Trabajo monográfico cálculos vías urinarias

23 abril 2024

AUTORES

  1. Beatriz Perna Enjuanes. Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.
  2. Aidée Moreno Garuz. Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.
  3. Julia Úcar Martín. Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.
  4. María Pilar Francés Zalba. Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.
  5. David Gutiérrez Piquero. Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.
  6. Judit Liarte Mariñoso. Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.

 

RESUMEN

La litiasis de vías urinarias o urolitiasis es una enfermedad crónica que posee un gran impacto en la calidad de vida de las personas que la padecen y tiene una elevada tasa de prevalencia, lo que supone un gran problema para la Salud Pública. Su manifestación más frecuente es el cólico nefrítico.

PALABRAS CLAVE

Litiasis, riñón, urolitiasis.

ABSTRACT
Urinary tract lithiasis or urolithiasis is a chronic disease that has a significant impact on the quality of life of those who suffer from it and has a high prevalence rate, which poses a major public health problem. Its most common manifestation is renal colic.

KEY WORDS

Lithiasis, kidney, urolithiasis.

DESARROLLO DEL TEMA

La litiasis urinaria consiste en la presencia de cálculos en el aparato urinario superior. Dependiendo del lugar en el que aparezcan los cálculos, se pueden clasificar en nefrolitiasis, si aparecen en el riñón y en urolitiasis si se encuentra en cualquier punto del aparato urinario1,2.

Fisiopatología:

La orina es una solución acuosa en la que se encuentran componentes inorgánicos y componentes orgánicos o celulares2.

Para la formación de un cálculo, tienen que ocurrir diversos eventos: la saturación urinaria, la supersaturación, la nucleación, el crecimiento de los cristales, la agregación y la retención de los cristales. Normalmente el aparato urinario es capaz de eliminar estos cristales, pero cuando son demasiado grandes, se produce una obstrucción4,5.

Hay varias teorías que explican la formación de un cálculo. La primera teoría propone que cuando una sustancia normalmente soluble, sobresatura la orina, se forma un cristal que se fija al urotelio. Otra teoría establece que la formación se inicia en el intersticio medular, donde se van a ir fijando cristales y se va a ir produciendo el crecimiento del cálculo4.

Existen diferentes tipos de cálculos1,2,6:

  • Cálculos cálcicos: son los más frecuentes. A su vez pueden ser de oxalato cálcico monohidratado o dihidratado, fosfato cálcico o una combinación de ambas. Son más frecuentes en los hombres entre 20-30 años.
  • Cálculos de cistina: afecta tanto a hombres como a mujeres.
  • Cálculos de estruvita: principalmente en mujeres con infección urinaria.
  • Cálculo de ácido úrico: son más comunes en hombres.

 

Existen otras sustancias que pueden producir cálculos con menor frecuencia.

Factores asociados2,4:

Existen algunos factores de riesgo que favorecen la aparición de urolitiasis:

  • Género: se da con mayor frecuencia en hombres que en mujeres.
  • Edad: la edad a la que aparecen los cálculos depende de la composición de estos.
  • Raza: la raza blanca es la más afectada.
  • Genética: existe mayor riesgo de sufrir litiasis urinaria si existen antecedentes familiares.
  • Alteraciones anatómicas: el riñón en esponja (trastorno que consiste en la dilatación tubular de los conductos colectores), divertículos o quistes en cálices renales, estenosis ureteral, reflujo vesicoureteral y el riñón en herradura. Todas estas alteraciones producen estasis urinaria, produciendo condensación del sedimento, cristalización y formación de cálculos.
  • Factores hormonales: la testosterona favorece la síntesis de oxalato urinario. Por lo que los hombres y las mujeres en estado premenopáusico, poseen mayor riesgo.
  • Nivel socioeconómico: mayor riesgo asociado a países ricos e industrializados.
  • Clima: zonas geográficas con temperaturas elevadas.
  • Dieta: las dietas ricas en grasas saturadas, insaturadas, azúcares y proteínas animales aumentan el riesgo.
  • Actividad física: mayor riesgo en pacientes con estilo de vida sedentario.

 

Existen algunas alteraciones específicas que aumentan el riesgo de litiasis2,4:

  • Enfermedad intestinal: las diarreas crónicas modifican el ph de la orina, provocando un núcleo sobre el que se van acumulando iones que forman el cálculo.
  • Diabetes: la hiperglucemia causa inflamación en el epitelio gastrointestinal, lo que provoca un aumento de la absorción de oxalato cálcico. Además, se altera la función de absorción y excreción del epitelio renal.
  • Obesidad: favorece la excreción de oxalato urinario, ácido úrico, sodio y fosfato.
  • Dislipidemia: elevados niveles de triglicéridos y bajo niveles de HDL, aumentan en un 30% el riesgo de urolitiasis.
  • Embarazo: a lo largo del embarazo, las mujeres sufren una serie de cambios fisiopatológicos que aumentan la susceptibilidad de la mujer a los cálculos. Algunos de esos cambios son: estasis urinaria, aumento de la tasa de filtración glomerular, ingesta de suplementos de calcio, aumento de los niveles de Vitamina D circulante.

 

Sintomatología:

La urolitiasis es una enfermedad crónica que puede ser asintomática (cuando los cálculos son pequeños) y cursa con episodios agudos. Las manifestaciones clínicas más frecuentes son: dolor lumbar, cólico nefrítico, síndrome miccional irritativo, infección urinaria, sepsis de origen urinario e insuficiencia renal crónica 1,2.

El cólico nefrítico es el motivo más frecuente de asistencia urgente urológica y representa el 2-5% de las urgencias hospitalarias. Se caracteriza por un dolor insoportable e intermitente, que aumenta gradualmente hasta llegar a un punto máximo y posteriormente, en un periodo de 20-60 minutos, desaparecer. El dolor se localiza en la zona entre las costillas y la cadera, y se irradia a la zona baja del abdomen, ingle y genitales. Suele aparecer cuando el paciente está en reposo y tiene un comienzo brusco. Se asocia a un componente gastrointestinal y vegetativo, náuseas, vómitos, distensión abdominal, íleo paralítico, sudoración profusa e hipotensión vagal1,2.

El cólico se origina cuando un cálculo produce una obstrucción en el tracto urinario superior, dependiendo de a qué nivel se produzca, el dolor va a tener una localización diferente:

  • El cálculo renal produce dolor lumbar y en el ángulo costovertebral.
  • Si aparece en uréter proximal, suele ser dolor lumbar bajo que se irradia a fosa iliaca.
  • Si aparece en uréter pélvico, aparece dolor genital y se relaciona con irritación miccional.

 

Otros síntomas incluyen náuseas y vómitos, presencia de sangre, de un cálculo o de un fragmento de cálculo en la orina. Aparece una necesidad imperiosa de orinar, escalofríos, ardor o dolor al orinar, orina turbia y maloliente1,2.

Diagnóstico:

El diagnóstico preciso es importante para proporcionar el tratamiento adecuado y prevenir complicaciones. Para ello, se utilizan varios métodos diagnósticos3:

  • Historia clínica y examen físico: se recopila información sobre la sintomatología del paciente, como dolor en la espalda, náuseas, vómitos y cambios en la micción. Además, se realiza un examen físico para identificar signos de dolor o sensibilidad en el área lumbar1.
  • Análisis de orina: para detectar la presencia de sangre, cristales y otras sustancias que pueden relacionarse con la formación de cálculos1.
  • Pruebas de imagen1:

 

    • Radiografía simple: pueden detectar algunos cálculos. Los cálculos de ácido úrico pueden no ser visibles con esta prueba.
    • Ultrasonido renal: Se utilizan ondas sonoras para crear imágenes de los riñones, observándose los cálculos.
    • Tomografía computarizada (TC) abdominal: es de los más precisos, proporciona imágenes detalladas en 3D de los riñones y las vías urinarias, lo que permite una evolución precisa del tamaño, ubicación y composición de los cálculos.
    • Resonancia magnética (RM) urográfica: para aquellos pacientes que es necesario evitar la exposición a radiación.
    • Ecografía del riñón.

 

Complicaciones:

Cuando un cálculo obstruye total o parcialmente el flujo de orina, puede causar un aumento en la presión del sistema urinario, lo que aumenta el riesgo de infección y daño renal. Otra complicación más grave de la obstrucción durante un tiempo prolongado es la hidronefrosis, que consiste en la dilatación anormal del riñón debido a la acumulación de orina. Si no se trata adecuadamente, podría causar daño irreversible al riñón2.

Los cálculos irritan el revestimiento de las vías urinarias o interfieren con el vaciado completo de la vejiga, lo que facilita la proliferación de bacterias y microorganismos, lo que aumenta la probabilidad de una infección. Las ITU asociadas con la litiasis renal pueden ser más difíciles de tratar y pueden requerir un tratamiento antibiótico prolongado para prevenir complicaciones adicionales, como la septicemia2.

Los cálculos recurrentes pueden causar daño progresivo a los riñones y aumentan el riesgo de desarrollar enfermedad renal crónica a largo plazo. Además, algunos tipos de cálculos renales están asociados con trastornos metabólicos subyacentes, como la hipercalciuria o la acidosis tubular renal, que pueden requerir tratamiento adicional para prevenir la formación recurrente de cálculos y proteger la función renal a largo plazo2.

Tratamiento:

Los objetivos del tratamiento son aliviar los síntomas y prevenir complicaciones futuras. La estrategia de tratamiento varía según el tipo de cálculo y la gravedad de los síntomas3,7.

Se recomienda consumir entre 6 y 8 vasos de agua al día para mantener una alta producción de orina. En los casos más graves, pueden requerir administración de líquidos intravenosos7.

Tratamiento farmacológico: los analgésicos pueden ser útiles para controlar el dolor del cólico renal. Hay medicamentos indicados para ayudar a disolver el cálculo o prevenir su formación como: alopurinol (para cálculos de ácido úrico), antibióticos (para cálculos de estruvita), diuréticos, soluciones de fosfato, bicarbonato de sodio y citrato de sodio (que alcalinizan la orina)7.

La cirugía se utiliza para cálculos grandes que no pueden ser expulsados por sí solos, cálculos en crecimiento o que obstruyen el flujo de orina y causan infección o daño renal7.

Los procedimientos quirúrgicos cada vez son menos invasivos7:

  • La litotricia extracorpórea por ondas de choque se utiliza para la eliminación de cálculos pequeños, hasta 12 milímetros, ubicados cerca del riñón. Se rompen los cálculos y después se eliminan a través de la orina.
  • La nefrolitotomía percutánea se utiliza para cálculos grandes que se encuentran en el riñón o cerca.
  • La ureteroscopia se utiliza para cálculos en vías urinarias inferiores.
  • La cirugía abierta puede ser necesaria si otros métodos no son viables.

 

CONCLUSIONES

La litiasis renal afecta a un gran número de personas en todo el mundo y puede causar un gran impacto en la calidad de vida de los pacientes. La enfermería desarrolla un papel muy importante en la educación y la promoción de la salud para la prevención de la litiasis renal, esto incluye hábitos de vida saludables, hidratación adecuada, promoción de actividad física regular y alimentación adecuada.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Glenn Preminger M. Cálculos en las vías urinarias [Internet]. Manual MSD. Abril 2023 [citado marzo 2024]. Disponible en: https://www.msdmanuals.com/es-es/hogar/trastornos-renales-y-del-tracto-urinario/c%C3%A1lculos-en-las-v%C3%ADas-urinarias/c%C3%A1lculos-en-las-v%C3%ADas-urinarias
  2. Gómez Ayala A-E. Litiasis renal. Farm Prof (Internet) [Internet]. 2008 [citado el 3 de marzo de 2024];22(2):44–7. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-articulo-litiasis-renal-13116003
  3. Türk C., Knoll T., Petrik A., Sarica K., Seitz C., Straub M., Traxer O. Guía clínica sobre la urolitiasis [Internet]. European Association of Urology. Abril 2010 [Citado marzo 2023]. Disponible en: https://aeu.es/userfiles/urolitiasis.pdf
  4. García-Perdomo HA, Solarte PB, España PP. Fisiopatología asociada a la formación de cálculos en la vía urinaria. Rev Urol Colomb [Internet]. 2016;25(2):109–17. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1016/j.uroco.2015.12.012
  5. Miller NL, Evan AP, Lingeman JE. Pathogenesis of renal calculi. Urol Clin North Am [Internet]. 2007;34(3):295–313. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0094014307000468
  6. Lizarazo J. Cálculos Renales [Internet]. Fcv.org. Octubre 2020 [citado el 3 de marzo de 2024]. Disponible en: https://www.fcv.org/co/c/calculos-renales

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos