Terapia acuática en pacientes con enfermedad de Alzheimer.

9 febrero 2024

AUTORES

  1. Paula Vela Martín. Fisioterapeuta en la Comunidad de Madrid.
  2. María Luz Rodríguez Paños. Fisioterapeuta en SERMAS.
  3. Alba Climent Canalejas. Fisioterapeuta en la Comunidad de Madrid.
  4. Jonatan Fortit García. Médico de familia y comunitaria en Zaragoza.
  5. Marta Puyal Barcelona. Fisioterapeuta en Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.
  6. Assia Achkir El Azzouzi, Residente de Microbiología R2 en Hospital Clínico Lozano Blesa.

 

RESUMEN

La enfermedad de Alzheimer presenta deterioro cognitivo, y físico. El ejercicio es una buena opción para mejorar el estado de salud y mejorar las capacidades de equilibrio y fuerza, entre otras. Dentro del ejercicio físico, existe la posibilidad de realizar terapia acuática. Esta se puede realizar de forma grupal o individual, y que mediante las propiedades del agua, se pueden obtener grandes beneficios. Pudiendo reducir además el riesgo de caídas en esta población.

PALABRAS CLAVE

Enfermedad de Alzheimer, terapia acuática, caídas, prevención.

ABSTRACT

Alzheimer’s disease is characterized by both cognitive and physical decline. Regular exercise can significantly enhance overall health, improving both balance and strength. Among the various forms of physical exercise, aquatic therapy stands out as a particularly beneficial option. This can be performed either in groups or individually, leveraging the unique properties of water to yield substantial benefits. Additionally, it can substantially reduce the risk of falls, which is a common concern in this population.

KEY WORDS

Alzheimer disease, aquatic therapy, accidental falls, prevention.

INTRODUCCIÓN

La enfermedad de Alzheimer (EA), es una patología neurodegenerativa del Sistema Nervioso Central, de causa aún dudosa y de origen parcialmente conocido y caracterizado por una muerte neuronal progresiva¹. También se le llama mal de Alzheimer o demencia senil tipo Alzheimer. La Enfermedad de Alzheimer es la principal causa de demencia en las personas mayores², siendo mayor la prevalencia en mujeres³.

A nivel cognitivo las principales manifestaciones son el inicio lento de los déficits de memoria, falta de concentración y atención, acompañado por diversos grados de cambios de personalidad⁴. A nivel físico este daño se expresa con alteraciones de la movilidad y problemas de equilibrio⁵. La combinación de ambos factores mentales y motores supone un aumento del riesgo de caídas⁶. La caída se define como “un acontecimiento involuntario y repentino, que hace perder el equilibrio y dar con el cuerpo en tierra u otra superficie firme que lo detenga, pudiendo provocar o no una lesión que repercuta en la vida del paciente”⁷.

El abordaje de la enfermedad consiste en un tratamiento sintomático, farmacológico, y otro preventivo, no farmacológico. El segundo abordaje es complementario al farmacológico, y consiste en la realización de actividad física⁸. El ejercicio en pacientes con EA se ha demostrado que favorece la función congitiva, el equilibrio, la depresión y por tanto la calidad de vida⁹.

OBJETIVO

Valorar los beneficios del ejercicio físico en pacientes con Enfermedad de Alzheimer, y así mismo la repercusión de la terapia acuática en pacientes con Enfermedad de Alzheimer, y demostrar su efectividad frente al aumento de fuerza y resistencia muscular.

METODOLOGÍA

La realización de esta revisión bibliográfica se basa en una búsqueda en las siguientes bases de datos: “PubMed”, “PEDro”, y “Google Scholar”. La búsqueda se realizó en inglés y en castellano. Utilizándose los términos MeSH: “Alzheimer disease”, “aquatic therapy”, “accidental falls”, “prevention”; y como términos booleanos “AND”, “OR” para así poder unir y relacionar los términos.

RESULTADOS

El medio acuático se presenta como una opción muy viable para aquellas personas con patologías más severas y limitantes, las cuales dificultan la realización de ejercicios por desequilibrio, fatiga o riesgo de caídas¹⁰. La terapia acuática es beneficiosa para tratar múltiples patologías neuro-músculo-esqueleticas¹¹ gracias a las propiedades físicas del agua, como son la presión hidrostática, la flotabilidad, la viscosidad y la turbulencia¹⁰. Gracias a la flotación sucede una descarga del peso corporal permitiendo reeducación musculoesquelética¹². La turbulencia y la temperatura del agua aumentaría el umbral del dolor, se produciría una reducción de la ansiedad y una mejora del bienestar¹². La viscosidad aumenta el grado de variabilidad de respuesta frente a condiciones inestables produciendo un efecto positivo frente a pacientes que sufren caídas como son en la EA¹³. Carter et al¹⁴ demostró que en la inmersión se incrementa principalmente la velocidad de flujo sanguíneo cerebral y Pugh et al.¹⁵ afirmó que la velocidad de flujo sanguíneo cerebral se incrementa independientemente de si se estaba haciendo ejercicio o si se estaba en reposo.

DISCUSIÓN

Esta revisión recopila diferentes artículos con evidencia científica en la cual se evalúa el impacto de la terapia acuática en personas con Enfermedad de Alzheimer. Se ha demostrado que el ejercicio físico conviene para mejorar la fuerza, la resistencia, el equilibrio, y además a nivel psicológico brindar mayor seguridad, y capacidad de realizar más actividades. El ejercicio físico en el agua, sumado a las propiedades físicas, térmicas, químicas y fisiológicas del agua, hace que sea más fácil realizar ciertos ejercicios dentro del agua que fuera de ella. Ya solo la inmersión acuática presenta grandes beneficios en los diferentes sistemas, como por ejemplo el sistema cardiovascular, y neuromuscular, entre otros.

Cuando las personas están seguras (y se sienten seguras), pueden hacer desplazamientos de mayor recorrido que fuera del agua sin el riesgo de perder el equilibrio. Controlar los movimientos de gran alcance al final de una gran variedad de movimientos es esencial para las actividades seguras de la vida diaria¹¹.

Si además se realizan las sesiones de manera grupal, puede aportar motivación de los pacientes para realizar el programa¹⁶. Además la adherencia al tratamiento y el cumplimiento a largo plazo podrían ser más sostenibles si los pacientes disfrutan más en los programas acuáticos que en los programas terrestres¹⁷. Zhu et al sugiere que hacer ejercicio físico en el agua crea un entorno de movimiento independiente gracias a la flotabilidad del agua, que podría hacer que los pacientes tengan más energía en sus vidas diarias como una actividad divertida y motivadora¹⁸.

 

CONCLUSIONES

Las conclusiones de la presente revisión bibliográfica sugieren los posibles beneficios de la terapia acuática y la terapia convencional en pacientes con enfermedad de Alzheimer. El ejercicio físico en agua parece ofrecer un beneficio en la disminución de riesgo de caídas y el miedo a ellas en esta población que está tan expuesta. Por otro lado, cierta mejoría en la calidad de la marcha y el equilibrio.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Merino EN, Sendin MAC, Osorio JAV. Enfermedad de Alzheimer. Med-Programa Form Médica Contin Acreditado. 2015; 11(72): 4306–15.
  2. Martínez Rubio M. Estudio sobre la Enfermedad de Alzheimer en los periódicos El País y El Mundo, desde 2002 a 2006 = Study on the Alzheimer ‘s disease in the newspapers El País and El Mundo, from 2002 to 2006. Rev Española Comun En Salud. 2016; 7(1).
  3. García-Ramos R, López Valdés E, Ballesteros L, Jesús S, Mir P. Informe de la Fundación del Cerebro sobre el impacto social de la enfermedad de Parkinson en España. Neurología. 2016; 31(6): 401–13.
  4. Aliseychik MP, Andreeva T V, Rogaev EI. Immunogenetic Factors of Neurodegenerative Diseases: The Role of HLA Class II. Biochemistry (Mosc). 2018; 83(9): 1104–16.
  5. Ansai JH, Andrade LP, Nakagawa TH, Rebelatto JR. Performances on the Timed Up and Go Test and subtasks between fallers and non-fallers in older adults with cognitive impairment. Arq Neuropsiquiatr. 2018; 76(6): 381-386.
  6. Bryzgalov DV, Kuznetsova IL, Rogaev EI. Enhancement of Declarative Memory: From Genetic Regulation to Non-invasive Stimulation. Biochemistry (Moscú). 2018; 83(9): 1124-1138.
  7. Who.int.es, Caída [sede Web]. 2018 [acceso 26 de diciembre de 2018]. Disponible en: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/falls
  8. Frederiksen KS, Gjerum L, Waldemar G, Hasselbalch SG. Effects of Physical Exercise on Alzheimer ‘s Disease Biomarkers: A Systematic Review of Intervention Studies. J Alzheimers Dis. 2018; 61(1): 359-372.
  9. Cejudo Jiménez J, Gómez-Conesa A. Ejercicio físico en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer. Fisioterapia. 2011; 33(3): 111–22.
  10. Covill LG, Utley C, Hochstein C. Comparison of Ai Chi and Impairment-Based Aquatic Therapy for Older Adults With Balance Problems: A Clinical Study. J Geriatr Phys Ther. 2017; 40(4): 204-213.
  11. Pérez-de la Cruz S, García Luengo AV, Lambeck J. Effects of an Ai Chi fall prevention programme for patients with Parkinson’s disease. Neurología. 2016; 31(3): 176-82.
  12. Gueita-Rodriguez J, Hoyas-Avila S, Palacios-Cena D, Molina-Rueda F. Effects of vertical water immersion on the nervous system: a systematic review. Rev Neurol. 2019; 68(5): 181–9.
  13. Nissim M, Hutzler Y, Goldstein A. A walk on water: comparing the influence of Ai Chi and Tai Chi on fall risk and verbal working memory in aging people with intellectual disabilities – a randomized controlled trial. J Intellect Disabil Res. 2019; 63(6): 603-613.
  14. Sato D, Yamashiro K, Yamazaki Y, Tsubaki A, Onishi H, Takehara N, et al. Site specificity of changes in cortical oxyhaemoglobin concentration induced by water immersion. Adv Exp Med Biol 2017; 977: 233-40.
  15. Pugh CJ, Sprung VS, Ono K, Spence AL, Thijssen DH, Carter HH, et al. The effect of water immersion during exercise on cerebral blood flow. Med Sci Sports Exerc 2015; 47: 299-306.
  16. Pérez-de la Cruz S. A bicentric controlled study on the effects of aquatic Ai Chi in Parkinson disease. Complement Ther Med. 2018 Feb; 36:147-153 31. Eyvaz N, Dundar U, Yesil H. Effects of water-based and land-based exercises on walking and balance functions of patients with hemiplegia. NeuroRehabilitation. 2018;43(2):237-246.
  17. Skinner EH, Dinh T, Hewitt M, Piper R, Thwaites C. An Ai Chi-based aquatic group improves balance and reduces falls in community-dwelling adults: A pilot observational cohort study. Physiother Theory Pract. 2016 nov;32(8):581-590.
  18. Eyvaz N, Dundar U, Yesil H. Effects of water-based and land-based exercises on walking and balance functions of patients with hemiplegia. NeuroRehabilitation. 2018;43(2):237-246.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos