Cánula nasal de alto flujo: manejo y cuidados de enfermería.

23 diciembre 2021

AUTORES

  1. Barbara Kelly Ferreira de Brito. Enfermera en el Hospital General de la Defensa de Zaragoza.
  2. Carlos Fernández Lozano. Enfermero en el Hospital General de la Defensa de Zaragoza.
  3. Ancuta María Constantin. Enfermera en el Hospital General de la Defensa de Zaragoza.
  4. Cristina Calzado Sanz. Enfermera en el Hospital General de la Defensa de Zaragoza.
  5. María Hernández Requejo. Enfermera en el Hospital General de la Defensa de Zaragoza.
  6. Celia Ferrando Martínez. Enfermera en el Hospital General de la Defensa de Zaragoza.

 

RESUMEN

La cánula nasal de alto flujo (CNAF), técnica de soporte de la oxigenación y ventilación, que ha emergido recientemente y ha irrumpido en la práctica clínica en los servicios de hospitalización.

La oxigenoterapia de alto flujo (OTAF) a través de cánula nasal se utiliza en pacientes con problemas leves o moderados de oxigenación o destete, con necesidad elevada de humidificación del aire, donde disminuye el trabajo respiratorio y aumenta el bienestar.

El sistema evita los posibles efectos adversos del oxígeno sobre la mucosa nasofaríngea por la humidificación del aire inspirado, proporcionando una mejor calidad de vida al paciente1.

Cada vez es más habitual recibir pacientes en planta portando CNAF, debido a la actualidad pandémica y otros criterios que no permiten el ingreso de estos pacientes, en unidades especializadas, donde este tipo de dispositivo es más utilizado2. Son muchos los enfermeros que tienen dudas y temores acerca de los cuidados de enfermería y el manejo del equipo.

Buscamos a través de este artículo, despejar las principales dudas acerca del manejo y cuidados de enfermería con el paciente portador de CNAF.

 

PALABRAS CLAVE

Oxigenoterapia, alto flujo, cánula nasal, cuidados de enfermería.

 

ABSTRACT

The high-flow nasal cannula (HFNC), a technique to support oxygenation and ventilation, which has recently emerged and has entered clinical practice in hospitalization services. High-flow oxygen therapy (HFOT) through a nasal cannula is used in patients with mild or moderate oxygenation or weaning problems, with a high need for air humidification, where work of breathing is decreased and well-being is increased. The system avoids the possible adverse effects of oxygen on the mucosa nasopharyngeal by humidification of the inspired air, providing a better quality of life to the patient1. It is becoming more and more common to receive patients on the ward wearing HFNC, due to the current pandemic and other criteria that do not allow the admission of these patients, in specialized units, where this type of device is more used2. Many nurses have doubts and fears about nursing care and team management. Through this article, we seek to clear up the main doubts about the management and nursing care with the patient with HFNC.

 

KEY WORDS

Oxygen therapy, high flow, nasal cannula, nursing care.

 

DESARROLLO DEL TEMA

Oxigenación con la cánula de alto flujo, es una terapia farmacológica, que requiere de indicaciones precisas por parte de personal facultativo, criterios clínicos y de laboratorio para su evaluación, así como un correcto manejo y cuidado en el tiempo de dosificación con el fin de evitar efectos adversos. Por ello la importancia de la capacitación de enfermería como principal colectivo responsable en el manejo y cuidado de esta terapia. La oxigenoterapia no queda exenta de riesgos y complicaciones asociadas, por lo que el manejo debe ser de calidad, responsabilidad que recae principalmente sobre los profesionales de enfermería.

El objetivo para un buen cuidado de enfermería es la seguridad del paciente. Partiendo de esta idea, vale la pena resaltar que la ventilación mecánica no invasiva (VMNI) está siendo el tratamiento de primera elección en las insuficiencias respiratorias aguda (IRA) de causa hipoxémica, pacientes que necesita alta concentración de oxígeno, siendo este soporte de fácil aplicación y rápido, permitiendo unas vías aéreas intactas, proporcionando al paciente una mejor comodidad, confort y autocuidado3.

La oxigenoterapia de alto flujo a través de cánula nasal se utiliza en pacientes con problemas leves o moderados de oxigenación, con necesidad elevada de humidificación del aire, donde disminuye el trabajo respiratorio y aumenta el bienestar del paciente4. El sistema evita los posibles efectos adversos del oxígeno sobre la mucosa nasofaríngea por la humidificación del aire inspirado. Proporcionando una mejor calidad de vida.

 

Los beneficios clínicos asociados a la VMNI, parecen deberse principalmente al hecho de evitar la intubación endotraqueal, reduciendo el alto número de pacientes que adquiere neumonías nosocomiales que son producidas por la aspiración de secreciones orofaríngeas colonizadas4, y también por escasez de Ventiladores mecánicos en época de pandemia.

La cánula nasal de alto flujo es un sistema que puede proporcionar hasta 100% de oxígeno calentado y humidificado a un flujo máximo de 60 L/min. La regla es de 2 L / kg de peso, comenzando generalmente con un flujo de 35 L/min.

Con unos parámetros de oxígeno a 35 L/min, la presión media a través de un catéter nasofaríngeo es de 1,2 +- 0,8 cmH2O, con la boca abierta se incrementa hasta 2,7 +- 1,0 cmH2O y con la boca cerrada a 3,3 +- 1,0 cmH2O a 50 L/min5.

 

BENEFICIOS PARA EL PACIENTE5:

  • Aumento de la concentración de O2 en el espacio anatómico nasofaríngeo.
  • Optimiza la inspiración.
  • Disminuye el esfuerzo inspiratorio.
  • Disminuye la resistencia inspiratoria.
  • Mejora la distensibilidad y la elasticidad pulmonar, incrementando el volumen espiratorio final, generando una presión positiva en las vías aéreas, dependiendo del flujo variable, de forma dependiente y predecible.

 

INDICACIÓN:

  • Pacientes con necesidades de aporte de oxígeno elevadas.
  • Tras retirada de intubación mecánica.
  • No criterio de UCI.
  • Disconfort – máscaras.

 

CONTRAINDICACIONES:

Pacientes con hipoxemia e hipercapnia, valorar riesgo y beneficio antes de emplear el tratamiento con OTAF.

 

CARACTERÍSTICAS:

Las características principales de las cánulas nasales es que son cortas, evitando la pérdida de temperatura, configuradas para reducir al mínimo la resistencia y pérdida de calor, proporcionando cerca del 100% de humedad relativa a la temperatura del cuerpo, permitiendo que el paciente pueda tolerar flujos más altos. Son cómodas y generalmente se toleran bien, permitiendo la alimentación y comunicación oral, no contiene látex y si puedes utilizar adaptadores para personas con traqueotomía4.

Existen varios modelos de equipo de oxigenoterapia que permite el tratamiento a través de cánula nasal en el mercado, desde portátil hasta los utilizados en los centros hospitalarios donde se requiere una toma de oxígeno.

Hemos de resaltar que los equipos y la forma de montaje pueden variar de unos modelos a otros. No obstante, la función y el manejo de los diferentes modelos son similares.

 

EL EQUIPAMIENTO SE COMPONE:

  • Interfase: Las cánulas son más cortas que las convencionales para impedir la pérdida de calor y el aumento de resistencia. Deben tener un diámetro interno menor para no ocluir completamente ésta. Hay diferentes tamaños y diseños según las casas comerciales, y la necesidad de cada paciente.
  • Monitor.
  • Tubuladura del circuito respiratorio.
  • Filtro (si necesita la máquina).
  • Caudalímetro.
  • Humidificador Calefactado.
  • Mezclador de Oxígeno.
  • Compartimento de agua estéril.

 

PROCEDIMIENTO AL MANEJARSE:

  • Lavarse las manos.
  • Informar al paciente del procedimiento que se le va a realizar, y comprobar su identificación.
  • Es preferente que el paciente se encuentre en una habitación individual.
  • Conectar la salida para el aire y oxígeno de la habitación del paciente, verificar que no presenta fuga.
  • Conectar el agua estéril al humidificador y encender el humidificador.
  • Ajustar los parámetros prescritos.
  • Ajustar la temperatura (34-37º) del humidificador, si el modelo lo permite,
  • Conectar la cánula nasal en el extremo distal de la tubuladura de inspiración o directamente a la máquina y ajustarla en el paciente.
  • La cinta se ajusta alrededor del cuello del paciente para evitar la fricción y la salida de la cánula de la nariz.
  • Ajustar la concentración de oxígeno deseada. En la práctica vemos que es aconsejable comenzar con un flujo de 25-35 litros / min. Poco a poco se va aumentando de 5 en 5 litros de cada vez, hasta que lo tolere el paciente.
  • Se desaconseja un flujo superior a 50 litros / min, ya que puede hacer sentir incómodo al paciente. En pacientes COVID-19 se ha llegado a poner más de 60 litros/min.
  • Mantener bien ajustado la cánula nasal, evitando pliegues, buscando evitar las posibles fricciones.

 

DURANTE EL USO, TENER EN CUENTA5:

  • La habitación en la que se coloque el dispositivo debe airearse frecuentemente.
  • La posición del paciente debe ser una postura óptima, facilitando el trabajo respiratorio.
  • Monitorización del paciente con pulsioxímetro.
  • Calcular, observar la frecuencia respiratoria.
  • Observar movimientos respiratorios, el uso de musculatura accesoria y escuchar su respiración.
  • Mediciones eventuales (cada 3 horas) de la saturación de oxígeno.
  • Tomar muestras de gasometría arterial, para saber los valores de pH, la PaO2 y la PaCO2.
  • En pacientes con EPOC, valorar que no retiene carbónico.
  • Mantener ajustado los parámetros de oxígeno y flujo, según criterios del facultativo responsable.
  • Realizar mantenimiento del humidificador.
  • Mantener el nivel óptimo del agua, entre el indicador de máximo y mínimo, evitando que la presión ejercida provoque percances o se dañe el difusor interno. El agua siempre debe ser destilada, con finalidad de impedir que se tape la tubería y el difusor, evitando las infecciones en la vía aérea del paciente.
  • Se sugiere cambiar el agua cada 3 días, para un mejor mantenimiento el lavado del vaso, con agua y jabón neutro, siempre secándose bien antes de volverlo a utilizar.
  • Tener especial cuidado con la condensación de agua en la alargadera de inspiración. Si hay condensación hay riesgo de que el paciente la inhale en los cambios de posición, donde se puede provocar una aspiración e infección.
  • Los tratamientos con aerosoles no se deben conectar al sistema de alto flujo. Administrar de manera habitual, con mascarilla de aerosol-terapia o con el respirador.

 

CUIDADOS DE ENFERMERIA7:

  • Enseñar al paciente la respiración nasal.
  • Controlar la posición y ajuste de la cánula nasal.
  • Comprobar que las fosas nasales se encuentran permeables, libres de secreciones, evitando las erosiones nasales.
  • Vigilar los puntos de apoyo de la cánula, especialmente en pabellones auriculares, mucosa nasal y pómulos si es necesario se puede utilizar parches hidrocoloides como método de barrera entre el dispositivo y la piel.
  • Revisar regularmente los valores prescritos por el facultativo entre el flujo prescrito y el suministro de O2.
  • Mantener limpio el dispositivo y desechar en caso de que se ensucien o deterioren.
  • Comprobar que las conexiones funcionen correctamente y que los cables no estén presionados por ruedas, sillas u otros materiales de la habitación.
  • Favorecer la higiene bucal y nasal.
  • Facilitar la hidratación oral.
  • Lubricar las mucosas nasales con soluciones acuosas, no aceite ni vaselina.
  • Realizar control regular a través del pulsioxímetro/oxímetro y registrar.
  • Promover y promocionar una buena higiene del equipamiento.

 

CONCLUSIÓN

Nuestros pacientes necesitan cuidados de calidad por parte de todos los profesionales de la salud, cuidados que estén consensuados y a la vez evaluados por el equipo; en definitiva, que estén apoyados en evidencia científica. Así como es necesario promover la continuidad en estos cuidados para con ello conseguir resultados satisfactorios de salud.

Es de fundamental importancia que el manejo de nuevos equipamientos en las unidades donde desempeñamos nuestra función sea de conocimiento de todos, evitando errores y promoviendo una mejor atención y cuidados al paciente.

Concluimos que es de vital importancia la necesidad de formular protocolos, guías rápidas y cursos, favoreciendo y promoviendo una cierta seguridad a la hora de prestar los cuidados a estos pacientes.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. González-Castro, Fajardo Campoverde, Medina, Vicente Modesto i Alapont. Ventilación mecánica no invasiva y oxigenoterapia de alto flujo en la pandemia COVID-19: El valor de un empate. Med Intensiva [Internet]. 2021 June-July [citado 2021 octubre 25]; 45(5): 320-321. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7198163/
  2. Higuera J, Cabestrero D, Narváez G, Blandino Ortiz A, Rey L, Aroca M, Vaquero C, Saéz S, De Pablo R. Oxigenoterapia de alto flujo, ¿un nuevo horizonte en el tratamiento de la insuficiencia respiratoria aguda?. Revista Argentina de Anestesiología [Internet] .2017 Mayo- Agosto [citado 2021 octubre 25];75(2): 53-60. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-revista-argentina-anestesiologia-268-articulo-oxigenoterapia-alto-flujo-un-nuevo-S0370779217300315
  3. D.Rodríguez, Pablo, María O. Samperio, Daniel Germán Gaitán Tocora, Juan Carlos C. Ballesteros, Juan Antonio A. Lillob. Hospital General Universitario Gregorio Marañón, Madrid, España. Oxigenoterapia de alto flujo con cánula nasal: estudio preliminar en pacientes hospitalizados n.d. accessed April 21, 2020). https://www.archbronconeumol.org/es-pdf-S0300289615001180
  4. J.R. Masclans, P. Pérez-Terán y O. Roca, Barcelona. Papel de la oxigenoterapia de alto flujo en la insuficiencia respiratoria aguda. Med intensiva [Internet]. 2015 octubre [citado 2021 octubre 28]; 39(8): 505-515. Disponible en: https://www.medintensiva.org/es-pdf-S0210569115001217
  5. García Gabaldón L, Plaza García E. Oxigenoterapia de alto flujo. Enfermería integral: Revista científica del Colegio Oficial de Enfermería de Valencia [Internet]. 2012 diciembre [citado 2021 octubre 28]; (100): 29-32. Disponible en: https://www.enfervalencia.org/ei/100/ENF-INTEG-100.pdf
  6. Esquinas Rodríguez, Dr. Antonio M., Cuidados de enfermería en ventilación mecánica no invasiva. 1ªed. Murcia, 2010, 150p.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos