Búsqueda bibliográfica: la demencia vascular.

8 febrero 2024

AUTORES

  1. Victoria Monterde Legido. CEIP-Vadorrey Les Allées, Zaragoza.
  2. Alejandra Pérez Tesa. UCI HCULB, Zaragoza.
  3. Sara Gil Jiménez. Oncología HUMS, Zaragoza.
  4. Sara Moreno Alhambra. Medicina Interna HRV, Zaragoza.
  5. Julia Garcés Lázaro. Cardiología HUMS, Zaragoza.
  6. Ángela Garrido Ruiz. Hospital de día HSJD, Zaragoza.

 

RESUMEN

La demencia es una pérdida gradual y permanente del funcionamiento cerebral es la segunda causa más frecuente de demencia, después del mal de Alzheimer en personas de más de 65 años. Afecta la memoria, el pensamiento, el lenguaje, el juicio y el comportamiento.

PALABRAS CLAVE

Demencia vascular, salud del anciano, disfunción cognitiva.

ABSTRACT

Dementia is a gradual and permanent loss of brain function and is the second most common cause of dementia, after Alzheimer’s disease in people over 65 years of age. It affects memory, thinking, language, judgment and behavior.

KEY WORDS

Dementia, vascular, health of elderly, cognitive dysfunction.

DESARROLLO DEL TEMA

La demencia vascular es un desorden del cerebro que es caracterizado por la pérdida y la dificultad de memoria y actividades cognitivas; por ejemplo, solucionar problemas y tomar decisiones.

La demencia vascular es una de las causas más comunes de demencia después de la enfermedad de Alzheimer y junto con la demencia por Cuerpos de Lewy, que causa alrededor del 15 % de casos. Sin embargo, a diferencia de la enfermedad de Alzheimer, no hay tratamientos autorizados para tratar esta enfermedad. El progreso en la especialidad ha sido difícil, debido a incertidumbres sobre la clasificación de la enfermedad, criterios diagnósticos y controversia sobre la naturaleza exacta de la relación entre la patología cerebrovascular y el daño cognoscitivo. Aunque existe una relación establecida entre la patología de Alzheimer vascular y degenerativo, el eslabón mecánico entre los dos aún no ha sido identificado. Sin embargo, sí que tiene unas causas, síntomas, factores de riesgo y un diagnóstico que son definidos4, 6,8

Contexto histórico:

En 1894, Otto Biswanger y Alois Alzheimer separaron la demencia de origen vascular de aquella originada por neurosífilis, una causa común de demencia en ese momento. Basado en su trabajo, Kraeplin concluyó en 1910 que la patología aterosclerótica, también conocida como arteriosclerosis cerebral, era una de las formas más comunes de demencia. Este concepto permaneció vigente hasta la década de 1970, cuando fue reconocida la importancia de la EA como causa de demencia. Al mismo tiempo, Tomlinson, Blessed y Roth, demostraron que la pérdida de más de 50 a 100 ml de tejido cerebral terminaba en demencia11.

Prevalencia:

Actualmente la demencia es una enfermedad que afecta a más del 6% de la población que supera los 65 años de edad. Cuantos más años la demencia va aumentó de forma exponencial creando cada vez más casos, es decir 0’27 por 100 pacientes año entre 60 y 69 años, y 2’74 por encima de 80 años9.

Causas:

La demencia vascular se debe tanto a un estrechamiento como a un bloqueo total de los vasos sanguíneos del cerebro por lo que llega un nivel insuficiente de sangre, tal como afirman Alzheimer Association: `El cerebro posee una de las redes más ricas de vasos sanguíneos, y por eso es especialmente vulnerable´.

Los nutrientes y el oxígeno no llegan a las células del cerebro lo que provoca que el cerebro no funcione de forma adecuada. Este tipo de enfermedad es debida a la aparición de pequeños ictus a lo largo del tiempo estos se denominan accidentes cerebrovasculares silenciosos, pero con el tiempo, a medida que más zonas del cerebro resultan dañadas, empiezan a aparecer los síntomas de la demencia, excepcionalmente también se puede deber a un ictus de gran tamaño o un ictus que se haya producido en una localización exacta; es decir, no todos los accidentes cerebro vasculares son silenciosos. Los accidentes cerebrovasculares más grandes que afectan la fuerza, la sensibilidad u otra función del cerebro y el sistema nervioso (neurológica) también pueden llevar a que se presente demencia3,6.

No todos los ictus desembocan en demencia, pero algunos pacientes, que han sufrido un ictus, desarrollarán demencia inmediatamente después o en los seis meses siguientes. Hay que tener en cuenta que un porcentaje importante de pacientes puede sufrir una enfermedad de Alzhéimer y problemas cerebrovasculares, que es lo que se ha venido denominando “demencia mixta”6.

Factores de riesgo

Las personas que sufren demencia vascular han tenido uno o más de los siguientes factores de riesgo: ataque al corazón, ictus, hipertensión, diabetes, colesterol o son fumadores. Si un paciente ha sufrido múltiples ictus, el riesgo de desarrollar demencia vascular aumenta con el número de ictus experimentado a lo largo del tiempo1,6.

Una de las maneras principales en que las arterias pueden estar bloqueadas o angostas es por los mismos procesos que causan la cardiopatía. Por lo tanto, los mismos factores asociados con la cardiopatía también se asocian con la demencia vascular

Existen factores de riesgo que no se pueden cambiar, como la edad, los antecedentes familiares o en el caso de tener Síndrome de Down. Las personas con antecedentes familiares no optan de manera directa a sufrir demencia, pero si están en un riesgo significativamente mayor de desarrollarla. Los factores de riesgo se dividen en demográfico, iatrogénicos: Hipertensión arterial, dislipidemia, sedentarismo, obesidad, enfermedad cardíaca, diabetes mellitus trombofilias, etc., no iatrogénicos: genéticos (APO-E), alcoholismo, estrés, tabaquismo) y asociados a ECV (extensión, localización, multiplicidad, recurrencia)4,6

Síntomas:

Los síntomas de esta enfermedad puedes comenzar de forma apresurada, al estar relacionados con un derrame cerebral o mini derrame, estos pacientes sufren una progresión de los síntomas que ocurre en diferentes etapas, esto quiere decir que los síntomas siguen iguales por un tiempo, y el paciente empeora cuando sufre más derrames adicionales. También este tipo de demencia puede tener un aumento gradual de los síntomas, es decir, la paciente irá empeorando según pase el tiempo, es un caso parecido a la progresión de deterioro mental que sufren las personas con Alzheimer4.

Los síntomas producidos por esta enfermedad son diferentes teniendo en cuenta la parte del cerebro que es dañada, además dependiendo de la causa, aunque a menudo el síntoma más característico de la demencia es tener problemas de memoria. Todos los síntomas se engloban en problemas cognitivos: la memoria, afasia (consiste en problemas para emitir o comprender el lenguaje), apraxia (la persona es incapaz o tiene dificultad para coordinar movimientos para realizar tareas concretas), agnosia (incapacidad para reconocer estímulos previamente aprendidos. La agnosia produce una pérdida en la capacidad de reconocer sonidos, objetos o personas, sabores u olores) y problemas funcionales. Las personas con demencia pueden experimentar síntomas neurológicos en relación con los ictus que ha sufrido, como por ejemplo confusión y agitación, dificultades de resolver problemas, un paso inseguro, dificultades de encontrar las palabras correctas, incontinencia, cambios del estado de ánimo o cambios en la personalidad4,6,10.

Si se compara con la evolución de la enfermedad de Alzheimer, la pérdida de memoria, en general, no predomina tanto en la demencia vascular y el inicio suele ser más brusco. Cuando se produce un infarto que afecta a la corteza cerebral predomina la afectación del lenguaje, el cálculo, la memoria, la apraxia y la agnosia. Pero si la afectación es más difusa, al ser producida por pequeños infartos cerebrales, se manifiesta, fundamentalmente con lentitud de ideas, falta de atención y dificultad de funciones ejecutivas (que son aquellas funciones cognitivas que nos permiten planificar y programar actividades). En la demencia vascular también pueden aparecer alteraciones de conducta, predominando la apatía4,10.

Diagnóstico:

Respecto al diagnóstico de demencia, se lleva a cabo cuando a una persona se le detecta un deterioro progresivo de las funciones cognitivas mencionadas anteriormente en los síntomas, este deterioro afecta a las actividades de independencia y se debe iniciar un estudio para evaluar la existencia y grado del deterioro cognitivo. Para ello se utilizan test y escalas neuropsicológicas como el mini examen del estado psíquico (mini-mental status examination, MMSE), y otros más complejos.

Para diagnosticar demencia es necesario tener presente la historia clínica, realizar preguntas varias al paciente y un informador fiable (al poder ser un familiar) sobre la sintomatología y situación funcional, junto con la exploración neurológica y, sobre todo, la exploración neuropsicológica. Además, se debe realizar una analítica completa que descarte otras causas de demencia. Las pruebas radiológicas (tomografía axial computarizada (TAC) craneal o resonancia magnética cerebral (preferiblemente esta última) y de medicina nuclear (SPECT o PET cerebral) también son necesarias para detectar una demencia vascular7.

Fases:

De manera general podemos diferenciar diferentes fases o etapas en las que se va presentando esta enfermedad, empieza a manifestarse de manera muy leve hasta alcanzar su fase más severa de manera temporal, aunque siempre va a depender todo de la persona3.

Se divide según la escala Reisberg en10:

Fase 1: no existe ningún declive cognitivo.

Fase 2: se produce un declive cognitivo muy leve.

Fase 3: declive cognitivo leve.

Fase 4: declive cognitivo moderado.

Fase 5: declive cognitivo moderadamente severo.

Fase 6: declive cognitivo severo.

Fase 7: declive cognitivo muy severo.

Asociación entre demencia vascular y depresión de aparición tardía:

Lo cierto es que numerosos estudios muestran que existe una relación de ambas, la depresión en la población mayor de 65 años es un factor disponente a la aparición de demencia

En un seguimiento a 15 años de una cohorte de 3410 pacientes mayores de 65 años, se confirmó que la DAT se asocia con un mayor riesgo de demencia, mientras que la de aparición temprana no. A esta misma conclusión llegaron Dillon C et al, al estudiar pacientes con síntomas depresivos y compararlos con controles sanos, observando mayor deterioro en la memoria, semántica y fluidez verbal de los primeros 12. Así mismo, estudios neuropatológicos postmortem han confirmado el diagnóstico de demencia en individuos con historia de depresión o episodios depresivos durante el curso de su deterioro cognitivo2,5.

 

CONCLUSIÓN

La demencia vascular es una enfermedad presente en un gran porcentaje de la población anciana la cual no tiene cura, pero sí se puede frenar su empeoramiento gradual mediante el entrenamiento de las funciones cognitivas del paciente como controlar los factores de riesgo vascular mediante tratamientos o cambios en el estilo de vida.

Además, no existen medicamentos para tratar específicamente esta enfermedad, pero algunos de los tratamientos para el alzhéimer pueden ayudar.

Según mi experiencia personal respecto a la enfermedad, la mejor solución para evitar el empeoramiento de esta es el acompañamiento al enfermo.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Alagiakrishnan K, Masaki K. eMedicine. [internet] Demencia Vascular: Introducción. [última consulta 8 abril de 2023] Disponible desde: http://emedicine.medscape.com/article/292105-overview
  2. Brunnström H, Passant U, Englund E, Gustafson L. History of depression prior to Alzheimer’s disease and vascular dementia verified post-mortem. Arch Gerontol Geriatr. 2013; 56(1):80-4.
  3. Dementia Care Central [internet]. New York, New York: Clinical Tools, Inc. [ última consulta 8 abril de 2023] Disponible desde: https://www.dementiacarecentral.com/about-us/
  4. Dorsey, J, White, M, et al. HelpGuide.org.[internet] Vascular Dementia: Signs, Symptoms, Prognosis and Support.[ultima consulta 5 Abril de 23] Disponible desde: http://www.helpguide.org/elder/vascular_dementia.htm.
  5. Li G, Wang LY, Shofer JB, Thompson ML, Peskind ER, McCormick W, et al. Temporal relationship between depression and dementia: findings from a large community-based 15-year follow-up study. Arch Gen Psychiatry. 2011; 68(9):970-7.
  6. MedlinePlus [internet], Madrid, España: ADAM Health Solutions [última consulta 5 abril de 2023]. Disponible desde: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000746.htm
  7. Merck and Company. [internet] Dementia, [última consulta 8 abril de 2023]. Disponible desde: http://www.merckmanuals.com/professional/sec16/ch213/ch213c.html.
  8. O’Brien JT, Thomas A. Vascular Dementia on The Lancet, 2015 Oct; 24(3): pp203-11.
  9. Román GC. The epidemiology of vascular dementia. Handb Clin Neurol. 2008; 89:639-58.
  10. Universidad Internacional de Valencia [internet]. Valencia, España: Universidad de Valencia [última consulta 4 abril de 2023] disponible desde: https://www.universidadviu.es/demencia-vascular-sintomas-causas/
  11. [citado el 11 de diciembre de 2023]. Disponible en: http://file:///C:/Users/Estudiante/Downloads/DialnetDepresionDeAparicionTardiaYSuRelacionConLaDemencia-4897524%20(3).pdf

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos