Actuación de los profesionales sanitarios ante la violencia sexual

25 abril 2024

 

AUTORES

  1. Rocío Pérez Escorihuela. Residente de Enfermería Familiar y Comunitaria. Sector Alcañiz.
  2. Victoria Armengod Fandos. Residente de Enfermería Familiar y Comunitaria. Sector Alcañiz.
  3. Inés Velasco Serrat. Residente de Enfermería Familiar y Comunitaria. Sector Alcañiz.
  4. Leticia Ferrer Aguiló. Residente de Enfermería Familiar y Comunitaria. Sector Alcañiz.
  5. Sara Escorihuela Piquer. Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería. Hospital de Alcañiz.
  6. Marta Domingo Novella. Residente de Enfermería Familiar y Comunitaria. Sector Alcañiz.

 

RESUMEN

La violencia sexual hoy en día esta infradiagnosticada. Ha habido un aumento desde el año 2013 al año 2022 de un 113%, siendo las violaciones con penetración un aumento de un 153%. Un 13,7% reconoció que había sufrido violencia sexual a lo largo de su vida pero solo el 8% fue denunciado por la propia víctima. Existen varios tipos de violencia, observándose un aumento considerado en la ciberviolencia sexual (de un 7,5% en el 2018 a un 16,1% en el 2022). Las víctimas de la violencia sexual, no suelen denunciar, por ello los profesionales sanitarios tienen que estar atentos para identificar los indicadores de ésta y poder ofrecerles los recursos necesarios para ayudarlas. Las víctimas de las agresiones sexuales sufren diferentes consecuencias para su salud, psicológicas, físicas, sexual, social… se ha demostrado que existen factores protectores donde el personal sanitario podría actuar: calidad de la atención obtenida, apoyos y seguimientos posteriores, la credibilidad, el trato y el respeto. Para que los profesionales puedan dar un trato adecuado a la víctima deben de conocer el proceso y aprender las habilidades necesarias para ello.

PALABRAS CLAVE

Violencia sexual, agresión sexual, protocolo clínico.

ABSTRACT

Sexual violence today is underdiagnosed. There has been an increase from 2013 to 2022 of 113%, with penetrative rapes increasing by 153%. 13.7% acknowledged that they had suffered sexual violence throughout their lives, but only 8% were reported by the victim themselves. There are several types of violence, with a significant increase in sexual cyber violence observed (from 7.5% in 2018 to 16.1% in 2022). Victims of sexual violence do not usually report it, which is why health professionals have to be attentive to identify its indicators and be able to offer them the necessary resources to help them. Victims of sexual assault suffer different consequences for their health: psychological, physical, sexual, social… it has been shown that there are protective factors where health personnel could act: quality of care obtained, support and subsequent follow-ups, credibility, treatment and respect. In order for professionals to provide adequate treatment to the victim, they must know the process and learn the necessary skills to do so.

KEY WORDS

Sexual violence, sexual assault, clinical protocols.

DESARROLLO DEL TEMA

La violencia sexual es definida por la OMS como “todo acto sexual, tentativa de consumar un acto sexual, los comentarios o insinuaciones sexuales no deseados, o las acciones para comercializar o utilizar de cualquier otro modo la sexualidad de una persona mediante coacción por otra persona, independientemente de la relación de ésta con la víctima, en cualquier ámbito, incluidos el hogar y el lugar de trabajo, puede haber violencia sexual si la persona no está en condiciones de dar su consentimiento, como cuando está bajo los efectos del alcohol o estupefacientes, dormida o mentalmente incapacitada”1.

 

TIPOS2:

  • Agresión sexual: Es cualquier acto contra la libertad sexual de la otra persona  sin su consentimiento utilizando para ello la violencia o la intimidación.  La forma más grave de agresión sexual es la violación.

Violación: Agresión sexual consistente en acceso carnal por via vaginal, anal, o bucal o introducción de miembros corporales u objetos por alguna de las dos primeras vías a la víctima. También puede haber intento de violación.

  • El abuso sexual:  Es un atentado contra la libertad sexual de la persona en el que no se utiliza la violencia o la intimidación, pero si el engaño, la coacción o la sorpresa.  Puede incluir las caricias, proposiciones verbales explícitas, la penetración oral, anal y vaginal.  Se incluye a las mujeres con discapacidad y menores.
  • El acoso sexual: cualquier comportamiento verbal o físico de naturaleza sexual que tenga el propósito de atentar contra la dignidad de una persona.   Es la exigencia de favores de naturaleza sexual, en el que el acosar aprovecha una situación de superioridad, que puede ser laboral, docente o similar.
  • Ciberviolencia sexual: violencia sexual cometidas en el ámbito digital:
    • Grooming: Estrategia de un adulto para ganarse la confianza de un niño/adolescente a través de internet, con el propósito de abusar o explotar sexualmente a través del chantaje y la manipulación.
    • Pornovenganza: Distribución principalmente en internet, imágenes o videos sexualmente explícitos sin consentimiento para causar angustia, humillación o vergüenza.
    • Sextorsión: Extorsión sexual, chantaje en el cual alguien utiliza contenidos sexuales obtenidos de la víctima contra ella para obtener algo en contra de su voluntad, generalmente relacionado con la sexualidad, amenazando con su publicación.
    • Sexpreading: compartir o exponer imágenes íntimas de alguien sin su consentimiento
    • Ciberflashing: enviar contenidos sexuales no deseados por la víctima, los cuales no quiere recibir.
    • Deepfake pornográfico: utilizar la manipulación digital para crear material pornográfico falso a partir de una imagen de la víctima.
    • Happy slapping: grabación de una agresión física, verbal o sexual y su difusión online.
    • Otras formas de violencia sexual son: acoso callejero, trata con fines de explotación sexual, turismo sexual o contextos de prostitución, mutilación genital femenina, matrimonios forzosos.
    • Otro tipo de violencia sexual es la sumisión química, que es la utilización de agentes químicos para manipular la voluntad de las personas o modificar sus comportamientos con fines delictivos. La más frecuente es la vulnerabilidad química: es el consumo voluntario de sustancias incapacitantes (sobre todo alcohol) que el agresor aprovecha para su beneficio.

 

PREVALENCIA3:

La violencia sexual es un problema de salud pública que esta infradiagnosticada. Ha habido un aumento desde el año 2013 al año 2022 de un 113%, siendo las violaciones con penetración un aumento de un 153%.

Según la Macro Encuesta de Violencia Contra la Mujer del 20194 (última referencia) el 13,7% (2.802.914) de las mujeres mayores de 16 años residentes en España, han sufrido violencia sexual a lo largo de su vida.    Un 2,2% (453.371) mujeres han sido violadas alguna vez en su vida.

El 8,9% han sufrido violencia sexual de una pareja o expareja, y un 7,5% han sido violadas por una pareja o expareja. El 6,5% han sufrido violencia sexual de alguna persona con la que NO habían mantenido una relación de pareja.

Solo el 11,1% de las que sufrieron violencia sexual fuera de la pareja, ha denunciado (la propia mujer, otra persona, o institución), ascendiendo a un 16% en el caso de mujeres que han sufrido violación.  Si se tuviera en cuenta sólo las denuncias por la mujer agredida solo asciende al 8%.

Con estos datos se deduce que la violencia sexual es mayor en la pareja o ex parejas, y que la mayor parte de la violencia sexual no se denuncia.

Según el Ministerio de Interior en su informe sobre Delitos Contra la Libertad Sexual en España5 durante el año 2022 ha habido un incremento de delitos contra la libertad sexual.  La mayor ocurrencia de estos delitos se concentra en los meses de mayo a octubre y en viviendas.

Según el grupo de edad, la mayoría de los delitos son en menores (44,5%), situándose en el segundo grupo las personas de entre 18-30 años (31%) y las mayores de 30 años representan un 24,5%. Las poblaciones donde ocurren más delitos contra la libertad sexual con ajuste de tasas son: Islas Baleares, Ceuta, Canarias y Navarra.

Las víctimas son la mayoría mujeres (86%), siendo ¾ partes nacionales y el resto españolas. Cuando nos referimos a las violaciones las mujeres representan el 89,8%. El mayor número de víctimas de agresión con penetración son en el grupo de edad de 18-30 años, pero en las agresiones y abusos sexuales predominan los menores de edad.

El agresor estudiado contra un delito de libertad sexual es un varón, español entre 41-64 años de edad, sobre todo cuando las víctimas son menores. En la mayoría de las víctimas la relación es ninguna /desconocida.

Hay un aumento de ciberdelincuencia (72,6%) las víctimas son menores (84%) y los delincuentes son españoles entre 41-64 años o si es pornografía de menores son varones de 18-30 años.

También se ha notado un aumento de delitos sexuales cometidos por más de un agresor.

 

CONSECUENCIAS DE LA AGRESIÓN1:

La violencia sexual tiene graves consecuencias sobre la salud y en la vida de quienes la sufren.  Tienen consecuencias sobre diferentes dimensiones de la salud: física, mental, sexual y reproductiva, social y conductual.  Puede aparecer en la fase inmediata, aunque puede perdurar en el tiempo a medio y/o largo plazo, por ello puede ocurrir que acudan a los servicios de atención sanitaria aunque el episodio de violencia sexual haya sucedido en el pasado.

Las diferentes consecuencias para la salud de las violencias sexuales son las siguientes:

Resultados mortales:  Suicidio, muertes por aborto inseguro, muertes por infecciones de transmisión sexual, muertes relacionadas con el consumo de alcohol u otras sustancias utilizadas como estrategias para paliar el sufrimiento generado por la violencia sexual.

Salud física: heridas, fracturas, cicatrices, colon irritable, síntomas somáticos asociados al estrés.

Salud mental: Depresión, ansiedad, fobias, trastornos de conducta alimentaria, trastornos de pánico, psicosis, ideas suicidas, síntomas disociativos, dificultad en el sueño, abuso de alcohol, drogas o medicamentos.

Salud sexual y reproductiva: desgarros vaginales o anales, disfunción sexual, ETS, fistula traumática, embarazos no deseados, abortos, depresión postparto.

Social: Aislamiento y desconexión sexual, ruptura de la confianza con las demás personas, especialmente de los hombres, pérdida de la sensación de la seguridad, conductas de evitación, impacto en la familia y en las relaciones sexo-afectivas y de pareja, estigmatización, desprecio a su cuerpo y a su persona, impacto en el desempeño laboral o académico, aumento de la utilización de los servicios sanitarios.

Se ha estudiado que existen unos factores protectores1 que pueden facilitar la elaboración del trauma y favorecer la recuperación de la víctima. Estos son:

  • Las características y calidad de la atención recibida (sobre todo en los servicios sanitarios, las FFCCS del estado, autonómicas y locales, el sistema judicial y forense).
  • Los apoyos y el seguimiento posterior de su proceso.
  • La respuesta de apoyo y protección del entorno familiar y social.
  • La respuesta del entorno es muy importante para la evolución de la persona agredida: La detección temprana, la credibilidad, la compresión, el trato, el respeto, la empatía, el acompañamiento en el proceso y la reparación mediante la justicia.

 

ACTUACIÓN DE LOS PROFESIONALES SANITARIOS1,6:

Los centros de atención primaria y hospitalaria son fundamentales para la detección de violencia sexual por ello es importante que los profesionales sanitarios estén bien formados en la detección y trato de las víctimas.

La atención debe ser integral y multidisciplinar, coordinando los diferentes servicios de salud, policiales, judiciales y sociales.

Se debe de considerar una atención urgente, ya que ha ocurrido en los últimos 10 días y que precisa la recogida de muestras biológicas.

Actuaciones si la víctima es atendida fuera del centro hospitalario de referencia:

1º Asegurarse que la persona agredida NO corre riesgo vital inmediato.  Estabilizando para su traslado.  Cuidado de NO destruir posibles pruebas.

2º Atender en un ambiente que garantice la seguridad, intimidad y confidencialidad de la persona agredida.  Si fuera posible, el apoyo psicológico debe de comenzar en el primer punto de atención sanitaria a la víctima.

3º Si fuera necesario recoger muestras tiempo-dependientes, dejar constancia de ese acto en el correspondiente documento de custodia de muestras.

4º Establecer recomendaciones y pautas sencillas, explicando adecuadamente a la persona agredida las razones de cada una de ellas (no lavarse, no cambiarse ropa o preservar la que se retire, no comer, no orinar o defecar y no enjuagarse la boca).

5º Valorar las condiciones y necesidades de acompañamiento de la persona agredida a su traslado hasta el centro hospitalario de referencia.

6º Realizar preaviso al centro sanitario de referencia para garantizar la preparación de la acogida adecuada y que la atención se produzca de forma inmediata a su llegada.

7º Se realizará un informe médico completo de las actuaciones realizadas por los servicios extrahospitalarios.

Actuación si la víctima es atendida en el centro hospitalario de referencia:

1º Acogida y valoración inicial.

Se asegurará que la persona agredida no corre riesgo vital inmediato.  Se generará un ambiente adecuado de respeto a su dignidad y garantizando en todo momento su intimidad y la confidencialidad.  La actitud del personal sanitario debe ser respetuosa.  Las preguntas deben ser realizadas con tacto y con lenguaje adecuado a su edad y sus circunstancias.  Se actuará en presencia del personal de su mismo sexo además de la presencia de su persona de confianza.  Se le explicará la finalidad de las actuaciones, y se le permitirá la toma de decisiones y se le invitara a preguntar lo que crea oportuno.

Se comunicará con personal médico-forense y juzgado de guardia, siguiendo los protocolos de cada CCAA.

2º  Valoración del estado psicológico:   Se favorecerá la expresión emocional y se mantendrá una actitud empática y de escucha activa.

Anamnesis ginecológica específica: Se recogerán datos sobre la fecha, hora, lugar y circunstancias de la agresión, el tipo de agresión sexual, actos realizados tras la agresión sexual y antes de la exploración. Si hubo consumo asociado de alcohol u otras drogas. Antecedentes de violencia  de género, fecha de última regla, uso de anticonceptivos. Momento de la última relación sexual consentida y métodos barrera y descartar posible embarazo preexistentes.

Los indicadores de sospecha de posible agresión sexual por sumisión química son los siguientes: las mujeres tienen la sensación de que le ha sucedido algún hecho de naturaleza sexual, se ha despertado desnuda o con la ropa desarreglada, han encontrado en su cuerpo fluidos y objetos, ha presentado lesiones o alteraciones inexplicables a nivel oral, anal o genital, se ha despertado al lado de un desconocido o en un lugar extraño… Es importante atender al relato de la víctima… que se encontrara en un ambiente carente de peligro, tras consumir una bebida y en un corto periodo de tiempo pierde la conciencia.

4º Exploración sanitaria: Será primordial obtener el consentimiento informado que puede ser verbal y se registrará en la historia clínica para iniciar la exploración sanitaria.

La evaluación sanitaria y forense se ha de realizar en un acto único, para reducir el impacto psicológico tras la agresión y procurar que no se repitan anamnesis y exploraciones innecesarias (victimización secundaria).

Para la recogida de muestras7 y evidencias es imprescindible contar con el consentimiento escrito por parte de la persona agredida.  La persona agredida debe ser informada en todo momento de las exploraciones.  Debe tener la posibilidad de determinar el ritmo de la exploración y de rechazar cualquiera de sus fases.  Una vez finalizada la exploración y la toma de muestras se le debe ofrecer la posibilidad de aseo. Durante la exploración y la toma de muestras, la persona agredida puede estar acompañada de alguien de su confianza o personal sanitario de su mismo sexo. La toma de muestras biológicas NO estarán condicionadas a la presentación de denuncia.

Dichas muestras se conservarán debidamente garantizando la cadena de custodia para su remisión más inmediata al IMLCF. Se cumplimentará el documento de custodia de muestras desde la recogida de la primera muestra hasta el envío al IMLCF. Se deben de enviar dentro de las primeras 72h y no superar el plazo máximo de 7 días desde el momento de la muestra.

La exploración atenderá a los siguientes apartados: Superficie corporal: la víctima se desnudara de pie sobre una sábana blanca (para poder recoger restos),  si se tuviera que manipular la ropa habría que recoger por escrito una descripción del estado de este, ordenando detalladamente las actuaciones. Se comenzará de arriba-abajo.  Describiendo el tipo de lesiones (aspecto, forma, color, localización importancia de las lesiones), la localización e importancia de las lesiones observadas (esquema anatómico), la coloración de las lesiones y la exploración física específica.

Tratamiento:  Se procederá a la realización de medidas profilácticas y terapéuticas, así como a la realización de test de embarazo y análisis toxicológico, valorando la anticoncepción de emergencia y antirretrovirales así como para la mejora y recuperación de las lesiones observadas.

Alta hospitalaria: Tras la valoración y la exploración, el médico realizará un informe correspondiente, donde se recogen de forma detallada las actuaciones sanitarias realizadas por parte del equipo, así como las prescripciones del tratamiento y pautas terapéuticas y de cuidados correspondientes. Se registrará en la historia clínica la información completa sobre las exploraciones y procedimientos sanitarios que se han realizado y se verificarán los datos de filiación y contacto de las personas atendidas, así como que la documentación esté debidamente firmada. Se deberá emitir el parte de lesiones. Se remitirá al juzgado de guardia y se entregará una copia del mismo a la persona agredida.

Se realizará una coordinación con el resto de recursos existentes en el servicio de salud, con el fin de asegurar el seguimiento integral posterior y una coordinación con otros dispositivos del ámbito comunitario: servicios especializados de las CCAA, centros de crisis 24h, 016, recursos de apoyo y prevención ante casos de violencia de género. Web wrap, la web de recursos de apoyo y prevención de casos de violencia de género.

A la víctima se le informará de los controles de seguimiento, y de la importancia de acudir a los mismos. Se tramitará cita a la consulta de ginecología y una interconsulta al servicio de medicina interna o a la unidad de enfermedades infecciosas. Se planificará en consenso la continuidad asistencial (atención psicológica, social o mental) según las necesidades de la víctima y se coordinara con su centro de salud para el seguimiento de las lesiones y resultados, nuevos controles serológicos y cultivos y acompañamiento emocional

En el momento del alta se le facilitara a la víctima:

  • Informe detallado de las exploraciones y tratamientos realizados.
  • Entregar copia del Parte de lesiones, siempre que con ello no comprometa su seguridad.
  • El kit de medicación necesaria hasta su revisión con medicina interna.
  • Folleto-guía que contenta instrucciones básicas e información sencilla y clara sobre las actuaciones que se recomienda seguir tras  una agresión sexual, como información complementaria.
  • Recomendaciones de cuidados, información sobre la medicación y sus efectos secundarios y sobre las visitas de seguimiento.
  • Información sobre el apoyo psicológico y social que pudiera necesitar y la red de servicios especializados en la atención a las víctimas de violencia, en donde podrá recibir ayuda en el marco de una atención integral e interdisciplinar.

 

CONCLUSIÓN

La violencia sexual cada día va aumentando, sigue infradiagnosticada por ello los profesionales sanitarios, debemos de saber detectar los posibles indicadores, ya que la violencia sexual tiene grandes consecuencias para las víctimas. Se ha demostrado que un buen trato integral y respetuoso de los profesionales beneficia a las víctimas. Por ello es muy importante que los profesionales aprendan habilidades y conozcan el procedimiento de actuación ante estos casos. Además de la importancia de la coordinación con otros dispositivos del ámbito comunitario.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Protocolo Común del SNS para la Actuación Sanitaria ante la Violencia Sexual 2023. Ministerio de Sanidad; 2023 [Consultado 10 enero 2024]. Disponible en: https://www.sanidad.gob.es/organizacion/sns/planCalidadSNS/equidad/saludGenero/vcm/ccicvggt/pcasvsex2023.htm.
  2. Salvador L, Rodríguez N, Sánchez S, Rey M. Violencia Sexual y su abordaje en el sistema de Salud. Atención Primaria [internet] 2024 [Consultado: 2 febrero 2024]. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0212656723002706
  3. GeoViolenciaSexual [Internet]. Noviembre 2023 [Consultado 20 de enero del 2024]. Disponible en: https://geoviolenciasexual.com/3-radiografia-de-la-violencia-sexual-las-cifras/
  4. Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género. Macroencuesta de Violencia contra la mujer 2019. Ministerio de Igualdad; 2020 [consultado 10 enero 2024]. Disponible en: https://violenciagenero.igualdad.gob.es/violenciaEnCifras/macroencuesta2015/Macroencuesta2019/home.htm
  5. Informe sobre delitos contra la libertad sexual en España. Ministerio de Interior; 2022 [Consultado: 20 enero de 2024]. Disponible en: https://www.interior.gob.es/opencms/es/archivos-y-documentacion/documentacion-y-publicaciones/publicaciones/publicaciones-descargables/publicaciones-periodicas-anuarios-y-revistas/informe-sobre-delitos-contra-la-libertad-e-indemnidad-sexual-en-espana/
  6. Procedimiento de actuación coordinada en los centros sanitarios de la comunidad autónoma de Aragón ante las agresiones sexuales. Dirección general de asistencia sanitaria. Departamento de sanidad; 2023 [consultado 12 de enero del 2024]. Disponible en: https://www.aragon.es/-/estrategia-de-violencia-de-genero
  7. Guía de Pautas Básicas Comunes del SNS para la actuación sanitaria ante Violencia Sexual. Ministerio de Sanidad; 2023 [consultado 10 enero 2024]. Disponible en: https://violenciagenero.igualdad.gob.es/profesionalesInvestigacion/sanitario/docs/GUIA_PAUTAS_BASICAS-SNS_VSEXUAL_07-03-2023_web.pdf

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos