Uso del cacahuete durante el trabajo de parto

2 enero 2024

 

AUTORES

  1. Claudia Salete García. Matrona en el Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.
  2. Ana María García-Belenguer Monton. Matrona en el Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.
  3. Lorena Ordovás Rodríguez. Matrona en el Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.
  4. Ana Ricón Bona. Enfermera en el Servicio de Neurocirugía del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza.

 

RESUMEN

El dolor durante el parto constituye uno de los principales objetivos en la atención obstétrica. Es multifactorial y varía entre las mujeres. La mayoría solicita analgesia, y las opciones incluyen métodos farmacológicos y no farmacológicos. La analgesia epidural es comúnmente elegida, pero se asocia con una mayor duración del parto y tasas de parto vaginal instrumentado. Se sugiere que el uso del peanut ball o cacahuete, una alternativa no invasiva y rentable, puede facilitar la movilidad y posiciones durante el trabajo de parto, incluso en situaciones que requieren permanecer en la cama. Esta intervención, respaldada por prácticas basadas en la evidencia, podría contribuir a una reducción en la duración del trabajo de parto y al aumento de tasas de parto vaginal.

 

PALABRAS CLAVE

Trabajo de parto, cacahuete, dolor, analgesia.

 

ABSTRACT

Pain during childbirth is a primary focus in obstetric care. It is multifactorial and varies among women. The majority of them request analgesia, and options include both pharmacological and non-pharmacological methods. Epidural analgesia is commonly chosen but is associated with prolonged labor and instrumental vaginal delivery rates. It is suggested that the use of the peanut ball, a non-invasive and cost-effective alternative, can facilitate mobility and positions during labour, even in situations requiring bed rest. This intervention, supported by evidence-based practices, could contribute to a reduction in the duration of labor and an increase in rates of vaginal delivery.

 

KEY WORDS

Labour, peanut ball, pain, analgesia.

 

INTRODUCCIÓN

El dolor de parto constituye uno de los principales objetivos en la atención obstétrica. Se trata de un dolor de origen multifactorial y está influido por la experiencia de cada mujer, sus expectativas y la presencia o no de apoyo social1.

El dolor de parto presenta una gran variabilidad. El 20% de las mujeres se refieren a él como insoportable, el 30% como severo, el 35% como moderado y únicamente el 15% lo describen como mínimo 2.

La mayoría de las mujeres demandan analgesia durante el parto. Las intervenciones de tratamiento del dolor incluyen métodos farmacológicos y no farmacológicos.

Los métodos farmacológicos incluyen la analgesia epidural, el óxido nitroso y el remifentanilo. En nuestro medio, la mayoría de mujeres optan por la analgesia epidural y refieren menos dolor que las mujeres que no reciben este método. La analgesia epidural proporciona un alivio efectivo del dolor, aunque aumenta la duración del parto y las tasas de parto vaginal instrumentado1,3,4.

Por otro lado, los métodos no farmacológicos para aliviar el dolor durante el parto pueden emplearse como tratamiento principal o como coadyuvante a las terapias farmacológicas. Se consideran métodos seguros e incluyen técnicas de relajación como yoga o musicoterapia, masaje, aromaterapia, acupuntura, hidroterapia, estimulación nerviosa eléctrica transcutánea, fitball o peanut ball1,2.

El peanut ball o cacahuete hace referencia a una pelota curva con una circunferencia más estrecha en el centro en comparación con los extremos que se coloca entre las rodillas de la mujer en decúbito lateral o supino, con el objetivo de ampliar los diámetros de la pelvis. Se trata de replicar los movimientos fitball o pelota de parto y no requiere un soporte constante para mantenerlo. Para establecer la posición vertical deseada para facilitar un progreso exitoso durante el trabajo de parto, es posible ubicar el cacahuete entre las piernas de la mujer, especialmente cuando, por requerimientos del proceso de parto, la mujer necesita permanecer en la cama. Para asegurar la posición del cacahuete, se utiliza una almohada detrás de las caderas de la mujer, brindando soporte adicional a sus piernas1,5,6.

OBJETIVO

Realizar una búsqueda bibliográfica sobre las funciones del cacahuete en el parto y promover su uso en centros hospitalarios.

 

MATERIAL Y MÉTODO

Para la realización de este artículo, se ha llevado a cabo una revisión bibliográfica en las bases de datos Pubmed, Sciencedirect y Scielo. Se seleccionaron aquellos artículos publicados en los últimos 10 años, en inglés o español y cuyo texto estuviera completo.

 

RESULTADOS

Se puede dividir el parto en dos etapas, las cuales se pueden clasificar según el origen del dolor. Durante la primera etapa el dolor se caracteriza por ser de tipo visceral, continuo y penetrante. Su principal causa es la dilatación del cérvix, del segmento uterino inferior y del cuerpo del útero y está directamente relacionado con la intensidad de las contracciones. Durante la segunda etapa, el dolor es de tipo somático, intenso y localizado. Se asocia al periodo expulsivo, donde la cabeza presiona la zona pélvica y genital7.

Los métodos de alivio del dolor en el parto se deben adaptar a los deseos, las necesidades y las circunstancias de cada mujer, así como a la duración prevista del trabajo de parto, el estado del feto y cualquier estimulación o inducción del trabajo de parto2,6.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda favorecer la movilidad y las posiciones verticales para evitar el estancamiento de la primera etapa del trabajo de parto y disminuir en la medida de lo posible el riesgo de terminar en una cesárea. Además, en la actualidad se objetiva una tendencia hacia la inducción del trabajo de parto lo que dificulta la adopción de cambios posturales durante el parto. Por eso, incluso si las circunstancias del parto obligan a la madre a permanecer acostada, es esencial realizar cambios frecuentes en las posiciones maternas para facilitar la movilidad de la pelvis y la rotación fetal8. La utilización de la fitball o el cacahuete se consideran intervenciones efectivas para superar este desafío y fomentar la adopción de diversas posiciones durante el trabajo de parto5.

Una de las principales ventajas del uso del cacahuete es su rentabilidad, pues se trata de un método económico y no invasivo elaborado con plástico, por lo que puede ser esterilizado y utilizado múltiples veces. Además, las mujeres que deseen analgesia epidural también se pueden beneficiar de este método1.

La aplicación de prácticas basadas en la evidencia puede ayudar a disminuir la duración del trabajo de parto y fomentar el parto vaginal. La salud de la madre y el recién nacido se ve favorecida cuando el parto vaginal transcurre sin complicaciones. En consecuencia, en caso de verificar los efectos positivos de esta técnica, el uso del cacahuete puede ser considerado para reducir la duración del trabajo de parto y aumentar las tasas de parto vaginal1,9.

Tras la búsqueda bibliográfica realizada se evidencia que el cacahuete es una herramienta económica y no invasiva que puede ser esterilizada y reutilizarse. Permite la relajación del suelo pélvico y facilita la rotación de la cabeza del feto y modera la urgencia de pujar. Además, el empleo de esta técnica puede tener un impacto positivo en los resultados maternos y neonatales.

 

CONCLUSIONES

El uso del cacahuete en el parto es recibido de manera positiva por las mujeres ya que se trata de un método de intervención no invasivo, cómodo y potencialmente preventivo de complicaciones. A pesar de que los estudios son todavía limitados, se insta a realizar más investigaciones sobre este método y ampliar su uso y formación a profesionales sanitarios.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Ahmadpour P, Mohammad-Alizadeh- Charandabi S, Doosti R, Mirghafourvand M. Use of the peanut ball during labour: A systematic review and meta-analysis. Nurs Open. 2021;8:2345–2353.
  2. Martínez JM, Delgado R. Nivel de dolor y elección de analgesia en el parto determinada por la realización maternal. Rev Chil OBstet Ginecol. 2013; 78 (4): 293-297.
  3. De Orange, F. A., Passini-Jr, R., Melo, A. S., Katz, L., Coutinho, I. C., & Amorim, M. M. (2012). Combined spinal-epidural anesthesia and non-pharmacological methods of pain relief during normal childbirth and maternal satisfaction: A randomized clinical trial. Revista da Associação Médica Brasileira, 58, 112–117.
  4. Zuarez-Easton S, Erez O, Zafran N, Carmeli J, Garmi G, Salim R. Pharmacologic and nonpharmacologic options for pain relief during labor: an expert review. Am J Obstet Gynecol. 2023;228(5S):S1246-S1259. doi:10.1016/j.ajog.2023.03.003.
  5. Tussey, C. M., Botsios, E., Gerkin, R. D., et al. (2015). Reducción del uso de la epidural mediante el uso de una bola de ejercicios durante el trabajo de parto. American Journal of Obstetrics & Gynecology, 212(4), 511.e1-511.e6.
  6. Borges Damas L, Sánchez Machado R, Domínguez Hernández R, Sixto Pérez A. El parto humanizado como necesidad para la atención integral a la mujer. Rev Cubana Obstet Ginecol 2018. 44 (3): 1-12.
  7. Cortés F, Merino W, Bustos K. Percepción del dolor durante el trabajo de parto. Una revisión de los factores involucrados. Rev Chil Anest. 2020; 49: 614-624
  8. Kamath P, Pai M, Shenoy R, Karkada S, D’souza S, Noronha J. Effectiveness of a peanut ball device during labour on maternal and neonatal outcomes: protocol for a randomised controlled trial. F1000Res. 2022;11:717. Published 2022 Nov 21. doi:10.12688/f1000research.109537.2
  9. González García RM, Márquez Carrasco ÁM, Mera Domínguez S. Alternativas no farmacológicas a la analgesia epidural en el parto de bajo riesgo. Rev Enferm Docente. 2018; 110: 80-84.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos