Cuidados de enfermería en úlcera por presión tras mala praxis en la canalización de vía periférica.

7 enero 2024

AUTORES

  1. Sonia Villamor Castillo. Diplomada en Enfermería. Servicio de Anestesia y Reanimación. Hospital Universitario Miguel Servet.
  2. Beatriz Navarro Vela. Diplomada en Enfermería. Servicio de Anestesia y Reanimación. Hospital Universitario Miguel Servet.
  3. Sara Romero Castro. Graduada en Enfermería. Servicio de Anestesia y Reanimación. Hospital Universitario Miguel Servet.
  4. Raquel López Ucedo. Diplomada en Enfermería. Servicio de Pediatría. Hospital Universitario Miguel Servet.
  5. Verónica Katole Kithii Mwamisi. Graduada en Enfermería. Servicio de Nutrición. Hospital Universitario Miguel Servet.
  6. Eva Lahoz Pérez. Diplomada en Enfermería. Servicio de Anestesia y Reanimación. Hospital Universitario Miguel Servet.

 

RESUMEN

Mujer de 96 años que ingresa en centro hospitalario por agudización de asma, procedente de domicilio familiar. Tras ser ingresada en el servicio de medicina interna se canaliza una vía periférica en mano derecha con abbocath nº 20. A las 24h aparece lesión en la piel por una mala praxis en la colocación del abbocath al no poner protección en el saliente y dejarlo en contacto directo con la piel.

PALABRAS CLAVE

Úlcera por presión, mala praxis, NANDA NIC NOC.

ABSTRACT

A 96-year-old woman admitted to the hospital due to an exacerbation of asthma, coming from a family home. After being admitted to the internal medicine service, a peripheral line was canalized in the right hand with abbocath No. 20. After 24 hours, a skin lesion appeared due to poor practice in the placement of the abbocath by not putting protection on the protrusion and leaving it in direct contact with the skin.

KEY WORDS

Pressure ulcer, malpractice, NANDA NIC NOC.

INTRODUCCIÓN
La canalización de vía periférica, conocida como colocación de un catéter intravenoso en una vena periférica, es un procedimiento médico ampliamente utilizado para administrar medicamentos, fluidos y realizar diversas intervenciones terapéuticas1. Aunque es una práctica común y rutinaria en entornos médicos, la canalización de vía periférica no está exenta de riesgos, y la mala praxis en este procedimiento puede tener consecuencias significativas para la salud del paciente.

La mala praxis en la canalización de vía periférica puede manifestarse de diversas maneras, desde errores en la elección del sitio de inserción hasta problemas durante la inserción misma o la gestión post-inserción. Entre las complicaciones más comunes se encuentran la extravasación de fluidos, la infección del sitio de inserción, la formación de hematomas, la obstrucción del catéter y, en casos más graves, la lesión de estructuras circundantes2.

Es esencial que los profesionales de la salud que realicen este procedimiento sigan prácticas estándar y estén capacitados adecuadamente para minimizar los riesgos asociados. La atención meticulosa a la asepsia, la elección apropiada del sitio de inserción, la técnica cuidadosa durante la colocación y la supervisión continua del catéter son aspectos cruciales para prevenir complicaciones y asegurar la seguridad del paciente1,2.

Las úlceras por presión (UPP) se definen como una lesión localizada en la piel y/o del tejido subyacente como resultado de la presión, o la presión en combinación con las fuerzas de cizalla3.

A continuación, vamos a presentar un caso clínico de una paciente con UPP en mano derecha zona dorsal tras mala praxis en la colocación de vía periférica, incluyendo el plan de cuidados.

PRESENTACIÓN DEL CASO CLÍNICO

VALORACIÓN:

Mujer de 96 años que ingresa en centro hospitalario por agudización de asma, procedente de domicilio familiar.

Sin alergias medicamentosas conocidas.

Antecedentes:

– Hipertensión arterial.

– Dislipemia.

– Asma.

– Insuficiencia cardíaca. Portadora de marcapasos.

– Glaucoma.

– Hipoacusia.

– Síndrome vertiginoso.

– Espondiloartrosis.

Medicación:

– Exforge Hidroclorotiazida 160/12,5 1-0-0.

– Apixaban 5 mg 1-0-0.

– Lumigan 0-0-1.

– Atorvastatina 20 0-0-1.

– Zolpidem 5mg 0-0-1.

– Omeprazol 40 1-0-0.

– Oxigenoterapia domiciliaria nocturna. Ventolin a demanda.

– Lanirapid 0,1 1-0-0 de lunes a viernes.

– Serc 16 1-0-0.

– Paracetamol a demanda.

Tras ser atendida en el servicio de urgencias se traslada a planta de medicina interna con asma reagudizado y neumonía. Se realiza nueva canalización de vía periférica para aporte de antibioterapia, corticoides y fluidoterapia.

En el procedimiento se realiza mala praxis tras dejar zona saliente de abbocath sin protección inferior en contacto directo con la piel.

Tras 24 h desde el procedimiento, la paciente presenta edema en zona de inserción. Se procede a retirada de vía periférica y aparece lesión por presión del saliente del abbocath y edema.

Se inicia cura con vendaje compresivo y ácidos grasos, tras 8 horas de evolución la paciente refiere dolor intenso y se levanta cura para visualizar zona de lesión. Se pauta cura con Mepilex AG y vendaje compresivo cada 48h. A los 7 días tras mala evolución se cambia el tratamiento y se pauta rincolagenasa y urgostart plus, protegiendo bordes con óxido de zinc. Tras 15 días de evolución con el nuevo tratamiento, mejora la lesión y se continúa con curas domiciliarias.

 

VALORACIÓN DE LAS 14 NECESIDADES BÁSICAS SEGÚN EL MODELO DE VIRGINIA HENDERSON

1. Respirar normalmente.

– Precisa oxigenoterapia domiciliaria durante 18 horas e inhaladores.

2. Comer y beber adecuadamente.

– Independiente para la ingesta de alimentos con dieta equilibrada aportada por sus familiares; escasa ingesta de agua, inferior a 500 ml.

3. Eliminación de los desechos del organismo.

– Portadora de absorbente por la noche, por el día independiente en la eliminación. Precisa ayuda ocasional de laxantes.

4. Movimiento y mantenimiento de una postura adecuada.

– Camina con ayuda de andador. Vida sedentaria en casa con pequeños paseos por la calle.

5. Descansar y dormir.

– Precisa de medicación para conciliar el sueño.

6.Seleccionar vestimenta adecuada, vestirse y desvestirse.

– Vestimenta adecuada, precisa supervisión en vestirse.

7. Mantener la temperatura corporal.

– Independiente para esta necesidad.

8. Mantener la higiene corporal y la integridad de la piel.

– Buen aspecto general, muy bien cuidada por parte de sus familiares.

9. Evitar los peligros del entorno.

– Sin datos de interés.

10. Comunicación y relación con los demás.

– Se comunica sin dificultad.

12. Autorrealización.

– Ama de casa. Vive con su marido y cuidadora.

13. Entretenimiento y ocio.

– Sin datos de interés.

14. Aprendizaje.

– Paciente colaboradora en todo dentro de sus limitaciones.

 

DIAGNÓSTICOS DE ENFERMERÍA, TAXONOMÍA NANDA, NOC, NIC4,5.

1. Déficit de volumen de líquidos (00027).

– NIC: Monitoreo del equilibrio hídrico.

Registre la ingesta y excreción de líquidos.

Monitorear signos vitales, especialmente la presión arterial y la frecuencia cardíaca.

Evaluar la mucosa oral y la turgencia de la piel para detectar signos de deshidratación.

Administrar líquidos según la prescripción médica.

– NOC: Equilibrio hídrico.

Mantenimiento del equilibrio hídrico.

Signos vitales dentro de rangos normales.

Mucosa oral hidratada y turgencia cutánea adecuada.

 

2. Deterioro de la integridad cutánea (00146).

– NIC: Cuidado de la piel.

Evaluar la piel para identificar zonas de riesgo.

Limpiar la piel periódicamente y aplicar medicaciones prescritas.

Instruir a la paciente sobre la importancia de la movilización.

– NOC: Estado de la piel.

Piel integral.

Ausencia de enrojecimiento, edema o calor en la piel.

 

3. Riesgo de infección (00004)

– NIC: Control de la infección.

Lavar las manos antes y después de cualquier procedimiento.

Utilizar equipo de protección personal adecuado.

Educar al paciente y familia sobre la importancia de la higiene personal.

Monitorear signos vitales y cambios en la temperatura corporal.

-NOC: Prevención de infecciones.

Ausencia de signos y síntomas de infección.

Recuento normal de células blancas en sangre.

Temperatura corporal dentro de los rangos normales.

 

4. Dolor agudo (00132).

– NIC: Manejo del dolor.

Evaluar el dolor utilizando escalas de valoración.

Administrar analgésicos según prescripción médica.

Brindar apoyo emocional y educar a la paciente sobre las opciones de manejo del dolor.

– NOC: Nivel de confort.

Ausencia de dolor o nivel de dolor tolerable.

Participación en actividades diarias sin limitaciones debido al dolor.

 

CONCLUSIÓN

La mala praxis de la enfermera durante la canalización de la vía periférica ha resultado en una complicación médica añadida significativa dada la situación de la paciente. La posición inadecuada del abbocath y la no protección de la piel ha llevado a la extravasación de fluidos, causando edema, inflamación y piel lesionada. Esta falta de técnica adecuada ha tenido que ser tratada por especialistas médicos de medicina interna y cirugía plástica. Gracias al plan de cuidados desarrollado y el trabajo multidisciplinar de los sanitarios se ha conseguido el cierre total de la lesión.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. 1.Ballesteros-Peña S, Unanue-Arza S, Juaristi MN. Catéteres venosos periféricos innecesarios en la zona ambulatoria de un servicio de urgencias. Anales Sis San Navarra [Internet]. 2022 Ago;45(2):e0998. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1137-66272022000200006&lng=es. Epub24-Abr-2023. https://dx.doi.org/10.23938/assn.0998.
  2. Armenteros-Yeguas, V., Gárate-Echenique, L., Tomás-López, M. A., Cristóbal Domínguez, E., Moreno-de Gusmão, B., Miranda-Serrano, E., & Moraza Dulanto, M. I. (2017). Prevalence of difficult venous access and associated risk factors in highly complex hospitalised patients. Journal of Clinical Nursing, 26(23–24), 4267–4275.
  3. https://doi.org/10.1111/jocn.13750.
  4. Talens Belén Fernando, Martínez Duce Nuria. Úlceras por presión: un paso más en el cuidado y la seguridad de nuestros pacientes. Gerokomos[Internet]. 2018;29(4):192-196. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1134-928X2018000400192&lng=es
  5. Diagnósticos NANDA, Diagnósticos de Enfermería NIC NOC 2021-2023. Disponible en: https://www.diagnosticosnanda.com
  6. Herdman TH, Kamitsuru S, editoras. NANDA Internacional. Diagnósticos enfermeros: definiciones y clasificación 2021-2023. 12ª ed. Barcelona: Elsevier; 2021.

 

ANEXOS

IMAGEN:

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos