cuando se sospeche de un posible caso el primer paso para diagnosticar la enfermedad será realizar un análisis de orina denominado test de Berry que consiste en detectar la presencia de heparan sulfato en el organismo del niño. Si el test es positivo el siguiente paso será realizar una analítica de sangre para cuantificar la actividad enzimática y confirmar la enfermedad. Esta analítica además de confirmar la enfermedad ayudará a determinar cuál de las cuatro enzimas es la responsable pudiendo determinar si se trata de un síndrome de Sanfilippo de tipo A, B, C o D.

Será de vital importancia indagar en los antecedentes familiares para conocer si existen en la familia miembros con las mismas características clínicas y qué grado de consanguinidad.

TRATAMIENTO:

No existe tratamiento curativo para esta enfermedad. El único tratamiento disponible es sintomático. El objetivo es ralentizar la progresión de la enfermedad manteniendo a los pacientes en un estado que permita mejorar la calidad y esperanza de vida. El tratamiento paliativo con fisioterapeutas y logopedas, así como la cirugía son opciones que ayudan a disminuir los síntomas y el sufrimiento del paciente. Es muy importante una intervención temprana. Las terapias paliativas son esenciales para mejorar la calidad de los niños con el síndrome. A través de sesiones de fisioterapia y con la contribución de otros profesionales sanitarios se puede lograr que la pérdida de habilidades cognitivas y motoras sea más lenta.

Actualmente son muchos los investigadores que están trabajando en la búsqueda de tratamientos efectivos y hay varios ensayos clínicos en desarrollo. En España en este momento están en marcha varios ensayos clínicos de los laboratorios Biomarin, Abenoa therapeutics y Esteve. A lo largo de este año 2024 está previsto que comience un ensayo clínico de los laboratorios Lysigene.

Se está investigando con terapia genética, un tratamiento que consiste en cambiar la información genética de las células, manipulando estas células enfermas se pretende dotarlas de la función deficiente o ausente.

También se está experimentando con el trasplante de células madre. La técnica consiste en extraer células madre de la médula ósea, corregir mediante terapia genética la carencia de la enzima y trasplantarlas nuevamente al paciente. Por último, también se está experimentando con terapia de reemplazo enzimático, proporcionando la enzima deficiente al paciente que padece el síndrome por medio de administraciones intravenosas periódicas y de por vida5,6,7.

 

PREVENCIÓN:

Es muy difícil prevenir esta enfermedad ya que si en la familia no existe ningún miembro con la enfermedad el error genético puede estar durante generaciones en la familiar y solamente saberlo cuando se produce un caso. Al tratarse de una enfermedad hereditaria si existen antecedentes familiares se recomienda acudir a una unidad de consejo genético previa a la concepción, ya que es una enfermedad susceptible de diagnóstico genético preimplantacional. Permite detectar anomalías genéticas en los embriones con el fin de transferir al útero sólo los que no se encuentren afectados5,6.

Hay tres casos en los que es posible hacer un test prenatal durante los primeros meses del embarazo para detectar la existencia de la enfermedad de Sanfilippo:

Si ya se es madre de un niño con la enfermedad.

Si se conoce que es portadora.

O existe un familiar con la enfermedad de Sanfilippo cualquiera de sus variantes.

El diagnóstico prenatal de un feto se realiza mediante un estudio enzimático (actividad de la enzima o genético (mutaciones previamente estudiadas en el gen del hijo afectado y de sus padres portadores) en dos períodos del embarazo utilizando diferentes muestras fetales:

  • La Biopsia de Corion (en la semana 10ª-12ª del embarazo).
  • La Amniocentesis (en la semana 16ª del embarazo). En esta muestra se puede realizar además del estudio enzimático y/o genético en amniocitos (células amnióticas), el análisis de GAGS en líquido amniótico, que muestra una elevada concentración de los mismos si el feto está afectado1.

 

CONCLUSIONES

La mucopolisacaridosis es una enfermedad metabólica hereditaria causada por la ausencia o el mal funcionamiento de ciertas enzimas.

Actualmente, no existe ningún tratamiento efectivo para este síndrome siendo los existentes paliativos sintomáticos. Es una enfermedad que está en constante investigación con el objetivo de encontrar una terapia eficaz

Es difícil prevenir el síndrome de Sanfilippo si no se conocen antecedentes de familiares afectados. Obtener un diagnóstico temprano es crucial para tomar medidas dirigidas a mejorar la salud del niño y ofrecerle una mejor calidad de vida.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Rappaccioli R. Síndrome de Sanfilippo. Rev. méd. sinerg [Internet]. 2022 [citado 4 Mar2024];7(11):e911. Disponible en:https://doi.org/10.31434/rms.v7i11.911
  2. Carvajal JS, Plazarte JA, Silva MA. Características clínicas, diagnósticas y terapéuticas de la mucopolisacaridosis. Universidad Médica Pinareña [Internet]. 2023 [citado 4 Mar 2024]; 19:e960. Disponible en: http://doi.org/10.5281/zenodo.7897452
  3. Claros Z. Mucopolisacaridosis III. Revisión bibliográfica. Rev Cient Cienc Méd [Internet]. 2022 [citado4 Mar 2024]; 25(1): 42-48. Disponible en:https://doi.org/10.51581/rccm.v25i1.467
  4. Lavery C, Hendriksz C, Jones S. Mortality in patients with Sanfilippo Syndrome. OJRD, BMC [internet].2017 [citado 5 Mar 2024];12(168):1-7. Disponible en: file:///C:/Users/Usuario/Downloads/s13023-017-0717-y.pdf
  5. Zhou J, Lin J, Leung WT, Wang LA. Basicunderstanding of mucopolysaccharidosis: Incidence, clinicalfeatures, diagnosis, and management. Intractable Rare Dis Res [Internet]. 2020 [Acceso 1 de mayo 2020]; 9(1): 1-9. Disponible en: https://doi.org/10.5582%2Firdr.2020.01011
  6. Chiong CM, Acosta T, de la Fuente SM. Mutación novel en el Síndrome Sanfilippo B. Presentación de un caso. Rev haban cienc méd [Internet]. 2021 abr [citado 3 Feb 2024]; 20(2): e3465. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1729-519X2021000200006&lang=es
  7. Quesada Chiong C, Acosta Sánchez T, Fuente Carbonell S. Mutación novel en el Síndrome Sanfilippo B presentación de caso. Revista Habanera de Ciencias Médicas [internet]. 2021 [citado 5 Mar 2024];20(2). Disponible a partir de: http://www.revhabanera.sld.cu/index.php/rhab/art icle/view/3465/2830

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos