Glaucoma

20 abril 2024

AUTORES

  1. Elena Sarasa Lerí. Diplomada en Enfermería. España.
  2. María Carmen Yoldi Bermejo. Diplomada en Enfermería. España.
  3. Vanesa Anglés Gil. Diplomada en Fisioterapia. España.
  4. Purificación Marcén Marcén. Diplomada en Terapia Ocupacional. España.
  5. Alba Hernández Navarro. Graduada en Enfermería. España.
  6. Lorena Tamparillas Serrano. Diplomada en Enfermería. España.

 

RESUMEN

El glaucoma es una enfermedad ocular crónica que afecta al nervio óptico, y puede causar pérdida de la visión irreversible si no se trata adecuadamente. Se caracteriza por un aumento de la presión intraocular que daña gradualmente las fibras nerviosas que transmiten la información visual al cerebro.

Existen varios tipos de glaucoma, siendo el glaucoma de ángulo abierto el más común. En este tipo, el drenaje del humor acuoso se ve obstaculizado, lo que aumenta la presión dentro del ojo. Otro tipo es el glaucoma de ángulo cerrado, donde el ángulo entre la córnea y el iris se cierra parcial o completamente bloqueando el flujo del líquido intraocular.

Los factores de riesgo incluyen la presión intraocular elevada, antecedentes familiares de glaucoma, edad avanzada, miopía, lesiones oculares y enfermedades como la diabetes. Sin embargo, el glaucoma puede ser asintomático en sus etapas iniciales, por lo que es fundamental realizar exámenes oftalmológicos regulares, especialmente para personas con factores de riesgo.

El tratamiento del glaucoma tiene como objetivo principal reducir la presión intraocular para prevenir el daño adicional al nervio óptico. Esto puede lograrse con medicamentos en forma de gotas oftálmicas, que ayudan a disminuir la producción de humor acuoso, o aumentar su drenaje. En casos más avanzados, pueden requerir procedimientos quirúrgicos para mejorar el flujo de líquido intraocular.

Es importante destacar que el glaucoma es una enfermedad crónica que requiere manejo continuo y seguimiento médico regular. La detección temprana y el tratamiento adecuado pueden ayudar a prevenir la progresión de la enfermedad y preservar la visión. Por lo tanto, la educación sobre el glaucoma y la promoción de exámenes oftalmológicos regulares son fundamentales para reducir el impacto de esta afección en la salud visual.

PALABRAS CLAVE

Retina, nervio óptico, iridotomía láser, presión intraocular.

ABSTRACT

Glaucoma is a chronic eye disease that affects the optic nerve and can cause irreversible vision loss if not properly treated. It is characterised by an increase in intraocular pressure that gradually damages the nerve fibres that transmit visual information to the brain.

There are several types of glaucoma, with open-angle glaucoma being the most common. In this type, the drainage of the aqueous humour is impeded, which increases the pressure inside the eye. Another type is angle-closure glaucoma, where the angle between the cornea and the iris is partially or completely closed, blocking the flow of intraocular fluid.

Risk factors include elevated intraocular pressure, family history of glaucoma, advanced age, nearsightedness, eye injuries and diseases such as diabetes. However, glaucoma can be asymptomatic in its early stages, so regular eye examinations are essential, especially for people with risk factors.

Treatment of glaucoma is primarily aimed at reducing intraocular pressure to prevent further damage to the optic nerve. This can be achieved with medication in the form of eye drops, which help to decrease the production of aqueous humour or increase its drainage. In more advanced cases, surgical procedures may be required to improve intraocular fluid flow.

It is important to note that glaucoma is a chronic disease that requires ongoing management and regular medical follow-up. Early detection and appropriate treatment can help prevent disease progression and preserve vision. Therefore, education about glaucoma and the promotion of regular eye examinations are essential to reduce the impact of this condition on visual health.

KEY WORDS

Retina, optic nerve, laser iridotomy, intraocular pressure.

DESARROLLO DEL TEMA

El glaucoma1 es una enfermedad que afecta el nervio óptico, que es crucial para la transmisión de imágenes desde el ojo hasta el cerebro. Si no se trata, puede provocar daños permanentes en el nervio óptico y pérdida de la visión. Por lo general, está asociado con un aumento de la presión intraocular, pero también puede ocurrir con presión normal o baja en algunos casos.

Causas:

El principal factor de riesgo2 para el glaucoma es el aumento de la presión intraocular. Sin embargo, también pueden contribuir otros factores como la edad avanzada, antecedentes familiares de glaucoma, enfermedades oculares, traumatismos oculares previos, ciertas anomalías anatómicas del ojo, diabetes y el uso prolongado de esteroides, entre otros.

Signos y síntomas:

• Visión borrosa.

• Pérdida de la visión periférica (visión de túnel).

• Dolor ocular intenso y enrojecimiento de los ojos.

• Halos alrededor de las luces: en ocasiones se describen como arco iris.

• Dolor de cabeza intenso.

• Náuseas y vómitos (en casos graves).

 

Es importante destacar que el glaucoma a menudo es asintomático en sus etapas tempranas, por lo que las revisiones oftalmológicas regulares son fundamentales para su detección precoz.

 

Diagnóstico:

El diagnóstico de glaucoma generalmente implica una combinación de pruebas, que pueden incluir:

• Medición de la presión intraocular3.

• Examen del nervio óptico.

• Pruebas de campo visual4.

• Evaluación de la estructura de la cámara anterior del ojo.

• Tomografía de coherencia óptica (OCT) para evaluar el nervio óptico y la capa de fibras nerviosas.

 

Tratamiento:

El tratamiento del glaucoma tiene como objetivo principal reducir la presión intraocular para prevenir el daño adicional al nervio óptico y la pérdida de la visión. Las opciones de tratamiento pueden incluir:

• Gotas oculares5 para reducir la presión intraocular.

• Medicamentos orales en casos específicos.

• Tratamientos láser6 como la trabeculoplastia o la iridotomía.

• Cirugía convencional, como la trabeculectomía, en casos más avanzados o resistentes al tratamiento.

 

El tratamiento específico dependerá del tipo y la gravedad del glaucoma, así como de otros factores individuales del paciente. Es crucial seguir el plan de tratamiento recomendado por un oftalmólogo y asistir a consultas regulares de seguimiento para controlar la enfermedad y prevenir la progresión de la pérdida de visión. Si bien el tratamiento no repara el daño producido en la visión, puede evitar que empeore.

 

CONCLUSIÓN

El glaucoma es una enfermedad ocular crónica que afecta al nervio óptico y puede resultar en pérdida de visión irreversible si no se trata adecuadamente. Es una de las principales causas de ceguera en todo el mundo. En general, es crucial un diagnóstico temprano7 y un manejo continuo para prevenir daños permanentes en la visión. La conclusión puede variar desde un control efectivo de la enfermedad con medicamentos o cirugía, hasta la progresión de la pérdida de visión en casos más avanzados. El seguimiento médico regular, y el cumplimiento del tratamiento son fundamentales para gestionar el glaucoma de manera efectiva.

Es importante destacar que, aunque el tratamiento médico puede ayudar a controlar el glaucoma, la visión perdida debido a los daños producidos en el nervio óptico generalmente no se puede recuperar. Por ello son tan importantes la prevención y la detección temprana de la enfermedad para preservar la visión. Además del tratamiento médico, es crucial llevar un estilo de vida saludable que incluya una dieta equilibrada, hacer ejercicio físico regular y moderado, evitar el consumo de tabaco y evitar la exposición prolongada al sol. Todos estos factores pueden influir en la salud ocular.

En resumen, estas medidas preventivas junto con un seguimiento médico regular van a ser cruciales para preservar la visión, y mejorar así la calidad de vida de quienes padecen esta enfermedad.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Pineda A, Quesada E. Glaucoma. Guías clínicas 2002. Fisterra.com
  2. A.L. Coleman. Glaucoma. Lancet, 354 (1999), pp. 1803-1819. http://dx.doi.org/10.1016/S0140-6736(99)04240-3
  3. Manuel Díaz J. Prevención y tratamiento actual del glaucoma. Rev. Med. Clin. Condes. 2010; 21 (6): 891-900
  4. Azcona- Cruz MI, Rios- Lobo MC, Amador Jiménez. S. Glaucoma: aspectos relevantes para la detección oportuna. Salud y Administración. 2015; 4 (2):23-25.
  5. Laporte Quesada g. El glaucoma y su tratamiento farmacológico. Rev. Med. Costa Rica. Centroam. 2014; 71 (610): 297-303.
  6. Carretero M. Tratamiento del glaucoma. Offarm. 2002; 21 (4): 172-174
  7. Shields. Libro de texto de Glaucoma. Author(s): R. Rand Allingham MD, Sayoko E. Moroi MD, PhD, M. Bruce Shields MD, Karim F. Damji MD, MBA ISBN/ISSN: 9788418257858.Fecha de Publicación: 26 de mayo de 2021.

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos