El osteosarcoma

14 febrero 2024

 

AUTORES

  1. Elena Martín Malo. TCAE, HUMS. Zaragoza.
  2. Ruth Esther Reynoso Reynoso. TCAE, C.R.P. Ntra. Sra. Del Pilar. Zaragoza.
  3. Maria Teresa Yanguas Romero. CELADORA, HUMS. Zaragoza.
  4. Silvia Santos Longás. TCAE, HRV. Zaragoza.
  5. Ana María López Gil. TCAE, Residencia Romareda. Zaragoza.
  6. María Del Rosario Palomo Medina. TCAE, HRV. Zaragoza.

 

RESUMEN

El cáncer de huesos, también conocido como sarcoma óseo, es un tipo de cáncer que comienza en los huesos. Aunque es raro en comparación con otros tipos de cáncer, entender sus características puede ser crucial para un diagnóstico temprano y un tratamiento efectivo. El cáncer de huesos puede afectar tanto a niños como a adultos. Existen varios tipos, pero uno de los más comunes es el osteosarcoma. Este tipo de cáncer comienza en las células óseas y a menudo se desarrolla en las áreas de crecimiento rápido, como las extremidades.

PALABRAS CLAVE

Osteosarcoma, sarcoma, huesos, células, neoplasias óseas.

ABSTRACT

Bone cancer, also known as bone sarcoma, is a type of cancer that starts in the bones. Although it is rare compared to other types of cancer, understanding its characteristics can be crucial for early diagnosis and effective treatment. Bone cancer can affect both children and adults. There are several types, but one of the most common is osteosarcoma. This type of cancer begins in bone cells and often develops in rapidly growing areas, such as the extremities.

KEY WORDS

Osteosarcoma, sarcoma, bones, cells, bone neoplasms.

 

DESARROLLO DEL TEMA

El cáncer de huesos, también conocido como sarcoma óseo, es un tipo de cáncer que comienza en los huesos. Aunque es raro en comparación con otros tipos de cáncer, entender sus características puede ser crucial para un diagnóstico temprano y un tratamiento efectivo. El cáncer de huesos puede afectar tanto a niños como a adultos. Existen varios tipos, pero uno de los más comunes es el osteosarcoma. Este tipo de cáncer comienza en las células óseas y a menudo se desarrolla en las áreas de crecimiento rápido, como las extremidades1.

El Osteosarcoma es el segundo tumor primario de hueso maligno más frecuente después del Mieloma Múltiple, representa aproximadamente el 20% de todos los sarcomas óseos. Los pacientes en la segunda década de la vida son los más afectados, existe una ligera incidencia en el sexo masculino en relación al femenino de 1.3 a 1, se presentan en cualquier estructura ósea del organismo pero son más frecuentes en el esqueleto apendicular y en el 50% de los pacientes se localiza en las zonas metafisiarias cercanas a la rodilla.

El cuadro clínico de esta enfermedad generalmente es de comienzo insidioso con dolor, el cual aumenta paulatinamente y llega a ser intenso en horas de la noche y al reposo. A medida que avanza la enfermedad se aprecia un aumento de volumen de la zona afectada de consistencia dura y adherida a planos profundos, ya en estadios más avanzados se detecta anemia, astenia, anorexia entre otros síntomas y signos generales. Los sitios de mayor incidencia de metástasis son los pulmones y hueso2.

La expectativa de vida de estos pacientes está estrechamente relacionada con la prontitud de su diagnóstico, tipo histológico y métodos de tratamiento empleados en el enfermo.

Una vez detectada la enfermedad en el paciente, debe ser valorado por un equipo multidisciplinario conformado por oncólogo, traumatólogo y radiólogo en vistas a trazar estrategias en el manejo de forma individual del enfermo.

Alrededor del 85% de los Osteosarcomas son primarios y pueden ser subdivididos de acuerdo a su comportamiento clínico, radiológico e histológico en intramedulares (convencional, telangiectásico, bajo grado y de célula pequeñas) y de superficie (paraostal, periostal y alto grado).

Los síntomas del cáncer de huesos pueden variar, pero algunos signos comunes incluyen dolor persistente en los huesos, hinchazón en la zona afectada, fracturas óseas inexplicables y, a veces, una masa palpable en el área afectada. Si experimentas alguno de estos síntomas de manera persistente, es importante consultar a un médico para una evaluación más detallada1,2.

El diagnóstico del cáncer de huesos generalmente comienza con pruebas de imagen, como radiografías o resonancias magnéticas, que ayudan a identificar posibles áreas afectadas. Para confirmar el diagnóstico, se puede realizar una biopsia, que implica tomar una pequeña muestra de tejido del área sospechosa para examinar en el laboratorio.

Tratamiento del osteosarcoma:

El tratamiento del cáncer de huesos depende del tipo de sarcoma óseo, su ubicación y la etapa en la que se encuentre. La cirugía es común para extirpar el tumor y cualquier tejido circundante afectado. En algunos casos, la amputación puede ser necesaria, pero los avances en la cirugía han permitido opciones más conservadoras3.

Además de la cirugía, la radioterapia puede utilizarse para destruir las células cancerosas o reducir su tamaño antes de la cirugía. La quimioterapia también puede ser parte del plan de tratamiento, especialmente en casos en los que el cáncer se ha diseminado a otras partes del cuerpo.

Pronóstico y supervivencia:

El pronóstico del cáncer de huesos varía según diversos factores, como puede ser el tipo de cáncer, la etapa en la que está el cáncer en el momento en el que se diagnostica y la respuesta al tratamiento, cuestiones que son únicas y exclusivas de cada paciente y de cada caso en particular. En general, cuando se detecta de manera temprana y se trata de manera efectiva, las posibilidades de supervivencia suelen ser más altas, que si por el contrario, hay un diagnóstico tardío y el tratamiento no es el adecuado.

Es importante destacar que muchos pacientes con cáncer de huesos llevan vidas plenas y activas después del tratamiento. La atención médica continua y el seguimiento son cruciales para monitorear cualquier signo de recurrencia y garantizar la salud a largo plazo4.

 

CONCLUSIONES

El cáncer de huesos puede ser un desafío, pero con un diagnóstico temprano y tratamiento adecuado, muchas personas pueden superar esta enfermedad. La conciencia de los síntomas, la búsqueda de atención médica y el apoyo continuo son componentes clave en el viaje hacia la recuperación. Siempre es recomendable hablar con profesionales de la salud para obtener información específica sobre el diagnóstico y tratamiento personalizados. La esperanza y el avance en la investigación médica ofrecen luz en la lucha contra el cáncer de huesos. Siempre es recomendable tener un apoyo social amplio y consistente ya sea familiar o mediante asociaciones donde pueden conocer a personas y familiares de enfermos que están en la misma situación, cuestión que hace que se sientan mejor comprendidos y atendidos estar en un ambiente de inclusión de apoyo y de conciencia sobre la enfermedad.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Messerschmitt PJ, García RM, Abdul- Karim FW, Greenfield EM, Getty PJ. Osteosarcoma: review article. J Am Acad Orthop Surg 2009; 17(8): 515-27.
  2. Longhi A, Errani C, De Paolis M, Mercuri M, Bacci G. Primary bone Osteosarcoma in the pediatric age: state of the art. Cancer Treat Rev 2006; 32:423- 36.
  3. Osteosarcoma [Internet]. Mayoclinic.org. 2022 [citado el 14 de diciembre de 2023]. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es/diseases-conditions/osteosarcoma/symptoms-causes/syc-20351052
  4. Si usted (o su hijo) tiene osteosarcoma [Internet]. Cáncer.org. [citado el 14 de diciembre de 2023]. Disponible en: https://www.cancer.org/es/cancer/tipos/osteosarcoma/si-usted-tiene-osteosarcoma.html

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos