Cuidados de enfermería en el paciente con Hallux Valgus.

22 diciembre 2023

AUTORES

  1. Ana Isabel Sanz Gómez. C.E. Grande Covián (Zaragoza).
  2. Patricia Compains Gracia. C.S. Santa Isabel (Zaragoza).
  3. Eva Macipe Gil. Hospital Royo Villanova (Zaragoza).
  4. Encarnación Corao Cebollada. C.E. Grande Covián (Zaragoza).

 

RESUMEN

La desviación de la falange distal o hallux valgus, producida por la deformidad de la articulación metatarsofalángica (bunion) que produce dolor, dificultad para la deambulación, irritación, inflamación o procesos infecciosos como bursitis y otras alteraciones como artrosis, dedos en martillo, requiere de los cuidados y atención de enfermería para su buena evolución y prevención de complicaciones. Los cuidados se deben realizar de manera preventiva para frenar la deformidad y aliviar la sintomatología, o tras la cirugía, para una buena recuperación de la intervención quirúrgica.

PALABRAS CLAVE

Hallux valgus, articulación metatarsofalángica, curas enfermería.

ABSTRACT

The deviation of the distal phalanx of hallux valgus, produced by the deformity of the metatarso-phalangeal joint (bunion) that produces pain, difficulty in walking, irritation, inflammation or infectious processes such as bursitis and other disorders such as osteoarthritis, hammer toes, It requires nursing care and attention for its good evolution and prevention of complications. Care should be carried out preventively to stop the deformity and alleviate the symptoms, or after surgery, for a good recovery from the surgical intervention.

KEY WORDS

Hallux valgus, metatarsophalangeal joint, nursing care.

INTRODUCCIÓN

La técnica quirúrgica de hallux valgus o juanete sirve para corregir la desviación del primer metatarsiano en varo, la falange distal en valgo y posible rotación interna. Así como la luxación de los sesamoideos que dan lugar a la prominencia1. Desviación de la falange distal, deformidad de la articulación metatarsofalángica (bunion) que produce dolor, dificultad para la deambulación, irritación e inflamación. Procesos infecciosos como bursitis y otras alteraciones como artrosis, dedos en martillo.

El objetivo de esta intervención quirúrgica es aliviar los síntomas, restaurar la función y corregir la deformidad, conseguir la buena evolución del paciente tras el tratamiento quirúrgico, como opción cuando el tratamiento conservador no se puede realizar o no da los resultados esperados.

DIAGNÓSTICO:

  • Anamnesis y exploración física.
  • Radiografía anteroposterior, lateral oblicua lateral y proyecciones axiales para observar los sesamoideos, para evaluar la patología articular y medir la deformidad angular.
  • RX en bipedestación para el estado estructural del pie.

 

Detectar factores de riesgo para tratar el problema de base de forma precoz:

  • Factores biomecánicos que involucran diferentes alteraciones; equinos, planos, valgo flexibles o rígidos, antepié en varo rígido, flexión dorsal de la primera falange o hipermovilidad de la misma y primer metatarsiano corto2,3,4.
  • Deformidades estructurales como mala alineación de la superficie articular o eje metatarsiano, metatarsiano con longitud anormal, torsión tibial externa, genu varo o valgo, y retrotorsión femoral5,6.
  • Factores traumáticos: esguince de tejidos blandos, daño intraarticular, dislocaciones.
  • Factores artríticos metabólicos: Artritis gotosa, reumatoide, psoriásica, y trastornos del tejido conectivo.
  • La obesidad o sobrepeso ocasiona la pronación del antepié porque se ejerce mayor presión a nivel de la primera articulación metatarsofalángica y se desvía el primer dedo.
  • Enfermedades neuromusculares: Esclerosis múltiple, Charcot- Marie-Tooth o parálisis cerebral
  • Uso de zapato estrecho, de menor tamaño del pie o más corto.
  • Factores genéticos.

 

CUIDADOS DE ENFERMERÍA PREVENTIVOS PARA FRENAR LA EVOLUCIÓN:

Se trata de actuar sobre los factores de riesgo para prevenir la evolución de la deformidad de la articulación metatarsofalángica8.

  • Uso de zapato adecuado; Horma ancha y redonda, a la medida del pie, no uso de tacón de más de 5 cm, y contra-orte rígido, no duro.
  • Tratamiento farmacológico si precisa: Analgésicos y antiinflamatorios (ibuprofeno, diclofenaco).

 

En algún caso si hay inflamación severa, infiltración con corticoides con lidocaína, disminuye el dolor en etapas iniciales y mejora la marcha.

  • Si tiene bursitis por inflamación de la bolsa sinovial, precisará antibioterapia.
  • Fisioterapia, la rehabilitación fortalece las estructuras que intervienen en la marcha9.
    • Fortalecer el flexor del primer dedo.
    • Movilizar articulación metatarsofalángica10.
    • Ejercicios de estiramiento y coaptación del eje longitudinal del primer dedo.
  • Ortopedia: Plantillas adecuadas para mejorar los factores biomecánicos y antiálgicos.

 

Valorar si puede usar órtesis o férulas diurnas o nocturnas para corrección de la desviación.

  • Control de las enfermedades metabólicas que afectan.

 

Recomendaciones nutricionales y de ejercicio para el control del sobrepeso o la obesidad si fueran precisas.

 

SIGNOS Y SÍNTOMAS DE COMPLICACIONES DEL HALLUX VALGUS ANTES DEL TRATAMIENTO:

  • Dolor que aumenta al deambular.
  • Irritación.
  • Inflamación.
  • Deformación de la articulación metatarsofalángica (bunion).
  • Bursitis.
  • Otras alteraciones: dedos martillo, artrosis.
  • Factores estéticos.

 

CUIDADOS TRAS TRATAMIENTO QUIRÚRGICO DEL HALLUX VALGUS:

Cuidados de enfermería tras la intervención de hallux valgus para favorecer su recuperación y buena evolución:

Cuidados de enfermería en el postoperatorio inmediato.

  • Movilización precoz: Levantar con ayuda sentándose primero y apoyándose en la pierna no operada.
  • Ejercicios isométricos.
  • Ejercicios de flexo-extensión de la pierna no operada.
  • Mover activamente la rodilla, el tobillo y los dedos del pie (si el tipo de intervención se los permite)
  • Elevación de la extremidad operada.
  • Tras cirugía de juanete o deformidades de los dedos (dedos en garra) se realiza vendaje postoperatorio para controlar la corrección y controlar el sangrado.

 

Cuidados de enfermería al alta hospitalaria11:

  • Caminar con el zapato ortopédico de tacón invertido.
  • Retirar alfombras u otros obstáculos del suelo.
  • Usar en el otro pie zapato cerrado y con suela antideslizante.
  • Aplicar frio o hielo local sobre el vendaje los primeros días para aliviar la inflamación, 20 minutos tres veces al día.
  • No mojar el vendaje.
  • Elevación de la extremidad por encima del corazón (posición decúbito supino y extremidad elevada cada dos horas unos veinte minutos).
  • No caminar mucho ni tener el pie más de unos minutos en declive.
  • Movilización de dedos, tobillo y rodillas varias veces al día para evitar la rigidez y mejorar la circulación.
  • Tratar el dolor si se precisa con analgésicos.
  • Tratar con antiinflamatorios si está indicado y la medicación prescrita por su facultativo.

 

SIGNOS DE ALARMA DE COMPLICACIONES TRAS LA INTERVENCIÓN QUIRÚRGICA:

  • Aumento del dolor.
  • Aumento de la inflamación.
  • Fiebre.
  • Vendaje manchado de exudado o de sangrado.
  • Enrojecimiento o tumefacción.
  • Cambio en la coloración: dedos azulados, palidez, fríos.
  • Dificultad respiratoria.

 

TÉCNICA CURAS DE HERIDA QUIRÚRGICA:

Se realizarán las curas con total esterilidad.

  • Se lavará la herida con suero fisiológico por arrastre y se desinfectará la herida con clorhexidina.
  • Si la herida presenta signos de maceración elegiremos como desinfectante de elección povidona iodada solución o gel.
  • Realizaremos una buena valoración de la herida quirúrgica, observando si presenta: laceraciones o sangrados, hematomas perilesionales o flictenas, dehiscencia y exudado.
  • Realizaremos la cura y aplicaremos el producto adecuado o el apósito que precise según el estado de la herida.
  • Cubriremos con gasas estériles.
  • Cerraremos con un vendaje corrector.
  • En ocasiones precisarán férula de yeso que inmovilice la zona intervenida.

 

TÉCNICA DE VENDAJE CORRECTOR:

Objetivo controlar la corrección de la articulación metatarsofalángica y controlar el sangrado y la correcta curación del hueso y de los tejidos blandos.

Para ello tras la cura9:

  • Cubriremos la herida con gasas estériles.
  • Realizaremos tracción del primer dedo hacia la zona externa y separándolo del segundo dedo con gasas cruzadas sobre el dedo pulgar que traccionan hacia afuera.
  • Si intervención de dedos en garra o deformidad, colocaremos gasa haciendo tracción de dichos dedos hacia donde sea más terapéutico para su correcta colocación.
  • Posteriormente colocaremos la venda de algodón que proteja y vaya sujetando las gasas que realizan la tracción.
  • Encima venda de crepé con compresión ligera.
  • Sobre la venda de crepé colocaremos esparadrapos haciendo tracción del primer dedo hacia afuera, esparadrapos que fijaremos en forma de corbata, dos en dedos tamaño medio y si el dedo pulgar es muy largo colocaremos hasta tres tiras de esparadrapo, para que la tracción sea efectiva. Y si es necesario colocaremos dichos esparadrapos en el resto de los dedos intervenidos hacia donde sea necesario.
  • Por último, colocaremos venda adhesiva (tensoplast) sobre la venda de crepé y los esparadrapos, que permite fijar los esparadrapos que realizan la tracción y así mantenerla hasta la siguiente cura.

 

MATERIAL DE CURAS:

  • Camilla elevadora.
  • Paño estéril.
  • Guantes estériles.
  • Gasas estériles.
  • Pinza de Axón.
  • Bisturí o quitagrapas para la retirada de suturas o ágrafes.
  • Cureta.
  • Suero fisiológico.
  • Clorhexidina o povidona iodada solución y gel.
  • Venda de algodón.
  • Venda de crepé.
  • Venda de tensoplast.
  • Esparadrapo.
  • Gasas hemostáticas.
  • Puntos de aproximación.
  • Apósitos de hidrofibra e hidrocoloide con y sin Ag.
  • Apósitos grasos como linitul o tulgrasum.
  • Apósitos de silicona.
  • Apósitos con antimicrobianos con Ag.
  • Prontosan para el biofilm.

 

RIESGO DE COMPLICACIONES:

  • Existen varias causas que predisponen a las complicaciones o dehiscencia de la herida quirúrgica:
  • Insuficiencia venosa previa, o la existencia de varices, ya que aumenta la inflamación y el edema.
  • Alteración en el proceso de consolidación o pérdida de corrección de las osteotomías.
  • Enfermedades metabólicas como diabetes, gota, artritis reumatoide, etc…
  • Rechazo al material osteosintésico.
  • Gérmenes intraquirúrgicos.
  • Respuestas neurovegetativas inapropiadas tras la cirugía, los nervios simpáticos y parasimpáticos responden de manera descoordinada.
  • Otras complicaciones como el Sudeck o fracturas de estrés.

 

REHABILITACIÓN:

Iniciarla con movimientos pasivos continuos y movilización cuidadosa y suave.

Mejorar el arco de movilidad de la articulación metatarsofalángica.

Primeras 6 semanas postoperatorias:

  • Inicio de la marcha con apoyo del talón con calzado Barouk, zapato de tacón invertido.

 

Tras 6 semanas de postoperatorio:

  • Reeducación de la marcha tras lograr el apoyo plantígrado tras las 6 semanas del posoperatorio. Exagerando las fases de apoyo frente al espejo.
  • Primero en suelo liso con apoyo en barras y posteriormente en piso irregular.
  • Ejercicios para fortalecer el flexor propio del primer dedo; contracción concéntrica isométrica al inicio, y más adelante ejercicios isotónicos.
  • Baños de agua fría con o sin sal, que se pueden alternar con agua caliente.
  • Masajes en pie para mejorar la circulación y el edema, al inicio suaves y a lo largo de los días masajes más profundos para ir separando las adherencias.

 

CONCLUSIÓN

El personal de enfermería tiene una función importante en el cuidado de esta patología y es necesario una alta implicación por su parte para que el proceso finalice lo mejor posible. Es importante tener los conocimientos necesarios sobre la patología para poder aplicarlos en todo momento desde la primera consulta del paciente hasta el alta del paciente.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Wagner Hitschfeld E, Wagner Hitschfeld P. Hallux valgus en el adulto: conceptos actuales y revisión del tema. Revista Chilena de Ortopedia y Traumatología ELSEVIER (57) Núm. 3.pp. 89-94 (2016). Citado 20 abril 23, página web: https://www.elsevier.es/es-revista-revista-chilena-ortopedia-traumatologia-230-articulo-hallux-valgus-el-adulto-conceptos-S0716454816300365
  2. J. Larholt, T.E. Kilmartin. Rotational scarf and akin osteotomy for correction of hallux valgus associated with metatarsus adductus. Foot Ankle Int, 31 (2010), pp. 220-228 http://dx.doi.org/10.3113/FAI.2010.0220 | Medline
  3. T.N. Joseph, K.J. Mroczek. Decision making in the treatment of hallux valgus. Bull NYU Hosp Jt Dis, 65 (2007), pp. 19-23
  4. M.J. Shereff. Pathophysiology, anatomy, and biomechanics of hallux valgus. Orthopedics, 13 (1990 Sep), pp. 939-945
  5. Reyes Rodríguez, C, Borda Sánchez, DA, Bustamante Rubio, MA, et all. Etiología y fitopatología del hallux valgus. Vol. 33, pp. 2-12 (octubre 2019). Citado 26 de abril 23), página web: https://www.elsevier.es/es-revista-revista-colombiana-ortopedia-traumatologia-380-articulo-etiologia-fisopatologia-del-hallux-valgus-S0120884519300355
  6. S. Nix, M. Smith, B. Vicenzino. Prevalence of hallux valgus in the general population: a systematic review and meta-analysis. J Foot Ankle Res, 3 (2010), pp. 21. http://dx.doi.org/10.1186/1757-1146-3-21
  7. Armando Javier Tejera Valdés (1), Mayra Cristina Quiñónes Rodríguez (2), Emilio Manuel
  8. Delgado Martínez, Arias López Y, Supervieda González EE. Algunas consideraciones sobre el hallux valgus. Centro provincial de promoción y educación para la salud ciego de Ávila. 17(Supl.2) (2011).
  9. Monge Pelegrín, E, Cucalón Leciñena G,García Lucas P, Garín Portero N, Gran Embid S. Exploración y tratamiento conservador en el hallux valgus. Revisión de un abordaje multidisciplinar. RSI. Revista Sanitaria de Investigación. (2021). Citado 26 de abril 23), página web: https://revistasanitariadeinvestigacion.com/exploracion-y-tratamiento-conservador-en-el-hallux-valgus-revision-de-un-abordaje-multidisciplinar/
  10. Heineman N, Liu G, Pacicco T, Dessouky R, Wukich DK, Chhabra A. Clinical and imaging assessment and treatment of hallux valgus. Acta Radiol. 2020; 61(1): 56-66.
  11. López Cadavida JR, Martínez Gilb F, Abello De Castroc S, Alberto Polo C, Marulandad, Reyes Reyese CJ, Ramírez Davilaf CE, Herrera Arbelaezg JM, Guillermo Castro L. Manejo quirúrgico del hallux valgus ELSEVIER (33) Núm. S3.pp. 25-47 (2019). Citado 27 de abril 23), página web: https://www.elsevier.es/es-revista-revista-colombiana-ortopedia-traumatologia-380-articulo-manejo-quirurgico-del-hallux-valgus-S0120884519300392

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos