Asociación entre ultrasonido pulmonar y radiografía de tórax para diagnóstico de derrame pleural en servicio de urgencias en hospital de segundo nivel.

11 febrero 2024

AUTORES

  1. Uriel Que Garcia. Médico Residente de Tercer Año de Medicina de Urgencias. Hospital General de Zona No. 8 Córdoba, Ver., OOAD Veracruz Sur.
  2. Lic. Carmela Reséndiz Dáttoly. Subjefe de Educación en Enfermería y Carreras Técnicas. Hospital General de Zona N°8 Córdoba, Ver. OOAD Veracruz Sur.
  3. Dr. Héctor Miguel Villalobos Natarén. Médico Especialista en Medicina de Urgencias. Hospital General de Zona N°8 Córdoba, Ver. OOAD Veracruz Sur.
  4. Dr. Mario German Montes Osorio. Coordinador de Planeación y Enlace Institucional Ver., OOAD Veracruz Sur.
  5. Dra. María Yazmín Hernández Ambrosio. Coordinadora Clínica de Educación e Investigación en Salud. Hospital General de Zona N°8 Córdoba, Ver. OOAD Veracruz Sur.
  6. Dra. Dora María Estrada Durán. Coordinadora Auxiliar Médico de Investigación Ver., OOAD Veracruz Sur.

 

RESUMEN

Antecedentes: El empleo del ultrasonido se ha incrementado, por el riesgo mínimo de su uso, diagnóstico rápido, ausencia de riesgo de radiación, bajo costo, el ser portable y, ayudar a tomar decisiones médicas en forma rápida. El derrame pleural afecta el intercambio de gases, la estabilidad hemodinámica y el movimiento respiratorio, lo que aumenta la tasa de fallas en el servicio de Urgencias y la mortalidad. Es importante diagnosticar el derrame pleural para tomar las decisiones de tratamiento adecuadas.

Objetivo general: Determinar la asociación entre ultrasonido pulmonar y radiografía de tórax para diagnóstico de derrame pleural en servicio de Urgencias en el Hospital General de Zona No.8 Córdoba, Veracruz.

Material y método: Estudio observacional, descriptivo y transversal, realizado en pacientes mayores de 18 años con síntomas respiratorios asociados a derrame pleural, la obtención de datos se realizó del 01 de septiembre al 31 de noviembre del 2023. Se encontraron 67 pacientes con derrame pleural por ultrasonido pulmonar. Las variables para estudiar fueron: sexo, edad, hallazgos ultrasonográficos, diagnóstico radiológico y síntomas respiratorios.

Resultados: Se estudio a 67 pacientes de ambos sexos, 41 pacientes (61.2%) corresponden al sexo femenino. El rango de edad que mayor se presentó fue mayores de 65 años (41.8%). En hallazgos ultrasonográficos, 66 (98.5%) presentan Signo Sinusoide, 58 (86.6%) Signo del Límite regular. 55 pacientes (82.1%) hay hallazgo de derrame pleural en radiografía. El síntoma principal fue la disnea en 60 pacientes con un porcentaje de 89.6%

Conclusiones: Se concluyó que el uso del ultrasonido pulmonar es mayormente efectivo y cumple con mejores características para un diagnóstico más rápido, siendo así eficiente y concreto.

PALABRAS CLAVE

Ultrasonido pulmonar, derrame pleural, radiografía de tórax.

ABSTRACT

Background: The use of ultrasound has increased due to the minimal risk of its use, rapid diagnosis, absence of radiation risk, low cost, being portable and helping to make medical decisions quickly. Pleural effusion affects gas exchange, hemodynamic stability, and respiratory movement, increasing the rate of emergency department failures and mortality. It is important to diagnose Pleural Effusion to make appropriate treatment decisions.

General objective: Determine the association between lung ultrasound and chest x-ray for the diagnosis of pleural effusion in the Emergency Department at the General Hospital of Zone No.8 Córdoba, Veracruz.

Material and method: Observational, descriptive and cross-sectional study, carried out in patients over 18 years of age with respiratory symptoms associated with pleural effusion, data collection was carried out from September 1 to November 31, 2023. 67 patients with pleural effusion were found by lung ultrasound. The variables to study were: sex, age, ultrasonographic findings, radiological diagnosis and respiratory symptoms.

Results: 67 patients of both sexes were studied, 41 patients (61.2%) were female. The highest age range was over 65 years (41.8%). In ultrasonographic findings, 66 (98.5%) presented a Sinusoid Sign, 58 (86.6%) a regular Limit Sign. In 55 patients (82.1%) there was a finding of Pleural Effusion on radiography. The main symptom was dyspnea in 60 patients with a percentage of 89.6%.

Conclusions: It was concluded that the use of lung ultrasound is mostly effective and has better characteristics for a faster diagnosis, thus being efficient and concrete.

KEY WORDS

Ultrasound pulmonary, pleural effusion, chest X-ray.

INTRODUCCIÓN

El presente trabajo analizó las diferentes características de los estudios que ayudan en la detección de un derrame pleural (DP), así como las ventajas y desventajas que se pueden presentar como reto para el personal médico en el servicio de Urgencias de un Hospital de Segundo Nivel.

El derrame pleural es la acumulación anómala de líquido en el espacio pleural. En las enfermedades donde se puede hallar de manera frecuente un derrame pleural son: insuficiencia cardíaca, enfermedades oncológicas, secundarios a padecimientos infecciosos incluyendo neumonía o tuberculosis, así como también, padecimientos vasculares, embolismo pulmonar agudo36.

Para la detección, los estudios que se utilizan de manera frecuente son: la radiografía de tórax en la cual muestra un resultado de derrame al haber por lo menos ≥200 ml. de líquido. Y el ultrasonido pulmonar, que se basa en distintos parámetros ecográficos con solo 20 ml, ayudará al diagnóstico de manera rápida y evitará exponer al paciente a radiaciones innecesarias. Según los datos recabados (Villarreal et al, 2019) se halló que en Estados Unidos aproximadamente 1,5 millones de habitantes son detectados con derrame pleural cada año, mientras que en México el último dato encontrado se remonta al año 2011 donde se mencionó que el derrame pleural es muy frecuente, con una prevalencia de 400 casos por cada 100 000 habitantes al año. Actualmente solo los Centros hospitalarios que atienden padecimientos respiratorios mantienen datos de prevalencia, esto dificulta el diagnóstico en los Hospitales del sector público37.

MARCO TEÓRICO

El derrame Pleural (DP) es una acumulación patológica de líquido en la cavidad pleural y se encuentra con mucha frecuencia en la clínica. En un estado saludable, la producción y absorción de líquido pleural está equilibrada. El DP representa una alteración en este equilibrio, posiblemente debido al aumento de la producción y la disminución de la reabsorción. Bajo la osmolaridad plasmática, el aumento de la presión capilar pulmonar, el aumento de la permeabilidad, la obstrucción linfática y la disminución de la presión intratorácica negativa son factores fisiopatológicos que contribuyen a la relevancia clínica y las características sobresalientes de los derrames pleurales. La presentación del derrame Pleural depende en gran medida de la presión de una enfermedad subyacente1,2.

Se puede estimar sobre la base de datos del registro de los Estados Unidos, que alrededor de 400.000 a 500.000 personas por año sufren de esta condición. Sus causas son muy variadas, desde derrames relativamente inocuos que acompañan a la pleuritis vírica hasta derrames de gran relevancia pronóstica por insuficiencia cardiaca congestiva o cáncer. Los pacientes con Derrame Pleural no maligno tienen una mortalidad al año en el rango de 25% a 57%. La necesidad de tratar un derrame Pleural y las opciones terapéuticas para el mismo están en gran medida en función de su causa, por lo que debe determinarse con precisión en cada caso. El líquido pleural es normalmente de 0.2 ml/kg/hr, lo que implica que el volumen total del líquido pleural normalmente se renueva en una hora. El lado parietal de la pleura representa la mayor parte de la producción de líquido pleural y también la mayor parte de su reabsorción3.

El síntoma más común del derrame pleural es la disnea. La gravedad de la disnea sólo se correlaciona vagamente con el tamaño del derrame. Los derrames pleurales grandes ocupan espacio en el tórax que normalmente está lleno de parénquima pulmonar y, por lo tanto, se asocian con una disminución de todos los volúmenes pulmonares. Los volúmenes pulmonares tampoco cambian inmediatamente cuando se drena un derrame pleural. Los derrames pleurales se clasifican por sus propiedades bioquímicas en derrames exudativos y trasudativos, pero también pueden deberse a sangre, pus y quilo. La aplicación de los criterios de Light puede ser útil para diagnosticar un derrame exudativo, los cuales suelen estar causados por infecciones, tumores malignos y trastornos inflamatorios4,5.

La disnea es un síntoma común de la medicina en cuidados agudos y representa casi 4 millones de visitas por año en los departamentos de emergencia. Sin embargo, la identificación de la causa de la disnea aguda es compleja y, a menudo, imprecisa. El diagnóstico diferencial incluye múltiples condiciones, como insuficiencia cardiaca aguda descompensada, neumonía, enfermedades pulmonares obstructivas, embolia pulmonar y asma, siendo estas las más comunes. En pacientes de edad avanzada, se sabe que los diagnósticos erróneos o tardíos aumentan el riesgo de estancia hospitalaria prolongada y de ingreso en la unidad de cuidados intensivos, y se asocian con mayores costos y mortalidad6.

La radiografía de tórax es un método ampliamente disponible y económico para evaluar las causas de la disnea, especialmente en la sala de emergencias, se puede escribir una secuencia de signos radiológicos a medida que aumenta la severidad de la congestión pulmonar, comenzando con la redistribución vascular hacia los lóbulos superiores, seguida de agrandamiento del pedículo vascular, líneas A y B de Kerley, engrosamiento de las fisuras interlobulares y derrame pleural7,8.

La forma más extrema de congestión pulmonar, el edema pulmonar agudo, se manifestará como opacidades alveolares bilaterales y generalmente simétricas, con una distribución central. Sin embargo, la radiografía de tórax tiene una sensibilidad de solo el 57% y una especificidad del 89% para el diagnóstico de edema pulmonar, además la radiografía de tórax se asocia con la exposición a la radiación, una alta variabilidad entre observadores y representa sólo las formas más avanzadas de la congestión pulmonar8,9.

Por lo tanto, un diagnóstico rápido y preciso es fundamental para establecer un tratamiento específico y eficaz, especialmente en pacientes con edad avanzada con múltiples comorbilidades. Las pautas actuales para los diagnósticos entorno al servicio de Urgencias recomiendan un estudio que incluya un historial detallado del paciente, signos vitales, examen físico, electrocardiograma y radiografía de tórax. Sin embargo, este enfoque de diagnóstico es a menudo poco fiable, lo que lleva un diagnóstico incierto en hasta el 44% de los pacientes, y es inconsistente con el diagnóstico final en aproximadamente uno de cada cuatro casos10,11.

El ultrasonido pulmonar fue utilizado por primera vez en 1986 por Rantanen en caballos, y posteriormente Wernecke lo aplico a la práctica clínica, desde ese momento ha tomado relevancia por el reto que representa para el médico en el diagnóstico de enfermedades pulmonares agudas o en aquellos pacientes con estado de choque. Derivado de múltiples estudios clínicos, se han agregado diversos protocolos de integración para el diagnóstico diferencial de pacientes con disnea o choque. Su eficacia se ha comparado con la de estudios radiológicos como la radiografía y la tomografía computarizada de tórax12.

El ultrasonido se caracteriza por la emisión de ondas sonoras con frecuencias mayores que las que el ser humano puede escuchar, es decir, mayores de 20,000 Hz. A mayor frecuencia, menor penetración o profundidad de las estructuras internas, con mayor calidad de imagen; en cambio, a menor frecuencia, mayor penetración o profundidad para el estudio de estructuras internas, pero con menor calidad de imagen. Esto radica en la elección del transductor, elemento que emite las ondas sonoras y a la vez es receptor de estas para la reproducción de las imágenes. Así, en el ultrasonido pulmonar, para visualizar detalladamente la pleura se requiere un transductor de alta frecuencia, mientras que para valorar el tejido pulmonar y la cavidad pleural lo indicado es un transductor de baja frecuencia12,13.

El paso y la atenuación de las vibraciones a través de diferentes medios genera imágenes en una escala de grises, que se denominan anecoicas (oscuras) e hiperecoicas (brillantes); esto siempre comparado con la imagen hepática, mostrándose la imagen en el modo estándar que la máquina reproduce, denominado modo B o bidimensional. Sin embargo, existen otras modalidades, como Doppler color, Doppler continuo o pulsado, y modo M; este último muestra el movimiento de las estructuras como deslizamiento pleural, siendo, además del modo B, los únicos métodos útiles para la ultrasonografía pulmonar14,15.

La imagen procesada dependerá de las propiedades de las ondas sonoras, las que hay que destacar: 1) Longitud de onda, definida como la distancia entre dos bandas adyacentes. Esta capacidad de compresión y extensión de la onda de sonido permite definir características de los tejidos. 2) Frecuencia, definida por el número de ondas por segundo, con su unidad de Hertz. 3) Periodo, definido por el tiempo de la longitud de onda, y finalmente 4) Velocidad, definida por la frecuencia por la longitud de onda16.

Las propiedades acústicas de los tejidos producirán diferentes características ecogénicas, dando diferentes tonos de blanco-gris-negro. Las diferentes ecogenicidades de los diferentes tejidos son: 1.- Hueso y aire: muy ecogénico/hiperecoico, reflejan gran parte de las ondas, tono blanco. 2.- Músculo: ecogénico, / Hiperecoico. 3.- Hígado y riñón: ecogénico/isoecoico, eco menos ecogénico. 4.- Grasa: hiperecogénico/hipoecoico, tono oscuro. 5.- Sangre y fluidos: Hipoecogenico/hipoecoico, tono muy oscuro16,17.

En el ultrasonido pulmonar de proximal a distal o de externo a interno, la anatomía está constituida por: 1.- Piel: son las primeras imágenes ecogénicas. 2.- Tejido celular subcutáneo y músculos intercostales: se presentan como líneas inmediatamente inferiores a la piel, de características hipoecoicas. 3.- Línea pleural: se observa perpendicular entre dos sombras acústicas generadas por la costilla superior e inferior, conocido como el signo del murciélago, la línea pleural se visualiza como una banda hiperecogénica, de hasta 2 mm de grosor normalmente. Durante los movimientos ondulante hacia delante y atrás respecto a la pared torácica, que representa el movimiento de la pleura visceral contra la parietal, conocido como el signo de deslizamiento pulmonar, que en modo M se describe como el signo de la playa, esto observado en las zonas anterior y antero medial de cada zona explorada. 4.- Diafragma: observado en la zona posterior o PLAPS point, se visualiza de manera distal como una línea ecogénica de 1 mm de espesor sobre el hígado y el bazo de cada hemidiafragma, que se mueve normalmente de proximal a distal durante la inspiración18-20.

Líneas A, son las principales líneas o artefactos horizontales, de características hiperecogénicas y repetición de la línea pleural. Mantienen la misma distancia a la línea pleural y entre cada línea A. Las líneas A representan aire en la pleura. Puede ser aire alveolar, que corresponde al funcionamiento normal pulmonar18-21.

Líneas B, son la principal imagen o líneas verticales. También se presentan las líneas E y Z, que son líneas verticales con diferencias entre cada una de ellas. Las líneas B son verticales y bien definidas, triangulares con vértices que se originan en la línea pleural y que se dirigen al parénquima pulmonar, se extienden hasta el límite de la imagen, y atraviesan y borran las líneas A. Pueden ser artefactos únicos o múltiples: sin embargo, Lichtenstein refiere que debe ser definido con solo dos líneas B y no con tres como anteriormente se definía, con una distancia entre 3 – 5 mm entre ellas. Las líneas E son hiperecogénicas, verticales y finas, se inician en la pared torácica por arriba de la línea pleural y se extienden hasta el límite de la imagen y sin borrar las líneas A, pueden ser secundarias a un enfisema subcutáneo; las líneas Z son hiperecogénicas y verticales, se inician en la pleura, pero no alcanzan el final de la pantalla, y no borran las líneas A, pueden ser secundarias a un neumotórax18-21.

La limitación fundamental del estudio ecográfico de la cavidad torácica es que las ondas de ultrasonido no son transmitidas por el aire y, por lo tanto, en el pulmón normal no podremos distinguir ninguna estructura en su interior. El segundo inconveniente son las estructuras óseas que protegen al pulmón, costillas, esternón y escápulas, que absorben la mayoría de los ecos dejando una sombra acústica posterior que nos impide la correcta visualización de las estructuras que hay debajo de ellas. Sin embargo, los espacios intercostales nos sirven como ventana para poder ver mediante ecografía la patología pleuro-pulmonar. Por otra parte, la ecografía es capaz de detectar cualquier líquido o tejido que se interponga entre la superficie de la pleura visceral y la pared torácica. También puede detectar lesiones intrapulmonares que estén en contacto con la superficie pulmonar ya sean de carácter sólido o líquido22.

El empleo del ultrasonido se ha incrementado en la última década, en especial por el riesgo mínimo de su uso, el diagnóstico rápido, ausencia de riesgo de radiación, bajo costo, el ser portable y, definitivamente, por ayudar a tomar una decisión médica en forma rápida. El impacto en el estudio de la cavidad torácica y, más recientemente, el desarrollo de sonda ultrasonográficas para el estudio de patología de la vía aérea ha dado al médico un impulso para obtener diagnósticos más claros y definitivos. Además, ha sido de utilidad en la guía de procedimientos invasivos, reduciendo las complicaciones22,23.

A pesar de la utilización de la ecografía en el entorno de Urgencias y cuidados intensivos, la ecografía pulmonar no fue ampliamente reconocida hasta hace muy poco tiempo. La razón fue que se consideró que el pulmón era difícilmente accesible por ultrasonido debido a la presencia de aire pulmonar dentro de una caja torácica ósea que resultaba en una transmisión deficiente de los haces de ultrasonido y la producción de artefactos. Tradicionalmente, la radiografía de tórax junto a la cama y la tomografía computarizada torácica se utilizaron como técnicas de imagen pulmonar para detectar patologías. Los inconvenientes de la radiografía de tórax son las dificultades técnicas que conducen a una precisión limitada y a la exposición del paciente y del personal a la radiación. Para la tomografía computarizada existe una necesidad adicional de movilización del paciente, exposición del paciente a una mayor radiación, dificultad en la repetibilidad y alto costo24.

Una de las grandes ventajas es que la ventana acústica se encuentra casi siempre disponible, aún en casos en los que no es posible realizar otros estudios de imagen. En otras palabras, el ultrasonido pulmonar es factible en pacientes obesos, individuos críticamente enfermos, en posición supina, con ventilación mecánica invasiva y hemodinámicamente inestables25,26.

Resulta de particular interés para el médico detectar los cambios ocasionados por la acumulación de líquidos en el espacio pleural o el parénquima pulmonar. En ambos casos, el ultrasonido pulmonar tiene mejor rendimiento diagnóstico que la radiografía de tórax y sirve para iniciar el abordaje y diferenciar las causas de disnea, como neumonía, con una sensibilidad y especificidad de 89% y 94%, respectivamente, en presencia de consolidación alveolar y un patrón difuso de líneas B anteriores sin desplazamiento pleural, derrame pleural muestra una mayor precisión en comparación con la radiografía portátil de tórax, 93% vs 47%25,26.

El ultrasonido es fundamental en la práctica diagnostica, a menudo representa el examen de imagen inicial de los pacientes, se puede argumentar que un médico que no sea radiólogo con experiencia en ultrasonido puede correlacionar mejor los hallazgos de ultrasonido con los síntomas y signos clínicos del paciente27.

La ecografía pulmonar en el punto de atención puede facilitar una identificación más rápida de anomalías pulmonares en comparación con los estudios radiológicos formales. Por ejemplo, hay varios hallazgos ecográficos pulmonares fácilmente visualizables y bien descritos asociados con la presencia de neumotórax. Estos incluyen la ausencia de movimiento sincrónico de la línea pleural con la ventilación. La ausencia de pulso pulmonar, y ausencia de artefactos verticales hiperecoicos en cola de cometa que se originan en la línea pleural, es decir, ausencia de líneas B. La presencia de líneas B descartar neumotórax con 100% de sensibilidad y con 100% de valor predictivo negativo, mientras que la presencia de un punto pulmonar confirma neumotórax con 100% de especificidad, la ecografía pulmonar en el punto de atención también es útil en la evaluación del derrame pleural, que suele ser fácilmente identificable debido a la apariencia hipoecoica de líquido pleural28-29.

La ecografía puede detectar pequeños volúmenes de líquido pleural y puede evaluar el grosor de la capa de líquido con mayor precisión que la radiografía simple. Finalmente, el uso de ultrasonido para el diagnóstico y manejo de derrames pleurales puede permitir una reducción en el número de radiografías de tórax y tomografías computarizadas, disminuyendo la exposición a la radiación, el costo y el tiempo de tratamiento28,29.

La presencia de líquido en el espacio pleural puede ser definida con facilidad. En el modo-B, el derrame pleural puede ser definido por ser anecoico (muy oscuro), limitado por la imagen del diafragma, banda delgada hiperecoica que sigue los movimientos de la respiración, y por el pulmón colapsado, isoecoico. Esta zona donde se distribuye el líquido suele estar libre de ecos y es homogénea, sin gas en su interior y sin cambios en su ecogenicidad, durante los movimientos de inspiración y espiración30.

El ultrasonido permite distinguir si el líquido en la cavidad pleural es fluido o denso, esto último, indicando la presencia de detritos proteicos sugestivos de exudado. En caso de derrames pleurales complicados se pueden identificar líneas septales que dividen la cavidad en lóbulos, estos septos pueden tener diferentes grosores y formar lóculos de diferentes dimensiones30.

JUSTIFICACIÓN

En México, la frecuencia de derrame pleural se ha descrito únicamente a nivel hospitalario y las principales causas de este son: el derrame por tuberculosis y el derrame paraneumónico. El derrame pleural, aunque raramente es fatal de forma aislada, es con frecuencia un marcador de una condición médica subyacente seria y contribuye a una significativa morbilidad y mortalidad en el paciente. Como consecuencia, se crean problemas de disnea, disconfort torácico, limitación funcional y reducción en la calidad de vida.

Cabe hacer mención que el conocimiento crece a gran velocidad, por lo que es prioritario hacer uso de herramientas de gran valor didáctico como son los medios ultrasonográficos, los cuales permiten en forma detallada mostrar la realización profesional de procedimientos comunes o complejos, así como integrar diagnósticos precisos para actuar de forma rápida y certera.

Al realizar esta investigación, se obtuvo un panorama sobre el uso del ultrasonido pulmonar, el cual es capaz de clasificar objetivamente la enfermedad respiratoria en particular el derrame pleural en Urgencias, y así disminuir el tiempo de atención y toma de decisiones médicas, optimizando los recursos hospitalarios, generando un diagnóstico rápido y limitando así las complicaciones posibles.

Existen escasos estudios referentes a este tema en México, así como publicaciones del Instituto Mexicano del Seguro Social que ayuden a orientar sobre la importancia del ultrasonido pulmonar, es por eso que, mediante este estudio, se analizó la asociación que existe entre el ultrasonido pulmonar y la radiografía de tórax, para la obtención de una interpretación más exacta y ofrecer al paciente un tratamiento oportuno.

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

Las infecciones respiratorias agudas o crónicas fueron el tipo de enfermedades más comunes en México en el año 2020. La prevalencia del derrame pleural en México es superior a 400 por 100 000 habitantes. Entre los exudados se halló etiología infecciosa en 45.7% y neoplásica en 32.6%.

Es por eso la correcta identificación de pacientes con enfermedades respiratorias, en especial, portadores de derrame pleural que ameriten manejo urgente ya que pueden ser susceptibles a diversas complicaciones, lo que nos dificultaría la toma de estudios convencionales como radiografía de tórax.

El ultrasonido pulmonar en el consultorio médico de urgencias podría mejorar la proporción de pacientes ingresados derrame pleural que reciben un diagnóstico correcto después de la admisión al servicio de Urgencias, en especial por el riesgo mínimo de su uso, el diagnóstico rápido, ausencia de riesgo de radiación, bajo costo, el ser portable y, definitivamente, por ayudar a tomar una decisión médica en forma rápida.

La indagación que se pretende hacer tiene sustento en algunos estudios realizados en México y en el mundo, con respecto al uso de ultrasonido pulmonar como método de diagnóstico en derrame pleural comparadas con estudios convencionales. En este sentido específicamente en el Hospital General de Zona No. 8 al identificar la problemática se genera una solución para la toma de decisiones de forma rápida y acertada, en este sentido surge la siguiente pregunta de investigación.

¿Cuál es la asociación entre ultrasonido pulmonar y radiografía de tórax para diagnóstico de derrame pleural en servicio de Urgencias en el Hospital General de Zona No. 8, Córdoba, Veracruz?

OBJETIVOS

OBJETIVO GENERAL:

Determinar la asociación entre ultrasonido pulmonar y radiografía de tórax para diagnóstico de derrame Pleural en servicio de Urgencias en el Hospital General de Zona No. 8, Córdoba, Veracruz.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS:

Identificar la edad y sexo de los pacientes con derrame pleural que ingresan al Servicio de Urgencias.

Presentar los hallazgos más frecuentes con ultrasonido pulmonar en el servicio de urgencias.

Describir los diagnósticos más frecuentes por radiografía de tórax en el servicio de urgencias.

Identificar los síntomas respiratorios de pacientes ingresados al servicio de urgencias que presentan derrame pleural.

HIPÓTESIS

HI: El uso de ultrasonido pulmonar en pacientes mayores de 18 años en comparación con la radiografía de tórax tiene mayor asociación para el diagnóstico de derrame pleural en el servicio de Urgencias.

HO: El uso de ultrasonido pulmonar en pacientes mayores de 18 años en comparación con la radiografía de tórax no tiene mayor asociación para el diagnóstico de derrame pleural en el servicio de Urgencias.

MATERIAL Y MÉTODO

Estudio observacional, descriptivo y transversal. Lugar del estudio: Servicio de Urgencias del Hospital General de Zona No 8, Córdoba, Veracruz. Periodo para desarrollarse: 01 de septiembre al 31 de noviembre del 2023. Universo de trabajo: Pacientes que ingresaron al servicio de Urgencias del Hospital General de Zona No. 8 en Córdoba, Veracruz. Población: Pacientes mayores de 18 años que acuden con síntomas respiratorios sugestivos de derrame pleural al servicio de Urgencias del Hospital General de Zona No. 8 en Córdoba, Veracruz, en el período de estudio.

CRITERIOS DE SELECCIÓN:

Criterios de inclusión:

1. Mujeres y hombres mayores de 18 años con síntomas respiratorios asociados a derrame pleural que ingresaron dentro de la fecha registrada.

2. Pacientes quienes firmaron consentimiento de aceptación de participación en este protocolo de investigación clínica.

 

Criterios de exclusión:

1. Pacientes que no desearon participar en el estudio.

2. Pacientes menores de 18 años.

3. Pacientes que no se hayan tomado una radiografía de tórax después de realizar el ultrasonido pulmonar.

4. Pacientes que no presenten hallazgos ultrasonográficos compatibles con derrame pleural y su sintomatología se deba a falla de algún otro órgano.

 

Criterios de eliminación:

1.- Instrumento de recolección de datos requisitado en menos del 95%.

 

Descripción general del estudio:

Se autorizó el protocolo por el Comité Local de investigación y el Comité de Ética en investigación, se informó a las autoridades del Hospital General de Zona No. 8 de Córdoba, Veracruz, con la colaboración de la Coordinación Clínica de Educación e Investigación en Salud que brindó las facilidades necesarias para realizar el presente estudio.

Se obtuvo la autorización y número de registro del protocolo de investigación se solicitaron los permisos correspondientes del director del Hospital General de Zona No. 8, de Córdoba, Veracruz con lo cual se inició a recabar la información.

El director Médico autorizó la participación de los pacientes mayores de 18 años que presentaron síntomas respiratorios y que acudieron al área de Urgencias del Hospital General de Zona No. 8 Córdoba, perteneciente al Instituto Mexicano del Seguro Social. Se procedió a incluir a los pacientes que cumplieron con los criterios de selección, y que fueron atendidos en el periodo comprendido del 01 de septiembre al 31 de noviembre del 2023.

Los pacientes que cumplían con los criterios de inclusión planteados previamente fueron seguidos desde su llegada al área de Urgencias y durante la toma de sus estudios de imagen. Se registraron inicialmente variables demográficas como el género y la edad al momento de la admisión.

El médico de atención evitó que la subjetividad participara en la evaluación del desenlace para evitar sesgo de detección. Se registraron todos los datos obtenidos al ingreso, dando seguimiento de los pacientes desde la observación hasta la toma de estudios de imagen convencionales y diagnóstico definitivo.

Buscando la eficiencia del Triage pulmonar guiado por ultrasonido que no se refiere a una comparación con el Triage clínico convencional, si no el impacto en la disminución de toma de decisiones de la maniobra una vez que es aplicada.

TAMAÑO DE MUESTRA:

Se conformó por 67 pacientes, quienes son derechohabientes pertenecientes al Hospital General de Zona No. 8 de Córdoba, Veracruz, los cuales ingresaron al servicio de Urgencias y que contaron con los criterios de inclusión, así como registro en el censo de población de la unidad médica y expediente clínico.

Selección del tamaño de muestra:

No probabilístico de casos consecutivos.

Análisis de datos estadístico:

Una vez concluida la recolección de datos, se procedió a realizar el vaciado de la información en una base de datos de Excel para su posterior análisis estadístico. Para las variables cualitativas se utilizó frecuencias y porcentajes, para variables cuantitativas media y desviación estándar.

ASPECTOS ÉTICOS

Este estudio se ajustó a las normas éticas institucionales y a la Ley General de Salud; en materia de experimentación con seres humanos, así como en la declaración de Núremberg emitida en 1947 en el tribunal internacional del mismo, donde a través de la cual se establecen las condiciones éticas para la práctica de la investigación en seres humanos. Esta declaración fue reformada en 1964 durante la Asamblea Mundial de Helsinki y actualizada por la misma Asamblea en 1975, 1983, 1989, 1996 y 2000, en Tokio, Venecia, Hong Kong, Somerset y Edimburgo, respectivamente.

Cumple con los principios de ética de acuerdo al Reglamento de la Ley General de Salud en Materia de Investigación para la Salud, conforme a los Artículos 13, 14, 20, 21 y 22, del Título Segundo, de los Aspectos Éticos de la Investigación en Seres Humanos: “En toda investigación en la que el ser humano sea sujeto de estudio, deberán prevalecer el criterio del respeto a su dignidad y la protección de sus derechos y bienestar”.

Desde 2016 la declaración de Helsinki está complementada con la declaración de Tapei sobre las consideraciones éticas sobre las bases de datos de salud y los biobancos; que establece el respeto de la dignidad, autonomía, privacidad y confidencialidad de las personas, los médicos tienen obligaciones específicas, tanto éticas como legales, como responsables de proteger la información entregada por sus pacientes, se debe obtener el consentimiento específico, libre e informado de los participantes.

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, artículo 4° publicado en el Diario Oficial de la Federación el 6 de abril de 1990, La ley General de Salud, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 7 de febrero de 1984. Establece que toda persona tiene derecho a la protección de la salud.

La Comisión Interinstitucional de Investigación en Salud publicado en el Diario Oficial de la Federación el 22 de octubre de 1983. Será órgano de consulta de dependencias e instituciones del sector público para el desarrollo de fomento y cumplimiento de las normas de ética y apoyar la definición de los lineamientos de bioseguridad en la realización de investigaciones, conforme a las disposiciones establecidas por el consejo de salubridad general.

El “Código” de Núremberg:

Promulgado en 1947 adoptado por la comunidad internacional que habla sobre las condiciones para la realización de experimentos médicos en humanos; en este código, quedaron expresadas normas básicas:

1.- El Consentimiento del sujeto.

2.- El Experimento debe conducir a un resultado positivo, sin medios improvisados o innecesarios.

3.- No debe haber sufrimiento mental o físico innecesario.

4.- El grado de riesgo no de exceder la importancia de lo que se pretende demostrar.

5.- Durante el desarrollo del experimento, el sujeto podrá pedir que se suspenda, si se siente afectado mental o físicamente.

6.- Durante el desarrollo del experimento, los científicos encargados deben estar dispuestos a darlo por terminado si consideran riesgo de lesión o, incapacidad o muerte del sujeto en experimentación.

 

Esta investigación busca apegarse por completo con los principios de ética mencionados, se anexa el formulario de consentimiento informado mismo que será explicado detalladamente al paciente antes de incluirlo en el estudio, y se considera una investigación sin riesgo ya que en ningún momento se interfiere en la terapéutica del paciente.

 

RESULTADOS

En el presente estudio “Asociación entre ultrasonido pulmonar y radiografía de tórax para diagnóstico de derrame pleural en servicio de Urgencias en hospital de segundo nivel” los datos se recolectaron mediante el instrumento de evaluación, para posteriormente hacer el análisis de los datos mediante un programa estadístico.

Se estudió a 67 pacientes de ambos sexos, en el Hospital General de Zona No.8, Córdoba, Veracruz. Los datos se distribuyeron por rangos de edad, teniendo una edad máxima de 90 años y mínima de 23 años. (Tabla 1)

Dentro de los pacientes del Hospital General de Zona No.8, Córdoba, Veracruz se observa que, 41 (61.2%) corresponden al sexo femenino, mientras que 26 (38.8%) al sexo masculino. (Tabla 2).

En relación con los Hallazgos ultrasonográficos, se observa que, de los 67 pacientes, 66 (98.5%) presentan Signo Sinusoide, 28 (41.8%) Signo de Plancton, 48 (71.6%) Signo de la medusa y 58 (86.6%) Signo del Límite regular. (Tabla 3).

En cuanto al diagnóstico radiológico; para determinar si existe o no derrame pleural, se tomó en cuenta que, el derrame pleural sólo será visible en la radiografía si hay una acumulación ≥200 ml de líquido dentro del espacio pleural. Se percibe que de los 67 pacientes 55 (82.1%) hay hallazgo de derrame pleural en radiografía, mientras que 12 (17.9%) pacientes no hubo hallazgo de derrame pleural. (Tabla 4).

Con respecto a los síntomas principales que presentaron los pacientes a su ingreso en el servicio de Urgencias. Se percibe, que, de los 67 pacientes, 60 (89.6%) presentaron disnea. Seguida por la tos con una frecuencia de 7 pacientes (10.4%). (Tabla 5).

Por otra parte, las enfermedades respiratorias que se presentaron en los pacientes en el servicio de urgencias, la primera fue la Neumonía con una frecuencia de 31 pacientes representando un 46.3%, seguida de derrame pleural con 16 (23.9%), Otros diagnósticos en 14 pacientes (20.9%) EPOC con frecuencia de 6 pacientes (9.0%). (Tabla 6).

Con relación a los valores totales, se concluyó que en el 100% de los casos hubo hallazgo de derrame pleural por medio del estudio ultrasonográfico. Mientras que en el estudio radiográfico un 82.1% encontró hallazgo de derrame pleural. (Tabla 7).

DISCUSIÓN

Como lo menciona Shao en su estudio realizado en el Centro del departamento de Oncología Radioterápica en China, en su estudio prospectivo de pacientes en estado crítico con síndrome de dificultad respiratoria, la precisión diagnóstica de la ecografía para el derrame pleural (93%) fue mayor que la de la auscultación (61%) y la radiografía de tórax (47%). A la comparación con este estudio las cifras son muy parecidas ya que el derrame pleural por ultrasonido con al menos dos signos ultrasonográficos fue encontrado en 67 pacientes (100%) mientras que por radiografía de tórax se encontró en 55 pacientes (82%), a pesar de conocer la precisión diagnóstica entre ambos estudios se sigue solicitando de forma inicial la radiografía de tórax1.

Dentro de los síntomas principales asociados a derrame pleural, Berthold J. y Tobias W en el 2019. En su estudio derrame pleural en adultos: etiología, diagnóstico y tratamiento, el síntoma más común es la disnea, la cual su gravedad solo se correlaciona vagamente con el tamaño del derrame, y a su vez con la disminución de todos los volúmenes pulmonares, como en el presente estudio en el cual se encontró como el síntoma principal la disnea en 60 pacientes (89%) en los pacientes ingresados en el servicio de urgencias (3).

Amaya en la Revista de la Facultad de Medicina de la UNAM en el 2020, realizó un estudio llamado ultrasonido pulmonar en medicina, su utilidad en la práctica clínica menciona que existen diversos signos confirmatorios de la presencia de derrame pleural, el primero de ellos es el signo de la medusa, secundario a derrames de gran volumen, el segundo signo es el signo del sinusoide, en el que es necesario el modo M. Lo cual no coincide con el estudio realizado donde el signo del sinusoide se presentó con una frecuencia de 66 pacientes (98%) seguido con el signo del límite regular donde se presentó con una frecuencia de 958 pacientes (86%)17.

Todos los pacientes ingresados al servicio de urgencias del HGZ no. 8 con derrame pleural por radiografía, se observó que al realizar un rastreo ultrasonográfico en todos los pacientes se pudo observar al menos dos signos ultrasonográficos, se pudo observar que este estudio de imagen es mayormente efectivo y cumple con mejores características para un diagnóstico más rápido, menos invasivo, fácilmente reproducible, a cama de paciente crítico que no pueda trasladarse a servicio de imagen

 

CONCLUSIÓN

El derrame pleural (DP) es una acumulación patológica de líquido en la cavidad pleural y se encuentra con mucha frecuencia en la clínica. Sus causas son muy variadas, desde derrames relativamente inocuos que acompañan a la pleuritis vírica hasta derrames de gran relevancia pronóstica por insuficiencia cardiaca congestiva o cáncer. Brindar una atención de calidad a estos pacientes puede reducir el índice de días de estancia hospitalaria, existiendo evidencia de que un adecuado diagnóstico oportuno para derrame pleural reduce las complicaciones por esta condición.

Aunque una de las limitaciones de este estudio es no poder realizar un seguimiento en los pacientes para otorgar tratamiento apoyados a este estudio de imagen, este estudio nos permitió dilucidar varias situaciones, nos permitió conocer con certeza que el uso del ultrasonido pulmonar es mayormente efectivo, cumple con mejores características para un diagnóstico más rápido así eficiente y concreto mediante la observación imagenológica de uno o más signos. En segunda es el predominio de la disnea como el síntoma respiratorio principalmente asociado a derrame pleural, aunque la edad juega un papel importante, en todas estas condiciones se presentaron en todos los grupos de edad, se observó que el rango de edad que predomina entre personas diagnosticadas con derrame pleural son aquellas mayores o igual a 65 años, siendo las mujeres las más afectadas con un 61.2% y los hombres con un 38.8%.

Por lo tanto, se acepta la hipótesis de trabajo donde el ultrasonido pulmonar es la mejor herramienta para el diagnóstico de derrame pleural.

Actualmente, en México hace falta brindar un mayor enfoque en la utilidad de los instrumentos de imagen de tipo ultrasonido. Tomando en cuenta que, según las características estudiadas, la radiografía de tórax es limitante debido a situaciones ajenas, En cambio, el ultrasonido pulmonar se considera de gran utilidad en la evaluación del paciente hospitalizado o de Urgencias para monitoreo de evolución o diagnóstico rápido, siendo una herramienta diagnóstica para una exploración pulmonar completa, así como auxiliar en la toma de decisiones y como guía para procedimientos que pueden llegar a ser invasivos.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Shao RJ, Du MJ, Xie JT. Use of lung ultrasound for the diagnosis and treatment of pleural effusion. Eur Rev Med Pharmacol Sci. 2022;26(23):8771-6.
  2. Li D, Ajmal S, Tufail M, Panchal RK. Modern day management of a unilateral pleural effusion. Clin Med. 2021;21(6):e561-566.
  3. Jany B, Welte T. Pleural effussion in adults-etiology, diagnosis, and treatment. Dtsch Arztebl Int. 2019;116(21):377-86.
  4. Markarian T, Zieleskiewicz L, Perrin G, Claret P-G, Loundou A, et al. A Lung ultrasound score for early triage of elderly patients with acute dyspnea. CJEM. 2019;21(3):399-405.
  5. Beaudoin S, Gonzalez AV. Evaluation of the patient with pleural effusion. CMAJ. 2018;190(10):291-5.
  6. Pivetta E, Goffi A, Nazerian P, Castagno D, Tozzetti C, et al. Lung ultrasound integrated with clinical assessment for the diagnosis of acute decompensated heart failure in the emergency department; a randomized controlled trial. Eur J Heart Fail. 2019;21(6):754-766.
  7. Irmici G, Ce M, Caloro E, Khenkina N, Della Pepa, et al. Chest X-ray in emergency radiology: What artificial intelligence applications are available?. Diagnostics. 2013;13(2):216.
  8. Iliesiu AM, Hodorogea AS, Balahura A-M, Badila E. Non-invasive assessment of Congestion by Cardiovascular and Pulmonary Ultrasound and Biomarkers in Heart Failure. Diagnostics. 2022;12(4):962.
  9. Huang T, Yang R, Shen L. Feng A, Li L, He N, et al. Deep transfer learning to quantify pleural effusion severity in chest X-rays. BMC Med Imaging. 2022;22(1):100.
  10. Schmid B, Feuerstein D, Lang CN, Fink K, Steger R, Rieder M, et al. Lung Ultrasound in the emergency department- a valuable tool in the manegement of patients presenting with respiratory symptoms during the SARS-CoV-2 Pandemic. BMC Emerg Med. 2020;20(1):96.
  11. Llamas-Alvarez AM, Tenza-Lozano EM. Latour-Perez J. Accuracy of lung ultrasound in the diagnosis of pneumonia in adults: systematic review and meta-analysis. Chest. 2017;151(2):374-82.
  12. Juárez-Villa JD, Vargas-Rojas JA, Amores-Tamay CA, Olascoaga-Lugo A, Pineda-Capera JA, Zepeda-Quiroz I, et al. Ultrasonido pulmonar: aplicaciones clínicas y su enseñanza en la formación médica. Rev. Med. Inst Mex Seguro Soc. 2020;58(6): 706-18.
  13. Vignon P, Repesse X, Vieillard-Baron A, Maury E. Critical care ultrasonography in acute respiratory failure. Crit Care. 2016; 20(1)
  14. Cortellaro F, Ceriani E, Spinelli M, Campanella C, Bossi I, Coen D, et al. Lung ultrasound for monitoring cardiogenic pulmonary edema. Intern Emerg Med. 2017; 12(7):1011-7.
  15. Torres Macho J, Garcia de Casasola G, Lopez Garcia F. Ecografía clínica en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Rev. Clin Esp. 2020;220(3):190-196.
  16. Fernández-Bussy S, Labarca G, Lanza M, Folch E, Majid A. Aplicaciones torácicas del ultrasonido. Rev Med Chile 2017;144:903-909.
  17. Amaya Gómez A, Rojas Velasco G, Velasco Salas N de M, Carrillo Rodriguez AE, Álvarez Álvarez RJ, Ramos Enrique A. Ultrasonido pulmonar en medicina, su utilidad en la práctica clinica. Rev Fac Med Univ Nac Auton Mex. 2020;63(2):36-45.
  18. Radzina M, Biederer J. Ultrasonography of the lung. Rofo. 2019;191(10):909-923.
  19. McGivery K, Atkinson P, Lewis D, Taylor L, Harris T, Gadd K, et al. Emergency department ultrasound for the detection of B-Lines in the early diagnosis of acute decompensated heart failure: a systematic review and meta-analysis, CJEM. 2018;20(3):343-52.
  20. Patrician A, Pernett F, Lodin-Sundstrom A, Schagatay E. Association between arterial oxygen saturation and lung ultrasound B-lines after competitive deep breath-hold diving. Front Physiol. 2021;12:711-798.
  21. Bonola Gallardo L, Chagoya Bello JC, Andrade Cruz J, Pineda Gudiño RD. Utilidad diagnóstica del ultrasonido pulmonar en la valoración inicial de pacientes con disnea. Rev Sanid Millit Mex. 2017;71(6):545-51.
  22. Arenas-Gordillo M, Del Castillo-Otero D. La ecografía como técnica neumológica. Rev Esp Patol Torác. 2016;28(29):15-32.
  23. Brogi E, Gargani L, Bignami E, Barbariol F, Marra A, Forfori F, et al. Thoracic ultrasound for pleural effusion in the intensive care unit: a narrative review from diagnosis to treatment. Crit Care. 2017;21(1):325.
  24. Shrestha GS, Weeratunga D, Baker K. Point-of-care lung ultrasound in critically ill patients. Rev Recent Clin trials. 2018;13(1):15-26.
  25. Gopar-Nieto R, Alanis-Estrada GP, Ronquillo-Ramirez DE, Vargas-Estrada JL, Arias-Mendoza A, Rojas-Velasco G, et al. Lung ultrasound in cardiology: realities and promises. Arch Cardiol Mex. 2019;89(4): 369-375.
  26. Yousefifard M, Baikpour M, Ghelichkhani P, Asady H, Shahsavari Nia K, Moghadas Jafari A, et. al. Screening performance characteristic of ultrasonography and radiography in detection of pleural effusion; a meta-analysis. Emerg. 2016;4(1):1-10.
  27. European Society of Radiology. Position statement and best practice recommendations on the imaging use of ultrasound from the European Society of Radiology Ultrasound Subcommittee. Insights Imaging. 2020;11(1):115.
  28. Rice JA. Brewer J, Speaks T, Choi C, Lahsaei P, Romito BT. The POCUS Consult: How Point of Care Ultrasound Helps Guide Medical Decision Making. Int J Gen Med. 2021;14:9789-806.
  29. Williamson JP, Grainge C, Parameswaran A, Twaddell SH. Thoracic ultrasound: What Non-radiologists Need to Know. Curr Pulmonol Rep.2017;6(1) 39-47.
  30. Wang Y, Shen Z, Lu X, Zhen Y, Li H. Sensitivity and specificity of ultrasound for the diagnosis of acute pulmonary edema: a systematic review and meta-analysis. Med Ultrason. 2018;1(1):32-36.

 

ANEXOS

Tabla 1.- Edad por rango de los participantes del Hospital General Zona No. 8 Córdoba, Veracruz.

Frecuencia Porcentaje
18-25 años 1 1.5%
26-45 años 12 17.9%
46-55 años 12 17.9%
56-65 años 14 20.9%
>65 años 28 41.8%
Total 67 100.0%

El rango de edad que mayor se presentó fue en pacientes mayores de 65 años con un 41.8%. En cuanto a las medidas de tendencia central, la media de edad fue de 61.21 años, una mediana de 63.00 años y una moda de 54 años.

 

Tabla 2.- Sexo de los participantes encuestados del Hospital General Zona No. 8 Córdoba, Veracruz.

Frecuencia Porcentaje
Femenino

Masculino

Total

41 61.2%
26 38.8%
67 100.0%

Predomina el sexo femenino con 41 casos que corresponde al 61.2% de casos.

 

Tabla 3.- Hallazgos ultrasonográficos en pacientes del Hospital General Zona no. 8 Córdoba, Veracruz.

Indicador Presenta No presenta Total
Signo Sinusoide (66) 8.5% (1) 1.5% (67) 100%
Signo del Plancton (28) 41.8% (39) 58.2% (67) 100%
Signo de la Medusa (48) 71.6% (19) 28.4% (67) 100%
Signo del Límite regular (58) 86.6% (9) 13.4% (67) 100%

El hallazgo ultrasonográfico más frecuente fue el signo del sinusoide con 66 pacientes, representando el 98.5%.

 

Tabla 4.- Hallazgo radiográfico de pacientes del Hospital General Zona No. 8 Córdoba, Veracruz.

 
Frecuencia Porcentaje
Hallazgo derrame pleural 55 82.1%
Sin hallazgo derrame pleural 12 17.9%
Total 67 100.0%

Los hallazgos de derrame pleural visible en radiografía de tórax fue de 55 pacientes representando un 82.1%.

 

Tabla 5.- Síntomas principales que se presentaron en los pacientes con posible diagnóstico de derrame pleural del Hospital General Zona No. 8 Córdoba, Veracruz.

 

Frecuencia Porcentaje
Disnea 60 89.6%
Tos 7 10.4%
Total 67 100.0%

El síntoma principal que se presentó fue la disnea en 60 pacientes con un porcentaje de 89.6%.

 

Tabla 6.- Enfermedades / Comorbilidades respiratorias más frecuentes en pacientes del Hospital General Zona No. 8 Córdoba, Veracruz.

Por otra parte, las enfermedades respiratorias que se presentaron en los pacientes en el servicio de urgencias, la primera fue la Neumonía con una frecuencia de 31 pacientes representando un 46.3%, seguida de derrame pleural con 16 (23.9%), Otros diagnósticos en 14 pacientes (20.9%) EPOC con frecuencia de 6 pacientes (9.0%). (Tabla 6).

 
Frecuencia Porcentaje
Neumonía 31 46.3%
EPOC 6 9.0%
Derrame pleural 16 23.9%
Otro 14 20.9%
Total 67 100.0%

La neumonía fue la patología respiratoria que más frecuentemente se presentó con una frecuencia en 31 pacientes con 46.3%.

 

Tabla 7.- Datos totales ultrasonográficos y radiográficos.

Con relación a los valores totales, se concluyó que en el 100% de los casos hubo hallazgo de derrame pleural por medio del estudio ultrasonográfico. Mientras que en el estudio radiográfico un 82.1% encontró hallazgo de derrame pleural.

 
Frecuencia Porcentaje
Ultrasonido Hallazgo DP* 67 100.0%
Total 67 100%
Radiografía Hallazgo DP* 55 82.1%
Sin Hallazgo DP* 12 17.9%
Total 67 100%

Solo en 12 (17.9%) pacientes no se encontró hallazgo de DP por radiografía.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos