Depresión psicótica. A propósito de un caso

1 mayo 2024

 

AUTORES

  1. Rocío Herrera Alegre. Enfermera Especialista en Salud Mental. Unidad de Larga Estancia (C.R.P San Juan de Dios, Teruel).
  2. Sara Morcillo Martínez. Enfermera Especialista en Salud Mental. Unidad de Atención a la Drogodependencia-CAD (Centro de Salud Mental, Cieza).
  3. Verónica Dalda Navarro. Enfermera Especialista en Salud Mental. Unidad de Media Estancia (C.R.P San Juan de Dios, Teruel).
  4. Noelia Hernández Vicente. Enfermera Especialista en Salud Mental. Máster en Especialización de Cuidados de Enfermería por la Universidad CEU. Unidad de Larga Estancia (C.R.P San Juan de Dios).
  5. Miriam Grimalt López. Enfermera Especialista en Salud Mental. Unidad de Salud Mental Infanto-Juvenil (Centro de Salud Teruel-Ensanche, Teruel).
  6. Leticia Anadón Ruiz. Enfermera Especialista en Salud Mental. Unidad de Psiquiatría de Corta Estancia (Hospital Obispo Polanco, Teruel).

 

RESUMEN

La depresión psicótica es una variante severa de la depresión que se caracteriza por la presencia de síntomas depresivos intensos acompañados de síntomas psicóticos como alucinaciones y delirios. Estos síntomas pueden tener consecuencias devastadoras en la vida de quienes los padecen, aumentando el riesgo de suicidio y causando un sufrimiento extremo. A lo largo del tiempo, ha habido avances en la comprensión y clasificación de esta condición en el campo de la psiquiatría. Los síntomas psicóticos, como las alucinaciones y delirios, representan un desafío tanto en el diagnóstico como en el tratamiento clínico. Para abordar esta enfermedad, se requiere un enfoque terapéutico multimodal que combine farmacoterapia, psicoterapia y apoyo social. El papel de los profesionales de la salud mental es esencial para llevar a cabo una evaluación precisa y proporcionar un tratamiento individualizado. En resumen, la depresión psicótica es una condición clínica compleja que demanda una comprensión profunda y un enfoque integral en su manejo clínico1,2.

PALABRAS CLAVE

Depresión psicótica, alucinaciones, psicoterapia.

ABSTRACT

Psychotic depression is a severe form of depression characterized by the presence of severe depressive symptoms accompanied by psychotic symptoms such as hallucinations and delusions. These symptoms can have devastating consequences in the lives of those affected, increasing the risk of suicide and causing extreme suffering. Over time, there have been advancements in the understanding and classification of this condition in the field of psychiatry. Psychotic symptoms, such as hallucinations and delusions, pose a challenge both in diagnosis and clinical management. To address this illness, a multimodal therapeutic approach is required, combining pharmacotherapy, psychotherapy, and social support. The role of mental health professionals is essential in conducting accurate assessment and providing individualized treatment. In summary, psychotic depression is a complex clinical condition that demands a deep understanding and a comprehensive approach in its clinical management.

KEY WORDS

Psychotic depression, hallucinations, psychotherapy.

INTRODUCCIÓN

La depresión psicótica, también conocida como trastorno depresivo mayor con características psicóticas, es una forma grave y compleja de depresión que se caracteriza por la presencia simultánea de síntomas depresivos severos y síntomas psicóticos, como alucinaciones y delirios. Esta condición clínica representa un desafío significativo tanto para los pacientes que la experimentan como para los profesionales de la salud que la tratan, debido a la complejidad de sus manifestaciones y la necesidad de intervenciones terapéuticas específicas1.

Es considerada una enfermedad mental grave que puede tener un impacto devastador en la vida de quienes la padecen. La combinación de síntomas depresivos profundos con síntomas psicóticos puede resultar en un deterioro significativo en el funcionamiento social, ocupacional y personal del individuo afectado. Esta interacción compleja de síntomas puede aumentar el riesgo de suicidio y provocar un sufrimiento extremo en aquellos que la experimentan2,3.

A lo largo de la historia de la psiquiatría, la depresión psicótica ha sido objeto de estudio y debate, y su comprensión ha evolucionado con el tiempo. Aunque se considera una entidad clínica bien reconocida en la actualidad, ha habido variaciones en la conceptualización y clasificación de esta condición a lo largo de los años. Sin embargo, su reconocimiento como una forma distintiva de depresión con características psicóticas ha llevado a un mayor enfoque en su identificación temprana y tratamiento adecuado3.

Uno de los aspectos más distintivos de la depresión psicótica son los síntomas psicóticos que la acompañan. Las alucinaciones y delirios pueden ser especialmente desafiante tanto para los pacientes como para los profesionales de la salud, ya que pueden distorsionar la percepción de la realidad y afectar la capacidad del individuo para funcionar de manera efectiva en su vida diaria. Las alucinaciones pueden manifestarse en forma de experiencias sensoriales vívidas, como escuchar voces que critican o dan órdenes al individuo, mientras que los delirios pueden implicar creencias falsas e inamovibles, como la ruina financiera o la conspiración en su contra4,5.

La depresión psicótica también presenta una serie de desafíos diagnósticos y de manejo clínico. La evaluación y el diagnóstico preciso requieren una comprensión profunda de los síntomas presentes, así como la diferenciación de otras condiciones psiquiátricas que pueden presentar síntomas similares, como la esquizofrenia o el trastorno bipolar con características psicóticas. Además, el tratamiento de la depresión psicótica a menudo implica un enfoque multimodal que combina la farmacoterapia con la psicoterapia y el apoyo social6.

En este sentido, el papel de los profesionales de la salud mental, incluidos psiquiatras, psicólogos y enfermeras especialistas en salud mental, es fundamental en el abordaje integral de la depresión psicótica. La evaluación exhaustiva, el diagnóstico preciso y la implementación de un plan de tratamiento individualizado son cruciales para mejorar los resultados clínicos y la calidad de vida de los pacientes afectados por esta enfermedad devastadora5,6.

 

PRESENTACIÓN DEL CASO CLÍNICO

Paciente de 78 años, es una paciente que llega al servicio de psiquiatría con un cuadro clínico de varias semanas de duración. Llega acompañada de su hijo que expresa preocupación por su estado de ánimo decaído y comportamiento extraño. La paciente informa haber experimentado una profunda tristeza, acompañada de alucinaciones visuales y auditivas, en las que escucha voces que la critican y le ordenan hacer cosas dañinas. También ha tenido delirios de ruina financiera y de que su familia conspira en su contra.

Historia Clínica:

La paciente tiene antecedentes de depresión mayor recurrente, pero nunca había presentado síntomas psicóticos. Su historial médico revela hipertensión arterial controlada y diabetes tipo 2 bien manejada. No hay antecedentes familiares de enfermedades psiquiátricas.

Examen Mental:

La paciente muestra un estado de ánimo deprimido, con un efecto conmovedor. Se muestra agitada y ansiosa, especialmente al hablar sobre las alucinaciones y delirios que experimenta. Su discurso es coherente, aunque se observan interrupciones cuando escucha las voces. No hay signos evidentes de deterioro cognitivo.

Evaluación Diagnóstica:

Se confirma el diagnóstico de depresión psicótica en base a la presencia de síntomas psicóticos (alucinaciones y delirios) junto con los síntomas depresivos típicos. Se descartan otras causas orgánicas de los síntomas psicóticos a través de pruebas de laboratorio y neuroimágenes.

Plan de Tratamiento:

El plan de tratamiento para la paciente involucra una combinación de farmacoterapia y psicoterapia. Se inicia un antidepresivo de acción dual, como la venlafaxina, para abordar tanto los síntomas depresivos como los psicóticos. Se añade un antipsicótico atípico, como la olanzapina, para controlar las alucinaciones y delirios. Se monitorean estrechamente los efectos adversos, especialmente los relacionados con la sedación y el metabolismo glucídico.

Además del tratamiento farmacológico, se inicia psicoterapia cognitivo-conductual para ayudar a la paciente a identificar y desafiar los pensamientos distorsionados asociados con sus delirios y alucinaciones. Se incluyen estrategias de manejo del estrés y técnicas de relajación para ayudar a reducir la ansiedad.

Seguimiento y Pronóstico:

Se programan visitas de seguimiento semanales para evaluar la respuesta al tratamiento y realizar ajustes según sea necesario. Se involucra a la familia en el proceso terapéutico, brindando educación sobre la enfermedad y apoyo emocional.

El pronóstico de la depresión psicótica varía según la respuesta al tratamiento y la presencia de factores de riesgo adicionales, como comorbilidades médicas. Con un manejo adecuado, incluyendo la combinación de farmacoterapia y psicoterapia, se espera que la paciente experimente una mejoría significativa en sus síntomas y calidad de vida.

Conclusión:

El abordaje clínico de la depresión psicótica en pacientes ancianos requiere un enfoque integral que tenga en cuenta los aspectos médicos, psicológicos y sociales. Un manejo cuidadoso, que incluya una combinación de farmacoterapia y psicoterapia, puede ayudar a mejorar los síntomas y la funcionalidad en estos pacientes, promoviendo así un envejecimiento saludable y una mejor calidad de vida.

 

VALORACIÓN DE ENFERMERÍA SEGÚN PATRONES FUNCIONALES DE GORDON

1.- Patrón de Salud Percepción y Manejo de la Salud:

Objetivo: La paciente demostrará una comprensión adecuada de su enfermedad y del plan de tratamiento.

Intervenciones:

Proporcionar educación sobre la depresión psicótica, incluyendo síntomas, causas y opciones de tratamiento.

Fomentar la participación en la toma de decisiones relacionadas con su cuidado.

Proporcionar material educativo escrito para reforzar la información verbal.

Evaluación: La paciente es capaz de explicar los síntomas de su enfermedad y el plan de tratamiento.

2.- Patrón Nutricional y Metabólico:

Objetivo: Mantener un estado nutricional adecuado y controlar los efectos metabólicos de la medicación.

Intervenciones:

Evaluar el apetito y el patrón de alimentación de la paciente.

Proporcionar una dieta equilibrada y adecuada a sus necesidades.

Monitorear los niveles de glucosa en sangre debido a la diabetes y los posibles efectos de los medicamentos.

Evaluación: La paciente mantiene una ingesta adecuada de alimentos y sus niveles de glucosa en sangre se mantienen dentro de los límites normales.

3.- Patrón Eliminación:

Objetivo: Mantener la regularidad en la eliminación de desechos.

Intervenciones:

Monitorear la frecuencia y la regularidad de los movimientos intestinales de la paciente

Fomentar el consumo adecuado de líquidos y fibra para prevenir el estreñimiento.

Brindar asistencia para el manejo de la incontinencia urinaria si es necesario.

Evaluación: La paciente presenta una eliminación regular y sin dificultades.

4.- Patrón de Actividad y Ejercicio:

Objetivo: Fomentar la participación en actividades físicas adecuadas a su edad y condición física.

Intervenciones:

Realizar una evaluación de la capacidad funcional y los intereses.

Animarla a participar en actividades físicas suaves y placenteras, como paseos cortos o ejercicios de estiramiento.

Supervisar la actividad para garantizar la seguridad y prevenir lesiones.

Evaluación: La paciente participa en actividades físicas de manera regular y sin presentar molestias o lesiones.

5.- Patrón del Sueño y Descanso:

Objetivo: Mejorar la calidad del sueño y promover el descanso adecuado.

Intervenciones:

Establecer una rutina regular de sueño con horarios de acostarse y levantarse consistentes.

Brindar educación sobre higiene del sueño y técnicas de relajación.

Evaluar la eficacia de la medicación para mejorar el sueño y realizar ajustes si es necesario.

Evaluación: La paciente informa de una mejora en la calidad del sueño y se observa una disminución en la somnolencia diurna.

6.- Patrón Cognitivo-Perceptual:

Objetivo: Mejorar la percepción de la realidad y reducir las distorsiones cognitivas.

Intervenciones:

Monitorear la aparición y la naturaleza de las alucinaciones y delirios.

Utilizar técnicas de terapia cognitivo-conductual para desafiar los pensamientos distorsionados y promover una percepción más precisa de la realidad.

Proporcionar apoyo emocional y reforzar la realidad en momentos de crisis psicótica.

Evaluación: La paciente muestra una disminución en la frecuencia e intensidad de las alucinaciones y delirios, con una percepción más clara de la realidad.

7.- Patrón de Autopercepción y Autoconcepto:

Objetivo: Promover una imagen positiva de sí misma y aumentar la autoestima.

Intervenciones:

Explorar los pensamientos negativos sobre sí misma que puedan contribuir a su depresión.

Fomentar la expresión de sentimientos y emociones en un ambiente de apoyo.

Reconocer y reforzar los logros y fortalezas.

Evaluación: La paciente muestra una mayor autoaceptación y una actitud más positiva hacia sí misma.

8.- Patrón de Rol y Relaciones:

Objetivo: Mejorar las relaciones interpersonales y el funcionamiento en roles sociales.

Intervenciones:

Facilitar la comunicación efectiva entre la paciente y su familia.

Proporcionar orientación sobre cómo manejar las preocupaciones y el estrés relacionados con la enfermedad mental.

Explorar el apoyo social disponible y fomentar la participación en actividades sociales gratificantes.

Evaluación: La paciente participa activamente en actividades sociales y experimenta una mejora en la calidad de sus relaciones interpersonales.

9.- Patrón Sexual y Reproductivo:

Objetivo: Abordar las preocupaciones sexuales y reproductivas de manera apropiada.

Intervenciones:

Evaluar cualquier cambio en la función sexual asociado con la depresión o la medicación.

Brindar apoyo y educación sobre la relación entre la salud mental y la sexualidad.

Evaluación: La paciente se siente cómoda discutiendo sus preocupaciones sexuales y reproductivas, y recibe el apoyo necesario para abordarlas.

10.- Patrón de Adaptación-Tolerancia al Estrés:

Objetivo: Mejorar las habilidades de afrontamiento y reducir el estrés percibido.

Intervenciones:

Enseñar técnicas de afrontamiento, como la respiración profunda y la relajación muscular progresiva.

Fomentar la participación en actividades de reducción del estrés, como el yoga o la meditación.

Explorar los factores estresantes específicos en la vida y desarrollar estrategias para manejarlos.

Evaluación: La paciente demuestra una mayor capacidad para manejar el estrés y enfrentar los desafíos de la vida cotidiana.

11.- Patrón de Valores y Creencias:

Objetivo: Respetar las creencias y valores personales.

Intervenciones:

Explorar las creencias espirituales o religiosas y cómo pueden influir en su proceso de recuperación.

Proporcionar apoyo para la práctica de actividades que sean significativas para ella, como la asistencia a servicios religiosos.

Respetar las decisiones en relación con su tratamiento y cuidado, teniendo en cuenta sus valores personales.

Evaluación: La paciente se siente apoyada en la expresión de sus creencias y valores, lo que contribuye a su bienestar emocional y espiritual.

 

DIAGNÓSTICO DE ENFERMERÍA POR TAXONOMÍA NANDA, NIC Y NOC7,8,9

1. Diagnóstico de enfermería: Riesgo de lesión relacionado con alucinaciones y delirios.

NIC:

Monitorización de la conducta del paciente para detectar signos de agitación o agresión.

Supervisión continua del entorno para garantizar la seguridad del paciente.

NOC:

Ausencia de lesiones físicas.

Ausencia de comportamientos autodestructivos.

 

2. Diagnóstico de enfermería: Deterioro de la interacción social relacionado con el aislamiento debido a los síntomas psicóticos.

NIC:

Facilitar la participación del paciente en actividades grupales o terapéuticas.

Fomentar la comunicación abierta y la interacción social con otros pacientes y el personal.

NOC:

Participación en actividades sociales.

Establecimiento de relaciones sociales satisfactorias.

 

3. Diagnóstico de enfermería: Ansiedad relacionada con las alucinaciones y delirios.

NIC:

Proporcionar un ambiente tranquilo y seguro para el paciente.

Enseñar técnicas de relajación como la respiración profunda o la visualización.

NOC:

Disminución de los niveles de ansiedad.

Utilización efectiva de técnicas de afrontamiento.

 

4. Diagnóstico de enfermería: Aislamiento social relacionado con la estigmatización de la enfermedad mental.

NIC:

Proporcionar educación al paciente y la familia sobre la naturaleza de la enfermedad mental y desafiar los estigmas asociados.

Fomentar la participación del paciente en grupos de apoyo o actividades sociales.

NOC:

Participación en actividades sociales.

Expresión de sentimientos de aceptación y pertenencia.

 

5. Diagnóstico de enfermería: Alteración del patrón del sueño relacionado con la depresión y la ansiedad.

NIC:

Establecer una rutina de sueño regular y promover prácticas de higiene del sueño.

Ofrecer medicación para mejorar el sueño según prescripción médica.

NOC:

Mejora en la calidad y duración del sueño.

Ausencia de quejas de fatiga durante el día.

 

CONCLUSIÓN

En conclusión, el caso clínico de la paciente ilustra los desafíos y la complejidad asociados con la depresión psicótica en pacientes ancianos. A través de un enfoque integral que combina farmacoterapia, psicoterapia y apoyo social, se puede lograr una mejoría significativa en los síntomas y la calidad de vida de la paciente. La atención individualizada, la comprensión profunda de los síntomas y las necesidades específicas del paciente, así como la colaboración interdisciplinaria entre los profesionales de la salud mental, son fundamentales para abordar esta enfermedad devastadora. Con un tratamiento adecuado y un seguimiento continuo, la paciente tiene la posibilidad de experimentar una recuperación significativa y vivir una vida más plena y saludable.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. American Psychiatric Association. Diagnostic and statistical manual of mental disorders. 5th ed. Arlington, VA: American Psychiatric Publishing; 2013.
  2. Kulkarni J, Hayes E, Chang S, Hamilton A, Mastwyk M. Outcome in Psychotic Depression with Observed Cortisol Suppression. J Nerv Ment Dis. 2008;196(3):243-248.
  3. Thaker GK, Moran M. Psychosis: Common pathophysiological mechanisms. Br Med Bull. 1999;55(3):585-595.
  4. Parker G, Hadzi-Pavlovic D. Psychotic depression: a review across different treatment modalities. Acta Psychiatr Scand. 1996;93(5):354-361.
  5. Rothschild AJ. Challenges in the Treatment of Major Depressive Disorder with Psychotic Features. Schizophr Bull. 2013;39(4):787-796.
  6. Zimmerman M. Psychotic Depression in the DSM-5. J Clin Psychiatry. 2019;80(1):18nr12692.
  7. Herdman, H. Kamitsuru, S. NANDA diagnósticos enfermeros: definiciones y clasificación 2018-2020. 11 ed.Barcelona: Elsevier; 2019.
  8. Butcher, H.K. Bulechek, G.M. Dochterman, J.M. Wagner, C.M. Clasificación de Intervenciones de Enfermería (NIC). 7o ed. Elsevier; 2018.
  9. Moorhead, S. Swanson, E. Johnson, M. Maas, M. Clasificación de resultados de Enfermería (NOC). 6a ed.Elsevier; 2018.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos