Artículo monográfico: melanoma

11 mayo 2024

 

AUTORES

  1. Aidée Moreno Garuz. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. Aragón, España.
  2. Julia Ucar Martín. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. Aragón, España.
  3. María Pilar Francés Zalba. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. Aragón, España.
  4. David Gutiérrez Piquero. Enfermero del Servicio Aragonés de Salud. Aragón, España.
  5. Judith Liarte Mariñoso. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. Aragón, España.
  6. Beatriz Perna Enjuanes. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. Aragón, España.

 

RESUMEN

El melanoma, un tipo de cáncer de piel que surge de los melanocitos, células responsables de la producción de melanina, ha emergido como una preocupación significativa en la salud pública debido a su creciente incidencia y su capacidad de metástasis. Aunque representa solo alrededor del 1% de todos los cánceres de piel, es responsable de la mayoría de las muertes relacionadas con esta enfermedad3. Este artículo monográfico ofrece una exploración detallada del melanoma, desde su fisiopatología hasta su diagnóstico, tratamiento y prevención, además de resaltar el papel vital que desempeñan las enfermeras en cada fase del proceso.

PALABRAS CLAVE

Melanoma, piel, rayos UV, prevención primaria.

ABSTRACT

Melanoma, a type of skin cancer that arises from melanocytes, cells responsible for producing melanin, has emerged as a significant concern in public health due to its increasing incidence and its capacity for metastasis. Although it represents only about 1% of all skin cancers, it is responsible for the majority of deaths related to this disease. This monographic article offers a detailed exploration of melanoma, from its pathophysiology to its diagnosis, treatment, and prevention, while also highlighting the vital role that nurses play in each phase of the process.

KEY WORDS

Melanoma, skin, UV rays, primary prevention.

DESARROLLO DEL TEMA

Fisiopatología:

El melanoma se origina en los melanocitos, que se encuentran principalmente en la epidermis de la piel, aunque puede aparecer también en la mucosa oral, genital, rectal y conjuntiva 2,3. La exposición a la radiación ultravioleta (UV) es un factor desencadenante clave, ya que puede dañar el ADN de las células cutáneas y desencadenar mutaciones que promueven el crecimiento descontrolado de los melanocitos1,2,3.

Causas:

La principal causa del melanoma es la exposición excesiva a la radiación UV, ya sea del sol o de fuentes artificiales como las camas de bronceado. Otros factores de riesgo incluyen antecedentes familiares de melanoma, tener muchos lunares o lunares atípicos, piel clara, antecedentes de quemaduras solares graves y la presencia de ciertos síndromes genéticos. La inmunosupresión también puede aumentar el riesgo de desarrollar melanoma1,2,3.

Factores de Riesgo y Relacionados:

Además de los factores de riesgo mencionados anteriormente, ciertos comportamientos y características personales pueden aumentar la vulnerabilidad al melanoma. El bronceado intencional, la falta de protección solar adecuada y el uso de camas de bronceado están asociados con un mayor riesgo de melanoma. Además, las personas con antecedentes de quemaduras solares graves en la infancia tienen un mayor riesgo de desarrollar melanoma en la edad adulta1,2,3.

Síntomas:

El melanoma a menudo comienza como un cambio en la piel, como un nuevo lunar o un lunar existente que cambia de tamaño, forma o color. Otros signos de advertencia incluyen la aparición de una lesión cutánea nueva que no cicatriza, la propagación del pigmento desde el borde de un lunar hacia la piel circundante, picazón, sensibilidad o dolor en el lunar, y cambios en la textura de la piel sobre el lunar.

El sistema ABCDE ayuda a recordar los posibles signos de alarma a tener en cuenta1,2,3:

  • Asimetría: la mitad del área anormal es diferente de la otra mitad.
  • Bordes: los bordes del tumor son irregulares.
  • Color: el color cambia de un área a otra, con tonos bronce, café o negro e incluso blanco, rojo o azul. Una mezcla de colores puede aparecer dentro de una úlcera.
  • Diámetro: la mancha tiene generalmente más de 5 mm de diámetro.
  • Evolución: el lunar sigue cambiando de aspecto.

 

Diagnóstico:

El diagnóstico temprano es esencial para mejorar el pronóstico del melanoma. Los dermatólogos y otros profesionales de la salud pueden utilizar una combinación de técnicas para evaluar las lesiones cutáneas sospechosas, que incluyen la inspección visual, la dermatoscopia y la biopsia. La biopsia permite examinar el tejido cutáneo bajo un microscopio para determinar si hay células cancerosas presentes1,3.

Estadios:

Una vez diagnosticado, el melanoma se clasifica en etapas según su tamaño, si ha invadido los ganglios linfáticos y si se ha diseminado a otros órganos. La clasificación TNM (tumor, ganglios linfáticos, metástasis) se utiliza comúnmente para determinar la etapa del melanoma y guiar el tratamiento2.

Tratamiento:

El tratamiento del melanoma varía según la etapa de la enfermedad. En las etapas tempranas, la cirugía es el tratamiento principal y puede implicar la extirpación quirúrgica del tumor y un margen de tejido sano circundante. Para el melanoma avanzado o metastásico, se pueden utilizar otras opciones de tratamiento, como la terapia dirigida, la inmunoterapia, la quimioterapia y la radioterapia1,2,3.

Prevención:

La prevención del melanoma se centra en reducir la exposición a la radiación UV. Esto incluye el uso de protector solar de amplio espectro con un SPF adecuado, evitar la exposición al sol durante las horas pico, usar ropa protectora y sombreros de ala ancha, y evitar las camas de bronceado. La autoevaluación regular de la piel y las visitas periódicas al dermatólogo también son importantes para detectar y tratar el melanoma en etapas tempranas3.

Papel de Enfermería:

Las enfermeras desempeñan un papel crucial en todas las etapas del proceso del melanoma. Desde la educación sobre la prevención del cáncer de piel y la detección temprana hasta el apoyo emocional y la administración de tratamientos, las enfermeras son fundamentales para brindar atención integral a los pacientes con melanoma. Durante el diagnóstico, las enfermeras pueden ayudar en la evaluación de lesiones cutáneas sospechosas y proporcionar orientación sobre el seguimiento del cuidado de la piel. Durante el tratamiento, las enfermeras administran medicamentos, monitorizan los efectos secundarios y brindan apoyo físico y emocional a los pacientes y sus familias. Además, las enfermeras desempeñan un papel importante en la educación continua del paciente sobre la autoevaluación de la piel y las medidas de prevención.

CONCLUSIÓN

El melanoma representa un desafío significativo en la salud pública debido a su creciente incidencia y su capacidad de metástasis. Sin embargo, con un enfoque en la prevención, detección temprana y tratamiento adecuado, es posible mejorar los resultados para aquellos afectados por esta enfermedad devastadora. El papel de las enfermeras en el cuidado integral del melanoma es invaluable, ya que brindan apoyo, educación y atención especializada a los pacientes en todas las etapas del proceso. Su compromiso con el cuidado holístico de los pacientes contribuye de manera significativa a mejorar los resultados y la calidad de vida de aquellos afectados por el melanoma.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Medline Plus. Melanoma. Última revisión 2/18/22 Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000850.htm
  2. G. L. Wells. Manual MSD. Versión para profesionales. Melanoma (melanoma maligno). Última revisión: sep.2022. Disponible en: https://www.msdmanuals.com/es-es/professional/trastornos-dermatol%C3%B3gicos/c%C3%A1nceres-cut%C3%A1neos/melanoma
  3. Cáncer. Net. Melanoma. Última revisión: enero 2019. Disponible en: https://www.cancer.net/cancer-types/41387/view-all

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos