Brucelosis, artículo monográfico

23 abril 2024

AUTORES

  1. María Isabel Manga González. Servicio Aragonés de Salud.
  2. Ana Martín Abellán. Servicio Aragonés de Salud.
  3. Alberto Pascual Rupérez. Servicio Aragonés de Salud.
  4. Carlos García Naranjo. Servicio Aragonés de Salud.
  5. Silvia Monzón Torralba. Servicio Canario de Salud.
  6. Fátima Arranz Fernández. Servicio Aragonés de Salud.

 

RESUMEN

La brucelosis, una zoonosis de carácter bacteriano y en ocasiones crónica que afecta a personas y animales, constituyendo una enfermedad de carácter infectocontagioso.

Cuenta con una distribución mundial, siendo endémica en algunos países subdesarrollados.

Principalmente la transmisión se produce por contacto con animales infectados, los cuales son el reservorio de la brucelosis o a través de sus productos contaminados, como la leche.

El diagnóstico se realiza mediante hemocultivos, generalmente, y la clínica que presenta es inespecífica, cursando con fiebre; sudoración; escalofríos y fatiga. Así como con afectación de distintos sistemas como el neurológico, genitourinario y osteoarticular.

Por otro lado, hay que destacar que esta enfermedad fue endémica en nuestro país, pero con el desarrollo de distintos programas de salud pública y la educación sanitaria se consiguió erradicar de manera paulatina. Actualmente la incidencia es muy baja y los ganados españoles se consideran libres de enfermedad.

PALABRAS CLAVE

brucelosis, fiebre de malta, prevención.

ABSTRACT

Brucellosis, a bacterial and sometimes chronic zoonosis that affects people and animals, constituting an infectious-contagious disease. It has a worldwide distribution, being endemic in some underdeveloped countries.

Transmission mainly occurs through contact with infected animals, which are the reservoir of brucellosis or through their contaminated products, such as milk.

The diagnosis is generally made through blood cultures, and the symptoms presented are non-specific, presenting with fever; sweating; chills and fatigue. As well as with involvement of different systems such as the neurological, genitourinary and osteoarticular systems.

On the other hand, it should be noted that this disease was endemic in our country, but with the development of different public health programs and health education it was gradually eradicated. Currently the incidence is very low and Spanish cattle are considered free of disease.

KEY WORDS

brucellosis, malta fever, prevention.

DESARROLLO DEL TEMA

Es una enfermedad bacteriana que también se puede encontrar como fiebre ondulante o fiebre de Malta. El género Brucella está compuesto por bacilos gram negativos pequeños, de crecimiento lento, inmóviles y aerobios estrictos que no forman esporas ni poseen cápsulas. La diferencia con muchas otras bacterias es que su genoma está formado por dos cromosomas circulares y no contiene plásmidos. Esta se encuentra en animales sanos, más concretamente en ganado vacuno, bovino, caprino, porcino y ovino, así como en animales salvajes1,2.

Este género Brucella está formado por seis especies diferentes: Brucella melitensis, B. abortus, B. suis, B. canis, B. ovis, B. neotomae y B. maris. Dentro de estas especies las primeras cuatro son las que tienen la capacidad de infectar al hombre.

Entre estas especies la especie más virulenta y la que más impacto tiene en la salud pública es B. melitensis. Basándonos en el aspecto de las colonias las diferentes especies se clasifican habitualmente como lisas (S) o rugosas (R). Dentro de las lisas estarían: B. abortus, B. melitensis, B. suis y B. neotomae. Y dentro de las rugosas: B. ovis y B. canis.

Las cepas de Brucella en fase lisa son las más virulentas y su ultraestructura es muy parecida a la de algunas enterobacterias como Escherichia coli o Yersinia enterocolitica1.

La infección bacteriana causada por la Brucella, es una Enfermedad de Declaración Obligatoria (EDO) en España desde el año 1943, cuya notificación se realiza de manera individualizada.

Es una zoonosis asociada al ámbito rural y ganadero, siendo una enfermedad ocupacional, que mayoritariamente predomina en la población que mayor contacto tiene con animales, ya bien sean ganaderos o trabajadores de laboratorio.

Además, tiene un componente estacional, habiendo mayor número de casos durante la primavera.

A nivel mundial, sigue siendo endémica en algunos países de la cuenca mediterránea, Oriente Medio, Asia Central, México y Sudamérica3.

DIAGNÓSTICO:

Se basa en la historia clínica del paciente, sobre todo si este ha mantenido contacto con animales enfermos, visitado una zona endémica o haya tomado derivados lácteos no pasteurizados3.

Debido a la inespecificidad del espectro clínico, el diagnóstico de brucelosis se confirma, bien por el aislamiento del microorganismo, siendo la muestra más rentable el hemocultivo; o bien mediante la demostración de anticuerpos específicos a títulos significativos o seroconversión. Por lo tanto, debe incluir cultivo de sangre (hemocultivo) y pruebas serológicas (en etapas agudas y de convalecencia)4.

Diferenciamos entre diagnóstico directo e indirecto:

El directo puede ser a través de cultivo, examen microscópico, subcultivo y aspecto colonial y PCR (reacción en cadena de la polimerasa).

Cultivo: aislamiento de la bacteria (diagnóstico definitivo) obteniéndose por hemocultivo o cultivo de médula ósea, y más raramente, por cultivo de LCR, líquido articular, exudado purulento entre otras. El medio clásico que utiliza una fase sólida y otra líquida, es el más apropiado. En gran parte de los procesos agudos, tras la incubación del medio 2-4 días es posible observar en la fase sólida pequeñas colonias. Una pequeña proporción de casos presenta el crecimiento entre los 5-15 días y de forma excepcional, este se retrasa hasta pasados 30-45 días. En los procesos agudos (incluso cuando la extracción del hemocultivo se realiza en fase afebril) el porcentaje de aislamiento oscila entre un 90-95% de los casos. En caso de fracaso terapéutico o reinfección este porcentaje no suele superar el 60%. El aislamiento de brucella a partir del hemocultivo suele ser la primera fuente diagnóstica de la enfermedad en áreas geográficas con muy baja incidencia.

Examen microscópico: una vez observado el crecimiento en el medio o cuando el aparato detecta un posible crecimiento, a través de la tinción de Gram se puede realizar el diagnóstico presuntivo de la enfermedad obteniendo los resultados en 2-3 días.

Subcultivo y aspecto colonial: muestra el crecimiento al cabo de 48 horas. Si no se observa cuidadosamente, en casos con crecimiento escaso, se puede falsear erróneamente algún diagnóstico. Se realiza una tinción de gram seguida de reacción de la oxidasa y aglutinación con suero específico frente a brucella, siendo suficiente para identificar el aislamiento.

Reacción en cadena de la polimerasa (PCR): en los próximos años es probable que se aplique a muestras de enfermos con sospecha de brucelosis, permitiendo el diagnóstico de la enfermedad con criterios de certeza5.

Una de las desventajas del aislamiento, es el lento crecimiento y la baja probabilidad de recuperar la bacteria (alrededor del 30%), por lo que la forma más eficiente del diagnóstico es la realización de test serológicos3.

El indirecto comprende las pruebas serológicas que indican las titulaciones de anticuerpos específicos presentes en cada paciente, el aumento significativo de estos es la base diagnóstica de la enfermedad. La aglutinación en sus diferentes modalidades es la prueba más utilizada, debido a su rapidez y sensibilidad.

En general la seroaglutinación y la prueba de Coombs conjuntamente, permiten el diagnóstico de la mayoría de los casos, resultados negativos en ambas pruebas (salvo en los primeros días de la enfermedad) excluyen el diagnóstico de brucelosis. La limitación más importante de las pruebas de aglutinación es que no permiten conocer el estado de actividad de la brucelosis5.

CLÍNICA:

Esta enfermedad es multisistémica con manifestaciones clínicas muy variadas, existiendo desde casos asintomáticos a mortales. Se puede desarrollar en dos fases: aguda y crónica.

La fase aguda los síntomas son inespecíficos por eso es difícil su identificación, pudiendo cursar con fiebre elevada y ondulante; cefalea; sudoración; artralgias; mialgias, anorexia y malestar generalizado.

Se cuenta con lumbalgia en el 100% de los casos por eso la presencia de este síntoma y la fiebre deben hacer sospechar de esta enfermedad.

Las complicaciones son variadas según el sitio de infección ya que pueden afectar cualquier órgano y sistema destacando las osteoarticulares, siendo las más frecuentes; centrales o neurobrucelosis (encefalitis, meningitis, etc.); cardiovasculares como la endocarditis (principal causa de mortalidad), miocarditis o pericarditis; genitourinarias siendo comunes durante el primer y segundo trimestre de embarazo existiendo un alto riesgo de aborto espontáneo y complicaciones hepato-esplénicas.

Cuando la enfermedad lleva un periodo de evolución superior a 6 meses hablamos de una fase crónica o cuando aparece una recaída a los 2 – 3 meses de haber terminado el tratamiento6,7.

PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO:

La prevención a llevar a cabo antes de la infección conlleva realizar una correcta manipulación de productos de animales contaminados, evitar la acumulación de restos y desechos animales, debido a la movilidad de la bacteria a través del aire, adecuado lavado de las manos antes y después de realizar manipulaciones de riesgos. También se evitará la ingesta de leche y derivados lácteos no pasteurizados, al igual que carne vísceras o productos similares mal cocidos, los animales que convivan en el hogar deberán mantener los planes de vacunación actualizados.

Los grupos de riesgos como veterinarios, granjeros, carniceros, ganaderos, etc. deberán tener en cuenta además de los ya citados, la utilización de guantes que cubran el antebrazo, botas altas, mascarillas y delantales, adecuada protección individual en actividades como la realización de tactos rectales, manipulación de tejidos animales, partos y limpiarán todo el material, desinfectándolo o desecharlo correctamente, se hará una vigilancia estrecha en hembras preñadas y se hará una cuarentena previa en la integración de nuevos animales a la explotación ganadera.

En el paciente infectado, se deberá realizar la administración de la antibioterapia (Cotrimoxazol, Doxiciclina, Estreptomicina, Tetraciclina, Rifampicina) y el tratamiento que haya sido prescrito por el médico, así como la supervisión de la respuesta al tratamiento de manera continuada y posibles reacciones adversas medicamentosas8,9.

 

CONCLUSIONES

El control más efectivo en la brucelosis es la prevención, ya que no existe una vacuna para los humanos. Estas medidas preventivas en la ganadería tratan de disminuir el riesgo de contacto con animales infectados, asegurar una correcta limpieza de la explotación ganadera. El ganadero debe utilizar medidas de protección (bata, guantes…) a la entrada y salida del recinto, con unas adecuadas medidas higiénico-sanitarias, llevar al día el programa de vacunación de los animales a su cargo, vigilancia estrecha de las hembras preñadas y una cuarentena previa en la integración de nuevos animales en la explotación ganadera8,9.

La prevención de la brucelosis humana de forma colectiva se basa en la educación sanitaria, de acuerdo con la OMS: «una opinión pública bien informada y una cooperación activa por parte del público, son de importancia capital para la mejora de la salud del pueblo»8.

España se declara en su conjunto libre de brucelosis, a principios del 2021, publicando el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA)10,11 un nuevo programa nacional de erradicación y vigilancia de la brucelosis bovina, ovina y caprina 2023-2030, centrado en mantener este estatus y cumpliendo los requisitos de vigilancia.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Castro, Hugo Abel, González, Sofía Raquel, Prat, María Inés, Brucelosis: una revisión práctica. Acta Bioquímica Clínica Latinoamericana [Internet]. 2005;39(2):203-216. Disponible en: http://portal.amelica.org/ameli/jatsRepo/53539208
  2. Jingbo L, Xiaotao Z. Clinical features and serum profile of inflammatory biomarkers in patients with brucellosis [Internet]. Beijing: the journal of infection in developing countries; 2017. Disponible en: https://jidc.org/index.php/journal/article/view/8872/1770
  3. Guzmán-Hernández RL, Contreras-Rodríguez A, Ávila-Calderón ED,Morales-García MR . Brucellosis: a zoonosis of importance in Mexico. Rev. chil. infectol. [Internet]. 2016; 33(6):656-662. Disponible en: https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0716-10182016000600007&lng=es.
  4. Colmenero JD. Infecciones bacterianas crónicas (II). Brucelosis. Medicine. [Internet] 2018; 12(53): 3115-3174. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0304541218300775
  5. Montes I. Diagnóstico de la Brucelosis. [Internet]. 2013. Disponible en: https://seimc.org/contenidos/ccs/revisionestematicas/serologia/brumcli.pdf
  6. Secretaría de Salud. Manual para la Vigilancia Epidemiológica de la Brucelosis. Sistema nacional de vigilancia epidemiológica. Disponible en: https://epidemiologia.salud.gob.mx/gobmx/salud/documentos/manuales/03_Manual_Brucelosis.pdf
  7. Dean A S, Crump L, Greter H, Hattendorf J, Schelling E, Zinsstag J. Manifestations of human brucellosis: a systematic review and meta-analysis. Plos Negl Trop Dis. 2012; 6 (12): e1929. doi: 10.1371/journal.pntd.0001929.
  8. Montilla A, Zamorano ML. Brucelosis: normas preventivas Ministerio de trabajo y asuntos sociales, instituto nacional de seguridad e higiene en el trabajo. España. NTP 224; 1998.
  9. Moral M, Laplume H,Sardi F et al. Enfermedades infecciosas- brucelosis Guía para el equipo de salud. Ministerio de salud. Presidencia de la nación. República Argentina.12th; 2013.
  10. Programa nacional de vigilancia y control de la brucelosis ovina y caprina [Internet]. 2023.Disponible en: https://www.mapa.gob.es/es/ganaderia/temas/sanidad-animal-higiene-ganadera/programavigilanciaboc2023-2030_tcm30-639976.pdf
  11. Programa nacional de vigilancia y control de la brucelosis bovina [Internet]. 2023.Disponible en: https://www.mapa.gob.es/es/ganaderia/temas/sanidad-animal-higiene-ganadera/programavigilanciabb2023-2030_tcm30-639975.pdf

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos