El celador y los residuos hospitalarios

1 marzo 2024

 

AUTORES

  1. Miguel Angel Burillo Vicente. Celador C.M.E., Inocencio Jiménez. Zaragoza, España.
  2. Ester Juberias Marco. Celador Hospital Miguel Servet. Zaragoza, España.
  3. Ana Isabel Carbonel Millan. Auxiliar Administrativo Hospital Miguel Servet. Zaragoza, España.
  4. Elena Perez Merino. Celador Hospital Miguel Servet. Zaragoza, España.
  5. Monica Mora Simal. Celador Hospital Miguel Servet. Zaragoza, España.
  6. Juan Manuel Omedas Ladislao. Celador Hospital Miguel Servet. Zaragoza, España.

 

RESUMEN

Una de las funciones de los celadores según su estatuto, es el traslado de material, y los residuos producidos en los centros hospitalarios, son trasladados desde las dependencias en que se producen hasta el almacén de residuos. Todo el personal sanitario está expuesto a múltiples factores de riesgo por contaminación y contagio con los residuos infecciosos producidos. La naturaleza de la producción es muy variable por lo que habrá que tratarlos y manipularlos de forma diferente, de ahí la importancia formación de todo el personal que participa para hacer una correcta selección y transporte a fin de reducir los riesgos.

PALABRAS CLAVE

Almacén, residuos, infección, riesgo.

ABSTRACT

One of the functions of the custodians, according to their statute, is the transfer of material, and the waste produced in hospital centers is transferred from the premises where it is produced to the waste warehouse. All healthcare personnel are exposed to multiple risk factors due to contamination and contagion with the infectious waste produced. The nature of production is very variable, so they must be treated and handled differently, hence the importance of training all personnel involved to make correct selection and transportation in order to reduce risks.

KEY WORDS

Warehouse, waste, infection, risk.

DESARROLLO DEL TEMA

Los residuos sanitarios son todos los residuos, cualquiera que sea su estado y naturaleza, generados en centros sanitarios y veterinarios, incluidos los envases y residuos de envases, que los contengan o los hayan contenido.

Los residuos sanitarios se regulan por la Ley de Residuos y sus normas de desarrollo, no disponiendo de legislación específica a nivel comunitario ni estatal. La mayoría de las Comunidades Autónomas tienen su propia normativa específica en materia de gestión de residuos sanitarios, lo que ha dado lugar a que la clasificación y nomenclatura de los residuos sanitarios no sea homogénea a lo largo del territorio nacional.

De forma genérica, se puede distinguir entre los siguientes tipos de residuos sanitarios:

  • Residuos domésticos generados en los centros sanitarios.
  • Residuos sanitarios asimilables a urbanos, propios de la actividad sanitaria que no llevan asociado riesgo de infección (vendajes, gasas, guantes…).
  • Residuos que deben gestionarse de acuerdo al Reglamento de Policía Sanitaria Mortuoria (cadáveres y restos humanos de entidad suficiente).
  • Residuos con riesgo biológico.
  • Residuos químicos.
  • Residuos de medicamentos citotóxicos y citostáticos, que presentan riesgos carcinogénicos, mutagénicos o para la reproducción.
  • Residuos radiactivos1.

 

Por su peligrosidad, la gestión de la mayoría de los residuos sanitarios merece una especial atención porque presentan un potencial riesgo.

Cada vez se generan más residuos sanitarios, fundamentalmente porque cada vez es mayor la actividad sanitaria y por el incremento de uso de material médico desechable. Hay que tener en cuenta que hay gran variedad de este tipo de residuos debido a la gran cantidad de tratamientos y procedimientos médicos.

En primer lugar, con el objetivo de prevenir la generación de residuos sanitarios, los centros sanitarios deben desarrollar planes para minimizar la cantidad de residuos sanitarios que se producen. Las medidas de prevención en materia de residuos sanitarios se basan fundamentalmente, en la sustitución de productos peligrosos por productos que no conlleven riesgos cuando se convierten en residuos y en la aplicación de nuevas tecnologías, como es la digitalización de las placas radiográficas evitando residuos de líquidos reveladores y fijadores y las propias placas o el empleo de técnicas de análisis clínico más sofisticadas que cada vez requieren de menos reactivos químicos.

La gran variedad de residuos sanitarios exige que desde los centros sanitarios donde se generan se lleve a cabo una correcta identificación y separación de las distintas fracciones. Además, deben envasarse, transportarse y almacenarse dentro del centro productor de forma segura. La gestión por realizar en el centro sanitario depende del tipo de residuos. Por un lado, los residuos domésticos y los sanitarios asimilables a urbanos se separan y recogen de forma análoga a como se hace en los hogares, empleando para estos últimos, bolsas de mayor grosor. Los residuos sanitarios peligrosos se separan por el personal del centro en contenedores homologados que deben de cumplir una serie de requisitos como son ser opacos, estancos, resistentes a la rotura, imperforables en determinados casos… La naturaleza del residuo también va a condicionar el almacenaje del mismo dentro de las instalaciones del centro sanitario, por cuanto afectará a su periodo máximo de almacenamiento, la ventilación del almacén, así como la posibilidad de su limpieza y desinfección, acceso, exposición a la intemperie…

En el caso de residuos con características de peligrosidad, un gestor externo se encargará de la adecuada recogida, transporte, tratamiento y eliminación de estos residuos.

El tratamiento de los residuos recogidos depende de la naturaleza de los mismos, de forma que los residuos sanitarios de riesgo son esterilizados y triturados antes de ser eliminados mediante depósito en vertedero, los residuos químicos se someten a diferentes tratamientos en función de sus propiedades y los residuos radioactivos son gestionados de forma exclusiva por la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (ENRESA).

Para la manipulación y traslado de dichos residuos hay que seguir unas series de normas para garantizar la seguridad de los trabajadores.

Tenemos que diferenciar dos operaciones de gestión de los residuos sanitarios, las que se realizan en el interior de los centros sanitarios y las que se realizan en el exterior del centro sanitario.

Las que se realizan en el interior consiste en clasificar dichos residuos, envasarlos correctamente y depositarlos en el almacén general de residuos del centro hospitalario. Y las realizadas en el exterior consisten en transportar los residuos recogidos en el centro sanitario para depositarlos en los almacenes del gestor de residuos.

Todo residuo sanitario contaminado ha de ser sometido a un proceso de tratamiento previo al vertido final como consecuencia de su naturaleza infecciosa, en algunos casos pueden llevarse a cabo dentro del centro sanitario a fin de agilizar el proceso.

El objetivo fundamental de llevar a cabo este proceso es destruir el potencial infeccioso, reducir el volumen, impedir la reutilización inadecuada de artículos reciclables, etc.2.

Los procesos se reducen a dos, la incineración y la desinfección.

Visto lo anterior, al objeto de regular la gestión de residuos en la comunidad de Aragón, se legisle mediante Decreto 29/1995 de 15 de febrero, modificado por Decreto 52/1998, de 24 febrero, teniendo en cuenta la dispersión normativa existente en materia de gestión de residuos sanitarios, se consideró que era necesario regular las exigencias básicas que deben respetarse en cada una de las fases de la gestión de residuos sanitario para protección de la salud pública y el medio ambiente, desde su generación hasta su eliminación total, aplicándose a las actividades productoras de residuos sanitarios y a las empresas de gestión de los citados residuos, así como a recipientes y envases que los hubieran contenido3.

 

CONCLUSIÓN

Vista la alta peligrosidad de algunos de los residuos sanitarios producidos por los centros sanitarios, sería necesario una regulación a nivel estatal a fin de unir criterios de todas las comunidades para facilitar el trabajo desde la producción hasta la eliminación total de dichos residuos, evitando la dispersión normativa existente en gestión de residuos sanitarios, en beneficio de la salud pública y del medio ambiente.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Decreto 29/1995, 21 de febrero de la Diputación General de Aragón, de gestión de los residuos sanitarios de la Comunidad Autónoma de Aragón. Arts. 2 y siguientes.
  2. Formación continuada Logoss, residuos hospitalarios. ISBN: 978-84-940251-7-4.
  3. Editorial Mad, edic. 1996. Gestión de residuos sanitarios en la comunidad autónoma de Aragón. ISBN: 978-84-909-3748-8.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos