Asociación de síndrome de fragilidad con dependencia funcional en pacientes con diabetes mellitus tipo 2

11 enero 2024

 

 

Nº de DOI: 10.34896/RSI.2024.49.70.001

 

 

AUTORES

  1. Dra. Viridiana Guadalupe Pérez Márquez. Médico Residente de Medicina Familiar de la Unidad de Medicina Familia 69, Coatzacoalcos, Veracruz, OOAD Ver Sur.
  2. Dr. Mario Iván López Rodríguez. Médico Especialista en Medicina Familiar, Adscrito a la Unidad De Medicina Familiar 69 de Coatzacoalcos Veracruz, OOAD Ver Sur.
  3. Dra. Maribel López González. Coordinación Clínica de Educación e Investigación en Salud, Adscrito A La Unidad De Medicina Familiar 69 de Coatzacoalcos Veracruz, OOAD ver sur.

 

RESUMEN

Antecedentes: La fragilidad y la dependencia funcional estrechamente asociados, pueden ocasionar en el adulto mayor alteraciones en la calidad de vida y necesidad de apoyo familiar para realizar sus actividades cotidianas, por lo que tiende a elevar los costos de la atención médica. Para la evaluación de fragilidad, la escala validada más utilizada en Latinoamérica es la escala Frail, por otra parte, la dependencia funcional puede evaluarse mediante el Índice de Barthel.

Objetivo general: Determinar asociación de síndrome de fragilidad con dependencia funcional en pacientes con diabetes mellitus tipo 2.

Material y método: Es un estudio del tipo observacional, analítico, prospectivo y transversal. Se realizó el estudio en la unidad médica familiar núm. 69, Coatzacoalcos, Veracruz, en el periodo junio del 2022 a junio del 2023, en donde se realizó a una muestra de 308 pacientes con diagnóstico de diabetes mellitus tipo 2 (DMT2), con edad igual o mayor de 60 años. Se realizó toma de peso actual del paciente, se aplicó la escala Frail y el Índice de Barthel, continuando con búsqueda en expediente clínico de peso anterior a un año. Se identificó la posible asociación entre las variables, basados en el estudio univariado como medida de tendencia central, en el análisis bivariado de escala Frail y el Índice de Barthel se utilizó la prueba de Chi cuadrada (Xi2) para evaluar su asociación.

Resultados: Con la muestra obtenida, respecto a los factores estudiados la edad promedio fue de 67 años, predominando sexo femenino, la gran mayoría había terminado la escuela secundaria, y un porcentaje de participantes oscilan entre los 6 a 10 años de diagnóstico de diabetes mellitus tipo 2. Los pacientes presentaron prefragilidad con un 56% y un predominio de 66% en la escala de Barthel en pacientes independientes. Se aplicó ́ estadístico de chi cuadrada de Pearson para valorar 2 variables dependientes, demostrando asociación significativa de síndrome de fragilidad y dependencia funcional.

Conclusiones: Con base en los resultados comprobamos la asociación de síndrome de fragilidad con dependencia funcional en pacientes con diabetes mellitus tipo 2 de la UMF No. 69 por lo que se sugieren futuros estudios para evaluar el riesgo para realizar intervención oportuna y así evitar complicaciones.

 

PALABRAS CLAVE

Fragilidad, dependencia funcional, diabetes mellitus tipo 2, adultos mayores.

 

ABSTRACT

Background: Frailty and functional dependence closely associated, can cause in the older adult alterations in the quality of life and need for family support to perform their daily activities, so it tends to raise health care costs. For the evaluation of frailty, the most widely used validated scale in Latin America is the Frail scale; on the other hand, functional dependence can be evaluated by means of the Barthel Index.

General objective: To determine the association between frailty syndrome and functional dependence in patients with type 2 diabetes mellitus.

Material and method: This is an observational, analytical, prospective and cross-sectional study. The study was conducted in the family medical unit No. 69, Coatzacoalcos, Veracruz, in the period June 2022 to June 2023, where a sample of 308 patients with a diagnosis of type 2 diabetes mellitus (T2DM), aged 60 years or older was studied. The current weight of the patient was taken, the Frail scale and the Barthel Index were applied, continuing with the search in the clinical record of weight prior to one year. The possible association between the variables was identified, based on the univariate study as a measure of central tendency; in the bivariate analysis of the Frail scale and the Barthel Index, the Chi-square test (Xi2) was used to evaluate their association.

Results: With the sample obtained, with respect to the factors studied, the average age was 67 years, predominantly female, the vast majority had completed high school, and a percentage of participants ranged between 6 to 10 years of diagnosis of type 2 diabetes mellitus. The patients presented prefrailty with 56% and a predominance of 66% in the Barthel scale in independent patients. Pearson’s chi-square statistic was applied to assess 2 dependent variables, demonstrating significant association of frailty syndrome and functional dependence.

Conclusions: Based on the results we proved the association of frailty syndrome with functional dependence in patients with diabetes mellitus type 2 of UMF No. 69 so future studies are suggested to evaluate the risk to perform timely intervention and thus avoid complications.

 

KEY WORDS

Frailty, functional dependence, type 2 diabetes mellitus, older adults.

 

INTRODUCCIÓN

El envejecimiento se caracteriza como un fenómeno heterogéneo, complejo, gradual y dinámico, en el cual ocurren cambios funcionales, anatómicos, psicológicos y sociales. Sobre los adultos mayores es necesario aclarar algo de suma importancia, el hecho de padecer una enfermedad agudiza las situaciones emocionales, generalmente poseen una baja autoestima llevándolos al descuido de su higiene personal y enfermedades como la Diabetes Mellitus Tipo 2 (DMT2)1.

La fragilidad es un término en medicina geriátrica que describe la presencia de deterioro multisistémico y vulnerabilidad que se expande, que no ha emergido como un síndrome clínico con una definición consensuada, sin una herramienta clínica estandarizada para su evaluación, e incluso existe controversia respecto a si la fragilidad debiese ser definida en términos de factores biomédicos o si los factores psicosociales debieran ser incluidos. Incluso se han buscado algunos síntomas como indicadores precoces del proceso de fragilidad 2.

Dependencia funcional es “la disminución o ausencia de capacidad para realizar alguna actividad dentro de los márgenes normales”. Las personas mayores institucionalizadas presentan gran variabilidad en el nivel de dependencia funcional, que se agudiza con el paso del tiempo; razón fundamentada por la relación entre el envejecimiento y los riesgos que facilitan la aparición de la fragilidad, pérdidas de capacidades funcionales físicas y psicológicas, vinculadas a una menor independencia3.

Los pacientes con síndrome de fragilidad presentaron los peores puntajes de calidad de vida en los dominios de vida familiar, reacción de las personas, amistad y vida social4.

Se cree que una disminución en la capacidad funcional de nivel superior y múltiples comorbilidades está asociada con el aislamiento social5.

Lo que es más importante, las personas mayores con diabetes diagnosticada tienen un mayor porcentaje de muerte prematura y enfermedades concomitantes como hipertensión, enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares que las personas sin diabetes y también tienen más probabilidades de experimentar polifarmacia, depresión, deterioro cognitivo, incontinencia urinaria, caídas dañinas y dolores persistentes, que se denominan síndromes geriátricos6.

Por lo tanto, es importante prestar atención al aislamiento social y al confinamiento en el hogar cuando se observa una disminución en la capacidad funcional de nivel superior, aumento de las fluctuaciones glucémicas y uso de insulina en pacientes mayores con diabetes7. Tanto la diabetes bien controlada como la mal controlada se asociaron con una mayor probabilidad de deterioro funcional físico8.

Se ha demostrado que los trastornos mentales acompañan a un estilo de vida poco saludable: dieta hipercalórica, aumento del consumo de sal y grasas saturadas, tabaquismo, disminución del ejercicio físico, disminución del cumplimiento del tratamiento9.

En el estudio de Murata y Nakadachi, se encontró una correlación estadísticamente significativa de dinapenia, pero no sarcopenia, y una disminución en la capacidad funcional de alto nivel en hombres mayores con diabetes10.

Independientemente de la interpretación conceptual, tanto fisiopatológica y nosográfica de la fragilidad, desde el punto de vista clínico, la definición de “anciano frágil” como “sujeto de edad avanzada o muy avanzada, aquejado de múltiples patologías crónicas, clínicamente inestable, frecuentemente discapacitada, es compartida, en quien muchas veces coexisten problemas socioeconómicos, como la soledad y la pobreza, sobre todo11.

El conocimiento de la dependencia funcional y los factores asociados en las poblaciones rurales es necesario para la planificación y desarrollo de acciones, especialmente en la rutina de la atención primaria, que promuevan la salud y prevengan o posponga la disminución de la capacidad funcional12.

La fragilidad se asocia con un deterioro de la calidad de vida, riesgo de caídas, aparición o aumento de la discapacidad, hospitalización y aumento de la mortalidad. El ‘fenotipo de fragilidad’ fue descrito por Friedet en 2001 utilizando datos obtenidos del Cardiovascular Health Study. De acuerdo con este fenotipo, la fragilidad representa una alteración en diferentes sistemas fisiológicos que provoca la mencionada disminución de la reserva funcional13,14.

En consecuencia, no es de extrañar que la diabetes y la fragilidad sean dos condiciones que generalmente se encuentran en el mismo paciente mayor, ya que ambas son condiciones relacionadas con la edad, con algunos mecanismos fisiopatológicos subyacentes comunes que implican alteraciones en la función endocrina, neuro hormonal, vascular y muscular; también comparten algunos factores de riesgo que incluyen resistencia a la insulina, desregulación de la glucosa, inactividad física y obesidad15.

La discapacidad observada en los ancianos frágiles se expresa, entre otros factores, en el déficit de autocuidado para bañarse, asearse y vestirse. Corroborando, un estudio prospectivo realizado con 2.420 ancianos observó que aquellos clasificados como frágiles tenían mayor declive en las actividades básicas de la vida diaria16.

Se considera que la etiología, la fisiopatología y el control metabólico de la diabetes, independientemente de si es tipo 1 o tipo 2, comparten rasgos comunes con la fragilidad y el deterioro cognitivo. La secreción reducida de insulina, la resistencia a la insulina, la arteriosclerosis, la inflamación crónica, el estrés oxidativo, la disfunción mitocondrial, el control glucémico deficiente, la disminución de la actividad física y la desnutrición en la diabetes son causas potenciales de fragilidad y deterioro cognitivo observados en estos pacientes17.

Los síndromes geriátricos son cada vez más persistentes, aunque la conciencia sobre el impacto que tienen en la calidad de vida y la carga económica es alta, aún se necesitan cambios para la correcta atención de estos pacientes, especialmente en aquellos reconocidos como frágiles18.

El problema de la dependencia funcional en el adulto mayor en México es preocupante, debido a que proyecciones para el 2026 indican que el 18.9% de esta población sufrirá dependencia funcional leve y el 9.3 %, dependencia funcional severa19.

En la vejez, la prevención y el control de otras complicaciones relacionadas con la diabetes y afecciones asociadas, como la disfunción cognitiva, la dependencia funcional y la depresión, se convierten en una prioridad20.

El tratamiento de la dislipidemia pasado por alto puede ser el responsable de su asociación con el deterioro funcional geriátrico. Se necesitan más estudios para explorar si el tratamiento de la dislipidemia puede disminuir el deterioro funcional geriátrico21.

Se identificaron varios factores de riesgo para caídas en ancianos, a saber: deterioro de la visión, dolor, alteración de la marcha, falta de acondicionamiento físico, polifarmacia, comorbilidades, deterioro del equilibrio, deterioro musculoesquelético, sarcopenia, preobesidad y obesidad, disminución de la función cognitiva y estilo de vida sedentario22.

Es bien sabido, que con el correr de los años se incrementan los riesgos para enfermar o morir. Para determinar el riesgo o vulnerabilidad se han utilizado en forma indistinta tres términos que son: fragilidad, comorbilidad y discapacidad. La presencia de múltiples enfermedades o comorbilidad es frecuente en ancianos 23

Además, la fragilidad afecta el manejo de la diabetes en pacientes mayores, un problema que se reconoce cada vez más en las guías terapéuticas de las principales sociedades científicas nacionales e internacionales. Por tanto, es importante descartar la fragilidad en todos los pacientes diabéticos mayores de 70 años24. El consenso internacional sobre fragilidad respalda instrumentos validados para evaluar la presencia de fragilidad, incluido el cuestionario FRAIL. Esta evaluación es un proceso de diagnóstico dinámico y estructurado que detecta y cuantifica los problemas, las necesidades y las habilidades de la persona mayor en cuatro áreas clave: funcionales, mentales y sociales25.

Para conocer el estado funcional se utiliza el Índice de Barthel, una escala de evaluación genética en la ejecución de autonomía para desarrollar las actividades básicas de la vida diaria, aplicada por su validez, sensibilidad y capacidad para detectar cambios en diferentes ámbitos25.

En un estudio en Pinar del Río, respecto al funcionamiento familiar en adultos mayores frágiles, se destaca la presencia de familias funcionales en los adultos mayores frágiles (73.2 %), seguido de las familias moderadamente funcionales (17.9 %). La vida familiar entraña el cumplimiento de las funciones económicas, afectivas, educativas, socializadoras y reproductivas26.

Existe una alta prevalencia de adultos mayores frágiles, por lo que este estudio busca llamar la atención sobre la importancia de la evaluación de la fragilidad en todo paciente geriátrico, con el fin de detectarla a tiempo y evitar el desarrollo de dependencia y discapacidad. Es fundamental la intervención del médico familiar desde la primera consulta del adulto mayor con el objetivo de identificar la fragilidad del paciente y prevenir las consecuencias27.

La Organización Mundial de la Salud (2015) estima que para el año 2050 la proporción de adultos mayores se duplicará de 11 % a 22 %. Actualmente, en México se considera una relación de adulto mayor de una de cada 13 personas, y dentro de medio siglo la relación será de 1:4; en 2030, la población adulta de 60 años de edad estará constituida por 18.7 % de mujeres y 16.2 % de hombres. La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT, 2012) reportó que más de 500 mil adultos mayores viven en situación de dependencia28.

Mantener la independencia funcional del adulto mayor hasta el final del curso de vida es uno de los principales objetivos de la atención en Geriatría29.

Lograr posponer o contraer este período, requiere detectar y actuar sobre los más vulnerables (frágiles), para ejecutar programas de intervención. Una cuestión medular es no solo añadir “años a la vida”, sino también “vida a los años”, lo anterior constituye uno de los mayores retos a enfrentar para la salud pública y la ciencia por la especie humana30.

 

OBJETIVOS

Objetivo general:

  • Determinar la asociación de síndrome de fragilidad con dependencia funcional en pacientes con diabetes mellitus tipo 2.

 

Objetivos específicos:

  • Describir las características de la población de adultos mayores de 60 años con diabetes mellitus tipo 2.
  • Describir el tiempo de evolución de los pacientes con diabetes mellitus tipo 2.
  • Clasificar el nivel de dependencia funcional mediante el Índice de Barthel.
  • Determinar los criterios de fragilidad mediante la escala FRAIL.
  • Identificar la actividad con mayor incidencia en índice de dependencia funcional.
  • Identificar el ítem con mayor frecuencia en la escala de síndrome de fragilidad.

 

METODOLOGÍA

Estudio observacional, prospectivo, analítico y transversal; se realizó durante el periodo de 12 meses. Desde junio 2022 a junio 2023, en 308 pacientes adultos mayores de 60 años de edad o más con diagnóstico de diabetes mellitus tipo 2 de ambos sexos derechohabientes del instituto mexicano del seguro social, adscritos a la consulta externa de la unidad médica núm. 69 de ambos turnos. Se inició recolección de datos generales del paciente como: edad, sexo, tiempo de evolución de diagnóstico de diabetes mellitus tipo 2 y número de seguridad; se realizo toma de peso actual del paciente, se aplicó la escala Frail y el índice de Barthel, continuando con búsqueda en expediente clínico de peso anterior a un año. Se identificó la posible asociación entre las variables, basados en el estudio univariado como medida de tendencia central, en el análisis bivariado de escala Frail y el índice de Barthel se utilizó la prueba de chi cuadrada (xi2) para evaluar su asociación entre las variables de estudio, considerando sólo significativas aquellas que obtuvieron una p<0.05.

 

RESULTADOS

Se incluyeron en esta investigación 308 pacientes en donde se evaluó la edad, con un promedio  67.6 de edad, ± 5.75 años, como un mínimo rango de 60 años y un máximo de 90 años. Estudiando el género de los adultos mayores se encontró un total de 195 (63.3 %) sexo femenino y 113 (6.7%) sexo masculino.

En cuanto en relación con la escolaridad se observa una menor cantidad pacientes 15 (4.9%) sin escolaridad, también 45 (14.6%) con primaria, en mayor promedio de 168 (54.5 %) secundaria, 55 (17.9%) con preparatoria y 25 (8.1%) con universidad.

Se obtuvo al determinar el tiempo de evolución de diagnóstico de DMT2 una muestra de 16.30, ± de 10.06, con un mínimo de 2 años y un máximo de 50 años de evolución.

En la muestra de estudio del nivel de dependencia funcional, según el índice de Barthel, se observa que 203 (65.9%) pacientes son independientes, 67 (21.8%) presentan dependencia leve y 38 (12.3%) dependencia funcional moderada, sin obtener casos de dependencia severa. (Gráfica 1).

Para determinar la fragilidad en los adultos mayores se aplicó la escala de Frail, en cuyos resultados se observa que el 4.2% son no frágiles, el 52.2% se encuentra en estado de prefragilidad y 40% de los participantes en este estudio presentan fragilidad. (Gráfica 2).

En la muestra de estudio de la escala de fragilidad de Frail con relación a la edad, se observa que en pacientes no frágiles 13 (4.2%) 66.7 ± 1.8 con un mínimo de edad 65 y máximo 69 años, prefragiles con 173 (56.1 %) con una 67.5 ± 5.2, pacientes de edad mínima de 60 a máxima de 90 años y frágiles con 122 (39.6 %) 67.9 ± 5.7, edades entre 60 mínima a 80 años máxima. En cuanto al análisis estadístico se obtiene un valor de significancia de prueba ANOVA mayor a 0.05 (0.654) que indica por lo tanto que no existe asociación entre la edad y la fragilidad.

En cuanto a la muestra pacientes con dependencia funcional en relación con la edad se analizó a 203 (65.9%) de independencia 64. 8 ± 3.02, edad entre de 60 años mínimo a 73 como máxima, dependencia leve 67 (21.7%) pacientes 71.9 ±3.02 como mínimo de 60 y un máximo de 73 años de edad y dependencia moderada 38 (12.33%) 75.11± 1.46 como mínimo de edad 73 y máximo de 78. Por medio de análisis estadístico de prueba ANOVA se obtuvo un resultado de 0.00 prueba menor a valor de significancia por lo cual si existe relación entre edad y dependencia funcional.

En el análisis de fenotipo de sexo en relación con la muestra de la escala de fragilidad de frail se observa pacientes de un total de 195 femeninas, no frágiles 8 (4.1%), prefragiles con 106 (54.3 %) y frágiles con 81 (41.5 %; masculinos de 113 pacientes no frágiles 13 (4.2%), prefragiles con 173 (56.1 %) y frágiles con 122 (39.6 %) pacientes. Por medio de análisis estadístico de Chi-cuadrada se obtiene un valor de significancia de Pearson mayor a 0.66 que indica por lo tanto que no existe asociación entre el sexo y la fragilidad.

En cuanto a la muestra de pacientes con dependencia funcional con relación a sexo se analizó del total 127(65.12%) de femeninas con independencia, dependencia leve 42 (21.53%) y dependencia moderada 26 (13.33%) pacientes. Del total de pacientes masculinos con independencia 76 (65.25%), dependencia leve 25 (22.12%) pacientes y dependencia moderada con 12 (10.61%). Por medio de análisis estadístico de Chi-cuadrado de Pearson se obtuvo un resultado de 0.78 prueba mayor a valor de significancia por lo cual no existe relación entre sexo y dependencia funcional.

Al analizar la escolaridad en relación con fragilidad se observa en la escala de no fragilidad sólo relevancia en secundaria con 13 (4.2%) de pacientes no frágiles, en la siguiente escala encuestada de un total de 173 pacientes prefragiles 12 pacientes (4%) se encuentran sin escolaridad, 27 (9%) con primaria, 93 (30.1 %) con secundaria, 29 (9.4%) con preparatoria y 12 (4%) con universidad. En la tercera escala frágil con un total de 122 de los cuales prefragiles 3 pacientes (1%) se encuentran sin escolaridad, 18 (6%) con primaria, 62 (20.1 %) secundaria, 26 (8.4%) de preparatoria y 13 (4.2%) universidad. Por medio de análisis estadístico se obtiene un valor de significancia de Chi-cuadrado de Pearson mayor a 0.05 (0.036) que indica por lo tanto que existe asociación entre la escolaridad y la fragilidad.

En cuanto a la muestra de pacientes con dependencia funcional y la relación a escolaridad, en la escala de independencia de un total de 203 hay 15 pacientes (5%) sin escolaridad, 16 (5.1%) de primaria, 96 (31 %) secundaria, 55 (18%) con preparatoria y 21 (7%) universidad, en la siguiente escala encuestada de un total de 67 pacientes con dependencia leve obtuvimos 13 (4.2%) con primaria, con pacientes 50 (16.2 %) secundaria, sin encuestados en preparatoria y 4 (1.2%) universidad. En la tercera escala dependencia moderada hay un total de 38 pacientes, de los cuales no obtuvimos muestra sin escolaridad, 16 (5.1%) con primaria, 22 (7.1%) de secundaria, no obtuvimos pacientes encuestados de preparatoria y universidad.

Por medio de análisis estadístico se obtiene un valor de significancia de Chi-cuadrado de Pearson menor a 0.05 (0.00) que indica por lo tanto que existe asociación entre la escolaridad y la dependencia funcional.

De la muestra de tiempo de evolución de diagnóstico de diabetes mellitus tipo 2 con relación a síndrome de fragilidad se obtuvo resultado de pacientes sin fragilidad una muestra de 13 13.92 ± de 06.97, con un mínimo de 4 años y un máximo de 23 años de evolución; prefragiles una muestra de 173 15.40 ± de 09.63, un mínimo de 3 años y un máximo de 50 años de evolución; una muestra de 122 17.81 ± de 10.78, de un mínimo de 2 años y un máximo de 49 años de evolución. Por medio de análisis estadístico se obtiene un valor de significancia de ANOVA mayor a 0.05 (0.088) que indique por lo tanto que no existe asociación entre tiempo de evolución y la fragilidad.

Se obtuvo de la muestra de tiempo de evolución de diagnóstico de diabetes mellitus tipo 2 con relación a dependencia funcional pacientes con independencia 203 12.58 ± de 07.67, con un mínimo de 2 años y un máximo de 36 años de evolución; dependencia leve una muestra de 67  20.60 ± de 10.18, de un mínimo de 7 años y un máximo de 50 años de evolución; dependencia moderada una muestra de 38 16.30 ± de 10.06, con un mínimo de 2 años y un máximo de 49 años de evolución. Por medio de análisis estadístico ANOVA se obtiene un valor de significancia menor a 0.05 (0.00) que indica por lo tanto que existe asociación entre tiempo de evolución y dependencia funcional.

En cuanto a la muestra de pacientes con dependencia funcional en relación con fragilidad, pacientes sin fragilidad con independencia 8 (2.5%), dependencia leve 5 (2%) y no obtuvimos muestra con dependencia moderada. Del total de pacientes prefragiles con independencia 118 (38%), dependencia leve 48 (15.5%) y dependencia moderada con 7 (2.2%) y por último con fragilidad e independencia 77 (25%), dependencia leve 14 (4.5%) y dependencia moderada con 31 (11%). Por medio de análisis estadístico chi cuadrada se obtiene un valor de significancia menor a 0.05 (0.00) que indica por lo tanto que existe asociación entre fragilidad y dependencia funcional (Gráfica 3).

 

CONCLUSIÓN

En el presente estudio se analizó la asociación entre fragilidad y dependencia funcional en pacientes adultos mayores (PAM) de 60 años con diabetes mellitus tipo 2 de la UMF No. 69 de Coatzacoalcos, Veracruz.

Con respecto a los factores estudiados de la muestra cabe resaltar edad promedio fue de 67 años, predominando sexo femenino y la mayoría había terminado la escuela secundaria. Se encontró también un porcentaje de participantes que oscilan entre los 6 a 10 años de diagnóstico de diabetes mellitus tipo 2.

En cuanto a nivel de dependencia funcional en la población encuestada el predominio es de una población independiente, aunque existe el riesgo de una población con una notable cantidad de dependencia leve, en la prueba de Barthel la escala de medición utilizada en este estudio se identificó el rubro con mayor frecuencia en elevación de porcentaje es dificultad de subir y bajar escaleras; y en la escala de Frail el ítem de resistencia (subir escaleras) es el más predominante.

En el estudio realizado por Díaz de León y Tamez obtuvieron un hallazgo similar a este estudio que corresponde a que el ítem que genera mayor dependencia son subir y bajar escaleras y lavarse / bañarse2. Un estudio prospectivo realizado con 2.420 ancianos observó que aquellos clasificados como frágiles tenían mayor declive en las actividades básicas de la vida diaria 16

En el estudio realizado se encontró cifras que coinciden en los pacientes que presentaron signos significativos de fragilidad y dependencia, comprobando la hipótesis alterna la cual indica que existe asociación de síndrome de fragilidad con dependencia funcional en pacientes con diabetes mellitus tipo 2.

Al determinar la asociación entre síndrome de fragilidad en PAM y dependencia funcional distinguimos que entre mayor es el puntaje en el Índice de Barthel que mide independencia en actividades de la vida diaria mayor es la posibilidad de presentar fragilidad.

Identificar los factores de riesgo en los que podamos intervenir para prevenir estas patologías, que están muy relacionadas con otras enfermedades y situaciones que decrementan la calidad de vida, aumentan costos en salud y generan discapacidad.

La detección temprana de la fragilidad y el empleo oportuno de técnicas diagnósticas, terapéuticas y rehabilitadoras pueden modificar positivamente la discapacidad en el adulto mayor por lo que intervenir en este sentido tiene implicaciones tanto en el plano social como en la calidad de vida.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Oliveira FMRL, Leal NPR, Medeiros FAL, Oliveira JS, Nobrega MML, Leadebal ODCP, et al. Clinical validation of the nursing diagnosis of frail elderly syndrome. Rev. Bras Enferm.2021; 74: e20200628.
  2. Díaz de León González E, Tamez Pérez HE, Gutiérrez Hermosillo H, Cedillo Rodríguez JA, Torres G. Fragilidad y su asociación con mortalidad, hospitalizaciones y dependencia funcional en mexicanos de 60 años o más. Med Clin (Barcelona). 2012 Apr 28; 138(11):468-74. Epub 2011 May 25. PMID: 21612803; PMCID: PMC5087992.
  3. Baracaldo Campo Hendrik Adrian, Naranjo García, Angie Sídney, Medina Vargas Viviana Andrea. Nivel de dependencia funcional de personas mayores institucionalizadas en centros de bienestar de Florida (Santander, Colombia). Gerokomos [Internet]. 2019; 30(4): 163-166. Epub 03-Feb-2020.
  4. Yanase T, Yanagita I, Muta K, Nawata H. Frailty in elderly diabetes patients. Endocr J. 2018, Jan 30; 65(1):1-11. Epub 2017 Dec 14. PMID: 29238004.
  5. Schernthaner G, Schernthaner-Reiter MH. Diabetes in the older patient: heterogeneity requires individualisation of therapeutic strategies. Diabetología. 2018 jul; 61(7):1503-1516. Epub 2018 Feb 7. PMID: 29417185; PMCID: PMC6445482.
  6. Bąk E, Młynarska A, Marcisz C, Bobiński R, Sternal D, Młynarski R. The influence of frailty syndrome on quality of life in elderly patients with type 2 diabetes. Qual Life Res. 2021 Sep; 30 (9):2487-2495. Epub 2021 Apr 8. PMID: 33834352; PMCID: PMC8405487.
  7. Ida S, Kaneko R, Imataka K, Okubo K, Shirakura Y, Azuma K, Fujiwara R, Takahashi H, Murata K. Factors associated with social isolation and being homebound among older patients with diabetes: a cross-sectional study. BMJ Open. 2020 nov 5; 10(11): e037528.
  8. Ia Y, Liu R, Tang S, Zhang D, Wang Y, Cong L, Hou T, Ren J, Du Y. Associations of the Glycaemic Control of Diabetes with Dementia and Physical Function in Rural-Dwelling Older Chinese Adults: A Population-Based Study. Clin Interv Aging. 2021 Aug 13; 16:1503-1513.
  9. Albai O, Frandes M, Timar R, Timar B, Anghel T, Avram VF, Sima A. The Mental Status in Patients with Diabetes Mellitus Admitted to a Diabetes Clinic After Presenting in the Emergency Room: The Application of the SCL-90 Scale. Diabetes Metab Syndr Obes. 2021 Apr 28; 14:1833-1840.
  10. Ida S, Murata K, Nakadachi D, Ishihara Y, Imataka K, Uchida A, Monguchi K, Kaneko R, Fujiwara R, Takahashi H. Association between dynapenia and decline in higher-level functional capacity in older men with diabetes. Geriatra Gerontology Int. 2018 Sep; 18(9):1393-1397.
  11. Amata O., Panella L., Incorvaia C., Tomba A., Gervasoni F., Caserta A. V., & Callegari C. Role of frailty in functional recovery after hip fracture, the variable impact in restoring autonomy. Acta bio-médica: Atenei Palmenses, (2022). 92(6), e2021387.
  12. Meucci, R. D., Aguiar de Oliveira, A., Araújo, G. C., González, T. N., Pagliaro, G., Hoffmann, T., & Marmitt, L. P. Functional dependence among older adults: a cross-sectional study with a rural population of southern Brazil. Rural and remote health, (2020). 20(4), 5985.
  13. Cobo A, Vázquez LA, Reviriego J, Rodríguez-Mañas L. Impact of frailty in older patients with diabetes mellitus: An overview. Endocrinol Nutr. 2016 Jun-Jul; 63(6):291-303. English, Spanish. Epub 2016 Mar 9. PMID: 26971016.
  14. Satoshi Ida, Ryutaro Kaneko, Kanako Imataka, Ryoko Fujiwara, Kazuya Murata, Are diabetes-related factors associated with the social roles of elderly patients with diabetes, Journal of Diabetes and its Complications, Volume 35, Issue 1, 2021, 107759, ISSN 1056-8727.
  15. Assar ME, Laosa O, Rodríguez Mañas L. Diabetes and frailty. Curr Opin Clin Nutr Metab Care. 2019 Jan; 22(1): 52-57.
  16. Oliveira FMRL, Leal NPR, Medeiros FAL, Oliveira JS, Nóbrega MML, Leadebal ODCP, et al. Validación clínica del diagnóstico de enfermería del síndrome del anciano frágil. Rev. Bras Enferm. 2021; 74(Suplemento 2): e20200628.
  17. Tamura Y., Omura T., Toyoshima K., & Araki A.; Nutrition Management in Older Adults with Diabetes: A Review on the Importance of Shifting Prevention Strategies from Metabolic Syndrome to Frailty. Nutrients, (2020). 12(11), 3367.
  18. Alabadi B., Civera, M., De la Rosa, A., Martínez-Hervás, S., Gómez-Cabrera, M. C., & Real, J. T. Frailty Is Associated with Oxidative Stress in Older Patients with Type 2 Diabetes. Nutrients, (2021). 13(11), 3983.
  19. Alonso MAM, Barajas MES, Ordóñez JAG, Alpirez HA, Fhon JRS, Duran-Badillo T. Quality of life related to functional dependence, family functioning and social support in older adults. Rev Esc Enferm USP. 2022; 56: e20210482.
  20. Sinclair A, Morley JE, Rodriguez-Mañas L, Paolisso G, Bayer T, Zeyfang A, Bourdel-Marchasson I, Vischer U, Woo J, Chapman I, Dunning T, Meneilly G, Rodriguez-Saldana J, Gutierrez Robledo LM, Cukierman-Yaffe T, Gadsby R, Schernthaner G, Lorig K. Diabetes mellitus in older people: position statement on behalf of the International Association of Gerontology and Geriatrics (IAGG), the European Diabetes Working Party for Older People (EDWPOP), and the International Task Force of Experts in Diabetes. J Am Med Dir Assoc. 2012 jul; 13(6):497-502.
  21. Cheng, Y. C., Kuo, Y. C., Chang, P. C., Li, Y. C., Huang, W. T., Chen, W., & Chou, C. Y Geriatric Functional Impairment Using the Integrated Care for Older People (ICOPE) Approach in Community-Dwelling Elderly and Its Association with Dyslipidemia. Vascular health and risk management. (2021). 17, 389–394.
  22. Ribeiro, Ingrid Alves et al. Frailty syndrome in the elderly in elderly with chronic diseases in Primary Care. Revista da Escola de Enfermagem da USP. 2019, v. 53, e03449. Epub 03 June 2019. ISSN 1980-220X.
  23. Eyigor S, Kutsal YG, Duran E, Huner B, Paker N, Durmus B, Sahin N, Civelek GM, Gokkaya K, Doğan A, Günaydın R, Toraman F, Cakir T, Evcik D, Aydeniz A, Yildirim AG, Borman P, Okumus M, Ceceli E; Turkish Society of Physical Medicine and Rehabilitation, Geriatric Rehabilitation Working Group. Frailty prevalence and related factors in the older adult-FrailTURK Project. Age (Dordr). 2015 Jun;37(3):9791. doi: 10.1007/s11357-015-9791-z. Epub 2015 May 7. PMID: 25948502; PMCID: PMC4422824.
  24. Amelia Cobo, Luis A. Vázquez, Jesús Reviriego, Leocadio Rodríguez-Mañas, Impact of frailty in older patients with diabetes mellitus: An overview, Endocrinología y Nutrición, Volume 63, Issue 6, 2018, Pages 291-303, ISSN 1575-0922.
  25. Baracaldo Campo Hendrik Adrian, Naranjo García, Angie Sídney, Medina Vargas Viviana Andrea. Nivel de dependencia funcional de personas mayores institucionalizadas en centros de bienestar de Floridablanca (Santander, Colombia). Gerokomos [2019]; 30(4): 163-166. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?Script=sci_arttext&pid=S1134928X2019000400163&lng=es.  Epub 03-Feb-2020.
  26. García LLE, Boyeros FI, Quevedo NM, et al. Fragilidad, nivel funcional y funcionamiento familiar en adultos mayores. Revista de Ciencias Médicas de la Habana. 2020;27(3):339-355.
  27. Becerra-Partida EN, Patraca-Loeza AE. Prevalencia de síndrome de fragilidad en adultos mayores de 70 años en Primer Nivel de Atención. Rev CONAMED. 2021; 26(1):42-47.
  28. Ocampo-Chaparro JM, Reyes-Ortiz CA, Castro-Flórez X, Gómez F. Frailty in older adults and their association with social determinants of Health. The SABE Colombia Study. Colomb Med (Cali). 2019 Jun 30;50(2):89-101. doi: 10.25100/cm.v50i2.4121. PMID: 31607766; PMCID: PMC6774581.
  29. Belaunde-Clausell A, Lluis-Ramos G, Valladares-Reyes D, Marcheco-Moreira O. Diagnóstico del síndrome de fragilidad / Diagnosis of the frailty syndrome. Archivos del Hospital Universitario «General Calixto García» [Internet]. 2022 [citado 4 Ene 2024]; 10 (1) Disponible en: https://revcalixto.sld.cu/index.php/ahcg/article/view/837.
  30. Casals Cristina, Casals Sánchez José-Luis, Suárez-Cadenas Ernesto, Aguilar Trujillo Mª Pilar, Estébanez Carvajal Francisca María, Vázquez Sánchez Mª Ángeles. Fragilidad en el adulto mayor con diabetes mellitus tipo 2 y su relación con el control glucémico, perfil lipídico, tensión arterial, equilibrio, grado de discapacidad y estado nutricional. Nutr. Hosp.  [Internet]. 2018  Ago [citado  2024  Ene  04] ;  35( 4 ): 820-826. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112018000800011&lng=es.Epub 18-Nov-2019. https://dx.doi.org/10.20960/nh.1672.

 

ANEXOS

Gráfica 1. Grado de dependencia funcional.

Grafica 1. En la muestra total la mayoría de los pacientes poseen independencia en la escala de Barthel.

 

Grafica 2. Nivel de fragilidad de pacientes con diabetes mellitus 2.

Gráfica 2. El nivel Prefrágil fue el que predominó al momento del estudio.

 

Gráfica 3. Asociación de fragilidad con dependencia funcional.

Gráfica 3. La mayoría de los pacientes con algún grado de fragilidad tienen dependencia ya sea leve o moderada.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos