Ébola. Qué es y papel de la enfermería. Artículo monográfico

27 marzo 2024

 

AUTORES

  1. Sofía López Fernández. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud.
  2. Inés Serrano Alquézar. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud.
  3. Irene Valenzuela Gil. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud.
  4. Lola Vicente Álvarez. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud.
  5. Mareme Eva N’Diaye Mayoral. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud.
  6. Laura Orgaz Martín. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud.

 

RESUMEN

El ébola es una enfermedad causada por hasta cinco tipos diferentes de virus, aunque no todos ellos son iguales respecto a la letalidad ni afectan a las mismas especies.

Los casos se limitan principalmente al continente africano, en contadas ocasiones han traspasado estas fronteras pero al hacerlo han provocado una gran alarma social. Su propagación a otros continentes se ha producido a causa de la inmigración y del transporte de material sanitario.

La enfermería tiene una importante labor con los afectados, ayudando a paliar los síntomas y siendo responsable continuo de los cuidados otorgados al paciente. Esto provoca que el número de contagios entre los sanitarios sea muy elevado.

Muchos de los tratamientos todavía están en fase de prueba, es necesario un mayor desarrollo de un tratamiento debido a su gran incidencia y su elevada tasa de letalidad.

PALABRAS CLAVE

Virus ébola, enfermeras, vacunas, promoción de la salud.

ABSTRACT

Ebola is a disease caused by up to five different types of viruses, although not all of them are the same in terms of lethality or affect the same species.

The cases are mainly limited to the African continent; on rare occasions they have crossed these borders but in doing so they have caused great social alarm. Its spread to other continents has occurred due to immigration and the transportation of medical supplies.

Nursing has an important role with those affected, helping to alleviate symptoms and being continuously responsible for the care provided to the patient. This causes the number of infections among healthcare workers to be very high. Most of the treatments are still being tested.

There is a need for better treatment development due to the high lethality rate and incidence.

KEY WORDS

Evolavirus, nurses, vaccines, health promotion.

DESARROLLO DEL TEMA

El ébola es una enfermedad causada por un virus infeccioso que pertenece a la familia filoviridae, que se asocia con la fiebre hemorrágica1.

Existen cinco tipos distintos de virus ébola que pueden causar la enfermedad, cada uno de ellos difiere en el grado de progresión y virulencia. De ellos, el principal es el Zaire (EBOV) con un 70 – 90% de mortalidad, Sudan (SUDV) cuya mortalidad oscila el 50%, Bundibugyo (BDBV) con una mortalidad del 40%, Reston (RESTV) y el Forestal de Tai (TAFV). Estos dos últimos no han producido hasta la fecha casos en humanos, solamente en animales.

El descubrimiento de este virus se remonta al año 1976 gracias al doctor David Finkes, debido a dos brotes epidémicos simultáneos en Sudán y la República Democrática del Congo. La primera expansión epidémica del filovirus se origina tras la importación de monos de África a Europa en 1967, desencadenando un brote mortal por el virus Marburgo en humanos. El segundo que se produjo se sitúa cerca del río Ébola, este da nombre a la enfermedad2.

Cadena epidemiológica:

La propagación del virus del ébola puede darse de dos formas, de humano a humano y de animal a humano. A su vez, estas dos formas de propagación y contagio pueden ser por contacto directo o indirecto.

En el caso del contacto directo, se da a través de secreciones biológicas y fluidos3. Mientras que, por medio del contacto indirecto, es a través de zonas contaminadas como objetos de uso cotidiano.

Algunos ejemplos de propagación y contagio son:

  • En entornos habituales mediante la saliva, compartiendo objetos infectados y mediante relaciones sexuales4.
  • A través de ciertos animales como los murciélagos de la fruta, que entran en contacto con alimentos u otros animales que, una vez recolectados o cazados por los humanos, son transmisores del virus patógeno5.
  • En procesos hospitalarios como los partos, operaciones o intervenciones con personas infectadas. En estos ambientes son altos los casos de infección debido a que es más fácil entrar en contacto con fluidos infectados procedentes del paciente enfermo6.

 

Desarrollo de la enfermedad y manifestaciones clínicas:

Una vez el virus ha infectado al organismo, este ataca a las células endoteliales que se encuentran en la superficie interior de los vasos sanguíneos; al deteriorar los vasos sanguíneos las plaquetas de la sangre no pueden cumplir su función de coagulación, produciendo fuertes hemorragias en los pacientes.

El ébola se desarrolla en dos fases diferenciadas:

  • Incubación (hasta el día 21): comprende los primeros 10 días, es un periodo asintomático en el cual la enfermedad todavía no se puede contagiar.
  • La segunda fase (del día 22 al 35): caracterizado por la repentina aparición de fiebre, dolor articular y muscular, hipo y sensibilidad tegumentaria. En esta fase la enfermedad comienza a ser contagiosa.

 

A partir de aquí, hay dos vías de desarrollo:

  • Deterioro: la posibilidad de contagio es muy alta, se producen hemorragias, edemas, fallos multiorgánicos, cambios neuropsiquiátricos y disnea. El avance de la enfermedad es rápido y finaliza con la muerte de la persona.
  • Fase de convalecencia: (del día 36 al 125): el paciente se encuentra fatigado y presenta problemas oculares. El riesgo de contagio se reduce, hasta propagarse sólo mediante el contacto con fluidos corporales. La persona infectada acaba recuperándose, pero puede padecer pequeñas secuelas.

 

El contagio de la enfermedad una vez el individuo se ha recuperado de ella sigue siendo posible1.

Diagnóstico:

Las pruebas más comunes para la detección del ébola son ELISA Y RT – PCR.

La primera de ellas se trata de un análisis de sangre en el que se detectan ciertos antígenos. En la segunda prueba, se realiza también una analítica, pero esta vez, se detecta ARN para observar la reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa.

El virus se encuentra con más facilidad en los fluidos a partir de la séptima y octava semana2.

Epidemiología y problemática social:

La primera vez que se detectó el virus fue en Sudán y en Zaire, actualmente este brote se está extendiendo principalmente por países africanos con peores condiciones de vida, debido a que carecen de servicios de salud y atenciones sanitarias.

Los países con mayor tasa de infección por el virus Zaire son Guinea, Liberia, Costa de Marfil, Sierra Leona, Nigeria, Sudán del sur y la República Democrática del Congo 1. Diversos estudios estiman que antes del 2070 el área afectada por el virus pasará de 3,45 millones de Km2 a 3,8 millones de Km27.

Las repercusiones de esta enfermedad no solo se limitan a los problemas de salud que puede generar, el virus también afecta de forma social. Los tratamientos y las pruebas son escasos, en muchos países los servicios médicos vienen acompañados por fuerzas de seguridad, haciendo que crezca la desconfianza de los residentes y que se opongan a acudir a los centros para ser diagnosticados y tratados.

En cambio, en los países donde no se ha recurrido a la fuerza para aplicar los tratamientos, un mayor porcentaje de la población ha acudido a vacunarse a los centros de prevención8.

Casos de contagio en España:

La enfermedad se ha propagado ocasionalmente por ciertos países de Europa y América del Norte. En 2014, tras el brote surgido en Guinea que se extendió a Liberia y Sierra Leona, dos sanitarios españoles fueron repatriados con signos de haber contraído la enfermedad.

Unos días después, una enfermera que había tratado a estos pacientes llegó a las instalaciones del Hospital Universitario La Paz-Carlos III de la Comunidad de Madrid con síntomas debido a un contagio secundario.

Aunque no se sabe cómo ocurrió exactamente, las teorías barajan que se pudo producir mientras se quitaba el equipo de protección tras atender a uno de ellos. El momento de la retirada del traje es uno de los mayores riesgos de contagio en los sanitarios.

También se cree que se pudo producir durante la extracción del pañal de uno de ellos, al entrar en contacto con sus heces y al retirar la ropa de cama y material médico9.

Este hecho produjo una gran reacción en todo el territorio nacional, poniéndo en marcha programas de prevención para los sanitarios y estableciendo planes de actuación para poder hacer frente a nuevos casos de ébola10.

 

Tratamiento:

Actualmente no existe un tratamiento definitivo contra el ébola, sin embargo, existen terapias de apoyo para mejorar y paliar los síntomas.

Estos tratamientos consisten en la administración de electrolitos, debido a que durante la enfermedad se sufre una importante deshidratación y es necesario mantener una adecuada presión arterial. Se deben administrar anticoagulantes por la coagulación anormal que produce la enfermedad.

Otras medidas adicionales son la analgesia y los agentes antiinflamatorios, recomendados para paliar el dolor. En caso de existir problemas respiratorios, se sugiere la administración de oxígeno1.

Además, es común en casos de pacientes hipertensos, mujeres embarazadas y madres lactantes la utilización de la medicina tradicional y complementaria (T&CM) de la zona, la cual consiste en numerosos métodos y prácticas que no están basadas en la salud convencional pro se encuentran relacionadas con los valores culturales y religiosos11.

Actualmente solo hay aprobados dos fármacos para el tratamiento de la enfermedad, Inmazeb y Ebanga. Ambos son anticuerpos monoclonales, proteínas fabricadas en laboratorios que actúan como si fueran un anticuerpo intentando destruir la superficie del virus para evitar que se replique e infecte las células del enfermo12.

 

Cuidados de enfermería:

Promoción de la salud.

El desconocimiento inicial de la enfermedad, tanto del virus que la causaba como de su forma de propagación, dio lugar a un largo periodo de contagios y letalidad. Es por ello que a lo largo de los años se han desarrollado distintos protocolos de emergencia y de actuación en caso de infección tanto en médicos, enfermeros y cuidadores. Disminuyendo de una forma considerable el número de contagios.

Durante el brote de los años 2014 a 2016 en Liberia, se desarrollaron y reforzaron proyectos de capacitación para trabajadores de salud, así como formación en servicio de seguridad, calidad y equipos de respuesta inmediata. Este entrenamiento fue llevado a cabo por 21.248 participantes, y dieron buenos resultados mejorando y reduciendo el caso de contagio en profesionales de la salud. Este proyecto de educación se llevó a cabo con ayuda de socios internacionales como Francia y de organizaciones no gubernamentales.

Tras observar el impacto positivo de este proyecto y comprobar que ya no se daban casos de infección paciente-sanitario, se propuso el segundo punto. Este se enfocó en la recuperación y rehabilitación del enfermo tras la infección, garantizando la cobertura sanitaria. Para 2016 la confianza en el sistema sanitario, en la respuesta y en la organización para la infección por el virus ébola se había restablecido. Este protocolo

en el que se incluye el término de promoción de la salud sirvió como modelo para otros países con recursos limitados que estaban afectados por la epidemia13.

Procedimientos enfermeros:

Durante el desarrollo de esta enfermedad se producen síntomas y complicaciones en la salud del individuo afectado. Estas dolencias son tratadas por personal sanitario, muchas de las intervenciones son llevadas a cabo por enfermeros.

Durante todo el desarrollo de la enfermedad se van realizando análisis de sangre para hacer un seguimiento exhaustivo de los valores del paciente, así como la presencia del virus causante de la enfermedad.

Uno de los principales tratamientos que llevan a cabo los enfermeros es la administración de medicamentos por vía intravenosa.

Tras el comienzo de la insuficiencia renal, que es uno de los síntomas más frecuentes durante el proceso de desarrollo de la enfermedad, se procede a implantar catéteres venosos centrales y suministro de plasma congelado en los mismos.

En los pacientes cuya situación empeora, se comienzan a desarrollar problemas de ingesta de alimentos, por lo que se debe de suministrar solución vía oral.

Además, con la aparición de diarrea acuosa abundante, se precisa la administración de una solución rehidratante y una solución salina a través de un gotero por vía intravenosa14.

En conclusión, durante la enfermedad, el papel del enfermero es de vital importancia ya que se ocupa de realizar los procedimientos pertinentes a estos tratamientos, así como de acompañar al paciente durante el proceso.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Singh Jadav S, Kumar A, Jawed Ahsan M, Jayaprakash V. Ebola Virus: Current and Future Perspectives. Infect Disord Drug Targets. 2015;15 (1):20-31. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/25910510/
  2. Kaushik A, Tiwari S, Jayant RD, Marty A, Nair M. Towards Detection and Diagnosis of Ebola Virus Disease at Point-of-Care. Biosens Bioelectron. 2016; 75:254-72. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4601610/
  3. What You Need to Know about Ebola. CDC: Centers for Disease Control and Prevention. https://permanent.access.gpo.gov/gpo52530/what-need-to-know-ebola.pdf
  4. EVD: Evola virus disease. U.S Army. 2014. https://permanent.access.gpo.gov/gpo60813/668_EVD_trifold.pdf
  5. Transmission. CDC: Centers for Disease Control and Prevention. 2023. https://www.cdc.gov/vhf/ebola/transmission/index.html
  6. Haddad L.B M. D M.P.H, Jamieson D.J MD M.P.H, Rasmussen S.A M.D. Pregnant Women and the Ebola Crisis. N Engl J Med 2018; 379:2492-2493. https://www.nejm.org/doi/10.1056/NEJMp1814020?url_ver=Z39.88-2003&rfr_id=ori:rid:crossref.org&rfr_dat=cr_pub%3dwww.ncbi.nlm.nih.gov
  7. Reeding DW, Atkinson PM, Cunningham AA, Lo Lacono G, Moses LM, Wood JLN,et al. Impacts of enviormental and socio-economic factors on emergence and epidemic potential of Ebola in Africa. Nat. Commun. 2019; 10 (4531). https://www.nature.com/articles/s41467-019-12499-6
  8. Vinh-Kim Nguyen, M.D. An Epidemic of Suspicion — Ebola and Violence in the DRC. N Engl J Med 2019; 380:1298-1299 https://www.nejm.org/doi/10.1056/NEJMp1902682?url_ver=Z39.88-2003&rfr_id=ori%3Arid%3Acrossref.org&rfr_dat=cr_pub%3Dwww.ncbi.nlm.nih.gov
  9. Así se curó del Ébola Teresa Romero. El Mundo. 2015. https://www.elmundo.es/salud/2015/06/03/556de3b722601d63458b459b.html
  10. Jané M, Vidal M.J, Maresma M, Martínez A, Carmona G, Rodes A, et al. Ebola alert: results and challenges in public health. A view from Catalonia (Spain). Gaceta Sanitaria. 2017; 31(2):161-166. http://www.gacetasanitaria.org/es-resultados-retos-salud-publica-ante-articulo-S0213911116301741
  11. James PB, Wardle J, Steel A, Adams J. Pattern of health care utilization and traditional and complementary medicine use among Ebola survivors in Sierra Leone. PLoS One. 2019;14(9). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/31560708
  12. Treatment – Ebola VIrus Disease. CDC: Centers for Disease Control and Prevention. 2021. https://www.cdc.gov/vhf/ebola/treatment/index.html
  13. Bemah P, Baller A, Cooper C, Massaquoi M, Skrip L, Rude JM, et al. Strengthening healthcare workforce capacity during and post Ebola outbreaks in Liberia: an innovative and effective approach to epidemic preparedness and response. Pan Afr Med J. 2019;33 (Suppl 2):9. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/31402967
  14. O’Shea M.K, Clay K.A, Craig D.G, Moore A.J, Lewis S, Espina M, et al. A Health Care Worker with Ebola Virus Disease and Adverse Prognostic Factors Treated in Sierra Leone. Am J Trop Med Hyg. 2016;94(4):829-32. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4824225/

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos