TEA y síndrome de asperger, similitudes, diferencias, y tratamiento

6 mayo 2024

 

AUTORES

  1. Susana Malo Gracia. Diplomada en Terapia Ocupacional. IASS.
  2. Elena Sarasa Lerí. Diplomada en Enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.
  3. María Carmen Yoldi Bermejo. Diplomada en Enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.
  4. Vanesa Anglés Gil. Diplomada en Fisioterapia.
  5. Purificación Marcén Marcén. Diplomada en Terapia Ocupacional.
  6. Alba Hernández Navarro. Graduada en Enfermería.

 

RESUMEN

El trastorno del espectro autista (TEA) es un trastorno del desarrollo, que afecta a la habilidad del cerebro para desarrollar habilidades sociales y patrones de comunicación normales. Su casuística es todavía desconocida. Según el manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM V), existen distintos grados de TEA, clasificados según la gravedad de sus síntomas y los niveles de apoyos necesarios. En la nueva clasificación, se incluye en Síndrome de Asperger, considerado por algunos especialistas como un autismo de alto funcionamiento.

Un mejor diagnóstico y definición del TEA, favorece un tratamiento fructífero, que, realizado de forma multidisciplinar y en tiempo adecuado, puede lograr que muchos de los síntomas mejoren y logrando una participación activa en su entorno.

PALABRAS CLAVE

TEA, Asperger, terapia ocupacional, tratamiento.

ABSTRACT

Autism spectrum disorder (ASD) is a developmental disorder, which affects the brain’s ability to develop normal social skills and communication patterns. Its cause is still unknown. According to the Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM V), there are different degrees of ASD, classified according to the severity of its symptoms and the levels of support needed. In the new classification, Asperger’s Syndrome, considered by some specialists as a high-functioning autism, is included. A better diagnosis and definition of ASD, favors a fruitful treatment, which, carried out in a multidisciplinary way and in adequate time, can achieve that many of the symptoms improve and achieve an active participation in their environment.

KEY WORDS

ASD, Asperger, occupational therapy, treatment.

DESARROLLO DEL TEMA

Según el manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM V), existen distintos grados de TEA, clasificados según la gravedad de sus síntomas y los niveles de apoyos necesarios 1.

Los TEA engloban un grupo de anomalías en desarrollo neurológico, con grados y manifestaciones variables, que suelen empezar en la primera infancia y están caracterizados por problemas en la comunicación, interacción social, y problemas conductuales, intereses restringidos, y conductas repetitivas. Pueden presentar frontalidad, ya que la clínica cursa con un comportamiento conductual caracterizado por la inflexibilidad, dificultad en la toma de decisiones, dificultades para la planificación y organización, dificultad en la capacidad inhibitoria de respuestas erróneas y una capacidad limitada a la hora de resolver conflictos.

Hans Asperger describió en 1944 por primera vez el síndrome de Asperger. Definía la conducta de estas personas que presentan dificultades en la comunicación e interacción social.

Incluida como una categoría de diagnóstico en el DSM IV, xx años después dicha etiqueta fue eliminada y se incluye al SA en una categoría más general dentro de los trastornos del espectro autista.

Por su historia, semiología, y clínica característica del SA, los especialistas continúan utilizando el diagnóstico SA como un subtipo de TEA, que no cursa con retraso del lenguaje y con un coeficiente intelectual normal o superior a la media. Sin embargo, son niños que presentan importantes dificultades en las habilidades sociales y a pesar de que su rendimiento cognitivo, en general está dentro de los límites, o es elevado, con frecuencia se observan estereotipos. Sus habilidades comunicativas pueden ser disfuncionales, con escasa comunicación gestual e interpretación y respuestas inadecuadas a las situaciones sociales. El Dr. Vaquerizo los define como” pacientes muy inteligentes, que generalmente no tienen habilidades sociales, poseen una obsesión por algún tema en particular, rutinas muy marcadas, y en especial carentes de empatía o capacidad para interpretar el lenguaje no verbal”

La causa de este síndrome todavía es desconocida. Rouke (1989) consideró que los niños con Asperger tienen un perfil neuropsicológico de los trastornos de aprendizaje no verbal, sugiriendo una posible alteración de la sustancia blanca durante el neurodesarrollo2.

El autismo es por tanto un trastorno de base neurológica, que conduce a desviaciones en el desarrollo cognitivo, sensoriomotor y emocional. Es frecuente que niños diagnosticados de autismo o Síndrome de Asperger, también padezcan un trastorno de procesamiento sensorial3.

Dependiendo del grado de afectación, el pronóstico será diferente, siendo en todos los casos garantía en la mejora de calidad de vida del paciente, un enfoque de intervención desde la Terapia Ocupacional4.

INTERVENCION DESDE LA TERAPIA OCUPACIONAL:

El objetivo de la terapia ocupacional es promover la salud y el bienestar a través de la ocupación, fomentando la capacidad de las personas para participar en las actividades de la vida diaria, educación, trabajo juego y ocio. Para ello se habilita a las personas para realizar aquellas tareas y actividades que optimicen su capacidad en la participación, y se modifica el entorno siempre que sea preciso para que se refuerce dicha participación. Desde la terapia ocupacional se da respuesta a las diferentes necesidades del niño propio accionando los medios para adaptarse y participar activamente en su entorno maximizando de esta manera sus niveles de funcionalidad e independencia.

Áreas de intervención.

  1. Área de auto cuidados.
  2. Áreas de ocio y relaciones personales.
  3. Área productiva.

 

Desde la terapia ocupacional abordaremos las dificultades de comportamiento del niño, los problemas de atención, los déficits de procesamiento sensorial que puedan presentar, las AVD, el juego, las habilidades sociales, y el desarrollo general. Nuestra intervención debe implicar a las familias y centros educativos, no puede ser una intervención aislada, debe abarcar la intervención en aquellos contextos en los que la participación del niño se encuentra limitada.

Para ello, evaluaremos:

  • El nivel de desarrollo del niño.
  • Los factores fisiológicos como el procesamiento sensorial y la influencia del mismo en el comportamiento.
  • Los factores ambientales.

 

Desde la terapia ocupacional el enfoque del tratamiento se centrará en el desarrollo de las habilidades adaptativa este niño en el logro de la mayor independencia posible que las actividades básicas de la vida diaria, actividades instrumentales, educativas, juego y participación social que y centraremos nuestros objetivos en la facilitación del aprendizaje5.

Suele ser necesario educar a los padres en los principios de integración sensorial para el manejo de situaciones en las que puede aparecer conductas rígidas del niño, subyacentes a un problema de integración sensorial.

Los terapeutas ocupacionales podemos utilizar enfoques propios como las técnicas de Integración sensorial, combinándolos con otros modelos y enfoques de otras disciplinas, como la Teoría de la Mente (ToM).

 

CONCLUSIÓN

Los TEA engloban un grupo de anomalías en desarrollo neurológico, con grados y manifestaciones variables, de comienzo por lo general en la primera infancia. Se caracterizan por problemas en la comunicación, interacción social, y problemas conductuales, intereses restringidos, y conductas repetitivas. El Síndrome de Asperger, es considerado por algunos especialistas como un subtipo de TEA, en el que no aparece un retraso del lenguaje y presentan un coeficiente intelectual normal o superior a la media. Sin embargo, son niños que presentan importantes dificultades en las habilidades sociales. En ambos casos, el pronóstico depende en gran medida del diagnóstico precoz y del tratamiento e intervención que se realice en el niño, padres o cuidadores y en el entorno. Desde la Terapia Ocupacional se interviene para mejorar la participación de estos niños y mejorar su calidad de vida.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. American Psychiatric Association(2014).Guía de consulta de los criterios diagnósticos del DSM-Disponible en: https://www.eafit.edu.co/ninos/reddelasoreguntas/Documents/dsm-v-guia-consulta-manual-diagnostico-estadistico-trastornos-mentales.pdf
  2. Romero Ayuso, D. Intervención ocupacional en los trastornos psicológicos del desarrollo infantil. En: Polonio López, Castellanos Ortega, Viana Moldes.Madrid. Médica Panamericana. 2008. P218.
  3. Beaudry Bellefeuille, I. Tengo duendes en las piernas. Oviedo. Ediciones Nobel. 2011.
  4. Kurtz,Lisa A., Capitulo 13, sección 5.Autismo. En: Hopkins. Helen. L., Smith. Helen. D., Willard/Spackman. Terapia Ocupacional. 8ºed. Madrid. Médica Panamericana.2001. p 489-494.
  5. Aurora Pérez Faus. Trabajo fin de grado. Intervención de terapia ocupacional con niños diagnosticados de trastorno del espectro autista (TEA) en el ámbito escolar. Disponible en: https://zaguan.unizar.es/record/7439/files/TAZ-TFG-2012-255.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos