Endometriosis: abordando un enigma ginecológico. Artículo monográfico

28 abril 2024

 

AUTORES

  1. Mareme Eva N’Diaye Mayoral. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. Aragón.
  2. Laura Orgaz Martín. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. Aragón.
  3. Sofía López Fernández. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. Aragón.
  4. Inés Serrano Alquézar. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. Aragón.
  5. Irene Valenzuela Gil. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. Aragón.
  6. Lola Vicente Álvarez. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. Aragón.

 

RESUMEN

La endometriosis es una enfermedad crónica caracterizada por el crecimiento de tejido endometrial fuera del útero, desencadenando una reacción inflamatoria. Afecta principalmente el útero, ovarios y trompas de Falopio, aunque puede aparecer en otras áreas como peritoneo, ligamentos y órganos extrapélvicos. Se divide en tres tipos: peritoneal, ovárica y profunda. Aunque las causas exactas son desconocidas, se han relacionado con biomarcadores genéticos y factores dietéticos. Los síntomas varían, desde asintomáticos hasta dolor pélvico intenso, dispareunia y síntomas gastrointestinales. El diagnóstico es complejo e incluye anamnesis, exploración física, pruebas de imagen y biomarcadores séricos. La laparoscopia es la prueba diagnóstica más precisa. El tratamiento es individualizado y puede incluir opciones hormonales, analgésicos y cirugía. Los cuidados de enfermería juegan un papel crucial, enfocándose en hábitos higiénico-dietéticos, ejercicio y dieta saludable.

PALABRAS CLAVE

Endometriosis, tejido endometrial, inflamación, cuidados de enfermería, biomarcadores, dieta, ejercicio.

ABSTRACT

Endometriosis is a chronic condition characterized by the benign growth of endometrial tissue outside the uterus, triggering an inflammatory reaction. It primarily affects the uterus, ovaries, and fallopian tubes, although it can appear in other areas such as the peritoneum, ligaments, and extrapelvic organs. It is divided into three types: peritoneal, ovarian, and deep infiltrating. While the exact causes are unknown, they have been linked to genetic biomarkers and dietary factors. Symptoms vary from asymptomatic to intense pelvic pain, dyspareunia, and gastrointestinal symptoms. Diagnosis is complex and includes medical history, physical examination, imaging tests, and serum biomarkers. Laparoscopy is the most accurate diagnostic test. Treatment is individualized and may include hormonal options, pain management, and surgery. Nursing care plays a crucial role, focusing on hygienic-dietary habits, exercise, and a healthy diet.

KEY WORDS

Endometriosis, endometrial tissue, inflammation, nursing care, biomarkers, diet, exercise.

DESARROLLO DEL TEMA

La endometriosis consiste en una enfermedad crónica caracterizada por el crecimiento benigno del tejido endometrial en lugares externos al útero, lo que provoca una reacción inflamatoria en la zona afectada. Suelen verse afectadas la zona exterior del útero, los ovarios y las trompas de Falopio1. Otras localizaciones frecuentes en las que se implanta este tejido son peritoneo, ligamentos uterosacros y saco de Douglas2. De manera menos frecuente, se pueden encontrar lesiones en zonas extrapélvicas como intestino, vejiga y pulmones3.

Es una patología estrógeno-dependiente, es decir, el crecimiento del tejido y la evolución de la enfermedad depende del ciclo menstrual1, de manera que con la menstruación se producen una serie de procesos a través de los cuales, los estrógenos generados en cada ovulación favorecen la aparición de implantes en distintas zonas4.

Se distinguen 3 tipos distintos de endometriosis: endometriosis de tipo I o peritoneal, en la que las mujeres afectadas presentan hemorragias, lesiones polipoides, fibrosis y lesiones necróticas en los ovarios y la capa serosa del peritoneo; de tipo II u ovárica, con lesiones en forma de quistes que forman adherencias con las zonas colindantes al ovario; y de tipo III o profunda, que constituye la forma más grave de endometriosis, en la que la afectación, además de ser pélvica puede ser sistémica4.

ETIOLOGÍA:

Actualmente, las causas de la endometriosis se desconocen, de manera que sólo se han logrado obtener relaciones con ciertos factores como determinados biomarcadores genéticos, que reducen la apoptosis de las células, facilitando su proliferación5.

Además, se ha demostrado que la alimentación influye también en gran medida ya que determinados componentes son capaces de modificar el metabolismo hormonal endógeno6.

CLÍNICA:

En cuanto a las manifestaciones clínicas, cabe destacar que existen mujeres que padecen la enfermedad de manera asintomáticas, mientras que hay otras que sufren dolores muy intensos1,2.

El síntoma más representativo es el dolor pélvico, que afecta a más de la mitad de las mujeres que padecen endometriosis, viéndose aumentado durante el periodo de menstruación1. Otros síntomas que acompañan en el proceso al dolor pélvico son dispareunia, dolor durante o después de mantener relaciones sexuales, que se manifiesta como dolor pélvico durante el coito vaginal. Se asocian además otros síntomas como falta de energía, fatiga, menstruaciones abundantes y dolorosas o síntomas gastrointestinales7,8.

DIAGNÓSTICO:

Dada la gran variabilidad de síntomas y formas de presentación, el diagnóstico resulta difícil de alcanzar, por lo que, en estos casos, cobra especial importancia la anamnesis y la exploración física. De esta manera, es posible recabar información acerca de antecedentes familiares de endometriosis, menarquia y características de los ciclos menstruales, completando la exploración con palpación del abdomen y pelvis para comprobar si existiera dolor o retroversión uterina3.

Además de la exploración física y la anamnesis completa, se pueden añadir al diagnóstico analíticas de sangre para comprobar distintos biomarcadores séricos como el CA-125 o el CA-19.9, no específicos, pero que pueden orientar la impresión diagnóstica hacia la endometriosis8. También se pueden emplear pruebas de imagen como la ecografía abdominal o transvaginal, reservando la resonancia magnética para casos de difícil diagnóstico. También son útiles la colonoscopia y la cistoscopia en caso de endometriosis profunda9.

La prueba que permite un diagnóstico veraz y objetivo es la laparoscopia con toma de muestras para su análisis, aunque no se recomienda realizar de manera sistemática ya que consiste en una intervención quirúrgica en la que existen riesgos y, además, es posible llegar al diagnóstico a través de pruebas menos invasivas3.

TRATAMIENTO:

Dado que la endometriosis es una entidad multifactorial y de sintomatología variada, resulta crucial individualizar el tratamiento, dependiendo de las circunstancias de cada paciente (edad, progreso de la enfermedad, síntomas…).

En general, la endometriosis se aborda mediante tratamiento hormonal, analgésicos, apoyo psicológico y/o cirugía. En cuanto al tratamiento hormonal, se pretende frenar el crecimiento del folículo para generar amenorrea (ausencia de menstruación) evitando así el crecimiento de las lesiones10. Cuando la opción terapéutica es la cirugía, esta pretende eliminar los implantes de tejido endometrial de las distintas localizaciones por las que se extiende la enfermedad. Puede realizarse mediante laparoscopia o laparotomía, llevando a cabo alguno de los siguientes procesos: histerectomía, fecundación in vitro (en las primeras etapas de la enfermedad), inseminación intrauterina (para endometriosis peritoneal leve) o incluso reproducción asistida11.

CUIDADOS DE ENFERMERÍA:

Dado que la endometriosis es una enfermedad que afecta tanto física como psicológicamente, resulta muy importante realizar unos cuidados de enfermería de calidad, intentando preservar el mejor estado de salud posible en la paciente.

Para ello, resulta relevante incidir en los hábitos higiénico-dietéticos de las mujeres con endometriosis, ya que tanto la dieta como el ejercicio son clave para reducir las complicaciones y mitigar los síntomas.

El papel de la enfermera es pues, el de informar a la paciente acerca de los beneficios de realizar ejercicio físico de intensidad vigorosa durante, al menos, 3 horas a la semana, teniendo en cuenta siempre la capacidad de la mujer12. Además, el personal de enfermería debe proporcionar unos cuidados dirigidos a establecer una dieta saludable en la paciente, equilibrada, priorizando la fruta y las verduras. Cabe destacar que el consumo de Omega 3 y Omega 6 puede reducir el dolor durante la menstruación13. Es recomendable incidir en que se deben evitar los alimentos ricos en grasas trans, el alcohol y la cafeína, por tener efectos sobre las concentraciones de estrógenos1.

CONCLUSIONES

La endometriosis, una enfermedad crónica caracterizada por el crecimiento de tejido endometrial fuera del útero, desencadena una respuesta inflamatoria en áreas como el peritoneo, los ovarios y las trompas de Falopio. Aunque su etiología exacta aún no se comprende completamente, se reconoce su dependencia de los niveles de estrógeno y la influencia de factores genéticos y alimenticios en su desarrollo. Los síntomas varían desde dolor pélvico intenso hasta manifestaciones gastrointestinales, y su diagnóstico, aunque desafiante, se basa en la anamnesis, exploración física y pruebas complementarias como análisis de sangre y pruebas de imagen.

El tratamiento de la endometriosis se adapta a las necesidades individuales de cada paciente e incluye opciones como terapia hormonal, analgésicos y cirugía, con el objetivo de aliviar los síntomas y preservar la salud de la paciente. Además, los cuidados de enfermería desempeñan un papel vital en la gestión de la enfermedad, centrándose en educar sobre hábitos higiénico-dietéticos, promover el ejercicio regular y una dieta equilibrada, mientras se evitan ciertos alimentos que puedan exacerbar los síntomas.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Endometriosis. MedlinePlus. [Internet]. Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/endometriosis.html
  2. Mehedintu C, Plotogea MN, Ionescu S, Antonovici M. Endometriosis still a challenge. Journal of medicine and life [Internet]. 2014;7(3):349–57. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4233437/
  3. Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. Endometriosis: guía de práctica clínica. Madrid: Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. Disponible en: http://www.mscbs.gob.es/organizacion/sns/planCalidadSNS/pdf/equidad/ENDOMETRIOSIS.pdf.
  4. Durón González R, Bolaños Morera P. Endometriosis. Med Leg Costa Rica [Internet]. 2018 Mar; 35(1):23-29. Disponible en: http://www.scielo.sa.cr/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1409-00152018000100023&lng=en.
  5. Gao S, Liu S, Gao ZM, Deng P, Wang DB. Reduced microRNA-451 expression in eutopic endometrium contributes to the pathogenesis of endometriosis. World J Clin Cases. 2019 Aug 6;7(16):2155-2164. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6718782/.
  6. Samaneh Y, ShahidehJahanian S, Azadeh M, Anoshirvan K. The association of food consumption and nutrient intake with endometriosis risk in Iranian women: A case-control study. Int J Reprod Biomed. 2019 Sep;17(9):661-670. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31646261/.
  7. Asúnsolo del Braco A, Sarría Santamera A. Estudio para conocer la prevalencia, morbilidad atendida y carga que supone la endometriosis para la red de hospitales del Sistema Nacional de Salud. Madrid: Ministerio de Sanidad; 2020. Disponible en: https://www.sanidad.gob.es/organizacion/sns/planCalidadSNS/pdf/equidad/Estudio_Endiometrosis._Accesible.pdf.
  8. Riazi H, Tehranian N, Ziaei S, Mohammadi E, Hajizadeh E, Montazeri A. Clinical diagnosis of pelvic endometriosis: a scoping review. BMC Womens Health. 2015; 15:39. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4450847/.
  9. Bazot M, Bharwani N, Huchon C, Kinkel K, Cunha TM, Guerra A, Manganaro L, Buñesch L, Kido A, Togashi K, Thomassin-Naggara I, Rockall AG. European society of urogenital radiology (ESUR) guidelines: MR imaging of pelvic endometriosis. Eur Radiol. 2017;27(7):2765-2775. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5486785/.
  10. Tanbo T, Fedorcsak P. Endometriosis-associated infertility: aspects of pathophysiological mechanisms and treatment options. Acta Obstet Gynecol Scand. 2017;96(6):659-667. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/27998009/.
  11. Kho RM, Andres MP, Borrelli GM, Siufi Neto J, Zanluchi A, Abrão MS. Surgical treatment of different types of endometriosis: Comparison of major society guidelines and preferred clinical algorithms. Best Pract Res Clin Obstet Gynaecol. 2018; 51:102-110. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S1521693418300385?via%3Dihub.
  12. Dhillon PK, Holt VL. Recreational Physical Activity and Endometrioma Risk. Am J Epidemiol. 2003 Jul 15;158(2):156-164. Disponible en: https://academic.oup.com/aje/article/158/2/156/323360?login=false.
  13. Jurkiewicz-Przondziono J, Lemm M, Kwiatkowska-Pamuła A, Ziółko E, Wójtowicz MK. Influence of diet on the risk of developing endometriosis. Ginekol Pol. 2017;88(2):96-102. Disponible en: https://journals.viamedica.pl/ginekologia_polska/article/view/47748.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos