El método madre canguro y fototerapia para la ictericia neonatal no patológica: una revisión sistemática.

5 diciembre 2023

AUTORES

  1. Marta Biota Pérez. Diplomada Universitaria en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza, España.
  2. Natalia Becerril Ramírez. Diplomada Universitaria en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza, España.
  3. Amparo Altarejos Salido. Graduada en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza, España.
  4. Adrian Manteiga Pablo. Graduado en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza, España.
  5. Adrián Muñoz Ruiz. Graduado en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza, España.
  6. Noelia Andrés Castel. Diplomada Universitaria en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza, España.

 

RESUMEN

La ictericia neonatal es una afección frecuente en los recién nacidos, y la fototerapia un método muy utilizado para tratarla. Sin embargo, el uso de fototerapia puede provocar ciertos efectos adversos1,2. Para tratar la ictericia neonatal no patológica, se ha llevado a cabo una revisión sistemática combinando el Método Madre Canguro (MMC) y la fototerapia, resultando eficaz en reducir la necesidad de fototerapia3. Asimismo, el MMC se ha asociado a una mejora de los resultados neonatales, como la reducción de las tasas de mortalidad y las estancias hospitalarias4. Es fundamental detectar y tratar precozmente la hiperbilirrubinemia neonatal para evitar la toxicidad en lactantes vulnerables5, incluyendo algunos efectos secundarios de la fototerapia, como alteraciones cutáneas, deshidratación, desequilibrio electrolítico6, y aumento del cáncer infantil, este último arrojando resultados contradictorios1,2. No obstante, el MMC es una intervención prometedora para los cuidados neonatales con efectos positivos tanto sobre los resultados neonatales7, como en el apego madre-lactante8.

 

PALABRAS CLAVE

Ictericia neonatal, hiperbilirrubinemia, fototerapia, método madre canguro, efectos secundarios.

 

ABSTRACT

Neonatal jaundice is a commonly occurring condition in newborns, and phototherapy is an extensively used method to manage it. Nevertheless, the use of phototherapy may lead to certain adverse effects1,2. To manage non-pathological neonatal jaundice, a systematic review of combined Kangaroo Mother Care (KMC) and phototherapy was conducted, finding that this approach was effective in reducing the need for phototherapy3. Additionally, KMC was found to be associated with improved neonatal outcomes such as reduced mortality rates and hospital stays4. It is crucial to detect and manage neonatal hyperbilirubinemia early on to avoid toxicity in vulnerable infants5. Phototherapy side effects including skin changes, dehydration, and electrolyte imbalance6, and an increased risk of childhood cancer, the latter yielding conflicting results1,2, have been reported. Nevertheless, KMC is a promising intervention for neonatal care with positive effects on neonatal outcomes7, as well as on mother-infant attachment8.

 

KEY WORDS

Neonatal jaundice, hyperbilirubinemia, phototherapy, kangaroo mother care, adverse effects.

 

INTRODUCCIÓN

La ictericia neonatal, también conocida como hiperbilirrubinemia neonatal, es una enfermedad frecuente que afecta a recién nacidos de todo el mundo. Según un estudio de perspectiva global, la incidencia de la hiperbilirrubinemia neonatal varía entre países y regiones, pero afecta hasta al 60% de los recién nacidos a término y al 80% de los prematuros4. La fototerapia es el tratamiento más común para la hiperbilirrubinemia neonatal, que consiste en exponer la piel del recién nacido a la luz de una longitud de onda específica para transformar la bilirrubina no conjugada en una forma hidrosoluble que puede excretarse a través de la orina y las heces. Sin embargo, la fototerapia tiene posibles efectos adversos, como lesiones cutáneas, deshidratación, desequilibrio electrolítico y estrés oxidativo1,2,6.

El Método Madre Canguro (MMC) es una intervención simple y eficaz que implica el contacto piel con piel entre el recién nacido y la madre o el padre, proporcionando regulación térmica, apoyo a la lactancia materna y vínculo emocional. Un metaanálisis de ensayos controlados aleatorizados ha demostrado que el MMC reduce la mortalidad neonatal, las infecciones hospitalarias, la hipotermia y la duración de la estancia hospitalaria7,10. Asimismo, el MMC también puede tener un efecto beneficioso sobre la hiperbilirrubinemia neonatal al reducir la duración de la fototerapia y la necesidad de exanguinotransfusión. Un reciente ensayo controlado aleatorizado encontró que el MMC redujo significativamente la duración de la fototerapia para la ictericia neonatal en comparación con la atención convencional9.

Para optimizar el uso de la fototerapia y prevenir sus posibles efectos adversos, es necesario un mayor control y seguimiento, especialmente en los lactantes más vulnerables, como los recién nacidos prematuros o de bajo peso al nacer5,11. Al mismo tiempo, los profesionales sanitarios deben ser conscientes de los posibles efectos a largo plazo de la fototerapia, como un mayor riesgo de cáncer infantil1,2.

 

OBJETIVOS

El objetivo principal de esta revisión sistemática es explorar los beneficios potenciales del método madre canguro (MMC) como intervención para la hiperbilirrubinemia neonatal.

Como objetivo secundario, se busca destacar los posibles efectos adversos de la fototerapia y hacer hincapié en la necesidad de un mayor control y seguimiento para prevenir los efectos secundarios, especialmente en recién nacidos vulnerables como los prematuros o los de bajo peso al nacer. Se pretende también concienciar a los profesionales sanitarios sobre los posibles efectos a largo plazo de la fototerapia y la importancia de optimizar su uso para evitar daños.

 

METODOLOGÍA

El presente estudio se basa en una revisión sistemática que tiene como objetivo analizar y sintetizar la literatura científica existente sobre el uso del método madre canguro como intervención para la hiperbilirrubinemia neonatal y su posible impacto en la reducción de la duración de la fototerapia, así como en destacar los posibles efectos adversos de la fototerapia y la importancia de un mayor control y seguimiento de estos en recién nacidos vulnerables. Para ello, se ha realizado una búsqueda de artículos científicos relacionados con el método madre canguro y la fototerapia en la base de datos de PubMed, incluyendo los términos “método madre canguro”, “hiperbilirrubinemia neonatal”, “fototerapia” y “efectos secundarios”.

Una vez recopilados los artículos relevantes, se llevó a cabo una revisión crítica y analítica de los mismos, con el objetivo de sintetizar la información obtenida. Se identificaron y categorizaron los principales hallazgos y recomendaciones de la literatura, y se evaluó la calidad y la validez de los estudios incluidos en la revisión. Los resultados obtenidos de esta revisión bibliográfica pueden contribuir a mejorar el conocimiento sobre el uso del método madre canguro como intervención para la hiperbilirrubinemia neonatal y a destacar la necesidad de un mayor control y seguimiento en el uso de la fototerapia para prevenir posibles efectos adversos y optimizar su uso en recién nacidos vulnerables.

 

RESULTADOS

La ictericia neonatal es una afección común que afecta a los recién nacidos en todo el mundo3,4. La fototerapia es un tratamiento ampliamente utilizado para la ictericia neonatal, sin embargo, tiene efectos secundarios potenciales, incluidos daños en la piel y un mayor riesgo de cáncer infantil1,2,6. El Método Madre Canguro (MMC) se ha sugerido como una terapia complementaria para la ictericia neonatal7,8,9,10,11.

Un metaanálisis de ensayos controlados aleatorizados expuso que el MMC se asocia con una reducción de la mortalidad, la sepsis y la hipotermia en lactantes de bajo peso al nacer10. Otro estudio concluyó que el MMC favorece el alta hospitalaria temprana8 y la reducción de la duración de la fototerapia necesaria para la ictericia neonatal9.

La fototerapia es eficaz para reducir los niveles séricos de bilirrubina en la ictericia neonatal, pero debe utilizarse con criterio para evitar los efectos secundarios en los lactantes más vulnerables5,11. Un estudio de cohortes retrospectivo realizado en el norte de California no encontró una asociación significativa entre la fototerapia y el cáncer infantil1, sin embargo, otro estudio encontró una débil asociación entre la fototerapia neonatal y el cáncer infantil2. En cuanto a los demás efectos secundarios de la fototerapia, como lesiones cutáneas, deshidratación, desequilibrio electrolítico y estrés oxidativo1,2,6, se ha observado la disminución de estos mediante la supervisión adecuada de la piel y el equilibrio de líquidos del bebé5. Por otro lado, se ha demostrado que el MMC mejora el apego materno-infantil y reduce el estrés materno en el vínculo madre-bebe prematuro. Conjuntamente, este método se ha asociado con la mejora de las funciones fisiológicas en los bebés prematuros, incluyendo el aumento de la saturación de oxígeno y la disminución de la frecuencia cardíaca11.

En definitiva, la ictericia neonatal es una afección común que puede tratarse eficazmente con fototerapia, aunque debe tenerse precaución para minimizar los posibles efectos secundarios1,2,4,5,6,11. El MMC puede ser una terapia complementaria útil para la ictericia neonatal, ya que se ha asociado con una reducción de la mortalidad y la sepsis en lactantes de bajo peso al nacer y una reducción de la duración de la fototerapia7,8,9,10,11. Es importante realizar un seguimiento adecuado para minimizar los riesgos tanto de la fototerapia como del MMC.

 

DISCUSIÓN-CONCLUSIONES

La ictericia neonatal es una enfermedad frecuente que afecta a un gran número de lactantes en todo el mundo. El principal tratamiento de la ictericia neonatal es la fototerapia, que consiste en exponer al recién nacido a luz fluorescente para reducir los niveles séricos de bilirrubina. A pesar de su uso generalizado, la fototerapia se ha asociado con algunos efectos secundarios potenciales, como erupciones cutáneas, deshidratación y, más recientemente, un posible aumento del riesgo de cáncer1,2,6. Por lo tanto, es esencial tomar precauciones para minimizar los riesgos potenciales de la fototerapia3,5,11.

Una terapia complementaria que ha ganado cada vez más atención en los últimos años es el Método Madre Canguro (MMC). El MMC consiste en colocar al bebé prematuro o de bajo peso al nacer piel con piel sobre el pecho de la madre (o padre), lo que puede ayudar a regular la temperatura, la frecuencia respiratoria y la frecuencia cardíaca del bebé, así como a promover la lactancia materna y el vínculo afectivo7,8. Un metaanálisis de 21 ensayos controlados aleatorizados mostró que el MMC se asocia con una reducción de la mortalidad neonatal, la infección nosocomial y la hipotermia, entre otros beneficios10.

Estudios recientes también han investigado los beneficios potenciales del MMC como terapia complementaria para la ictericia neonatal, descubriendo que el MMC reducía significativamente la duración de la fototerapia en lactantes con ictericia neonatal en comparación con la atención estándar sola9. Del mismo modo, se observó que el MMC mejoraba las funciones fisiológicas, el apego materno-infantil y reducía los niveles de estrés materno en lactantes prematuros11. A pesar de los beneficios potenciales del MMC, es esencial reconocer que no se debe reemplazar el tratamiento estándar para la ictericia neonatal, siendo este la fototerapia. Este es el tratamiento primario para la ictericia neonatal, y sigue siendo una opción de tratamiento eficaz y segura cuando se lleva a cabo adecuadamente3,5.

En conclusión, la ictericia neonatal es una afección frecuente que puede tratarse eficazmente con fototerapia. Sin embargo, es importante tomar precauciones para minimizar los posibles efectos secundarios de la fototerapia1,2,4,5,6,11. El MMC es un tratamiento complementario que se ha asociado con varios beneficios para los lactantes prematuros y de bajo peso al nacer, incluida una posible reducción de la duración de la fototerapia para la ictericia neonatal7,8,9,10,11. El MMC no debe sustituir al tratamiento estándar de la ictericia neonatal, y es crucial vigilar estrechamente a los lactantes tanto durante la fototerapia como durante el MMC para minimizar los riesgos y las complicaciones3,5. En última instancia, la decisión de utilizar el MMC como tratamiento complementario debe tomarse caso por caso, teniendo en cuenta el estado y las circunstancias clínicas de cada lactante.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Newman TB, Wickremasinghe AC, Walsh EM, Grimes BA, McCulloch CE, Kuzniewicz MW. Retrospective cohort study of phototherapy and childhood cancer in northern California. Pediatrics [Internet]. 2016; 137(6). Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/27217477/
  2. Wickremasinghe AC, Kuzniewicz MW, Grimes BA, McCulloch CE, Newman TB. Neonatal Phototherapy and Infantile Cancer. Pediatrics [Internet]. 2016; 137(6). Disponible en: https://neometrixdx.com/wp-content/uploads/2020/05/Wickremasinghe-2018-Phtotherapy-and-infant-cancer.pdf
  3. Abbey P, Kandasamy D, Naranje P. Neonatal jaundice. Indian J Pediatr. [Internet]. 2019; 86(9):830-841. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30790186/
  4. Olusanya BO, Kaplan M, Hansen TWR. Neonatal hyperbilirubinaemia: a global perspective. Lancet Child Adolesc Health [Internet]. 2018; 2(8):610–620. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30119720/
  5. Mreihil K, Benth J, Stensvold HJ, Nakstad B, Hansen TWR. Phototherapy is commonly used for neonatal jaundice but greater control is needed to avoid toxicity in the most vulnerable infants. Acta Paediatr. [Internet]. 2018; 107(4):551–553. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29119603/
  6. Faulhaber FRS, Procianoy RS, Silveira RC. Side effects of phototherapy on neonates. Am J Perinatol [Internet]. 2019; 36(3):252–257. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30081405/
  7. Boundy EO, Dastjerdi R, Spiegelman D, Fawzi WW, Missmer SA, Lieberman E, et al. Kangaroo mother care and neonatal outcomes: a meta-analysis. Pediatrics [Internet]. 2016; 137(1). Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/26702029/
  8. Chan GJ, Valsangkar B, Kajeepeta S, Boundy EO, Wall S. What is kangaroo mother care? Systematic review of the literature. J Glob Health [Internet]. 2016; 6(1). Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/27231546/
  9. Jajoo M, Dhingra D, Chandil A, Jain R. Effect of kangaroo mother care on duration of phototherapy on neonatal jaundice: a randomized controlled trial. Indian J Pediatr. [Internet]. 2022; 89(5):507–509. Disponible en: https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fped.2023.1098143/full
  10. Conde-Agudelo A, Díaz-Rossello JL. Kangaroo mother care to reduce morbidity and mortality in low birthweight infants. Cochrane Database Syst Rev [Internet]. 2016; (8). Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/21412879/
  11. Cho ES, Kim SJ, Kwon MS, Cho H, Kim EH, Jun EM, et al. The effects of kangaroo care in the neonatal intensive care unit on the physiological functions of preterm infants, maternal-infant attachment, and maternal stress. J Pediatr Nurs. [Internet]. 2016: 31(4). Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/21412879/

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos