Bruxismo y fisioterapia.

9 febrero 2024

AUTORES

  1. Paula Vela Martín. Fisioterapeuta en la Comunidad de Madrid.
  2. María Luz Rodríguez Paños. Fisioterapeuta en SERMAS.
  3. Alba Climent Canalejas. Fisioterapeuta en la Comunidad de Madrid.
  4. Jonatan Fortit García. Médico de Familia y Comunitaria en Zaragoza.
  5. Marta Puyal Barcelona. Fisioterapeuta en Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.
  6. Assia Achkir El Azzouzi, Residente de Microbiología R2 en Hospital Clínico Lozano Blesa.

 

RESUMEN

El bruxismo es una patología cada vez más común, en la cual el rechinamiento de los dientes puede generar daños dentales, pero también de la morfología de la mandíbula, como dolores musculares y/o articulares. El ritmo de vida, el estrés pueden ser factores agravantes. Es por ello que existen tratamientos para reducir la sintomatología, ya bien de forma farmacológica, o mediante técnicas de relajación, fisioterapia y el uso de férulas de descarga.

PALABRAS CLAVE

Bruxismo, bruxismo nocturno, técnicas de fisioterapia, estrés.

ABSTRACT

Bruxism, a pathology marked by teeth grinding, is becoming increasingly prevalent. It can not only cause dental damage, but also alter the morphology of the jaw, leading to muscular and joint pain. Lifestyle pace and stress are often aggravating factors. In order to alleviate the symptoms, there are various treatments are available. These include pharmacological interventions, relaxation techniques, physiotherapy, and the use of occlusal splints.

KEY WORDS

Bruxism, sleep bruxism, physiotherapy techniques, stress.

DESARROLLO DEL TEMA

El bruxismo está definido como una actividad de apretar o rechinar los dientes, sin propósitos funcionales de forma diurna (bruxismo en vigilia) o nocturna (bruxismo del sueño)¹. El bruxismo lo pueden sufrir tanto niños, como adolescentes o en adultos. Con relación a ello se podría clasificar en bruxismo primario o idiopático, en aquellos que se desconoce el origen o causa del problema; y en bruxismo secundario o iatrogénico, en el cual se asocia a problemas neurológicos, ingesta de algún medicamento, o algún problema psiquiátrico o del sueño².

El bruxismo del sueño presenta una prevalencia media de 8% en la población general. Haciendo una comparativa respecto a la edad de prevalencia, se demostró que los rangos van de un 40% en niños menores de 11 años, un 13% en sujetos de entre 18-29 años y únicamente un 3% en individuos mayores de 60 años. Esto indicaría una tendencia a disminuir la prevalencia con la edad³. Aun así, se debería tener en cuenta que a mayor edad, se aumentan las prótesis dentales completas, que esto podría disminuir el bruxismo.

Se podrían clasificar diferentes factores de riesgo: periféricos y centrales. Los factores periféricos incluyen morfológicos o anatómicos, es decir, alteraciones cráneo-cérvico-facial, o alteración en la oclusión dental, o de la musculatura mandibular, o cervical. Los factores centrales incluyen psicológicos y fisiopatológicos, estos serían ansiedad, insomnio, estrés o tensión⁴.

Se han encontrado conexión entre el sistema límbico y el muscular mandibular que justificarían que aquellas personas con gran estrés se genera una retroalimentación de que a mayor dolor mayor contracción y viceversa⁵. Además el tabaco se considera de gran potencial de riesgo ya que estimula el sistema nervioso central y esto genera mayor actividad muscular de los músculos masticatorios⁶.

Diagnóstico:

Si está en una fase muy temprana del bruxismo sería complicado identificarlo. Por tanto una buena forma de ir recopilando información podría ser, o bien por los familiares que escuchen ruidos de apretar los dientes, o si el propio paciente empieza a tener algún síntoma⁷.

Clínica: Signos y síntomas:

El propio rechinamiento o apretamiento de los dientes genera una actividad muscular isotónica e isométrica, respectivamente. Esto de forma constante, puede generar aparición de fatiga y espasmo muscular, y con ello una hiperactividad del músculo pterigoideo lateral superior. Es por ello que algunos pacientes sufren dolor y limitación articular al realizar la apertura oral⁸. Suele darse de forma bilateral.

Estudios electromiográficos demuestran que los músculos con frecuencia de hiperactividad son, en orden de mayor afectación a menor, el masetero, seguido del temporal y por último el pterigoideo lateral. Por lo cual, irá asociado con un conflicto articular en articulación temporomandibular, con posibles dolores referidos.

Tratamiento:

A pesar de la prevalencia del bruxismo en la población existen aún muchas dudas acerca del tratamiento terapéutico, debido a su carácter multifactorial. Es por eso que requieren un tratamiento interdisciplinario (fonoaudiología, psicología y odontología).

Teniendo en cuenta el tratamiento odontológico, se tendría en cuenta una restauración de los daños si los hubiera⁹, un tratamiento de la ortodoncia, o la rehabilitación protésica. En numerosos estudios científicos se ve la eficacia de unas férulas o planos oclusales¹⁰. Las férulas oclusales son dispositivos ortopédicos intraorales removibles, normalmente fabricados con resina acrílica dura, que suele ser de cobertura total¹¹. Estos se llevan usando desde hace más de un siglo y aun así sigue habiendo ligera controversia sobre su valor terapéutico. La utilidad de estas férulas oclusales serían reducir las manifestaciones clínicas en los trastornos de la articulación temporomandibular, ya que aumenta la dimensión y se permite tener una situación oclusal favorable. Habría que tener en cuenta también el tiempo de uso, y el tipo de férula usada.

Algunos estudios confirman que a pesar de que no disminuya la duración de los episodios bruxistas, lo que sí referían era un mayor confort mandibular durante el tiempo que lo estaban usando.

Para paliar el grado de tensión muscular existen diversos fármacos que podrían colaborar, estos son la familia de las benzodiacepinas, como el Diazepam de 5-10 mg. Esta medicación sería buena opción como tratamiento a corto plazo, ya que paliará los síntomas y reduciría la actividad electromiográfica maseterina; siendo ineficaz como tratamiento a largo plazo¹².

El tratamiento fisioterapéutico cobra gran valor para reducir la sintomatología del paciente, en esta se pueden incluir movilizaciones articulares, masaje, estiramientos y reeducación postural global, y manipulaciones. Con ello, se buscarían objetivos como aumentar rango de movimiento, reducción del dolor, disminución de la actividad miográfica, y disminuir la congruencia de la articulación¹³.

CONCLUSIÓN

El bruxismo es una patología que puede generar daños dentales, que se deberían tratar mediante un especialista odontólogo, y por otro lado también se encargarían de valorar una férula para reducir la carga de la articulación temporomandibular. Para reducir la sintomatología los fármacos a corto plazo podrían reducir la tensión muscular, pero aun así, la fisioterapia y la psicología pueden formar un papel muy importante para reducir las molestias musculares y articulares, junto con técnicas para reducir el estrés.

Existen diversas hipótesis sobre la relación del bruxismo con la genética o la relación con trastornos respiratorios¹⁴, pero aún no se ha demostrado.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Carlsson G., Magnusson T Bruxism and other oral parafunctions. En: Carlsson G., Magnusson T Management of Temporomandibular Disorders in the General Dental Practice. Cap. 5. Quintessence Publ. Co. Inc. 1999. Págs. 33-42.
  2. Fleta Zaragozano J. Bruxismo en la infancia, causas y orientación terapéutica. Pediatría Integral. 2017; 21(7): p. 486.e1–486.e3.
  3. Romero A, Torres JM, Correa L. BRUXISMO DEL SUEÑO. ACTUALIZACIÓN SOBRE MECANISMOS ETIOPATOGÉNICOS, DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO. Revista de Neurología de la Sociedad Española de Sueño. 2014: p. 185.
  4. Fuentes Casanova FA. Conocimientos actuales para el entendimiento del bruxismo. Una revisión de la literatura. Revista ADM. 2018; 75(4): p. 180-186.
  5. Okenson JP. Etiología de los trastornos funcionales del sistema masticatorio. En: Okenson JP, editor. Tratamiento de oclusión y afecciones temporomandibulares. 3rª ed. Barcelona: Mosby; 2010. p. 170.
  6. Cordero García S, Peña Sisto M. Factores de riesgo de hipersensibilidad dentinaria en pacientes adultos con prótesis dental. MEDISAN [Internet]. Mar 2012 [citado 28 Abr 2016];16(3): [aprox 8 p.].
  7. Polania Castillo MF, Melo Andrade WA, Londoño Mejía LA. Evaluación del cambio en el patrón de bruxismo nocturno producido por el uso de dos tipos de retenedores termomoldeados. Uviver Odontol. 2014;33(70):145-55.
  8. Estefano JG, Segura MG, Reyes BP. Manifestaciones clínicas de trastornos temporomandibulares en bruxópatas. Correo Científico Médico de Holguín. 2011; 1000 (15):4.
  9. Guevara Gómez SA, Ongay Sánchez E, Castellanos Suárez JL. Avances y limitaciones en el tratamiento del paciente con bruxismo. Rev ADM. 2014;72(2):106-14.
  10. Santander H, Santander MC, Valenzuela S, Fresno MJ, Fuentes Guerrero A, Gutiérrez MF, et al. Después de cien años de uso: ¿las férulas oclusales tienen algún efecto terapéutico? Rev Clin Periodoncia Implantol Rehabil Oral. 2011;4(1):29-35
  11. PIERCE CJ, WEYANT RJ, BLOCK HM et al.: Dental splint prescription patterns: a survey. J Am Dent Assoc., 1995; 126: 248-254.
  12. Ramfjord SP, Mayor M. Oclusión. 2ed. México: Interamericana; 1972.
  13. Romero-García, A. (2014). Bruxismo del sueño. Actualización sobre mecanismos etiopatogénicos, diagnóstico y tratamiento. Vigilia sueño, 26(1), 1-65.
  14. ANNETTE M, CHIHOREK, ABOU-KHALIL B, MALOW BA. Obstructve sleep apnea is associated with seizure occurrence in older adults with epilepsy. Neurology. 2007; 69:1823–7.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos