Caso clínico de úlcera por presión en paciente con Alzheimer.

7 enero 2024

AUTORES

  1. Isabel Domínguez Lozano. Diplomada de Enfermería. Especialista en Enfermería Familiar y Comunitaria. CS Ejea Zaragoza.
  2. Cristina Pablos Mur. Diplomada de Enfermería. Especialista en Enfermería Familiar y Comunitaria. CS Oeste Amparo Poch. Zaragoza.
  3. Gema Montón Blasco. Diplomada de Enfermería. Especialista en Enfermería Familiar y Comunitaria. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  4. María Ángeles Navarro Peiró. Diplomada de Enfermería. Especialista en Enfermería Familiar y Comunitaria. Centro de Especialidades Ramón y Cajal, Zaragoza.

 

RESUMEN

Los pacientes confinados a permanecer en la cama durante mucho tiempo son afectados por la alteración y/o carencias de la función motora o sensorial y experimentan la atrofia del músculo y disminución del tejido adiposo entre la piel y el hueso subyacente tiene la tendencia de sufrir úlceras por presión.

Constituyen uno de los problemas sanitarios de mayor incidencia donde la figura de la enfermería tiene un papel fundamental en cuanto a la prevención y tratamiento. Pese a su conocimiento por parte de los profesionales, siguen desarrollándose muchas de estas lesiones que, de alguna manera podrían haber sido evitadas. Se ha desarrollado un plan de cuidados estandarizado cuya finalidad es dotar a los profesionales de enfermería de las directrices necesarias para una correcta actuación para prevenir estas lesiones, todo dando una atención de calidad y centrada en la persona.

PALABRAS CLAVE

Úlcera por decúbito, prevención, Alzheimer, cuidados.

ABSTRACT

Patients confined to bed for a long time are affected by alterations and/or deficiencies in motor or sensory function and experience muscle atrophy and a decrease in adipose tissue between the skin and the underlying bone and have a tendency to suffer from ulcers. by pressure.

They constitute one of the health problems with the highest incidence where the figure of nursing has a fundamental role in terms of prevention and treatment. Despite the knowledge of professionals, many of these injuries continue to develop that, in some way, could have been avoided. A standardized care plan has been developed whose purpose is to provide nursing professionals with the necessary guidelines for correct action to prevent these injuries, all providing quality, person-centered care.

KEY WORDS

Bed ulcer, prevention, Alzheimer’s, care.

INTRODUCCIÓN

Es bien conocido que la piel es el órgano más extenso del cuerpo humano, es la primera barrera que tenemos como defensa ante los agentes externos. Nos protege de multitud de agresiones externas como bacterias, lesiones, el frío, el calor, entre otras. La piel tiene vital importancia también como reguladora de la temperatura, impide la pérdida del agua, así como ayuda a su almacenaje.

Está constituida por tres capas: la dermis, la epidermis y la hipodermis, cada una de ellas con una función concreta y con una estructura diferente. Cuando nos hacemos mayores la piel se ve afectada, perdiendo elasticidad, regeneración y demás propiedades, lo cual la deja más vulnerable y por consiguiente nos deja más vulnerables a las personas1.

Es importante tener un buen cuidado porque las pequeñas alteraciones en la textura y resistencia de la piel son fundamentales a la hora de aumentar el riesgo de aparición de determinadas alteraciones de la misma. La deshidratación, la caquexia, la medicación, la postración… pueden provocar desde problemas leves, aunque muy molestos como el escozor por una piel seca, hasta problemas más serios y difíciles de tratar como pueden ser las úlceras por presión2.

Está constituida por tres capas: la dermis, la epidermis y la hipodermis, cada una de ellas con una función concreta y con una estructura diferente. Cuando nos hacemos mayores la piel se ve afectada, perdiendo elasticidad, regeneración y demás propiedades, lo cual la deja más vulnerable y por consiguiente nos deja más vulnerables a las personas.

Es importante tener un buen cuidado porque las pequeñas alteraciones en la textura y resistencia de la piel son fundamentales a la hora de aumentar el riesgo de aparición de determinadas alteraciones de la misma. La deshidratación, la caquexia, la medicación, la postración… pueden provocar desde problemas leves, aunque muy molestos como el escozor por una piel seca, hasta problemas más serios y difíciles de tratar como pueden ser las úlceras por presión2.

Los pacientes confinados a permanecer en la cama durante mucho tiempo son afectados por la alteración y/o carencias de la función motora o sensorial y experimentan la atrofia del músculo y disminución del tejido adiposo entre la piel y el hueso subyacente tiene la tendencia de sufrir úlceras por presión. Cuando la presión aplicada a la piel es mayor a la presión de oclusión capilar normal (alrededor de 32 mmHg), está afecta al tejido. Los pacientes en condiciones de salud severas tienen la oclusión capilar alterada y mayor probabilidad de desarrollar una UPP. El signo inicial es la presencia de enrojecimiento de la piel seguida de isquemia o anoxia en el tejido. Los tejidos cutáneos son rotos o destruidos, causando el deterioro progresivo y necrosis de los tejidos subyacentes. La UPP es dolorosa y necesita periodos largos para curarse3. Cuando la presión aplicada a la piel es mayor a la presión de oclusión capilar normal (alrededor de 32 mmHg), está afecta al tejido. Los pacientes en condiciones de salud severas tienen la oclusión capilar alterada y mayor probabilidad de desarrollar una UPP. El signo inicial es la presencia de enrojecimiento de la piel seguida de isquemia o anoxia en el tejido. Los tejidos cutáneos son rotos o destruidos, causando el deterioro progresivo y necrosis de los tejidos subyacentes. La UPP es dolorosa y necesita periodos largos para curarse.

La OMS ya ha alertado de las diferentes consecuencias de este hecho e incita a los gobiernos a tomar medidas que aminoren el impacto socio sanitario de esta afección tan calamitosa, llevando a cabo proyectos a nivel nacional frente al Alzheimer (EA). Se calcula que el retardo en la aparición de la EA en un año, a través de intervenciones preventivas, disminuiría en el año 2050 en 12 millones la cantidad de enfermos a nivel mundial4.

Al tratarse de una enfermedad neurodegenerativa, progresiva, irreversible y crónica, los cuidados destinados a las personas que padecen la EA deben ser integrales y adaptados a la variabilidad durante el proceso morboso, de forma multidisciplinar, atendiendo a las diversas dimensiones de la persona afecta: la cognitiva, emocional, social, funcional y, por tanto, en la calidad tanto del paciente como del cuidado

PRESENTACIÓN DEL CASO CLÍNICO

El caso que presentamos es el de Ana mujer de 91 años vive en su domicilio y posee una cuidadora las 24 horas al día. Diagnosticada de enfermedad de Alzheimer fase 1, anorexia, posee un gran deterioro importante de movilidad, incontinencia urinaria y dependencia para las actividades de la vida diaria.

Nos avisa la cuidadora que lleva lesión en cresta ilíaca desde hace unas semanas de evolución y que ha tratado ella con betadine. Refiere que el dolor que tiene impide el descanso de ambas ya que le produce gran dolor y que no cesa con los analgésicos que le da oralmente y le crea ansiedad y temor.

Primeramente, limpiamos la herida y observamos que tenía una dimensión de 3+4 cm, lecho esfacelado, bordes que comienzan a necrosarse, poco exudativo y maloliente.

Por todo ello, los objetivos que nos planteamos fueron: Preparar el lecho de la herida eliminando el biofilm, aplicar técnicas avanzadas para acelerar el proceso de cicatrización durante 14 días y conseguir la cicatrización parcial o total de la úlcera.

El tratamiento consistió: los primeros catorce días fueron de preparación del lecho de la herida, con cadexómero yodado iodosorb, junto con un apósito combinado de espuma hidrocelular y adhesivo de silicona Allevyn Life.

Posteriormente, catorce días más con terapias avanzadas como es la terapia de presión negativa TPN de un solo uso PICO 14R para acelerar la cicatrización con cambios casa 72h.

El lecho de la herida apareció más limpio tras su aplicación. Además, se aplicó crema barrera de óxido de zinc en la piel perilesional para evitar la maceración de los bordes. Se agrandó el tamaño de la herida al haber limpiado, dando unas dimensiones de 3,5* 4,5 *1,3 cm.

Con la aplicación de TPN durante catorce días con cambio semanal, se obtuvo una reducción del 33,3% aproximadamente, disminuyendo a su vez el tamaño, llegando a 2*4 cm.

Durante quince días se realizaron curas en medio húmedo con apósitos combinados de espuma hidrocelular con adhesivo de silicona Allevyn Life.

La paciente tolero perfectamente la TPN y además de reducir notablemente el tamaño de la herida, se consiguió que descansara por las noches y redujera su dolor.

Se realiza una valoración de las necesidades por medio del modelo de Virginia Henderson, que se ubica en los Modelos de las necesidades humanas, donde el papel de la enfermera es la realización (suplencia o ayuda) de las acciones que la persona no puede realizar en un determinado momento de su ciclo de vital5.

 

VALORACIÓN DE LAS 14 NECESIDADES BÁSICAS DE VIRGINIA HENDERSON

Siguiendo el modelo de las 14 necesidades básicas de Virginia Henderson, se obtienen los siguientes datos de valoración enfermera.

1. Respiración:

Sin alteraciones. Sat O2: 98%.

2. Alimentación – Hidratación:

IMC 20. Dieta blanda. No posee dientes.

3. Eliminación:

Incontinente urinaria. Usa pañal.

4. Actividad:

Ninguna.

5. Dormir y descansar:

Insomnio.

6. Vestirse y desvertirse:

Dependiente para las AVD.

7. Temperatura corporal:

Sin alteraciones.

8. Higiene, hidratación de piel y mucosas:

Piel hidratada, con UPP.

9. Comunicación y relaciones sociales:

La familia va a verla.

10. Valores y creencias:

Ninguna.

11. Actividad:

Sedentarismo.

 

DIAGNÓSTICOS DE ENFERMERÍA, TAXONOMÍA NANDA, NOC, NIC

Una vez realizado el PAE6, obtenemos los siguientes diagnósticos de enfermería: A continuación, se van a desarrollar los diagnósticos enfermeros, resultados e intervenciones enfermeras de este plan de cuidados, utilizando los lenguajes estandarizados7 NANDA/NOC/NIC, véase en anexos tabla 1.

 

CONCLUSIÓN

El profesional de enfermería desempeña un rol fundamental en la atención del paciente, siendo el responsable de los cuidados básicos y del control, tratándose de un profesional de referencia ya que realiza un seguimiento regular, conllevando una mejoría de las circunstancias apropiadas para que el PAE se convierta en una herramienta ideal para asegurar dichos cuidados.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Valles Suárez MC, González Rodríguez M, Daunesse Pérez R, Granda Valles FJ y Díez Sojo M. Análisis de prevención y tratamiento de las úlceras por presión. Calidad de vida, cuidadores e intervención para la mejora de la salud. 2018. Volumen II; Capítulo 53: 389-394.
  2. Goicochea Torres S, Marcelo Rivera K y Yépez Vásquez MC. Efectividad de una intervención educativa en el conocimiento sobre cuidados paliativos en el hogar a familiares con pacientes oncológicos. 2017.
  3. Incer M, Doger C, Tas SS, Karayaka D. An Analysis of Patient in Palliative Care with Pressure Injuries. Niger J Clin Pract. 2018; 21: 484-491.
  4. Gallego C, Guerrero N. Sociedad Española de Enfermería Neurológica (SEDENE). “Manejo de pacientes con enfermedad de Alzheimer: ¿cambio en el paradigma actual?” [Internet]. Rev Cient Soc Esp Enferm Neurol. España, 2017; [fecha de publicación: 2017; fecha de última consulta: 2 de octubre de 2017]. Vol. 45 enero – junio 2017; 45(C): 30-31. Disponible en: URL: https://ac.els-cdn.com/S2013524616300204/1-s2.0-
  5. Gallego Torres, R., & Díaz Guerrero, R. (2006). Definición de las catorce necesidades básicas de los individuos. Desarrollo Científico De Enfermería, 14(7), 268-273.
  6. NNNconsult. Herramienta para la consulta, formación y creación de planes de cuidado con NANDA, NOC, NIC. [Online] Acceso 12 de noviembre de 2023. Disponible en: https://www.nnnconsult.com/
  7. NANDA Internacional. Diagnósticos Enfermeros: Definiciones y Clasificación 2015-2017. Madrid: Elsevier; 2015-2017.

 

ANEXOS

TABLA 1: DIAGNÓSTICOS DE ENFERMERÍA, TAXONOMÍA NANDA, NOC, NIC:

DIAGNÓSTICOS DE ENFERMERÍA NOC NIC
0078 Gestión ineficaz de la propia salud r/c conocimiento insuficiente del régimen.

terapéutico m/p fracaso al emprender acciones para reducir los factores de riesgo.

0908 Memoria. 6460 Manejo de la demencia.
00048 Deterioro de la dentición r/c higiene oral inadecuada m/p ausencia de dientes. 1010 Estado de la deglución. 3200 Precauciones para evitar la broncoaspiración.
00102 Déficit de autocuidado: alimentación r/c alteración de la función cognitiva m/p

deterioro de la habilidad para tomar por sí sola una comida completa.

1010 Estado de la deglución. 3540 Prevención de úlceras por presión.
00016 Deterioro de la eliminación urinaria r/c deterioro sensitivo-motor m/p Incontinencia urinaria. 0503 Eliminación urinaria.

0204 Consecuencias de la inmovilidad: fisiológicas.

0590 Manejo de la eliminación urinaria.
00062 Riesgo de cansancio del rol de cuidador r/c tiempo de ocio del cuidador

insuficiente.

2508 Bienestar del cuidador principal. 7240: Apoyo al cuidador.
00095 Insomnio r/c temor m/p dificultad para conciliar y mantener el sueño. 0004 Sueño. 2300 Administración de medicación.
0131 Deterioro de la memoria r/c deterioro neurológico m/p incapacidad para

recordar acontecimientos.

0901 Orientación cognitiva.

0208 Movilidad.

4720 Estimulación cognitiva.

0740 Cuidados del paciente encamado.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos