El tabaco y su deshabituación en la consulta de enfermería.

6 diciembre 2023

AUTORES

  1. Marina Lázaro Gimeno. Enfermera. Centro de Salud José Ramón Muñoz Fernández Zaragoza. Técnico Superior de Higiene Bucodental. Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería.
  2. María Belén Torres Trasobares. Enfermera. Centro de Salud Delicias Norte Zaragoza.
  3. María José Gil Mosteo. Enfermera Especialista en Enfermería Familiar y Comunitaria. Centro de Salud Miralbueno-Garrapinillos Zaragoza.
  4. Arturo Miravet Gómez. Enfermero Especialista en Enfermería Familiar y Comunitaria. CAP Rubí. Mútua Terrassa.
  5. Natalia Vaquero Calleja. Enfermera Especialista en Enfermería Familiar y Comunitaria. Centro de Salud Miralbueno-Garrapinillos Zaragoza.
  6. Natalia Lázaro Gimeno. Enfermera Especialista en Pediatría. Centro de Salud Romareda-Seminario Zaragoza.

 

RESUMEN

La principal causa de muerte prevenible en todo el mundo sigue siendo el tabaco, mueren alrededor de 1,3 millones de personas a causa del humo de tabaco ajeno y todas estas muertes son prevenibles.

Las tasas de tabaquismo han ido disminuyendo en los últimos años desde que la OMS propusiera las medidas MPOWER de control de tabaco.

Las seis medidas MPOWER son:

  • Vigilancia de las políticas de prevención y el consumo de tabaco.
  • Protección a la población del consumo de tabaco.
  • Ofrecer ayuda para el cese del uso de tabaco.
  • Advertir de los peligros del tabaco.
  • Hacer cumplir las prohibiciones de promoción, publicidad, y patrocinio del tabaco.
  • Aumentar los impuestos sobre el tabaco.

 

La protección contra el humo de tabaco ajeno ha sido una línea fundamental y se ha conseguido que casi el 40% de los países dispongan en estos momentos de lugares públicos cerrados sin humo.

En la consulta de enfermería realizaremos una intervención sobre el fumador que puede ser breve o avanzada, valorando la disponibilidad que se tiene para el abandono del tabaco. Otros aspectos que también hay que valorar son el grado de dependencia física, la motivación para el cese y la dependencia psicosocial y conductual.

 

PALABRAS CLAVE

Tabaco, atención primaria, cese del uso de tabaco, enfermería de consulta, nicotina.

 

ABSTRACT

The leading cause of preventable death worldwide is still tobacco, around 1.3 million people die from second-hand smoke and all of these deaths are preventable.

Smoking rates have been declining in recent years since the WHO proposed the MPOWER tobacco control measures.

The six MPOWER measures are:

⦁ Monitoring tobacco prevention policies and tobacco use.

⦁ Protection of the population from tobacco use.

⦁ Offering assistance for cessation of tobacco use.

⦁ Warning of the dangers of tobacco.

⦁ Enforce bans on tobacco promotion, advertising and sponsorship.

⦁ Increase tobacco taxes.

 

Protection from second-hand smoke has been a key line of action, and almost 40% of countries now have smoke-free public places.

In the nursing consultation we will carry out an intervention on the smoker, which may be brief or advanced, assessing the willingness to give up smoking. Other aspects that must also be assessed are the degree of physical dependence, motivation to quit and psychosocial and behavioral dependence.

 

KEY WORDS

Tobacco, primary health care, tobacco use disorder, office nursing, nicotine.

 

DESARROLLO DEL TEMA

La principal causa de muerte prevenible en todo el mundo sigue siendo el tabaco, mueren alrededor de 1,3 millones de personas a causa del humo de tabaco ajeno y todas estas muertes son prevenibles.

Los entornos sin humo benefician a las personas a respirar aire limpio, a protegerlos de los mortales efectos del tabaco, a desnormalizar el tabaquismo, motivan a las personas a dejar de fumar y ayudan a evitar que la población más joven inicie el consumo de tabaco o utilice cigarrillos electrónicos.

El estar expuesto al humo de tabaco ajeno aumenta el riesgo de morir de enfermedades respiratorias, cardíacas, accidentes cerebrovasculares, diabetes tipo II y cánceres1.

Las tasas de tabaquismo han ido disminuyendo en los últimos años desde que la OMS propusiera las medidas MPOWER de control de tabaco.

Las seis medidas MPOWER son:

  • Vigilancia de las políticas de prevención y el consumo de tabaco.
  • Protección a la población del consumo de tabaco.
  • Ofrecer ayuda para el cese del uso de tabaco.
  • Advertir de los peligros del tabaco.
  • Hacer cumplir las prohibiciones de promoción, publicidad, y patrocinio del tabaco.
  • Aumentar los impuestos sobre el tabaco2.

 

En la actualidad el 71% de la población mundial está protegida por al menos una política de prácticas óptimas que contribuye a salvar vidas de los efectos mortales del tabaco.

En el Informe OMS sobre la epidemia mundial de tabaquismo la protección contra el humo de tabaco ajeno ha sido una línea fundamental y se ha conseguido que casi el 40% de los países dispongan en estos momentos de lugares públicos cerrados sin humo.

Independientemente del nivel de ingresos está demostrado que todos los países pueden reducir la demanda de tabaco para conseguir ahorrar en las economías en costes de salud y productividad y obtener importantes éxitos en materia de salud pública1.

Algunos estudios definen al fumador como aquella persona que ha consumido tabaco en la última semana, en cambio la OMS considera fumadora a aquella persona que ha fumado diariamente durante el último mes independientemente de la cantidad de cigarrillos que haya consumido3.

Según se cataloga en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM V), el tabaquismo es una adicción, siendo la nicotina, junto con la cocaína y la heroína, una de las drogas más adictivas que existen.

La nicotina produce placer, euforia, estimulación, aumenta la memoria y la capacidad de concentración, además de disminuir el estrés, la ansiedad y el apetito, siendo estas tres últimas las razones por las cuales muchas mujeres fuman aún conociendo sus dañinas consecuencias4.

El tabaquismo es una adicción compleja con componentes psicológicos, físicos, y sociales y es un factor de riesgo de diversas enfermedades como Hipertensión arterial, Enfisema pulmonar, Bronquitis crónica, Cáncer de pulmón, Accidentes cerebrovasculares (embolias, hemorragias o trombosis), Enfermedad coronaria (infarto de miocardio o angina), Gastritis crónica, Úlcera gastrointestinal, Cáncer bucofaríngeo, Cáncer de laringe, Cáncer renal o de vías urinarias e Impotencia sexual en el varón.

En las mujeres existen riesgos adicionales:

– Si además utilizan anticonceptivos orales la probabilidad de padecer un infarto se multiplica por 10.

– La menopausia se adelanta una media de entre 2 y 3 años con respecto a las mujeres no fumadoras.

– El riesgo de sufrir osteoporosis aumenta.

El tabaquismo es la causa del 95% de los casos de cáncer de pulmón, de más del 90% de los casos de bronquitis y del 30% de todas las cardiopatías coronarias e interviene de forma importante en los casos de cáncer de esófago, cavidad bucal y laringe5.

La nicotina cuando se fuma tarda 10 segundos en llegar al cerebro y se relaciona con distintos sistemas de neurotransmisión en el sistema nervioso central.

Adicción es la necesidad compulsiva de volver a consumir una droga para experimentar sus efectos.

Una característica básica de la adicción es el síndrome de abstinencia,que es un conjunto de síntomas y signos, físicos y psíquicos que aparecen como consecuencia de la interrupción, reducción o abandono del tabaco.

El síndrome de abstinencia se produce como consecuencia de varios factores: principalmente por disminución de los niveles de dopamina en el Núcleo Accumbens (Nac), disminución de los niveles de noradrenalina en el Locus Coeruleous (LC) y disminución de los niveles de cortisol plasmáticos.

Cada vez que un fumador vuelve a fumar, se encuentra con más receptores avídos (upregulation), esto hace que el fumador necesite fumar cada vez más para sentirse bien,a lo que se le denomina tolerancia.

Las manifestaciones clínicas principales del síndrome de abstinencia son: impaciencia, inquietud, ansiedad, insomnio, irritabilidad, disforia, dificultad de concentración. Durante el primer mes es muy intenso y suele abarcar entre 8 y 12 semanas. También tenemos que tener en cuenta el craving que se define como un deseo irrefrenable de volver a consumir cigarrillos le ocurre a muchos fumadores después de 8 a 12 h sin fumar.

La consecuencia de la falta de liberación de dopamina en el Nac produce el craving y está muy relacionada a la exposición a factores externos que actúan como estimuladores de su formación.

El craving es una de las causas de recaída más frecuentes y su manifestación es muy habitual.

Cuando analizamos el craving debemos investigar los siguientes parámetros: duración, ciclo de aparición, intensidad y relación con los factores externos.

El tratamiento del craving y del síndrome de abstinencia se realiza de forma dual mediante apoyo psicológico y farmacológico.

Debemos preparar al paciente para que pueda afrontar la sintomatología que va a presentar4.

 

BENEFICIOS QUE SE OBTIENEN AL DEJAR DE FUMAR:

  • A las 12 horas: Se metaboliza casi toda la nicotina.
  • A las 24 horas: Disminuyen de manera drástica los niveles en sangre de monóxido de carbono (CO).
  • A los 5 días: Se ha eliminado casi toda la nicotina. Se va recuperando el gusto y el olfato.
  • A las 6 semanas: Disminuye el riesgo de infección en heridas quirúrgicas de manera significativa.
  • A los 3 meses: Mejora la función pulmonar y comienzan a recuperarse los cilios.
  • A los 12 meses: Se reduce a la mitad el riesgo de enfermedad coronaria.
  • A los 10 años: Se reduce a menos de la mitad el riesgo de cáncer de pulmón y continúa disminuyendo.
  • A los 15 años: El riesgo de enfermedad coronaria es la misma que la de los no fumadores6.

 

INTERVENCIÓN SOBRE EL FUMADOR:

* Intervención breve inicial:

Consiste en planificar un conjunto de estrategias efectivas, basadas en la mejor evidencia disponible, para el abandono del hábito tabáquico, que no requieran mucho tiempo en consulta y que puedan ser utilizadas por cualquier profesional sanitario.

La regla nemotécnica de las “5A” facilita el abordaje de estas estrategias:

  • Averiguar: saber y registrar su estado de fumador o exposición al humo del tabaco.
  • Aconsejar: se debe recomendar el abandono del tabaco.
  • Apreciar: valorar cuál es su grado de dependencia, nivel de motivación y la etapa de cambio en la que se encuentra.
  • Ayudar: si existe disposición al cese elaborar un programa de tto.
  • Acordar: un seguimiento adecuado.

 

* Intervención avanzada:

Su desarrollo depende de la etapa motivacional en la que se encuentra la persona e incluye las dos últimas estrategias enumeradas anteriormente (ayudar y acordar)6.

 

DISPONIBILIDAD DEL FUMADOR PARA EL ABANDONO DEL TABACO:

«La Teoría de los Estadios de Cambio» o «Modelo Transteórico» fue propuesta por Prochaska y DiClemente para reflejar el modelo de cambio de comportamiento de las personas durante el proceso de cesación tabáquica.

Se presenta en cinco etapas donde se refleja los diferentes niveles de preparación y motivación para dejar de fumar:

– Precontemplación: no reconoce el problema asociado con su adicción al tabaco y no tiene intención de dejar de fumar. En ocasiones hay una falta de conciencia sobre los riesgos para la salud y una resistencia al cambio.

– Contemplación: reconoce que tiene un problema con el tabaquismo y se considera de manera seria la posibilidad de dejar de fumar en un futuro cercano. Existe una evaluación de los pros y los contras de dejar de fumar.

– Preparación: la persona está lista para tomar medidas concretas en un futuro próximo. Puede haber una búsqueda de estrategias y recursos y una planificación activa que ayuden en el proceso de deshabituación.

– Acción: se realiza una implementación activa de las medidas necesarias para dejar de fumar. Puede involucrar el uso de medicamentos recetados, terapias de reemplazo de nicotina o métodos de modificación de conducta. Para superar los desafíos asociados con la abstinencia también está indicado el desarrollo de habilidades de afrontamiento.

– Mantenimiento: En esta etapa, se ha logrado dejar de fumar y está encaminado a mantener la abstinencia a largo plazo mediante el desarrollo de un estilo de vida libre de tabaco y el establecimiento de estrategias de prevención de recaídas.

Hay que tener en cuenta que las personas pueden moverse de forma no lineal por las diferentes etapas del modelo y cada una de ellas tiene su propio ritmo de progresión y puede necesitar tipos de apoyo diferentes6.

Se ha demostrado que este modelo es útil para comprender el proceso de cambio gracias a que ha sido utilizado en programas de deshabituación tabáquica y ser capaz de adaptarse a las intervenciones y necesidades individuales de los fumadores.

En Reino Unido y en EE. UU se han realizado estudios en los que se ha demostrado que las intervenciones de apoyo a la cesación y de asistencia muestran una relación costo-efectividad muy favorable.

Intervenciones de baja intensidad como son la oferta de tratamiento farmacológico y consejo sanitario e intervenciones más intensivas como tratamiento psicológico y farmacológico han demostrado que son costo-efectivas7.

 

OTROS ASPECTOS A VALORAR EN LA CESACIÓN TABÁQUICA:

Grado de dependencia física a la nicotina.

Se utiliza el test de Fageström para valorar el grado de dependencia física a la nicotina y para planificar la intensidad y estrategia del tratamiento.

Consta de 6 preguntas y se puntúa:

  • 0-3 => Dependencia baja.
  • 4-6 => Dependencia moderada.
  • 7 ó más => Dependencia grave.

Se ha demostrado que los fumadores con mayor puntuación en el test tienen mayor dependencia y necesitarán con mayor frecuencia tratamiento farmacológico para dejar de fumar.

– Motivación para el cese tabáquico:

Se realiza mediante el test de Richmond y valora la disponibilidad del fumador para dejar de fumar mediante la realización de cuatro sencillas preguntas.

La correlación con las categorías de Prochaska y Diclemente es buena, de tal forma que puntuaciones en el test de Richmond muy bajas corresponden a la fase precontemplativa y puntuaciones altas a la fase de preparación.

– Dependencia psicosocial y conductual.

Tener en cuenta estos aspectos nos puede ayudar a que el tratamiento farmacológico y psicológico sea el más adecuado obtener resultados favorables.

El test de Glover Nilsson se utiliza para valorar la dependencia psicoconductual y mide el grado de dependencia social, psicológica, y gestual (conductas aprendidas). Se suele utilizar la forma abreviada y consta de once preguntas que permiten según la puntuación clasificar las dependencias en :

  • Leve: menos de 12 puntos.
  • Moderada: de 12 a 22 puntos.
  • Severa: de 23 a 33 puntos.
  • Muy severa: de 34 a 44 puntos.

Si la dependencia psicológica es elevada puede condicionar peores resultados.

– Cooximetría:

Es un marcador objetivo que consiste en la medición de los niveles de monóxido de carbono (CO) en el aire espirado. Sus cifras se relacionan con el número de cigarrillos fumados, en caso poco frecuentes sujetos no fumadores o que fuman poco podrían presentar cifras altas de CO debidas a la profundidad en las caladas, contaminación ambiental, etc.

Se realiza mediante la inspiración profunda del paciente, reteniendo el aire unos 15 segundos y realizando seguidamente una espiración prolongada y lenta a través de la boquilla del cooxímetro.

Los resultados se presentan en pocos segundos y muestran las cifras de CO en partes por millón atendiendo a la siguiente clasificación:

– de 10 a más ppm de CO: sujetos fumadores,

– de 6 a 10 ppm: fumadores esporádicos,

– de 5 a menos ppm: no fumadores.

Su realización no es imprescindible para llevar un programa de deshabituación tabáquica, pero si es aconsejable como elemento motivador y de refuerzo positivo6.

 

TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO PARA CESACIÓN TABÁQUICA:

En la actualidad para el abordaje del tabaquismo a nivel farmacológico se están utilizando el bupropión y la citisina, último fármaco innovador para conseguir el abandono del hábito tabáquico.

TODACITAN:

Cada comprimido está compuesto por 1,5 mg de citisina que es un alcaloide con similar estructura química a la nicotina con la que compite por los mismos receptores y desplazándose al tener un enlace más fuerte.

Tiene una menor capacidad de estimular a los receptores nicotínicos y la cantidad de nicotina que pasa al sistema nervioso central es menor. Aumenta moderadamente el nivel de dopamina en el cerebro con lo que se alivian los síntomas centrales de abstinencia que permiten que se produzca una reducción de forma gradual de la dependencia a la nicotina.

Está indicado para reducir la ansiedad de la dependencia a la nicotina en aquellos fumadores dispuestos a dejar de fumar y para el tratamiento de la dependencia tabáquica. El objetivo final es abandonar el hábito de fumar de manera permanente.

Para que el fármaco esté financiado se deben cumplir las siguientes condiciones:

  • Los pacientes deben estar incluidos en un programa de apoyo (individual o grupal) de deshabituación tabáquica,
  • Motivación expresa de dejar de fumar,
  • Consumo de 10 cigarrillos o más al día,
  • Nivel de dependencia alto con puntuación en el test de Fagerström > o igual a 7.

 

El tratamiento financiado se realiza a través del sistema de receta electrónica y será como máximo de un envase equivalente a 25 días de tratamiento. En caso de fracaso puede interrumpirse y volver a reanudarlo en 2-3 meses8.

Las reacciones adversas pueden empeorar si se mantiene el hábito tabáquico durante el tratamiento por lo que se recomienda dejar de fumar en los primeros 5 días de tratamiento.

Posología:

  • Del 1.º al 3.º día: 1 comprimido cada 2 horas, máximo 6 comprimidos.
  • Del 4.º al 12.º día: 1 comprimido cada 2,5 horas, máximo 5 comprimidos.
  • Del 13.º al 16.º día: 1 comprimido cada 3 horas, máximo 4 comprimidos.
  • Del 17.º al 20.º día: 1 comprimido cada 5 horas, máximo 3 comprimidos.
  • Del 21.º al 25.º día: 1-2 comprimidos al día Hasta 2 comprimidos máximo.

 

Reacciones adversas más frecuentes:

  • obre todo, al inicio, molestias gastrointestinales,
  • Alteraciones del gusto, boca seca,
  • Aumento de peso y cambios en el apetito
  • Mialgias, astenia, cefaleas, mareos,
  • Hipertensión,
  • Trastornos de la frecuencia cardíaca,
  • Trastornos del sueño,
  • Cambios de humor.

 

Contraindicaciones:

  • Hipersensibilidad al principio activo o excipientes,
  • Angina inestable,
  • Antecedentes de IAM reciente,
  • Arritmias con relevancia clínica,
  • Antecedente reciente de ACV,
  • Embarazo y lactancia.

 

Recomendaciones de seguridad:

Se debe evitar en los siguientes supuestos:

  • Insuficiencia Renal o Hepática,no hay suficiente experiencia clínica.
  • Personas mayores de 65 años y en menores de 18 años por su escasa experiencia.
  • Con fármacos antituberculosos.

 

También debemos tener en cuenta que puede reducir la eficacia de los anticonceptivos orales por lo que las mujeres con posibilidad de quedarse embarazadas deben utilizar métodos barrera9.

– BUPROPIÓN:

En la década de los 80 se comercializó como antidepresivo, pero en estudios posteriores se observó su efecto beneficioso en el tratamiento de la dependencia a la nicotina.

Su actuación se produce inhibiendo la recaptación neuronal de noradrenalina y dopamina de forma selectiva y, en menor proporción, de serotonina, siendo capaz de conseguir que aumenten los niveles de estas sustancias en los núcleos accumbens y ceruleus y “simulando” la acción de la nicotina.

Cuando los niveles de dopamina aumentan en el núcleo accumbens conlleva efectos placenteros mientras que el aumento de noradrenalina a nivel del núcleo ceruleus provoca la disminución de la intensidad de los síntomas del síndrome de abstinencia.

El fumador se compromete a dejar de fumar en una fecha determinada y el bupropión se considera como parte de un tratamiento para la abstinencia y se debe dar sólo a las personas que demuestran que su intento de dejar de fumar es continuado.

Posología:

Se debe iniciar entre los 8-14 días antes del día D (fecha elegida para dejar de fumar) con un comprimido de 150 mg tomado por la mañana, durante 6 días y a partir del 7º día se tomará 1 comprimido por la mañana y otro por la tarde, separados al menos 8 horas (300 mg/ día) y la duración del tratamiento es de 7 a 9 semanas. Para evitar recaídas prolongarlo más allá de las semanas recomendadas tiene un beneficio limitado.

Durante todo el período de tratamiento se podría mantener la dosis de 150mg/día, disminuyendo el riesgo de efectos secundarios pues la mayoría de estos efectos son dosis dependientes, pero no su eficacia.

Reacciones adversas más frecuentes:

  • Náuseas.
  • Insomnio, aunque el sueño es reparador se despiertan pronto y refieren dormir menos, se presenta en el 40% de los casos.
  • Cefalea.
  • Prurito, urticaria o reacciones de hipersensibilidad pueden aparecer en menos de un 3% de los pacientes tratados.
  • Sequedad de boca.
  • Sabor metálico y excitación conductual.

 

Se minimizan utilizando la dosis de 150mg/día ya que la mayoría son dependientes de la dosis ingerida.

Contraindicaciones:

  • Historia actual o previa de crisis convulsivas.
  • Traumatismo del sistema nervioso central.
  • Tumor craneal.
  • Diagnóstico previo o actual de anorexia o bulimia.
  • Diagnóstico previo o actual de Trastorno afectivo bipolar/psicosis maniacodepresiva.
  • Cirrosis hepática.
  • Consumo excesivo de alcohol.
  • Adicción a opiáceos, cocaína o estimulantes.
  • Diabetes tratada con hipoglucemiantes orales o insulina.
  • Interrupción brusca de tratamiento con benzodiacepinas.
  • Paciente en proceso de deshabituación alcohólica.
  • Uso de estimulantes o anorexígenos.
  • Uso concomitante de IMAO.

 

Recomendaciones de seguridad:

Hay que tener en cuenta que el uso de los siguientes medicamentos disminuye el umbral convulsivo:

  • Antipsicóticos.
  • Antidepresivos.
  • Antimaláricos.
  • Teofilina.
  • Tramadol.
  • Quinolonas.
  • Corticoides Sistémicos.
  • Antihistamínicos Con Efecto Sedante.
  • Antihistamínicos.
  • Betabloqueantes.
  • Ritonavir
  • Antiarritmicos6.

 

CONCLUSIONES

La principal causa de muerte prevenible en todo el mundo sigue siendo el tabaco, mueren alrededor de 1,3 millones de personas a causa del humo de tabaco ajeno y todas estas muertes son prevenibles.

Los entornos sin humo benefician a las personas a respirar aire limpio, a protegerlos de los mortales efectos del tabaco, a desnormalizar el tabaquismo, motivan a las personas a dejar de fumar y ayudan a evitar que la población más joven inicie el consumo de tabaco o utilice cigarrillos electrónicos.

El estar expuesto al humo de tabaco ajeno aumenta el riesgo de morir de enfermedades respiratorias, cardíacas, accidentes cerebrovasculares, diabetes tipo II y cánceres.

Las tasas de tabaquismo han ido disminuyendo en los últimos años desde que la OMS propusiera las medidas MPOWER de control de tabaco.

Las seis medidas MPOWER son:

  • Vigilancia de las políticas de prevención y el consumo de tabaco.
  • Protección a la población del consumo de tabaco.
  • Ofrecer ayuda para el cese del uso de tabaco.
  • Advertir de los peligros del tabaco.
  • Hacer cumplir las prohibiciones de promoción, publicidad, y patrocinio del tabaco.
  • Aumentar los impuestos sobre el tabaco.

 

En la actualidad el 71% de la población mundial está protegida por al menos una política de prácticas óptimas que contribuye a salvar vidas de los efectos mortales del tabaco.

En el Informe OMS sobre la epidemia mundial de tabaquismo la protección contra el humo de tabaco ajeno ha sido una línea fundamental y se ha conseguido que casi el 40% de los países dispongan en estos momentos de lugares públicos cerrados sin humo.

Independientemente del nivel de ingresos está demostrado que todos los países pueden reducir la demanda de tabaco para conseguir ahorrar en las economías en costes de salud y productividad y obtener importantes éxitos en materia de salud pública.

Por todo ello es muy importante incrementar desde las consultas de enfermería intervenciones que nos permitan el abandono del hábito tabáquico y reforzar los beneficios que se obtienen.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Organización Mundial de la Salud. Siete de cada 10 personas están protegidas por al menos una medida de control del tabaco; 2023 [Consultado 22 agosto 2023] Disponible en: https://www.who.int/es/news/item/31-07-2023-seven-out-of-10-people-protected-by-at-least-one-tobacco-control-measure.
  2. Organización Mundial de la Salud. Tabaco; 2023 [ Consultado 28 agosto 2023] Disponible en: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/tobacco.
  3. Muñoz Cruz Rafael, Rodríguez Mármol María. Factores relacionados con el inicio en el consumo de tabaco en alumnos de Enseñanza Secundaria Obligatoria. Enferm. glob. [Internet]. 2014 Jul [citado 2023 Ago 31] ; 13(35): 113-124. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?
  4. Corvalán B. María Paz. El tabaquismo: una adicción. Rev. chil. enferm. respir. [Internet]. 2017 Sep [citado 2023 Ago 31]; 33(3): 186-189. Disponible en: http://www.scielo.cl/scielo.php?
  5. Ministerio de Sanidad. Portal Plan Nacional sobre Drogas – ¿QUÉ RIESGOS Y CONSECUENCIAS TIENE EL CONSUMO DE TABACO? [Internet]. Gob.es. [citado el 2 de julio de 2023]. Disponible en: https://pnsd.sanidad.gob.es/ciudadanos/informacion/tabaco/menuTabaco/riesgos.htm
  6. Grupo de Respiratorio SAMFyC con la colaboración del Grupo de Abordaje al Tabaquismo SAMFyC. Tabaquismo. Abordaje en Atención Primaria. Guía de Práctica Clínica basada en la evidencia. Granada. SAMFyC (Sociedad Andaluza de Medicina Familiar y Comunitaria); 2011. [ Consultado 11 septiembre 2023]. Disponible en: https://www.samfyc.es
  7. Camarelles Guillem Francisco, Salvador Llivina Teresa, Ramón Torell Josep Mª, Córdoba García Rodrigo, Jiménez Ruiz Carlos, López García-Aranda Víctor et al. Consenso sobre la atención sanitaria del tabaquismo en España. Rev. Esp. Salud Pública [Internet]. 2009 Abr [consultado 29 agosto 2023]; 83(2): 175-200. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?
  8. Ministerio de Sanidad. BIFIMED: Buscador de la Información sobre la situación de financiación de los medicamentos; 2023 [Consultado 13 septiembre 2023]. Disponible en: https://www.sanidad.gob.es/profesionales/medicamentos.do?
  9. Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios; 2022 [ Consultado 18 septiembre 2023]. Disponible en: https://cima.aemps.es/cima/pdfs/ft/83407/FT_83407.pdf

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos