Dieta cetogénica como tratamiento de la obesidad. Artículo monográfico.

30 agosto 2022

AUTORES

  1. Beatriz Isabel Calderón Aznar. Graduada en Enfermería. Hospital Universitario de Navarra, Pamplona.
  2. Pablo Marín Hernando. Graduado en Enfermería. Hospital Ernest Lluch, Calatayud.
  3. Marta Bruna Alejandre. Graduada en Enfermería. Hospital Nuestra Señora de Gracia, Zaragoza.
  4. Esther Giménez Casao. Graduada en Enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  5. Carolina Barrena López. Graduada en Enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  6. Gloria Orries Mestres. Graduada en Enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.

 

RESUMEN

La dieta cetogénica es un plan nutricional que se caracteriza por un bajo consumo de carbohidratos, una cantidad moderada de proteínas y una elevada cantidad de grasas. Este tipo de dieta imita el estado de ayuno donde al haber bajos niveles de glucosa en sangre se usa la grasa principalmente como fuente de energía.

La clave de este tipo de dieta es la utilización de grasa como principal fuente de energía. Este proceso se realiza a través del hígado convirtiendo la grasa en ácidos grasos y produciendo los cuerpos cetónicos a partir de ésta, reemplazando a la glucosa como primera fuente energética.

Las dietas cetogénicas pueden tener un efecto positivo tanto en la reducción de la masa grasa como en el mantenimiento de la masa muscular debido a la oxidación de ácidos grasos y la síntesis de cuerpos cetónicos que generan suficiente energía para compensar la disminución de la disponibilidad de glucosa, provocando un efecto ahorrativo de las proteínas musculares y manteniendo la masa magra.

Por otra parte, las dietas cetogénicas han mostrado beneficios cardiovasculares y en el metabolismo de los glúcidos, ya que promueven un perfil lipídico poco aterogénico, una disminución de la presión arterial y una menor resistencia a la insulina. Hoy en día se ha comprobado que su uso podría resultar beneficioso para el tratamiento de diversas patologías como la diabetes, enfermedades neurodegenerativas como las enfermedades de Alzheimer y Parkinson, el síndrome del ovario poliquístico e incluso para el tratamiento de diversos tipos de cáncer. Su uso más extendido es como tratamiento del sobrepeso y la obesidad.

 

PALABRAS CLAVE

Dieta cetogénica, prevención de enfermedades, obesidad, dieta baja en carbohidratos.

 

ABSTRACT

The ketogenic diet is a nutritional plan that is characterized by a low carbohydrate intake, a moderate amount of protein and a large amount of fat. This type of diet mimics the fasting state where low blood glucose levels use fat primarily as an energy source.

The key to this type of diet is the use of fat as the main source of energy. This process is carried out through the liver converting fat into fatty acids and producing ketone bodies from it, replacing glucose as the first energy source.

Ketogenic diets can have a positive effect on both the reduction of fat mass and the maintenance of muscle mass due to the oxidation of fatty acids and the synthesis of ketone bodies that generate enough energy to compensate for the decrease in glucose availability, causing a sparing effect of muscle proteins and maintaining lean mass.

On the other hand, ketogenic diets have shown cardiovascular benefits and in the metabolism of carbohydrates, since they promote a low atherogenic lipid profile, a decrease in blood pressure and less resistance to insulin.

On the other hand, ketogenic diets have shown cardiovascular and carbohydrate metabolism benefits, since they promote a low atherogenic lipid profile, a decrease in blood pressure and less insulin resistance. Today it has been proven that its use could be beneficial for the treatment of various pathologies such as diabetes, neurodegenerative diseases such as Alzheimer’s and Parkinson’s diseases, polycystic ovary syndrome and even for the treatment of various types of cancer. Its most widespread use is as a treatment for overweight and obesity.

 

KEY WORDS

Ketogenic diet, disease prevention, obesity, low carbohydrate diet.

 

INTRODUCCIÓN

La dieta cetogénica se define como una dieta alta en grasas, controlada en proteínas y baja en hidratos de carbono que provoca que el organismo entre en un proceso denominado cetosis. La cetosis es una situación metabólica que es originada por un déficit de carbohidratos en la que la oxidación de los ácidos grasos se desvía a la producción de cetonas en el hígado1.

La dieta baja en carbohidratos o dieta cetogénica determina una inadecuada disponibilidad de glucosa como fuente energética, lo que hace necesario crear otra: los cuerpos cetónicos. El hígado convierte la grasa en ácidos grasos y produce los cuerpos cetónicos a partir de ésta, reemplazando a la glucosa como primera fuente energética. El aumento de cetonas es conocido como cetosis nutricional. Las características distintivas del tratamiento con dieta cetogénica son la producción de cuerpos cetónicos (principalmente β-hidroxibutirato, acetoacetato y acetona), productos de oxidación de ácidos grasos en el hígado y la reducción de los niveles de glucosa en la sangre. Los cuerpos cetónicos proporcionan una fuente de energía alternativa a la glucosa. Aunque la respuesta individual es variable, la cetosis usualmente se desencadena al restringir la ingesta de carbohidratos a menos de 50 g diarios con algún grado de restricción proteica, evitando la neoglucogénesis a partir de proteínas (tabla 1)2.

Las dietas cetogénicas pueden tener un efecto positivo tanto en la reducción de la masa grasa como en el mantenimiento de la masa muscular debido a la oxidación de ácidos grasos y la síntesis de cuerpos cetónicos que generan suficiente energía para compensar la disminución de la disponibilidad de glucosa, provocando un efecto ahorrativo de las proteínas musculares y manteniendo la masa magra3.

Por otra parte, las dietas cetogénicas han mostrado beneficios cardiovasculares y en el metabolismo de los glúcidos, ya que promueven un perfil lipídico poco aterogénico, una disminución de la presión arterial y una menor resistencia a la insulina. Este tipo de alimentación ha demostrado tener beneficios sobre el metabolismo aeróbico y el sistema nervioso central a nivel de comunicación interneuronal. La dieta cetogénica ha sido utilizada junto con manejo farmacológico en patologías como la diabetes, Alzheimer, Parkinson, Epilepsia o Síndrome ovario poliquístico mientras que a la par se mantiene la controversia sobre los efectos adversos en especial los relacionados con las funciones hepática y renal4.

 

FISIOLOGÍA:

La finalidad de la dieta cetogénica es la producción y utilización de cuerpos cetónicos que impulsan el metabolismo a un estado de cetosis. En estado de ayuno, los órganos y tejidos dependen del glucolisis y a glucogenólisis. En este estado el glucógeno almacenado en el hígado y en los músculos se agota. La energía se obtiene de los ácidos grasos provenientes de tejido adiposo, para ello, se someten a una β-oxidación en el hígado para producir acetilCoA que dará lugar a la formación de tres moléculas (hidroxibutirato, acetoacetato y acetona) a través de procesos de catalización para proporcionar energía de forma alternativa para nuestro cuerpo. En situaciones normales se pueden producir pequeñas cantidades de estos, pero en un estado de cetosis, la producción de cuerpos cetónicos aumentan cuando no se cuenta con una ingesta suficiente de hidratos de carbono o la reserva de estos ya se han agotado, induciendo así el catabolismo de las grasas y utilizando los cuerpos cetónicos como principal fuente de energía3.

La cetosis tiene lugar en las mitocondrias de muchos órganos extrahepáticos. Se ha descrito que además de servir como combustibles energéticos para tejidos extrahepáticos (como el cerebro, corazón o músculo esquelético), los cuerpos cetónicos desempeñan funciones fundamentales como mediadores de señalización, impulsores de la modificación postraduccional de proteínas (PTM) y moduladores de la inflamación y el estrés oxidativo. Algunos de los estados fisiológicos que pueden inducir cetosis son el ayuno, inanición, ejercicio prolongado, enfermedades crónicas como la diabetes y la adherencia a dietas bajas en carbohidrato2,3.

La cetogénesis hepática ayuda a mantener la homeostasis del ciclo de Krebs, previene la acumulación de ácidos grasos oxidados incompletamente, mantiene el balance redox hepático y provee a los órganos extrahepáticos de sustratos energéticos en casos de disponibilidad limitada de glucosa2.

La concentración circulante de cuerpos cetónicos está determinada primeramente por la ingesta de carbohidratos y la acción insulínica. Dentro de las diferentes dietas bajas en carbohidratos, en aquellas con una ingesta diaria de carbohidratos menores a 50 g al día se generarán mayores niveles de cetonemia2.

La utilización de cuerpos cetónicos como fuente de energía, a partir de la grasa, previene la necesidad de activar la neoglucogénesis hepática a partir de proteínas y de generar una disminución de la masa magra (muscular y ósea)2.

 

DIETA CETOGÉNICA Y MANEJO DEL PESO CORPORAL:

La obesidad es una de las enfermedades cuya prevalencia ha aumentado más rápidamente en los últimos años. Afecta a millones de personas en el mundo y es uno de los principales factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares que, junto con la dislipidemia, la hipertensión y la diabetes contribuye al síndrome metabólico1,2.

Uno de los aspectos más importantes de la dieta cetogénica es el efecto saciante que produce. Los carbohidratos por sí mismos y en gran cantidad podrían favorecer la obesidad, por lo que una dieta baja en carbohidratos ayudaría a la pérdida de peso, siendo de gran relevancia el hecho de que los hidratos de carbono tienen un menor efecto saciante que proteínas y lípidos. Al llevar a cabo una dieta alta en grasas y proteínas como la dieta cetogénica los niveles de insulina en sangre son bajos, por tanto, se verá favorecido el uso de grasa lo que dará lugar a un metabolismo lipolítico atacando los depósitos de grasa2.

Las proteínas poseen un efecto anorexígeno superior al de los carbohidratos. Esto puede deberse al aumento en la sensibilidad del sistema nervioso central hacia la leptina, que es inhibidora del apetito, y a un descenso en las concentraciones plasmáticas postprandiales de grelina, que es una hormona que estimula el apetito. Todo podría resumirse en que la cetosis produce una supresión del apetito que, junto con las modificaciones que se dan en los niveles de hormonas que influyen en el apetito, podría favorecer la pérdida de peso2.

Es importante recalcar que la composición general de macronutrientes de la dieta, no solo la ingesta de hidratos de carbono es importante para determinar la cetosis. En segundo lugar, el nivel y la intensidad de la actividad física, que puede tener un impacto importante en la cetogénesis al atenuar las reservas de glucógeno. El umbral exacto de ingesta de carbohidratos y cetosis necesarios para suprimir el apetito en dietas de restricción energética viene determinado por las características individuales de cada persona2.

La adherencia al tratamiento es un punto principal en la obtención de resultados, ya que el aumento de carbohidratos ingeridos puede producir la descontinuación del proceso de cetosis. La pérdida de peso corporal utilizando este tipo de mecanismo se produce por dos puntos principales. En primer lugar, existe un incremento de la saciedad determinado por la cetosis, generando modulación de la leptina, adiponectina y grelina(hormonas reguladoras del apetito) especialmente si los pacientes padecen de insulinorresistencia. Por otra parte, las dietas bajas en carbohidratos determinarían un giro de proteínas a gluconeogénesis y aumento de lipólisis con reducción de lipogénesis, constituyendo una ventaja metabólica.5

 

BENEFICIOS DE LA DIETA CETOGÉNICA5:

Aumento del gasto energético:

  • Aumento de la actividad simpática por acción del FGF21.
  • Termogénesis postprandial y del metabolismo en reposo.

Reducción del apetito:

  • Supresión del apetito inducida por ingesta proteica.
  • Reducción de grelina.

Cambios en el metabolismo lipídico:

  • Reducción en la lipogénesis.
  • Incremento de la lipolisis.
  • Mayor eficiencia metabólica en el consumo de grasas.

Efecto pancreático:

  • Reducción en la secreción de insulina y glucagón.

Mejoría del ánimo:

  • Aumento de la fuerza de voluntad.
  • Aumento de la adherencia.

 

INDICACIONES:

Los cuerpos cetónicos constituyen una fuente de energía de calidad debido al efecto favorable sobre el metabolismo celular de distintos tejidos. Se reportan beneficios en epilepsia y obesidad; además de buenos resultados preliminares en desórdenes neurológicos, psiquiátricos, acné y cáncer. Investigaciones en ratones muestran modificaciones de la función mitocondrial y microbiota, optimizando funciones neurovasculares y disminuyendo radicales libres y neurodegeneración5.

Aplicación de la dieta cetogénica5:

Enfermedades endocrinas:

  • Diabetes mellitus tipo 2.
  • Síndrome metabólico.
  • Síndrome de ovario poliquístico.
  • Hiperinsulinismo congénito.
  • Hígado graso no alcohólico.

Enfermedades neurológicas:

  • Epilepsia refractaria.
  • Epilepsia mioclónica astática.
  • Enfermedad de Parkinson.
  • Enfermedad de Alzheimer.
  • Esclerosis lateral amiotrófica.
  • Migraña.
  • Narcolepsia.
  • Depresión.
  • Autismo.

Enfermedades metabólicas:

  • Deficiencia del transportador de glucosa tipo 1.
  • Deficiencia del complejo piruvato deshidrogenasa.
  • Deficiencia de fosfofructocinasa.

Otros:

  • Trauma e isquemia.
  • Acné.
  • Cáncer.

 

GRIPE CETOGÉNICA O KETOFLU:

Los potenciales efectos adversos que aparecen a corto plazo se agrupan en un estado popularmente conocido como gripe cetogénica o “ketoflu”. Estos síntomas son prevalentes durante los períodos de adaptación (primeras semanas) y tienden a desaparecer en la mayoría de los pacientes. Los síntomas que se presentan con mayor frecuencia son: gripe, fatiga, náuseas, mareos, disminución de la energía, sensación de desmayo, alteraciones en los latidos del corazón, dolor de garganta, disminución del apetito, temblores y dolores corporales5.

 

CONCLUSIÓN

La evidencia científica ha demostrado que las dietas bajas en carbohidratos son efectivas para bajar de peso por su efecto saciante y la utilización de grasa como principal fuente de energía. Incluye mejoras del control glucémico y de concentraciones plasmáticas de colesterol total y triglicéridos, así como aumentando los niveles de colesterol HDL. Por todo esto puede establecerse como una estrategia eficiente para el manejo de la obesidad y síndrome metabólico, además del subgrupo de pacientes con síndrome de ovario poliquístico.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Lambruschini Ferri N, Gutiérrez Sánchez A. Dieta cetogénica. Aspectos clínicos. Aplicación dietética. Rev. méd. Barcelona [Internet]. 2012 Nov [citado 2022 Jul 05]. Disponible en: https://metabolicas.sjdhospitalbarcelona.org/sites/default/files/Dieta_Cetogenica.pdf
  2. Moreno-Sepúlveda J, Capponi M. Dieta baja en carbohidratos y dieta cetogénica: impacto en enfermedades metabólicas y reproductivas. Rev. méd. Chile [Internet]. 2020 Nov [citado 2022 Jul 05]; 148(11): 1630-1639. Disponible en: http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S003498872020001101630&lng=es. http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872020001101630.
  3. Pérez-Kast R.C, Castro-Cortés H. D, Lozano-Tavárez A, Arreguín-Coronado A, Urias-Orona V, Castro-García H. DIETA CETOGÉNICA COMO ALTERNATIVA EN EL TRATAMIENTO DE LA OBESIDAD: UNESTUDIO DE REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA.KETOGENIC DIET AS AN ALTERNATIVE IN THE TREATMENT OF OBESITY: A BIBLIOGRAPHIC REVIEW STUDY. Rev. méd. México [Internet]. 2021 Sep [citado 2022 Jul 05]; 20 (3), 46-57. Disponible en: https://www.medigraphic.com/pdfs/revsalpubnut/spn-2021/spn213f.pdf
  4. Covarrubias Gutiérrez P, Aburto Galván M, Sámano Orozco, L. Dietas cetogénicas en el tratamiento del sobrepeso y la obesidad. Ketogenic diets in the treatment of overweight and obesity. Nutr. clín. diet. hosp. Valencia [Internet]. 2013 [citado 2022 Jul 05]; 33(2):98-111. https://revista.nutricion.org/PDF/DIETAS-CETOGENICAS.pdf
  5. Pérez-Guisado Joaquín. Las dietas cetogénicas: fundamentos y eficacia para la pérdida de peso. ALAN [Internet]. 2008 Jun [citado 2022 Jul 19]; 58(2): 126-131. Disponible en: http://ve.scielo.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0004-06222008000200002&lng=es.

 

ANEXOS

Tabla 12:

Clasificación  g/día % ITE
Dieta muy baja en carbohidratos o dieta cetogénica < 50 < 10
Dieta baja en carbohidratos < 130 < 26
Dieta moderada en carbohidratos 130-225 26-45
Dieta alta en carbohidratos > 225 > 45

 

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos