Funcionalidad familiar debido al aislamiento por la pandemia de Covid-19 en mujeres derechohabientes de una unidad de primer nivel de atención

6 enero 2024

 

 

Nº de DOI:10.34896/RSI.2024.41.27.001

 

 

AUTORES

Dr. Alejandro Mata Mendoza ORCID 0009-0008-1306-2549. Médico Residente de Medicina Familiar de la Unidad de Medicina Familia 1, Orizaba, Veracruz.

Dr. Lino Alfredo Reyes Marañón ORCID 0000-0002-3373-2860. Médico Especialista en Epidemiología en la Unidad de Medicina Familiar 1, Orizaba, Ver.

Dra. Diana Isabel Díaz Díaz. ORCID 0009-0006-2031-3188. Médico Especialista en la Medicina Familiar en la Unidad de Medicina Familiar 1, Orizaba, Ver.

 

RESUMEN

El Covid-19 puede llegar a incidir en un número de factores que terminen en formar conflicto en la dinámica familiar. FACES III, instrumento para evaluar la funcionalidad familiar además del cuestionario CHES validado en mujeres de Portugal para evaluar el ambiente familiar durante la pandemia COVID-19, son instrumentos para evaluar a la familia durante la pandemia.

OBJETIVO: Determinar la funcionalidad familiar debido al aislamiento por la pandemia de COVID 19 en mujeres derechohabientes de una unidad de primer nivel de atención

MATERIAL Y MÉTODO: Estudio observacional, analítico, prospectivo, transversal, en 243 mujeres de 20 a 59 años adscritas a la UMF No. 1 de Orizaba; en el periodo de mayo 2021 a octubre 2022. Se aplicó la encuesta Faces III para funcionalidad familiar, la escala de ambiente familiar durante la pandemia (CHES) y GRAFFAR para evaluar nivel socioeconómico. Los resultados se capturaron en una base de datos en Excel, obteniendo frecuencias absolutas y porcentajes de las variables cualitativas, la variable cuantitativa se representó mediante medidas de tendencia central y dispersión. La relación entre la funcionalidad familiar con el ambiente familiar y los factores sociodemográficos se consideró estadísticamente significativos aquellos que tengan una p< 0.05.

RESULTADOS: De 243 mujeres se observó en la funcionalidad familiar, la categoría predominante fue familia balanceada con 115(47.3%) mujeres. El ambiente familiar de mayor frecuencia fue el de nulo ambiente familiar con un total de 119 (49%) pacientes, de igual forma solo 112(46.1%) mujeres estuvieron aisladas. al analizar la relación entre el ambiente familiar y el aislamiento social se obtuvo una p de 0.007

CONCLUSIONES: La funcionalidad familiar extrema no está relacionada con el aislamiento debido a la pandemia de COVID 19 en mujeres derechohabientes de una unidad de primer nivel. Las variables sociodemográficas no impactan la funcionalidad y el ambiente familiar, sin embargo, el aislamiento se relacionó con el ambiente familiar generando mucho más conflicto.

 

PALABRAS CLAVE

COVID 19, funcionalidad familiar, ambiente familiar.

 

ABSTRACT

Covid-19, establishing environments with a high density of people, can influence a few factors that end up creating conflict in family dynamics. The FACES III, an instrument to evaluate family functionality, in addition to the CHES questionnaire validated in women in Portugal to evaluate the family environment during the COVID-19 pandemic, are instruments to evaluate the family during the pandemic.

OBJECTIVE: Determine family functionality due to isolation due to the COVID 19 pandemic in women beneficiaries of a first level care unit

MATERIAL AND METHODS: An observational, analytical, prospective, cross-sectional study. In 243 women from 20 to 59 years old to the UMF No. 1 of Orizaba, Ver. The period from May 2021 to October 2022, the Faces III survey for family functionality, the family environment scale, was applied. during the pandemic (CHES) and GRAFFAR to evaluate socioeconomic level. Were attached to Excel Excel. Absolute frequencies and percentages of the qualitative variables were obtained, the quantitative variable was represented by measures of central tendency and dispersion. To obtain the relationship between family functionality with the family environment and sociodemographic factors, considering those with a p < 0.05 statistically significant.

RESULTS: The main objective of the study was to determine family functionality in women who had COVID. Of the 243 women selected, it was observed that according to family functionality, the category that predominated was the balanced family with 115 (47.3%) women. On the other hand, the most frequent family environment was that of no family environment with a total of 119 (49%) patients, likewise only 112 (46.1%) women were isolated. Finally, when analyzing the relationship between the family environment and social isolation, a p of 0.007 was obtained.

CONCLUSIONS: extreme family functionality is not related to isolation due to the COVID 19 pandemic in women entitled to a first-level unit” is confirmed. Sociodemographic variables are not variables that impact family functionality and environment; however, isolation is a variable that is related to the family environment, generating much more conflict.

 

KEY WORDS

COVID 19, family functionality, family environment.

 

INTRODUCCIÓN

Los coronavirus son una extensa familia de virus que pueden causar enfermedades tanto en animales como en humanos1. El 30 de enero de 2020, la OMS anunció la aparición del brote de la enfermedad por el nuevo coronavirus y declaró una emergencia de salud pública de interés internacional. El agente causal fue denominado SARS-CoV-2 por el Comité Internacional de Taxonomía de Virus2. Las principales medidas de prevención en respuesta a esta nueva pandemia fueron: la cuarentena, distanciamiento social, lavarse las manos frecuentemente, entre otras precauciones. Una de las medidas principales de contención fue el confinamiento, lo que significó una restricción en el desplazamiento de las personas fuera de sus hogares con el fin del monitoreo de los síntomas y así detectar los casos con anticipación. La convivencia familiar y la pandemia es un tema que últimamente ha comenzado a brotar por su relevancia en las afectaciones que producen el aislamiento en las personas3.

La cuarentena o confinamiento social ponen a relucir los recursos o condiciones que cada familia posee en su capacidad en manejar una situación en particular4. La cuarentena impuesta por el Covid-19, instaura en la sociedad nuevos comportamientos y también profundiza los históricos, como son los conflictos y la violencia. En ambientes de alta densidad de personas puede llegar a incidir en un número de factores que terminen en formar conflicto en la dinámica familiar, esto es tomado como un desafío para las familias con esta característica5. En la crisis de COVID-19, la exhortación a «quedarse en casa» tiene, por tanto, implicaciones importantes para aquellos adultos y niños que ya viven con alguien que es abusivo o controlador. Esto se debe en parte a que lo que se encuentra dentro de los hogares de las personas y, fundamentalmente, dentro de su familia y sus relaciones íntimas6,7.

La crisis de salud pública generada por la pandemia de covid-19 ha llevado a muchas familias a convivir las 24 horas del día en el contexto del hogar, desarrollando múltiples actividades, como teletrabajo, las domésticas, escolares, entre otras. “Este es un evento no normativo al que las familias se están enfrentando, y una de sus principales características es que genera estrés y ansiedad en muchos miembros. Los altos niveles de estrés familiar pueden conducir a la elección de estrategias de afrontamiento poco saludables, generar un entorno inseguro y un mayor riesgo de resultados negativos en menores8,9.

Un cambio a la dinámica familiar afecta la realidad familiar y en esa coyuntura, la convivencia familiar; experimenta transformaciones que para entenderlas es necesario considerarlas como proceso de adaptación a la nueva realidad, económica y social. Un factor de funcionalidad familiar lo constituye el apoyo social, y las familias lo requieren para el enfrentamiento y solución de los problemas de la vida cotidiana con la colaboración de los integrantes10. Hay procesos que pueden influir directamente en la familia, y que amortiguan o modifican el riesgo de desadaptación psicosocial. Ante un suceso estresante, las personas resilientes permanecen en niveles más funcionales en su vida cotidiana11.

Sandín et al (2020) habla sobre el Impacto psicológico de la pandemia de Covid-19, entre sus resultados identifica los miedos más comunes que han tenido en España (muestra de 1.161 participantes de 19 a 84 años) el cual coincide con el miedo a ser contagiados (enfermarse/fallecer), al aislamiento social y a los problemas relacionados con el trabajo e ingresos, sin embargo descubren que el confinamiento había favorecido algunas experiencias personales positivas como valorar el tiempo que comparten en familia o descubrir nuevos pasatiempos12.

Hay un sinfín de preguntas importantes sobre cómo las familias responden al COVID-19 y el refugio en el lugar. Los datos sobre su magnitud son elocuentes13. Los elevados niveles de estrés sufridos por las familias pueden conducir a la adopción errónea de estrategias de afrontamiento y generar así un contexto inseguro y/o de riesgo para los menores por presentar diferentes dificultades en sus respectivos microsistemas (grado de desestructuración familiar, carencias en las destrezas familiares de crianza o problemas y/o relacionados con las adicciones). Es muy difícil mantener el distanciamiento social cuando las personas contagiadas habitan en viviendas que no cuentan con el espacio físico necesario que les permita mantener el distanciamiento frente a los grupos de alto riesgo de exposición al virus14. En las familias que tenían altos niveles de funcionalidad previos a la crisis, las manifestaciones se fueron modificando con el tiempo como expresión de la adaptabilidad familiar y la tendencia a alcanzar el equilibrio15.

En México, La violencia familiar es una realidad, sobre todo en el confinamiento provocado por la pandemia del virus Covid-19. Se ha evidenciado el incremento del estrés emocional, pérdidas de trabajos, provocando efectos negativos en las familias16.

El funcionamiento de la familia se refiere a la forma habitual y relativamente estable en que se relaciona el grupo internamente, al conjunto de relaciones interpersonales intersubjetivas que ocurren en el interior de cada familia y le proporcionan identidad propia. Los instrumentos de evaluación de la familia permiten identificar en qué medida se cumplen sus funciones básicas y cuál es el rol que puede estar jugando la familia en el proceso salud-enfermedad. Ofrecen una visión gráfica de la familia, facilita la comprensión de sus relaciones, y ayudan al profesional de la salud y a la familia a ver un «panorama mayor» desde el punto de vista histórico como del actual en relación con el funcionamiento familiar17,18.

El APGAR familiar es un instrumento diseñado para evaluar el funcionamiento sistémico de la familia, y es útil en la identificación de familias en riesgo, pero lo consideran un instrumento breve cuya información para evaluar la funcionalidad familiar es escasa, por lo que se propone el Family Adaptability and Cohesion Evaluation Scales (FACES III). Este cuestionario ha sido traducido y adaptado transculturalmente en población mexicana determinando que su fiabilidad en la versión en el español que se habla en México es del 70% y por lo tanto, se considera válido19. Consta de 40 ítems, cada uno con una escala Likert de cinco opciones (siempre, casi siempre, algunas veces, casi nunca, nunca), divididos en dos partes. La parte I, compuesta por 20 ítems y que evalúa el nivel de cohesión y flexibilidad de la familia tal como el sujeto la percibe en ese momento (“Familia Real”). Y la parte II, compuesta por 20 ítems que reflejan el nivel de cohesión y flexibilidad que al sujeto le gustaría que hubiese en su familia (“Familia Ideal”). Esta parte incluye los mismos ítems que la primera, pero se modifica la consigna general. De las diferencias entre las escalas “real” e “ideal” se puede obtener el índice de satisfacción que la persona tiene con el funcionamiento de su familia. Se califica de la siguiente manera: Cohesión= suma de los puntajes en ítems nones y adaptabilidad= suma de puntajes en ítems pares20,21,22.

La Escala Ambiental del Hogar (CHES) de COVID-19. Aborda las circunstancias únicas de la familia y el hogar que son inherentes al contexto de distanciamiento social en la pandemia de COVID-19. Incluye dos secciones: La sección 1 contiene 25 elementos descriptivos para determinar las características individuales (p. Ej., edad, sexo) y del hogar (p. Ej., Número de personas en el hogar) y la exposición del hogar al COVID-19 (p. Ej., Si alguien en el hogar tuvo una prueba positiva para el virus y la pérdida de empleo debido a la pandemia). Esta sección es opcional y no se puntúa. La sección 2 contiene las subescalas de funcionamiento familiar: conflicto del hogar y cohesión del hogar, cada una de las cuales contiene 15 ítems, preguntando al encuestado sobre el cambio en el conflicto, o «unión» (cohesión), relacionada con actividades específicas del hogar durante el distanciamiento social en comparación con el período anterior distanciamiento. Las puntuaciones en las escalas de funcionamiento familiar podrían variar de 1 a 5 en cada ítem, y cinco indican mucho más [conflicto o cohesión] que antes de la pandemia de COVID-19. Los puntajes posibles en cada subescala varían de 15 a 75. En Portugal J. Arsenio et al realizó la validación del cuestionario CHES en 342 mujeres, madres de familia, en donde se midió con los coeficientes alfa de Cronbach. Los valores de 0,80 a 0,90 se consideraron muy buenos, en línea con DeVellis23,24.

En México existen casi 17 millones de hogares clasificados como núcleos, es decir, conformados por el jefe de familia y su cónyuge, el jefe y sus hijos, o el jefe, su cónyuge y sus hijos. Hay entonces 17 millones de familias que deben mantenerse separadas para evitar que esta epidemia se propague cada vez más. De esta manera, la crisis de la pandemia, que traerá pérdidas para muchos, también ha recordado lo importante que es el núcleo familiar y la problemática que puede existir al interior de ésta, por lo cual es de vital importancia la evaluación del núcleo familiar y sus relaciones en momentos críticos. Ante esta situación, en el mundo se ha visto la necesidad de evaluar el impacto que ha tenido el confinamiento, la enfermedad y la situación económica en la funcionalidad de las familias, no siendo México la excepción. Por lo que la funcionalidad familiar debido al aislamiento por la pandemia de COVID 19 en mujeres derechohabientes de una unidad de primer nivel de atención, puede verse afectada.

 

OBJETIVOS

Objetivo general:

Determinar la funcionalidad familiar debido al aislamiento por la pandemia de COVID 19 en mujeres derechohabientes de una unidad de primer nivel de atención.

Objetivos específicos:

  • Describir las características sociodemográficas de las mujeres evaluadas.
  • Identificar el ambiente familiar del hogar y su relación con las características sociodemográficas.
  • Establecer la funcionalidad familiar y su relación con las características sociodemográficas.
  • Analizar la relación entre la funcionalidad y el ambiente familiar.

 

METODOLOGÍA

Estudio observacional, analítico, prospectivo, transversal. Muestra no probabilística, en 243 mujeres adscritas en la UMF No. 1 de Orizaba Veracruz, previo consentimiento informado, al igual que cumplieron los criterios de inclusión. Se realizó en el periodo de mayo 2021 a octubre 2022, se aplicaron tres encuestas, las cuales contestaron personalmente: El cuestionario CHES, incluye dos secciones: La Sección 1 contiene 25 elementos descriptivos para determinar las características individuales y la exposición del hogar al COVID-19. Esta sección es opcional y no se puntúa. La sección 2 contiene las subescalas de funcionamiento familiar: conflicto del hogar y cohesión del hogar, cada una de las cuales contiene 15 ítems, preguntando al encuestado sobre el cambio en el conflicto, o «unión» (cohesión), relacionada con actividades específicas del hogar durante el distanciamiento social en comparación con el período anterior distanciamiento. Las puntuaciones en las escalas de funcionamiento familiar podrían variar de 1 a 5 en cada ítem, y cinco indican mucho más [conflicto o cohesión] que antes de la pandemia de COVID-19. Los puntajes posibles en cada subescala varían de 15 a 75. Para obtener una puntuación total del ambiente familiar, puntuamos de forma inversa los ítems de la subescala de conflicto y sumamos las subescalas de conflicto y acercamiento, donde las escalas se combinan para crear una puntuación ( 30 y 150) de escala de relaciones interpersonales unifamiliares dando como resultados posibles: Excelente Ambiente Familiar (121-150), Buen Ambiente Familiar (91-120) , Regular Ambiente Familiar( 61-90), Mal Ambiente Familiar (31-60) y Nulo Ambiente Familiar (0-30). Método de Graffar que evalúa Nivel socioeconómico en la cual podemos encontrar los siguientes resultados: Estrato alto (4-6), Medio alto (7-9), Medio bajo (10-12), Obrero (13-16) Y Marginal (17-20) y El Faces III que evalúa la funcionalidad familiar, mide la comunicación, las jerarquías y los límites, así como la adaptabilidad y la cohesión familiar. Consta de 40 ítems, cada uno con una escala Likert de cinco opciones (siempre, casi siempre, algunas veces, casi nunca, nunca), divididos en dos partes. La parte I, compuesta por 20 ítems y que evalúa el nivel de cohesión y flexibilidad de la familia tal como el sujeto la percibe en ese momento (“Familia Real”). Y la parte II, compuesta por 20 ítems que reflejan el nivel de cohesión y flexibilidad que al sujeto le gustaría que hubiese en su familia (“Familia Ideal”). Esta parte incluye los mismos ítems que la primera, pero se modifica la consigna general. De las diferencias entre las escalas “real” e “ideal” se puede obtener el índice de satisfacción que la persona tiene con el funcionamiento de su familia. Se califica de la siguiente manera: Cohesión= suma de los puntajes en ítems nones y adaptabilidad= suma de puntajes en ítems pares. Los puntajes obtenidos mediante FACES III han propiciado la clasificación de las familias al considerar tres categorías: balanceadas, en rango medio y extremas (No se expresan en grados).

Los resultados obtenidos se anexaron a una base de datos de Excel y se analizaron los datos mediante el programa GraphPad Prism, después mediante estadística descriptiva se utilizó frecuencias y porcentajes expresadas en gráficas, para la estadística inferencial se utilizó la X2 para obtener la relación entre la funcionalidad familiar con el ambiente familiar y los factores sociodemográficos, considerando estadísticamente significativos aquellos que tengan una p< 0.05.

 

RESULTADOS

La muestra quedó conformada por 243 pacientes del sexo femenino de 20 a 59 años, el rango de edad fue de 39 años, con una media de edad de 40.25 años, la desviación estándar fue de +/- 10.31 años.

Las pacientes se clasificaron por grupos etarios en la cual se encontró que había 15 pacientes (6.2%) con una edad menor a 25 años, 62 pacientes (25.5%) en el rango de edad 25 a 34 años, 75 pacientes (30.9%) en el rango de edad de 35 a 44 años y 91 pacientes (37.4%) en el rango de edad de 45 a 59 años.

Se clasificó las pacientes de acuerdo con su estado civil y se encontró que 129 pacientes (53.1%) eran casadas, 11 pacientes (4.5%) eran divorciadas, 54 pacientes (22.2%) eran solteras, 39 pacientes (16.0%) vivían en unión libre y 10 pacientes (4.1%) eran viudas.

Se clasificó a las pacientes de la UMF 01 de acuerdo a su ocupación de la cual se obtuvo 3 categorías con los siguientes resultados:

• 110 pacientes son amas de casa (45.3%).

• 87 pacientes son empleadas (35.8%).

• 46 pacientes son profesionistas (18.9%).

Se clasificó el nivel socioeconómico mediante el método de Graffar del cual se obtuvo los siguientes resultados:

• 9 pacientes se clasificaron como estrato alto (3.7%).

• 86 pacientes se clasificaron como medio alto (35.4%).

• 79 pacientes se clasificaron como medio bajo (32.5%).

• 64 pacientes se clasificaron como obrero (26.3%).

• 5 pacientes se clasificaron como marginal. (2.1%).

Se midió el ambiente familiar que tuvieron las familias de las pacientes de la UMF 01 durante la pandemia de COVID-19 mediante el cuestionario CHES donde se obtuvo los siguientes resultados.

• 62 pacientes y su familia tuvieron regular ambiente familiar (25.5%).

• 119 pacientes y su familia tuvieron nulo ambiente familiar (49.0%).

• 4 pacientes y su familia tuvieron excelente ambiente familiar (1.6%).

• 54 pacientes y su familia tuvieron mal ambiente familiar (22.2%).

• 4 pacientes obtuvieron buen ambiente familiar (1.6%).

Se calificó la funcionalidad familiar de las pacientes de la UMF 01 en donde se obtuvo que 115 pacientes (47.3%) tienen una funcionalidad familiar balanceada, 106 (43.6%) en rango medio y 22 (9.1%) pacientes extremos (Anexo 1).

Se determinó el aislamiento social de las pacientes de la UMF 01 en donde se encontró que 112 pacientes (46.1%) estuvieron aislados y 131 pacientes (53.9%) no estuvieron aislados.

Se realizó pruebas de X2 para asociar la funcionalidad familiar de las pacientes de la UMF 01 obtenida por el modelo circunflejo FACES III con las características sociodemográficas y el aislamiento de las pacientes en donde se obtuvo el valor de p para definir la probabilidad del valor observado, más sin embargo no se observó asociación estadísticamente significativa (Anexo 2).

Se realizó pruebas de X2 para asociar el ambiente familiar de los pacientes de la UMF 01 obtenida por el cuestionario CHES con las variables sociodemográficas y el aislamiento social; en donde se obtuvo asociación estadísticamente significativa con el aislamiento (p= 0.0074), ya que los pacientes aislados predominaron en las categorías de nulo ambiente familiar y mal ambiente familiar (Anexo 3).

 

DISCUSIÓN

En este estudio se calificó la funcionalidad familiar mediante el instrumento FACES III, en una población de 243 pacientes mujeres de una unidad de primer nivel durante la pandemia de COVID – 19, en donde se obtuvo que el 47.3% de los pacientes tuvieron una funcionalidad familiar balanceada, el 43.6% un rango medio y 9.1% obtuvo la categoría de funcionalidad familiar extrema. En contraste con ésto Silva SMDT et al, en un estudio realizado en Portugal en el año 2021, titulado “Adaptability, cohesion and family functionality of nurses during state of emergency by COVID-19” en donde se estudió la funcionalidad familiar de 125 personas que pertenecían al personal de enfermería de un Hospital de Portugal, se encontró que el 74.4% de los pacientes tuvieron una familia balanceada, el 20.8% tuvieron una categoría de rango medio y el 4.8% tuvieron una categoría de funcionalidad extrema25.

Parra, Jahayra et al, en un estudio realizado en Perú en el año 2020 titulado “La funcionalidad familiar y la salud mental de los estudiantes de 3° y 4° año de la Facultad de Enfermería UNSA durante la pandemia por el Covid-19”. Se estudió a un grupo de 103 personas durante la pandemia de COVID – 19 se observó que 41.7% tuvieron una funcionalidad balanceada, 35% una funcionalidad de rango medio y 23.3% fue extrema. La funcionalidad familiar no se vió afectada en ningún estudio realizado durante la pandemia de COVID – 19 puesto que la categoría obtenida con menor frecuencia fue la de funcionalidad extrema. Este resultado probablemente se debió a que el tiempo de mayor aislamiento ya había pasado, ésto provocado por la disminución de los propios casos de Covid-1926.

En un estudio realizado en Bogotá en el 2022, por G. Venegas Pérez et al, titulado “Niveles de estrés, depresión y funcionalidad familiar en el personal de salud de un hospital durante la pandemia por COVID-19” determinaron la funcionalidad familiar en 229 trabajadores de un hospital durante la pandemia de COVID – 19, respecto a las variables sociodemográficas se encontró que el estado civil encontrado con más frecuencia fue de personas casadas (52.4%), el nivel educativo que predominó fue de postgrado encontrado en el 54.15%. En una tesis realizada en una UMF en el estado de Nuevo León en el año 2021, que investigó la funcionalidad familiar en 98 pacientes contagiados por COVID – 19, se encontró que la escolaridad encontrada con más frecuencia fue de licenciatura (77.6), la ocupación más frecuente fue el de empleado fijo (62.2%) y el estado civil más frecuente fue soltero (57.1%). En este estudio de igual forma se clasificaron a los pacientes de acuerdo a sus características sociodemográficas en donde se encontró que el estado civil más frecuente fue el de casados (53.1%), la ocupación que predominó en este estudio fue la de ama de casa (45.3%) y el nivel socioeconómico que se obtuvo con más frecuencia fue medio alto (35.4%)27,28.

E. Iriarte et al, en un estudio titulado “The Impact of COVID-19 Household Isolation on Conflict and Cohesion in One, Two-, and Three-Generation Households With Older Adults.” en el año 2023, el cual realizó en 757 adultos donde determinó mediante la escala ambiental de hogares COVID-19 que las familias en estudio hubo ambientes familiares más cohesivos y conflictivos en función de la pandemia de COVID-19. En comparación con este estudio en donde se evaluó el ambiente familiar mediante el cuestionario CHES se encontró que la mayor parte de los pacientes (49%) tuvieron un ambiente familiar con mucho más conflicto durante la pandemia de COVID – 19, además de esto, el ambiente familiar, se encontró asociado el aislamiento social (p= 0.0074), durante la pandemia en donde se observó que las familias que cumplieron con el aislamiento tuvieron nulo ambiente familiar que las que no cumplieron con el aislamiento29.

 

CONCLUSIÓN

De acuerdo con el objetivo general de este estudio, se rechaza la hipótesis alterna y se confirma la hipótesis nula “la funcionalidad familiar extrema no está relacionada con el aislamiento debido a la pandemia de COVID 19 en mujeres derechohabientes de una unidad de primer nivel”, ya que al asociar ambas variables mediante X2 se obtuvo una p= 0.7108, en donde se observó que en todas las categorías de funcionalidad familiar (balanceada, rango medio y extrema) se encontró que predominaron los pacientes que no guardaron aislamiento social.

En relación con los objetivos específicos de este estudio, se determinó que la categoría que predominó de funcionalidad familiar fue la familia balanceada encontrándose en 115 pacientes (47.3%) y el ambiente familiar más frecuente fueron las familias con mucho más conflicto que se encontraron en 119 pacientes (49.0%).

Con respecto a las variables sociodemográficas se encontró que no estuvieron asociadas estadísticamente a la funcionalidad familiar ni al ambiente familiar durante la pandemia de COVID – 19, por lo cual podemos determinar, que no son variables que impactan en la familia, de igual al asociar la funcionalidad familiar y el ambiente familiar no se encontró relación estadística.

Con respecto al ambiente familiar se encontró asociación estadística con respecto al aislamiento social, donde se obtuvo una p= 0.0074, en donde se observó que en las familias presentaron un ambiente familiar con mucho más conflicto y un poco más conflicto, predominaron en las familias que cumplieron con aislamiento social, por lo cual podemos inferir que el aislamiento social que se presentó durante la pandemia de COVID – 19 fue un factor que generó más conflicto dentro del ambiente familiar en el período en el que se realizó este estudio.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Fu L, Wang B, Yuan T, Chen X, Ao Y, Fitzpatrick T. Clinical characteristics of coronavirus disease 2019 (COVID-19) in China: A systematic review and meta-analysis. Journal of Infection. 2020;80:656–665 https://doi.org/10.1016/j.jinf.2020.03.041
  2. Pérez-Abreu MR, Gómez-Tejeda JJ, Dieguez-Guach RA. Características clínico-epidemiológicas de la COVID-19. Rev Haban Cienc Méd [Internet]. 2020;19(2):e_3254. Disponible en: http://www.revhabanera.sld.cu/index.php/rhab/article/view/3254/2505
  3. COVID 19. Situación en la región de las américas. Respuesta de la OPS/OMS. Reporte operacional No 41, 18 de enero del 2021. Obtenido de: https://www.paho.org/es/file/82668/download?token=5gfF1ztk
  4. World Health Organization. (19 August 2020). Considerations for quarantine of individuals in the context of containment for coronavirus disease (COVID-19). Interim guidance. Obtenido de: https://www.who.int/publications/i/item/considerations-for-quarantine- 119 of-individuals-in-the-context-of-containment-for-coronavirus-disease- (covid-19)
  5. Linconao AJ. El confinamiento ante el COVID-19, sus efectos vinculares y psicológicos. Fenómenos y prácticas recomendadas. Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales. 2020;April. https://doi.org/10.13140/RG.2.2.27820.82566
  6. Nota Técnica. Protección de la niñez y Adolescencia durante La pandemia del covid-19 coordinado por Better Care Network, la Alianza para la Protección de la Infancia en la Acción Humanitaria y el Fondo de las Naciones Unidas por la infancia, UNICEF 2020. https://bettercarenetwork.org/sites/default/files/2020-05/COVID-19%20TN_Spanish.pdf
  7. El impacto de la Pandemia covid-19 en las familias con niñas, niños y adolescentes. UNICEF 2020. https://www.unicef.org/argentina/comunicados-prensa/unicefresponde-pandemia-covid-19-enargentina-plan-de-apoyo.
  8. Antiporta DA, Bruni A. Emerging mental health challenges, strategies, and opportunities in the context of the COVID-19 pandemic: perspectives from South American decision-makers. Rev Panam Salud Publica. 2020;44:e154. https://doi.org/10.26633/ RPSP.2020.154
  9. Orte-Socías C, Ballester-Brage I, Nevot-caldentey I. Apoyo familiar ante el covid-19 en España. Biblioteca electrónica científica en línea. https://preprints.scielo.org/index.php/scielo/preprint/view/297/351
  10. Ibarra Mustelier LM, Pérez-León MV. Vivencia de aislamiento y convivencia familiar en los tiempos del coronavirus. Alternativas cubanas en Psicología. 2020;8(24):95-108 https://www.alfepsi.org/revista-alternativas-cubanas-en-psicologia-vol8-n24/
  11. Lacomba-Trejo L, Valero-Moreno S, Postigo-Zegarra S, Pérez-Marín M, Montoya-Castilla I.Ajuste familiar durante la pandemia de la COVID-19: un estudio de díadas. Revista de Psicología Clínica con Niños y Adolescentes. 2020;7(3)66-72 Disponible en: http://dx.doi.org/10.33776/amc.v47i175.5190. doi:10.21134/rpcna.2020. mon.2035
  12. Sandín B, Valiente RM, García-Escalera J, Chorot P. Impacto psicológico de la pandemia de COVID-19: Efectos negativos y positivos en población española asociados al periodo de confinamiento nacional. J. Psychopathol. Clin. Psychol. / Rev. Psicopatol. Psicol. Clin. 2020;25(1):1-22. doi: 10.5944/rppc.27569 http://www.aepcp.net
  13. Lorente-Acosta M. Violencia de género en tiempos de pandemia y Confinamiento. Rev Esp Med Legal. 2020;46(3):139-145 DOI: 10.1016/j.reml.2020.05.005
  14. Orte, C., Ballester, L. y Nevot-Caldentey, L. Factores de riesgo infanto-juveniles durante el confinamiento por COVID-19: revisión de medidas de prevención familiar en España. Revista Latina de Comunicación Social (RLCS). 2020;78:205-236. https://www.doi.org/10.4185/RLCS-2020-1475
  15. Naranjo-Zambrano MJ, Morales-Naranjo IA, Ron-Amores RE. Efectos de la pandemia en la familia y en la sociedad ecuatoriana. Res Non Verba 2020;10(2)115-135, DOI: https://doi.org/10.21855/resnonverba.v10i2.417
  16. Vera-Vergara V, Pérez-León MV, López-Bauta A, Martínez-Debs L, Quintosa-Puebla Y. Funcionamiento familiar durante la pandemia: experiencias desde el psicogrupo adultos vs covid-19. Revista cubana de psicología. 2020;2(2):41-50 https://www.researchgate.net/publication/344787422
  17. Cordera R, Provencio E. Cambiar el rumbo: el desarrollo tras la pandemia. Grupo Nuevo Curso de desarrollo, Edit. UNAM. México 2020 hTtp://www.nuevocursodedesarrollo.unam.mx/
  18. 26. Impacto del COVID en el bienestar de la población mexicana. Encuesta de Seguimiento de los Efectos del COVID-19 en el Bienestar de las Niñas, Niños y Adolescentes. ENCOVID19 Infancia (mayo 2020) IBERO México, UNICEF.
  19. . Olson, D. H. Circumplex model of marital and family systems. Journal of family therapy, 2000:22(2): 144-167.https://www.uwagec.org/eruralfamilies/ERFLibrary/Readings/ CircumplexModelOfMaritalAndFamilySystems.pdf
  20. Schmidt V, Barreyro JP, Maglio AL. Escala de evaluación del funcionamiento familiar FACES III: ¿Modelo de dos o tres factores? Escritos de Psicología. 2010 abr; 3(2):30-36. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1989-38092010000100004&lng=es.
  21. Costa-Ball D, González-Tornaría ML, Masjuan N, Trápaga MA, Del Arca D, Scafarelli L, y cols. Escala de evaluación del funcionamiento familiar -FACES IV-: Proceso de adaptación a Montevideo, Uruguay. Ciencias Psicológicas. 2009;3(1):43-56. Disponible en: http://www.scielo.edu.uy/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1688-42212009000100005&lng=es&tlng=es.
  22. Ponce-Rosas ER, Gómez-Clavelina FJ, Terán-Trillo M, Irigoyen-Coriad AE, Landgrave-Ibáñez S. Validez de constructo del cuestionario FACES III en español (México). Atención Primaria. 2003; 31(10): 624–630. Publicado en línea el 5 de abril de 2013. Español. doi: 10.1016/S0212-6567(03)76319-7
  23. Behar-Zusman V, chavez JV, Gattamorta K. Developing a Measure of the Impact of COVID-19 Social Distancing on Household Conflict and Cohesion. Fam Process. 2020 Sep;59(3):1045-1059. doi: 10.1111/famp.12579. Epub 2020 Aug 20. PMID: 32621755; PMCID: PMC7362045.
  24. Arsénio J, Fonseca G, Portugal A, Crespo C. Cohesion and conflict for mothers during the pandemic: Results of the Portuguese version of the COVID-19 Household Environment Scale. Fam Process. 2022;(March):1–16
  25. . 35. Dias Tavares da Silva SM, Fernandes CS, Magalhães BM, Edra B. Adaptability, cohesion and family functionality of nurses during state of emergency by COVID-19. Av en Enfermería. 2021;39(1supl):21–30.
  26. Parra, Jahayra; Quispe C. Universidad Nacional De San Agustín De Arequipa Familiar Mental Los Estudiantes De 3 ° Y 4 ° Año De La Facultad De Enfermería Unsa Durante La Pandemia Por El Covid-19 . Arequipa 2020. 2020;68.
  27. Vanegas Pérez GM, Moreno-Lopez S, Lozano-Mosos JS, Martínez Carrillo E, Prado Delgado VM, Pulido Guerrero EG. Niveles de estrés, depresión y funcionalidad familiar en el personal de salud de un hospital durante la pandemia por COVID-19. Rev Peru Ciencias de la Salud. 2022;4(3):e385.
  28. De F, Familia En LA, Paciente EL. Funcionalidad De La Familia En El Paciente Contagiado Con Sars-Cov-2. 2020;1–59.
  29. Iriarte E, Larson ME, Behar-Zusman V. The Impact of COVID-19 Household Isolation on Conflict and Cohesion in One-, Two-, and Three-Generation Households with Older Adults. J Gerontol Nurs [Internet]. 2023 Apr;49(4):47–56. Available from: https://journals.healio.com/doi/10.3928/00989134-20230310-02.

 

ANEXOS

Anexo 1. Funcionalidad familiar de acuerdo con el FACES III.

Autor: Dr. Alejandro Mata Mendoza, Dr. Lino Alfredo Reyes Marañón, Dra. Diana Isabel Díaz Díaz.

 

Anexo 2. Relación de variables sociodemográficas con funcionalidad familiar y aislamiento

Autor: Dr. Alejandro Mata Mendoza, Dr. Lino Alfredo Reyes Marañón, Dra. Diana Isabel Díaz Díaz.

Variables Ambiente familiar Total p
Regular Nulo Excelente Mal Buen
f % f % f % f % f %
-Edad

Menor a 25 años

25 a 34 años

35 a 44 años

45 a 59 años

4

18

20

20

6.45

29.03

32.26

32.26

8

24

32

55

6.72

20.17

26.89

46.22

0

2

2

0

0

50.00

50.00

0

2

17

19

16

3.70

31.48

35.19

29.63

1

1

2

0

25.00

25.00

50.00

0

15

62

75

91

0.2327
-Estado civil

Casada

Divorciada

Soltera

Unión libre

Viuda

29

2

18

10

3

46.77

3.23

29.03

16.13

4.84

66

6

26

16

5

55.46

5.04

21.85

13.45

4.20

3

1

0

0

0

75.00

25.00

0

0

0

29

2

9

12

2

53.70

3.70

16.67

22.22

3.70

2

0

1

1

0

50.00

0

25.00

25.00

0

129

11

54

39

10

0.7941
-Ocupación

Ama de casa

Empleada

Profesionista

24

20

18

38.71

32.26

29.03

62

38

19

52.10

31.93

15.97

1

1

2

25.00

25.00

50.00

22

26

6

40.74

48.15

11.11

1

2

1

25.00

50.00

25.00

110

87

46

0.0841
-Nivel socioeconómico

Estrato alto

Marginal

Medio alto

Medio bajo

Obrero

3

2

23

19

15

4.84

3.23

37.10

30.65

24.19

4

2

46

35

32

3.36

1.68

38.66

29.41

26.89

0

0

4

0

0

0

0

100

0

0

2

1

12

25

14

3.70

1.85

22.22

46.30

25.93

0

0

1

0

3

0

0

25.000

75.00

9

5

86

79

64

0.2173
-Aislamiento

Si

No

21

41

33.87

66.13

72

47

60.50

39.50

3

1

75.00

25.00

33

21

61.11

38.89

2

2

50.00

50.00

131

112

0.0074

 

Anexo 3. Relación de variables sociodemográficas con el ambiente familiar.

Autor: Dr. Alejandro Mata Mendoza, Dr. Lino Alfredo Reyes Marañón, Dra. Diana Isabel Díaz Díaz.

Variables Ambiente familiar Total p
Regular Nulo Excelente Mal Buen
f % f % f % f % f %
-Edad

Menor a 25 años

25 a 34 años

35 a 44 años

45 a 59 años

4

18

20

20

6.45

29.03

32.26

32.26

8

24

32

55

6.72

20.17

26.89

46.22

0

2

2

0

0

50.00

50.00

0

2

17

19

16

3.70

31.48

35.19

29.63

1

1

2

0

25.00

25.00

50.00

0

15

62

75

91

0.2327
-Estado civil

Casada

Divorciada

Soltera

Unión libre

Viuda

29

2

18

10

3

46.77

3.23

29.03

16.13

4.84

66

6

26

16

5

55.46

5.04

21.85

13.45

4.20

3

1

0

0

0

75.00

25.00

0

0

0

29

2

9

12

2

53.70

3.70

16.67

22.22

3.70

2

0

1

1

0

50.00

0

25.00

25.00

0

129

11

54

39

10

0.7941
-Ocupación

Ama de casa

Empleada

Profesionista

24

20

18

38.71

32.26

29.03

62

38

19

52.10

31.93

15.97

1

1

2

25.00

25.00

50.00

22

26

6

40.74

48.15

11.11

1

2

1

25.00

50.00

25.00

110

87

46

0.0841
-Nivel socioeconómico

Estrato alto

Marginal

Medio alto

Medio bajo

Obrero

3

2

23

19

15

4.84

3.23

37.10

30.65

24.19

4

2

46

35

32

3.36

1.68

38.66

29.41

26.89

0

0

4

0

0

0

0

100

0

0

2

1

12

25

14

3.70

1.85

22.22

46.30

25.93

0

0

1

0

3

0

0

25.000

75.00

9

5

86

79

64

0.2173
-Aislamiento

Si

No

21

41

33.87

66.13

72

47

60.50

39.50

3

1

75.00

25.00

33

21

61.11

38.89

2

2

50.00

50.00

131

112

0.0074

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos