Corea de Huntington. Artículo monográfico

23 abril 2024

AUTORES

  1. Gemma Alegre Bueno. Enfermera Hospital Royo Villanova, Zaragoza.
  2. María Ángeles Franco López. Enfermera Centro de Salud Ruiseñores, Zaragoza.
  3. María Luisa González Gracia. Enfermera Centro de Salud Alfajarín.
  4. Luisa María Diloy Casamayor. Enfermera Centro de Salud San José Centro, Zaragoza.
  5. Marta Gutiérrez Laborda. Enfermera Centro de Salud Alfajarín.
  6. Gemma Martínez Júdez. Enfermera Centro de Salud Actur Norte, Zaragoza.

 

RESUMEN

La enfermedad de Huntington, también conocida como corea de Huntington, es un trastorno genético hereditario que afecta al sistema nervioso, causando deterioro progresivo de las habilidades motoras y cognitivas. La enfermedad se debe a una mutación en el gen huntingtina (HTT) ubicado en el cromosoma 4.

Esta mutación provoca la producción anormal de una proteína llamada huntingtina, que se acumula en las células nerviosas, especialmente en el cerebro. A medida que esta acumulación progresa, afecta la función cerebral, resultando en movimientos involuntarios, problemas cognitivos y trastornos emocionales.

Los síntomas de la enfermedad de Huntington generalmente se manifiestan en la edad adulta, y su gravedad puede variar. No hay cura para la enfermedad, pero existen tratamientos que pueden aliviar algunos síntomas. La genética juega un papel crucial en la transmisión de la enfermedad, ya que los hijos de una persona afectada tienen un 50% de probabilidad de heredar la mutación.

La investigación continúa en busca de tratamientos más efectivos y terapias que abordan la base genética de la enfermedad de Huntington. Además, se llevan a cabo esfuerzos para comprender mejor los mecanismos moleculares y celulares involucrados, con la esperanza de desarrollar intervenciones más específicas y mejorar la calidad de vida de las personas afectadas por esta enfermedad neurodegenerativa.

PALABRAS CLAVE

Sistema nervioso, mutación, enfermedad de Huntington, corea.

ABSTRACT

Huntington’s disease, also known as Huntington’s chorea, is an inherited genetic disorder that affects the nervous system, causing progressive deterioration of motor and cognitive skills. The disease is due to a mutation in the huntingtin (HTT) gene located on chromosome 4.

This mutation causes the abnormal production of a protein called huntingtin, which accumulates in nerve cells, especially in the brain. As this buildup progresses, it affects brain function, resulting in involuntary movements, cognitive problems, and emotional disorders.

Symptoms of Huntington’s disease usually appear in adulthood, and their severity can vary. There is no cure for the disease, but there are treatments that can relieve some symptoms. Genetics plays a crucial role in the transmission of the disease, as the children of an affected person have a 50% chance of inheriting the mutation.

Research continues in search of more effective treatments and therapies that address the genetic basis of Huntington’s disease. Additionally, efforts are being made to better understand the molecular and cellular mechanisms involved, with the hope of developing more specific interventions and improving the quality of life of people affected by this neurodegenerative disease.

KEY WORDS

Nervous system, mutation, Huntington disease, chorea.

DESARROLLO DEL TEMA

La enfermedad de Huntington (EH) es una enfermedad neurológica, hereditaria y degenerativa. Pertenece al grupo de las denominadas «raras». Es un trastorno autosómico dominante caracterizado por corea y deterioro cognitivo progresivo, que habitualmente comienza en la edad media1.

La enfermedad de Huntington tiene una amplia repercusión en las capacidades funcionales de una persona y, generalmente, ocasiona trastornos del movimiento, el pensamiento (cognitivos) y psiquiátricos2.

La enfermedad de Huntington es causada por un defecto genético en el gen HTT localizado en el cromosoma 4 . El gen HTT tiene las instrucciones para producir una proteína llamada Huntingtina. No se sabe la función exacta de esta proteína, pero parece ser importante para las células nerviosas (neuronas) del cerebro3.

El defecto en el gen resulta en que una parte del ADN, llamada «repetición CAG» (que significa Citosina-Adeninina-Guanina), ocurre muchas más veces de lo normal. Normalmente, esta sección del ADN se repite de 10 a 35 veces, pero en personas con la enfermedad de Huntington, se repite de 36 a 120 veces. Las personas que tienen 36 a 39 repeticiones de CAG (tamaño intermedio) pueden o no llegar a tener la enfermedad de Huntington, mientras que las personas con 40 o más repeticiones casi siempre desarrollan la enfermedad3. El número aumentado de repeticiones CAG resulta en una versión demasiado grande de la proteína Huntingtina que se rompe en varios pedazos que se acumulan y son tóxicos para las neuronas, lo que provoca las señales y síntomas de la enfermedad3.

Según las repeticiones1:

  • Menos de 28 repeticiones: no desarrollo de EH.
  • Entre 29-34 repeticiones: no desarrollo de EH, pero la siguiente generación está en riesgo.
  • Entre 35-39 repeticiones: algunos, pero no todos, desarrollarán la EH. La siguiente generación está en riesgo.
  • Más de 39 repeticiones: desarrollará la EH.

 

Una repetición CAG anormal puede expandirse, contraerse o transmitirse de manera estable cuando se transmite de padres a hijos. Aunque las pequeñas expansiones y contracciones son comunes en la transmisión materna y paterna de alelos anormales, las grandes expansiones ocurren sólo en las transmisiones paternas4.

SÍNTOMAS:

La enfermedad de Huntington a menudo ocasiona trastornos motrices, cognitivos y psiquiátricos con una amplia gama de signos y síntomas. Los síntomas que se presentan al principio varían mucho de una persona a otra. Algunos síntomas parecen ser más dominantes o tienen un mayor efecto sobre la capacidad funcional, pero eso puede cambiar durante el curso de la enfermedad2.

Trastornos del movimiento:

Los trastornos del movimiento asociados a la enfermedad de Huntington pueden incluir problemas de movimiento involuntario y deterioro de los movimientos voluntarios, por ejemplo2:

  • Movimientos espasmódicos o de contorsión involuntarios (corea).
  • Problemas musculares, como rigidez o contracturas musculares (distonía).
  • Movimientos oculares lentos o inusuales.
  • Alteración en la marcha, la postura y el equilibrio.
  • Dificultad para hablar o tragar.

 

El deterioro de los movimientos voluntarios, a diferencia de los movimientos involuntarios, puede tener una mayor repercusión en la capacidad de la persona para trabajar, hacer actividades cotidianas, comunicarse y ser independiente2.

Trastornos cognitivos:

Algunos de los signos del deterioro cognitivo generalmente relacionados a la enfermedad de Huntington son los siguientes2:

  • Dificultad para organizarse, establecer prioridades o enfocarse en tareas.
  • Falta de flexibilidad o tendencia a quedarse atascado en un pensamiento, conducta o acción (perseveración).
  • Falta de control de los impulsos, que puede tener como consecuencia arrebatos, actuar sin pensar y promiscuidad sexual.
  • Falta de conciencia sobre las conductas y aptitudes propias.
  • Lentitud para procesar pensamientos o encontrar las palabras indicadas.
  • Dificultad para aprender información nueva.

 

Trastornos psiquiátricos:

El trastorno psiquiátrico más frecuente asociado a la enfermedad de Huntington es la depresión. Y no se trata solamente de una reacción al recibir el diagnóstico de enfermedad de Huntington. Por el contrario, la depresión parece ocurrir debido a lesiones en el cerebro y posteriores cambios en el funcionamiento cerebral. Estos son algunos de los signos y síntomas2:

  • Sensación de irritabilidad, tristeza o apatía.
  • Aislamiento social.
  • Insomnio.
  • Fatiga y pérdida de energía.
  • Ideas frecuentes sobre la muerte, morir o el suicidio Otros trastornos psiquiátricos frecuentes son2:
    • Trastorno obsesivo compulsivo, una afección caracterizada por pensamientos recurrentes e invasivos, y conductas repetitivas.
    • Manía, que puede ocasionar un estado de ánimo elevado, hiperactividad, conductas impulsivas y autoestima excesiva.
    • Trastorno bipolar, una afección con episodios alternados de depresión y manía.

 

Además de los trastornos mencionados, es común que las personas que padecen la enfermedad de Huntington sufran pérdida de peso, especialmente a medida que la enfermedad avanza2.

 

Síntomas de la enfermedad de Huntington juvenil:

El inicio y el avance de la enfermedad de Huntington en personas jóvenes pueden ser ligeramente diferentes a los de los adultos. Entre los problemas que suelen presentarse al principio del curso de la enfermedad se incluyen2:

● Cambios en la conducta:

– Dificultad para prestar atención.

– Disminución rápida y significativa del desempeño escolar general.

– Problemas de conducta.

● Cambios físicos:

– Músculos contraídos y rígidos que afectan la marcha (especialmente en los niños pequeños).

– Temblores o movimientos involuntarios leves.

– Caídas frecuentes o torpeza.

– Convulsiones.

DIAGNÓSTICO:

El diagnóstico preliminar de la enfermedad de Huntington se basa principalmente en tus respuestas a preguntas, en una exploración física general, una revisión de la historia clínica familiar y exámenes neurológicos y psiquiátricos4:

Examen neurológico. El neurólogo te hará preguntas y te hará pruebas relativamente simples:

  • Síntomas motores, como los reflejos, la fuerza muscular y el equilibrio.
  • Síntomas sensoriales, incluido el sentido del tacto, la visión y la audición.
  • Síntomas psiquiátricos, como el estado de ánimo y mental.

 

Análisis neuropsicológico. El neurólogo también puede realizar pruebas estandarizadas para evaluar:

  • La memoria.
  • El razonamiento.
  • La agilidad mental.
  • Los conocimientos de idiomas.
  • El razonamiento espacial.

 

Evaluación psiquiátrica. Es probable que se te remita a un psiquiatra para que te examine e intente detectar una serie de factores que podrían contribuir a tu diagnóstico, entre ellos:

  • Estado emocional.
  • Patrones de comportamiento.
  • Calidad de juicio.
  • Capacidad de afrontar una situación difícil.
  • Signos de trastornos de pensamiento.
  • Evidencia de toxicomanía.

 

  • Pruebas por imágenes del cerebro y de su actividad. Estas imágenes pueden revelar cambios en el cerebro en las áreas afectadas por la enfermedad de Huntington. Es posible que estos cambios no aparezcan al principio del curso de la enfermedad. Estas pruebas también se pueden usar para descartar otras afecciones que podrían estar provocando los síntomas.
  • Asesoramiento en genética y análisis. Si los síntomas indican claramente que se trata de la enfermedad de Huntington, el proveedor de atención médica te recomendará hacerte una prueba genética para identificar el gen atípico. Esta prueba puede confirmar el diagnóstico. También puede resultar muy útil si no tienes antecedentes familiares conocidos de la enfermedad de Huntington o si no se confirmó el diagnóstico de otro familiar con una prueba genética. Sin embargo, la prueba no proporcionará información para determinar un plan de tratamiento.
  • Análisis genético predictivo. Puedes someterte a una prueba genética si tienes antecedentes familiares de la enfermedad, pero no tienes síntomas. A esto se lo conoce como análisis predictivo. La prueba no puede determinar cuándo comenzará la enfermedad o qué síntomas aparecerán primero. Algunas personas pueden decidir hacerse la prueba porque les resulta más estresante no tener conocimiento. Otras pueden preferir hacerse el análisis antes de tener hijos.

 

Actualmente, la enfermedad de Huntington (EH) se diagnostica basándose en la presencia de signos motores que indican una “confianza diagnóstica” del 99% para la EH. Los avances recientes en la comprensión de la historia natural y la neurobiología de la EH indican que los cambios cerebrales relacionados con la enfermedad comienzan al menos 12 a 15 años antes del diagnóstico formal basado en el inicio motor. Además, a menudo se observan disfunciones motoras sutiles, cambios cognitivos y alteraciones del comportamiento antes de realizar el diagnóstico según los criterios actuales. A medida que se desarrollen tratamientos modificadores de la enfermedad, probablemente será deseable comenzar la terapia temprano. Por lo tanto, sugerimos que se adapten los criterios de diagnóstico ampliados para la EH para reflejar mejor la historia natural de la enfermedad, permitir la realización de ensayos clínicos en sujetos premanifiestos dirigidos a la prevención de la neurodegeneración y facilitar un tratamiento sintomático más temprano. Proponemos un nuevo conjunto de criterios para las categorías de diagnóstico de la EH en la Clasificación Internacional de Enfermedades que reflejan nuestra comprensión actual de la historia natural y la patogénesis de la EH. Según criterios definidos, por ejemplo, el nivel de confianza diagnóstica y las escalas de capacidad funcional total de la escala unificada de calificación de la enfermedad de Huntington, la EH debe dividirse en las categorías «genéticamente confirmada» con las subcategorías «presintomática», «prodrómica» y » manifiesto” y “no confirmado genéticamente” subdivididos en “clínicamente en riesgo”, “clínicamente prodrómico” y “clínicamente manifiesto”5.

La enfermedad de Huntington fue la primera enfermedad genética autosómica dominante para la que se desarrolló una prueba predictiva que permite a las personas en riesgo saber con certeza si han heredado la mutación causante antes de volverse sintomáticas6.

 

TRATAMIENTO:

Todavía no existe cura para esta enfermedad y el tratamiento está dirigido a aliviar los síntomas de los afectados. Existen diversas investigaciones con el objetivo de impedir el desarrollo de la enfermedad y eventualmente obtener la cura. El tratamiento de las manifestaciones incluye3:

  • Tratamiento con medicamentos, incluyendo neurolépticos típicos (haloperidol), neurolépticos atípicos (olanzapina), benzodiazepinas , o la tetrabenazina para controlar los movimientos anormales de la corea.
  • Agentes antiparkinsonianos para hipocinesia y rigidez.
  • Drogas psicotrópicas o algunos tipos de medicamentos antiepilépticos para aliviar los problemas mentales como la depresión.
  • Ácido valproico para alivio de ciertos movimientos anormales.

 

Es importante que exista acompañamiento rutinario con evaluaciones periódicas y de la conducta utilizando la Escala de Huntington de Observación de la Conducta (BOSH) y la Escala de calificación Unificada HD (UHDRS)3.

 

PREVENCIÓN:

A las personas que tienen antecedentes familiares conocidos de enfermedad de Huntington les preocupa saber si les transmitirán el gen de Huntington a sus hijos. Estas personas pueden considerar pruebas genéticas y opciones de planificación familiar. Las parejas deberán tomar decisiones adicionales con respecto a si tendrán hijos o si tendrán en cuenta otras alternativas, como análisis prenatales para detectar el gen o fertilización in vitro con esperma u óvulos de donantes2.

Otra opción para las parejas es la fertilización in vitro y el diagnóstico genético preimplantacional. En este proceso, se extraen los óvulos de los ovarios y se fecundan con el esperma del padre en un laboratorio. Se analizan los embriones para detectar la existencia del gen de Huntington, y se implantan en el útero de la madre solo los que hayan dado negativo en el análisis del gen de Huntington2.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. López-Díaz JA, Ruíz-Díaz G, Ortega-Blanco JA. Caso de enfermedad de Huntington atención en primaria: papel del médico. Semergen [Internet]. 2016;42(8): e157–9. [citado el 18 de febrero de 2024]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1016/j.semerg.2016.01.012
  2. Sannikova OR, Ollero EMB, Álvarez SI. Enfermedad de Huntington. Rev Ocronos [Internet]. 2023 [citado el 19 de febrero de 2024]. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es/diseases-conditions/huntingtons-disease/symptoms-causes/syc-20356117
  3. Enfermedad de Huntington [Internet]. Nih.gov. 2016[citado el 19 de febrero de 2024]. Disponible en: https://rarediseases.info.nih.gov/espanol/11993/enfermedad-de-huntington
  4. Sannikova OR, Ollero EMB, Álvarez SI. Enfermedad de Huntington. Rev Ocronos [Internet]. 2023 [citado el 19 de febrero de 2024]. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es/diseases-conditions/huntingtons-disease/diagnosis-treatment/drc-20356122
  5. Reilmann R, Leavitt BR, Ross CA. Criterios diagnósticos de la enfermedad de Huntington basados en la historia natural. Trastorno del Mov [Internet]. 2014;29(11):1335–41[citado el 19 de febrero de 2024]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1002/mds.26011
  6. Bombard Y, Veenstra G, Friedman JM, Creighton S, Currie L, Paulsen JS, et al. Percepciones de discriminación genética entre personas con riesgo de padecer la enfermedad de Huntington: una encuesta transversal. BMJ [Internet]. 2009 [citado el 19 de febrero de 2024];338 (jun 08 3): b2175–b2175. Disponible en: https://www.bmj.com/content/338/bmj.b2175

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos