Tratamiento de fisioterapia en la radiculopatía cervical.

8 febrero 2024

AUTORES

  1. Alba Climent Canalejas. Fisioterapeuta en la Comunidad de Madrid.
  2. Jonatan Fortit García. Médico de Familia y Comunitaria en Zaragoza.
  3. Paula Vela Martín. Fisioterapeuta en la Comunidad de Madrid.
  4. Marta Puyal Barcelona. Fisioterapeuta Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.
  5. María Luz Rodríguez Paños. Fisioterapeuta en SERMAS.
  6. Assia Achkir El Azzouzi. Residente de Microbiología, R2 en Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.

 

RESUMEN

La radiculopatía cervical se produce por una disfunción de los nervios cervicales y se suele producir por múltiples consecuencias que provocan limitación e incapacidad funcional. El tratamiento para esta patología puede ser conservador o quirúrgico. La tracción cervical reduce el dolor de cuello y mejora la movilidad, pero los efectos terapéuticos no están claros. La manipulación cervical no tiene evidencia de alta calidad. La tracción mecánica complementada con ejercicio disminuye el dolor y la tracción mecánica junto con movilización y ejercicios también disminuye el dolor en comparación con la tracción manual, movilización segmentaria y ejercicios. La tracción cervical mecánica junto con el programa de tratamiento multimodal de terapia manual y ejercicio no produce un beneficio adicional significativo para el dolor, la función o la discapacidad.

PALABRAS CLAVE

Radiculopatía cervical, terapia manual, tracción mecánica, ejercicio.

ABSTRACT

Cervical radiculopathy is caused by a dysfunction of the cervical nerves and is usually produced by multiple consequences that cause functional limitation and disability. Treatment for this pathology can be conservative or surgical. Cervical traction reduces neck pain and improves mobility, but the therapeutic effects are nuclear. Cervical manipulation does not have high quality evidence. Mechanical traction supplemented with exercise decreases pain, and mechanical traction along with mobilization and exercise also decreases pain compared with manual traction, segmental mobilization, and exercise. Mechanical cervical traction along with a multimodal treatment program of manual therapy and exercise does not produce significant additional Benefit for pain, function or disability.

KEY WORDS

Cervical radiculopathy, therapy manual, mechanical traction, exercise.

INTRODUCCIÓN

La radiculopatía cervical (RC) se trata de un trastorno neurológico que afecta a 83 de cada 100.000 personas anualmente, con una prevalencia en hombres entre los 50 – 60 años1. Este trastorno se produce como consecuencia de una disfunción de las raíces nerviosas provenientes de la médula espinal de la columna cervical2 (con frecuencia se ven afectadas las raíces de C6 y C7, pero puede ocurrir a cualquier nivel de la columna cervical3, por el pinzamiento e inflamación de la raíz nerviosa. Esto último puede venir provocado por el estrechamiento del foramen intervertebral (ya sea por inflamación, degeneración, o ambas), que es, a su vez, una de las patologías ligadas a la RC. Aunque también se puede producir como consecuencia a una hernia de disco, espondilosis, inestabilidad, traumas o tumores cigapofisarios, que tienen en común la ocupación de espacio4,5.

Los signos y síntomas más comunes de la RC incluyen dolor en el cuello que se extiende hacia las extremidades superiores, parestesia o entumecimiento, y debilidad. También puede aparecer dolor escapular, de cabeza o de cuello. Todo ello provoca una limitación e incapacidad funcional acompañada de alteraciones de la sensibilidad, la fuerza motora y el arco reflejo en el trayecto del nervio afectado, dificultando así la realización de las actividades de la vida diaria (AVD)2.

El tratamiento de la RC puede abordarse de manera conservadora o quirúrgica8, pero puesto que la cirugía presenta muchos riesgos, sólo se plantea cuando el tratamiento conservador resulta ineficaz9. Dentro del tratamiento conservador encontramos un amplio abanico de técnicas con beneficios muy variados, desde diferentes tipos de tracciones, pasando por la terapia manual y los protocolos de ejercicios.

OBJETIVO

El objetivo es comparar los diferentes ensayos clínicos sobre RC y comprobar la efectividad de los diferentes tratamientos existentes.

MÉTODO

La búsqueda se realiza en las bases de datos Pubmed y PEDro.

Pubmed:

La estrategia de búsqueda contiene los términos Cervical radiculopathy, therapy manual, mechanical traction, exercise.

PEDro:

A través de búsqueda avanzada se seleccionó que en abstract y título apareciera Cervical Radiculopathy; therapy: stretching, mobilization, manipulation, massage; body part: head or neck; y publicados desde 2005.

Como resultado aparecieron 38 artículos, entre los cuales, los encontrados en Pubmed. Por lo tanto, de esta base de datos no seleccionamos ningún artículo.

RESULTADOS

La búsqueda inicial de la base de datos identificó 89 archivos y 1 adicional obtenido por búsqueda manual. Hubo 83 archivos después de la eliminación de duplicados. 60 archivos fueron excluidos después de que los títulos y resúmenes fueron revisados por relevancia, y 7 artículos fueron inicialmente considerados para su inclusión. Los artículos de texto completo de los 7 estudios fueron revisados. De estos, 6 estudios cumplieron los criterios para la inclusión en la revisión. Se excluyó 1 estudio debido a mala calidad.

CARACTERÍSTICAS DE LOS ESTUDIOS INCLUIDOS:

Cui et al.12 estudian pacientes (n = 322*) mujeres y hombres con una edad media de 44,1 ± 12.2 años (en SCM) y 44,44 ± 11.6 años (en tracción); la duración de los síntomas en SCM es de 96 ± 184 y en Tracción 97 ± 156. Los criterios de inclusión fueron dolor o rigidez de cuello al menos durante 2 semanas, síntomas del cuello reproducibles durante el examen físico, dolor de cuello en EVA 30 mm, radiación del brazo distal al codo y al menos 1 prueba positiva de las siguientes: provocación de dolor en el cuello o brazo por movimientos de cuello, prueba de tracción del plexo braquial; prueba de compresión foraminal; prueba de separación foraminal; cambios sensoriales en 1 o más dermatomas adyacentes; o debilidad muscular en 1 o más miotomas adyacentes.

Jellad et al.13 estudian pacientes (n = 39*) mujeres y hombres con una edad media de 41,6 ± 8 años; la duración de los síntomas es muy variable, ya que, para el dolor de cuello, los pacientes del grupo A (o tracción cervical manual) observaron una disminución del dolor al cabo de un mes, aunque no mejoró a los 3 y 6 meses. En el grupo B (o tracción mecánica) la mejoría en el dolor de cuello fue estable desde el final del programa de tratamiento hasta los 3 meses. En el grupo C (o “sin tracción”) no hubo cambios en cuanto al dolor de cuello, tanto durante como después del tratamiento. En el dolor radicular la duración de los síntomas para el grupo A disminuyó a los meses. En el grupo B hubo una mejoría continua hasta los 6 meses después del tratamiento. En el grupo C el dolor disminuyó a un mes y aumentó a los 3 y 6 meses; los criterios de inclusión fueron: RC con una evolución de 3 meses, la participación del nervio espinal con hernia de disco (HD) y / o la degeneración del disco intervertebral confirmado por diagnóstico de imagen (TC y / o RM) y resultados clínicos.

Fritz et al.14 estudian pacientes (n = 86*) mujeres y hombres con una edad media de 46,9 ± 10,7 años; la duración media de los síntomas fue de 53 días en 33 pacientes (38,4%) con una duración de los síntomas superior a seis semanas y 11 (12,8) en la que los síntomas les duraron más de un año; los criterios de inclusión fueron: dolor de cuello con síntomas (dolor o entumecimiento) que se extiende distal a la articulación acromioclavicular o caudal al borde superior de la escápula, edad entre 18 y 70 años y una puntuación del Índice de incapacidad cervical (NDI) de 10 o más (escala de 0-100).

Langevin et al.15 estudian pacientes (n = 36*) mujeres y hombres con una edad media de 47,8 ± 11,3 años (en el grupo comparación) y 42,8 ± 10,4 años (en el grupo experimental); la duración de los síntomas en los dos grupos obtuvo una mejoría en la puntuación NDI, desde el principio hasta la cuarta y octava semana. Ambos grupos obtuvieron resultados favorables en cuanto al dolor, discapacidad y mejoría del paciente; los criterios de inclusión fueron: 18-65 años, dolor, parestesia o entumecimiento en una extremidad superior, dolor cervical o periescapular de menos de 3 meses de duración, al menos 1 signo neurológico de una lesión de neurona motora inferior en una raíz nerviosa, respuesta positiva a, al menos, 3 de las 4 pruebas clínicas. Se excluyeron 32 pacientes por no cumplir criterios de elección.

Urrehman et al.16 estudian pacientes (n = 36*) mujeres y hombres con una edad media de 45,78 años; la duración de los síntomas, muestra que los pacientes que fueron tratados con tracción mecánica tuvieron un dolor de media pre 6,26 y post 1.43, y la discapacidad media pre de 24.43 y post 7.26. Sin embargo, el grupo de tracción manual obtuvo una media de dolor pre 6.8, post de 3.85 y de discapacidad pre 21.92 y post 12.19; los criterios de inclusión fueron: pacientes con síntomas de radiculopatía cervical de entre 20 – 70 años; los criterios de exclusión fueron: antecedentes de trauma, dolor en cuello sin radiculopatía, menores de 20 años, mayores de 70 años.

Young et al.17 estudian pacientes (n = 81*) mujeres y hombres con una edad media de 47,8 ±9,9 años (para el grupo de tracción) y 46,2 ± 9,4 años (para el grupo sin tracción); la duración de los síntomas: ≤ 3 meses, en el grupo de tracción MTEX 27 (60) y en el grupo MTEX 15 (42); los criterios de inclusión fueron la edad que oscila entre los 18 y 70 años, dolor unilateral en la extremidad superior, parestesias, entumecimiento, prueba de spurling, prueba de distracción, prueba de tensión de los miembros superiores, prueba de rotación cervical ipsilateral < 60; los criterios de exclusión fueron: historia de cirugía anterior cervical o torácica, síntomas bilaterales de la extremidad superior, signos o síntomas de la enfermedad de la neurona motora superior, red flags médicas, infiltraciones de columna cervical (esteroides) en las últimas dos semanas, uso actual de medicamentos esteroides recetados para los síntomas de radiculopatía.

Grupos (Intervención y comparación)

Cui et al.12 comparan la efectividad de las manipulaciones cervicales estilo Shi (SCM) frente a la tracción mecánica cervical (MCT) en pacientes con RC.

Grupo intervención: recibe SCM (n= 161).

Las SCM están basadas en amasamientos, balanceos, tracciones, torsión, frotación y relajación con rotaciones, de cuello y extremidades superiores, con 3 – 6 repeticiones, o con duraciones de 30 segundos (dependiendo de la técnica).

Grupo control: recibe MCT (n= 161).

MCT continua durante 20 minutos, con fuerzas de tracción que aumentan progresivamente de 6kg a un máximo de 10kg.

Ambos reciben analgésicos durante las 2 primeras semanas (por recomendación médica y cuando EVA > 70 mm).

Jellad et al.13 evalúan el efecto de la tracción cervical intermitente manual o mecánica en pacientes con RC.

Grupos A: recibe rehabilitación “estándar” y tracción manual intermitente (n=13).

El programa rehabilitación “estándar” está basado en: alivio del dolor (US, infrarrojo y masaje); movilización cervical y fortalecimiento mediante contracciones isométricas de los músculos flexores y extensores; seguidas de estiramiento; y auto-expansión para los músculos espinales.

La tracción manual intermitente se realiza con 20 repeticiones de 20” de tracción/10” descanso, aplicando una fuerza de 6kg (medida previamente con dinamómetro y corresponde a la fuerza que puede realizar el fisioterapeuta sin experimentar fatiga importante).

Grupo B: recibe rehabilitación estándar y tracción mecánica (n=13).

Recibe el mismo programa de rehabilitación “estándar” anteriormente explicado.

La tracción mecánica se realiza con los pacientes en decúbito supino mediante sistemas de poleas que consta de 2 pull-ups durante 25’, con 10’ de descanso entre cada uno. La fuerza aplicada aumenta progresivamente de 5 – 12kg.

Grupo C: recibe 12 sesiones de rehabilitación “estándar” (n=13).

Recibe 3 sesiones por semana.

Fritz et al.14 evalúan la efectividad de la tracción cervical y el ejercicio en pacientes con RC.

Grupo de ejercicio solo (n= 28).

Programa de ejercicio activo formado por: fortalecimiento escapular y fortalecimiento cervical. El fortalecimiento escapular incluye: abducción horizontal; flexión; y extensión. 3 series de 10 repeticiones (con resistencia dependiendo de los pacientes). El fortalecimiento cervical incluye: flexión craneal cervical en decúbito supino (10 contracciones de 10”); flexión cervical en decúbito supino (3 series de 15 repeticiones); flexión cervical en sedestación (30 repeticiones de 10”). Posibilidad de añadir retracción escapular contra resistencia con bandas elásticas.

Grupo de ejercicio más tracción mecánica (n= 31).

Reciben el programa de ejercicios anterior, además de tracción mecánica intermitente, con una duración total de la misma de 15’. Los pacientes en decúbito supino. El ángulo de tracción es de 15˚ de flexión cervical. 60” de tracción/20” de descanso, con una fuerza de tracción inicial de 5,44kg que aumenta progresivamente en función de los pacientes. La fuerza de tracción ejercida durante el descanso corresponde con el 50% de la fuerza de tracción ejercida durante la propia tracción. Tras finalizar permanecen en decúbito supino 2’.

Grupo de ejercicio más tracción sobre la puerta (n= 27).

Reciben el programa de ejercicios anterior, además de tracción mediante un dispositivo de tracción Overdoor durante 15’ a lo largo las sesiones de tratamiento y en sus domicilios los días entre sesiones. Los pacientes en sedestación frente a la puerta, reciben fuerzas de tracción inicial que oscilan entre 3,63 – 5,44 kg, hasta un máximo de 9,07 kg. Tras finalizar permanecen en sedestación 2’.

Langevin et al.15 comparan dos programas de rehabilitación intervertebral en pacientes con RC.

Grupo experimental (EXP): terapia manual y programa de ejercicios dirigidos a aumentar el tamaño del foramen intervertebral (FIV) de la raíz nerviosa afectada (n=18).

Reciben técnicas de terapia manual aplicadas por un fisioterapeuta: rotaciones, deslizamiento lateral en punto neutro, deslizamiento posteroanterior, deslizamiento posteroinferior medial o deslizamiento anterosuperior anterior. 10 repeticiones de 30 segundos. Seguido de una tracción cervical manual 5’. 8 sesiones durante 4 semanas.

Reciben un programa de 3 ejercicios domiciliarios: (1) ejercicios de fortalecimiento para los flexores profundos del cuello, (2) ejercicios de extensión axial, y (3) 1 ejercicio seleccionado por el fisioterapeuta, basado en las deficiencias del paciente (movilidad del ROM activo torácico o cervical, fortalecimiento de la extensión cervical o fortalecimiento escapular). Además de consejos posturales.

Grupo comparación (COM): terapia manual y programa de ejercicios sin objetivo de aumentar el FIV del nivel y el lado afecto (n= 18).

8 sesiones durante 4 semanas.

Reciben el mismo programa de rehabilitación que el grupo COM, con 2 excepciones: (1) de las 4 técnicas de movilización que forman las sesiones, 2 están destinadas a aumentar el tamaño del foramen intervertebral (FIV) en el mismo lado y al mismo nivel de la radiculopatía (movilización de rotación global contralateral y deslizamiento lateral ipsilateral en una posición flexionada); y (2) el tercer ejercicio del programa domiciliario es la rotación de la columna cervical en dirección contralateral al lado afecto, 10 repeticiones, 10 veces al día (es un movimiento que aumenta el tamaño del FIV.

Urrehman et al.16 evalúan los efectos de la tracción mecánica frente a la tracción manual combinadas con movilización segmentaria y terapia de ejercicio en pacientes con RC.

Grupo A: tracción mecánica, movilización segmentaria y terapia con ejercicios (n= 15).

Reciben la tracción mecánica en decúbito supino, 10” de tracción / 5” de descanso, durante 10’. La fuerza de tracción se corresponde con el 10 – 15% del peso corporal de cada paciente.

La movilización de los segmentos C3 – C7 se realiza en decúbito prono mediante deslizamientos mantenidos 5”, 10 repeticiones.

Los ejercicios domiciliarios se basan en estiramientos y estiramientos isométricos activos en el rango de movimiento.

Grupo B: tracción manual, movilización segmentaria y terapia con ejercicios (n= 21).

Reciben tracción manual en decúbito supino con 25º de flexión cuello, 10” de tracción / 5” de descanso; 10 repeticiones.

La movilización segmentaria y los ejercicios domiciliarios son los mismos que para el primer grupo.

Young et al.17 examinan los efectos de la terapia manual y el ejercicio, con o sin adición de tracción cervical en pacientes con RC.

Grupo MTEXTracción: terapia manual, ejercicio y tracción cervical intermitente (n=45).

7 visitas de tratamiento durante 4,2 semanas.

La terapia manual recibida consiste en manipulación con impulso a alta/baja velocidad (sobre las espinas torácicas superior y media a los segmentos espinales hipomóviles) o sin impulso (deslizamiento posteroanteriores en decúbito prono; y retracciones, rotaciones, deslizamientos laterales ULTT1), 30” o 15-20 repeticiones.

El ejercicio consiste en: retracción cervical, extensión cervical, fortalecimiento del flexor cervical profundo y fortalecimiento escapular.

Los pacientes en decúbito prono con 15˚ de flexión cervical reciben tracción mecánica intermitente durante 15 min, con 5” de tracción / 10” de descanso. La fuerza de tracción inicial es de 9,1kg (o el 10% del peso corporal del paciente), y aumenta 0,91-2,27 kg en cada visita, llegando a una fuerza de tracción máxima de 15,91 kg.

Reciben además un programa de ejercicios para casa (incluyen uno o más de los ejercicios utilizados en el protocolo de tratamiento).

Grupo MTEX: terapia manual, ejercicio y simulacro de tracción cervical intermitente (n=36).

7 visitas de tratamiento durante 4,2 semanas.

Reciben el mismo protocolo de terapia manual y ejercicios (de sesiones y domiciliarios).

La tracción simulada recibida se realiza de la misma forma que la descrita anteriormente pero sólo se aplican 2,27 kg.

DISCUSIÓN

En el estudio de Cui et al., se afirma que la tracción cervical redujo significativamente el dolor en el cuello y el brazo, además de la función nerviosa y la movilidad del cuello. La manipulación cervical se puede utilizar para aliviar el dolor, aumentar la movilidad cervical y mejorar la discapacidad de los pacientes que sufren dolor de cuello, aunque los autores de este estudio dicen que no hay evidencia de alta calidad para la efectividad de la terapia manipulativa para el tratamiento de la RC. Aunque hubo algunos informes de casos de tracción para RC, que daban buenos resultados, los efectos terapéuticos de la tracción siguen siendo controvertidos12.

En el estudio de Jellad et al., la rehabilitación convencional con tracción manual con tracción mecánica intermite obtuvieron una mejoría del dolor cervical, del dolor radicular y de la discapacidad al final del tratamiento en comparación con la rehabilitación convencional únicamente13.

En el estudio de Fritz et al., la tracción mecánica junto con ejercicio para los pacientes con RC resultó en una menor discapacidad y dolor, particularmente en los seguimientos a largo plazo14.

En el estudio de Langevin et al., hubo mejoras significativas para los dos grupos. La proporción de éxito no tuvo cambios significativos entre los grupos en la semana 4 y en la semana 815.

En el estudio de Urrehman et al., la tracción mecánica, junto con movilización segmentaria y ejercicios mejoró el dolor y la discapacidad en comparación con la tracción manual, movilización segmentaria y ejercicios (16).

En el artículo de Young et al., la adición de la tracción cervical mecánica a un programa de tratamiento multimodal de terapia manual y ejercicio no produce un beneficio adicional significativo para el dolor, la función o la discapacidad en pacientes con radiculopatía cervical17.

 

CONCLUSIONES

Existe diversidad de tratamientos conservadores para la radiculopatía cervical, los cuales no presentan resultados significativos entre los grupos de estudio. Hoy en día, no hay un tratamiento convencional que logre mejorar significativamente la radiculopatía cervical. La evidencia sobre el tema es escasa y se motiva a realizar más estudios con mayor número de muestra y con un seguimiento más largo en el tiempo.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Radhakrishnan K, Litchy WJ, O’Fallon WM, Kurland LT. Epidemiology of cervical radiculopathy. A population-based study from Rochester, Minnesota, 1976 through 1990. Brain J Neurol. abril de 1994;117 (Pt 2):325-35.
  2. Bogduk N. The anatomy and pathophysiology of neck pain. Phys Med Rehabil Clin N Am. agosto de 2011;22(3):367-382, vii.
  3. Woods BI, Hilibrand AS. Cervical radiculopathy: epidemiology, etiology, diagnosis, and treatment. J Spinal Disord Tech. junio de 2015;28(5):E251-259.
  4. Caridi JM, Pumberger M, Hughes AP. Cervical radiculopathy: a review. HSS J Musculoskelet J Hosp Spec Surg. octubre de 2011;7(3):265-72.
  5. Korhonen T, Karppinen J, Paimela L, Malmivaara A, Lindgren KA, Järvinen S, et al. The treatment of disc herniation-induced sciatica with infliximab: results of a randomized, controlled, 3-month follow-up study. Spine. diciembre de 2005;30(24):2724-8.
  6. Fast A, Parikh S, Marin EL. The shoulder abduction relief sign in cervical radiculopathy. Arch Phys Med Rehabil. mayo de 1989;70(5):402-3.
  7. Wainner RS, Fritz JM, Irrgang JJ, Boninger ML, Delitto A, Allison S. Reliability and diagnostic accuracy of the clinical examination and patient self-report measures for cervical radiculopathy. Spine. 1 de enero de 2003;28(1):52-62.
  8. Van Geest S, Kuijper B, Oterdoom M, van den Hout W, Brand R, Stijnen T, et al. CASINO: Surgical or Nonsurgical Treatment for cervical radiculopathy, a randomised controlled trial. BMC Musculoskelet Disord. 14 de abril de 2014;15:129.
  9. Yoon SH. Cervical Radiculopathy. Phys Med Rehabil Clin N Am. 1 de agosto de 2011;22(3):439-46.
  10. Graham N, Haines T, Goldsmith CH, Gross A, Burnie S, Shahzad U, et al. Reliability of 3 assessment tools used to evaluate randomized controlled trials for treatment of neck pain. Spine. 15 de marzo de 2012;37(6):515-22.
  11. Berger VW, Alperson SY. A General Framework for the Evaluation of Clinical Trial Quality. Rev Recent Clin Trials. mayo de 2009;4(2):79-88.
  12. Cui X-J, Yao M, Ye X-L, Wang P, Zhong W-H, Zhang R-C, et al. Shi-style cervical manipulations for cervical radiculopathy: A multicenter randomized-controlled clinical trial. Medicine (Baltimore). agosto de 2017;96(31):e7276.
  13. Jellad A, Ben Salah Z, Boudokhane S, Migaou H, Bahri I, Rejeb N. The value of intermittent cervical traction in recent cervical radiculopathy. Ann Phys Rehabil Med. noviembre de 2009;52(9):638-52.
  14. Fritz JM, Thackeray A, Brennan GP, Childs JD. Exercise only, exercise with mechanical traction, or exercise with over-door traction for patients with cervical radiculopathy, with or without consideration of status on a previously described subgrouping rule: a randomized clinical trial. J Orthop Sports Phys Ther. febrero de 2014;44(2):45-57.
  15. Langevin P, Desmeules F, Lamothe M, Robitaille S, Roy J-S. Comparison of 2 manual therapy and exercise protocols for cervical radiculopathy: a randomized clinical trial evaluating short-term effects. J Orthop Sports Phys Ther. enero de 2015;45(1):4-17.
  16. Urrehman SS. Comparison between effectiveness of Mechanical and Manual Traction combined with mobilization and exercise therapy in Patients with Cervical Radiculopathy. Pak J Med Sci [Internet]. 31 de diciembre de 1969 [citado 21 de noviembre de 2017];32(1). Disponible en: http://pjms.com.pk/index.php/pjms/article/view/8923
  17. Young IA, Michener LA, Cleland JA, Aguilera AJ, Snyder AR. Manual therapy, exercise, and traction for patients with cervical radiculopathy: a randomized clinical trial. Phys Ther. julio de 2009;89(7):632-42.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos