Importancia de la lactancia materna de un bebé prematuro en la unidad de cuidados intensivos neonatal

28 marzo 2024

 

AUTORES

  1. Inés Blasco Lázaro. Graduada en Enfermería y Especialista en Enfermería Obstétrico-Ginecológica. Matrona en el Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario Clínico Lozano Blesa.
  2. María del Carmen Caballero Rodríguez. Graduada en Enfermería y Especialista en Enfermería Obstétrico-Ginecológica. Matrona en Hospital Universitario Clínico Lozano Blesa.
  3. Andrea Fernández Sancho. Matrona en el Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario Miguel Servet.
  4. Mónica Gregorio Jordán. Graduada en Enfermería y Especialista en Enfermería Obstétrico-Ginecológica. Matrona en el Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario Miguel Servet.
  5. Claudia Salete García. Graduada en Enfermería y Especialista en Enfermería Obstétrico-Ginecológica. Matrona en el Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario Miguel Servet.
  6. Marina Becas Azagra. Graduada en Enfermería y Especialista en Enfermería Obstétrico-Ginecológica. Matrona en el Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario Miguel Servet.

 

RESUMEN

INTRODUCCIÓN: la lactancia materna es la mejor opción a la hora de alimentar a los recién nacidos prematuros. A pesar de ello, las tasas de lactancia materna en los recién nacidos pretérminos son bajas; por esto son necesarias medidas de apoyo a la lactancia materna en las unidades de cuidados intensivos neonatales que consigan cambiar esta situación.

Aunque la Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia (IHAN), ha sido adaptada a muchas de las unidades de cuidados intensivos neonatales, todavía no existen unos protocolos unificados sobre cómo promocionar la lactancia materna en estos lugares.

Para ello, es imprescindible la participación de los profesionales de enfermería especialista en obstetricia y ginecología en la unidad de cuidados intensivos neonatales.

OBJETIVOS: apoyar la lactancia materna de un bebé prematuro ingresado en la unidad de cuidados intensivos neonatal.

METODOLOGÍA: basada en una revisión bibliográfica en diferentes bases de datos y páginas web para conocer el grado de promoción de la lactancia materna en las unidades de cuidados intensivos neonatales.

CONCLUSIONES: a pesar de la gran importancia de la lactancia materna, las tasas de bebés prematuros alimentados con leche materna son menores que los recién nacidos a término.

 

PALABRAS CLAVE

Recién nacido prematuro, promoción lactancia materna, unidad de cuidados intensivos neonatal, banco de leche humana, leche de donante.

 

ABSTRACT

INTRODUCTION: breastfeeding is the best option for feeding preterm babies; however the number of women that decide to breastfeed their preterm babies is low. Therefore, measures to support breastfeeding in neonatal intensive care units should be implemented to change such rate.

Although the Humanization of Birth and Breastfeeding Assistance Initiative (IHAN) has been adapted to many neonatal intensive care units, there are still no unified protocols on how to promote breastfeeding in these units.

For that, the role of the midwives in the neonatal intensive care unit is really important.

OBJECTIVE: support the breastfeeding of a preterm baby admitted to the neonatal intensive care unit.

METHODS: based on a literature review of different databases and web pages to find out the degree of promotion of breastfeeding in neonatal intensive care units.

CONCLUSIONS: despite the high importance of breastfeeding, the rates of premature babies being breastfed are lower than those of full term babies.

 

KEY WORDS

Preterm babies, promotion of breastfeeding, neonatal intensive care unit, human milk bank, donor milk.

 

INTRODUCCIÓN

Uno de los problemas más frecuentes en los países industrializados es el nacimiento de niños antes de la semana 37 de gestación. Este problema se agrava si se trata de la situación de bebés grandes prematuros, aquellos que nacen antes de la 28 semana de gestación, los cuales son el grupo con mayor número de complicaciones, requiriendo su ingreso en una Unidad de Cuidados Intensivos Neonatal (UCIN) para el control de la nutrición y de sus signos vitales1. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 15 millones de bebés nacen pronto cada año y más de 1 millón mueren cada año debido a complicaciones del nacimiento prematuro2. Se estima que la incidencia en España de los recién nacidos prematuros es de alrededor del 6,43%3. Su supervivencia depende del peso y de la edad gestacional en el momento del nacimiento4.

El nacimiento prematuro puede producirse por diversas causas; algunos de los factores que aumentan la prematuridad son las técnicas de reproducción asistida, el aumento de la edad de las madres, ciertas condiciones laborales y situaciones estresantes para la mujer gestante. Además, debido al aumento de la supervivencia de los prematuros, se ha producido un incremento de las indicaciones obstétricas para finalizar la gestación antes de término, tanto por interés materno como fetal2.

La inmadurez del neonato prematuro conlleva una función intestinal inadecuada. Por esto, el apoyo nutricional para los bebés pretérminos en las UCIN es complejo y éste dependerá de la tolerancia del bebé 4. Asegurar una adecuada nutrición es imprescindible para el desarrollo del sistema metabólico y cognitivo, lo cual es un verdadero reto, sobre todo en las primeras horas de vida. Para ello, inicialmente se administra nutrición parenteral formada por líquidos, glucosa, electrolitos, minerales, lípidos, vitaminas y oligoelementos a través de un catéter central o en ocasiones por vía periférica cuando se trate de nutrición parenteral parcial y con baja carga molar5.

En ocasiones, el prematuro es excesivamente vulnerable a la desnutrición, y la insuficiente ingesta de nutrientes puede afectar permanentemente al logro cognitivo posterior6. La nutrición enteral debe comenzar tan pronto como el recién nacido se encuentre estable; la lactancia materna (LM) es el alimento óptimo para el recién nacido, debiéndose administrar el calostro en las primeras horas de vida para establecer una correcta microflora oral y gastrointestinal5.

La OMS y UNICEF (United Nations International Children’s Emergency Fund) recomiendan la alimentación en todos los casos con lactancia materna exclusiva desde el nacimiento hasta los seis meses. A partir de los seis meses de edad las necesidades del lactante son mayores, por lo que el inicio de la alimentación complementaria en este momento se vuelve imprescindible manteniendo la administración de LM hasta los dos años de vida como mínimo7,8. Las recomendaciones afirman de igual manera que alimentar a los recién nacidos prematuros con LM disminuye la tasa de infección, de enterocolitis necrotizante (NEC) y de retinopatía, a la vez que mejora el desarrollo del sistema cognitivo y cardiovascular a largo plazo9,10.

A pesar de todos los beneficios que confiere la LM, según señala la evidencia científica, sus nutrientes no son suficientes para cubrir las necesidades de los grandes prematuros y asegurar un crecimiento adecuado. La Asociación Americana de Pediatría (AAP)(2012), la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica (ESPGHAN)(2010) y la OMS (2006) recomiendan que todos los recién nacidos prematuros reciban LM fortificada, la cual es enriquecida con proteínas, minerales y vitaminas para satisfacer la demanda metabólica de los bebés que pesan menos de 1500 gramos11,12. La fortificación de la LM con más de un componente nutricional está relacionada con mejoras a corto plazo en el aumento de peso y en el crecimiento lineal y de la cabeza13.

A pesar de que la LM es lo recomendado encarecidamente en estos casos, las madres que dan a luz tempranamente inician la lactancia con menos frecuencia y lactan durante menos tiempo que las mujeres que dan a luz a término14. La hospitalización del recién nacido en la UCIN es una situación que causa inseguridad y estrés a los padres, debido al ambiente de la unidad y a los procesos a los que esta sometido el bebé, alterando el vínculo afectivo entre la madre y el hijo en la que en ocasiones el bebé es percibido como un cuerpo extraño15. La mayoría de bebés nacidos con menos de 32 semanas de gestación nacen por cesárea, en la cual la presencia de dolor, de medicación, de desinformación y además la separación de la madre y el hijo tras el nacimiento son factores que dificultan la subida de leche16.

La composición de la LM varía teniendo en cuenta diferentes aspectos como la edad gestacional del lactante al nacer, los métodos de extracción, y si se utiliza la leche de donante o de la propia madre11. La administración de leche materna a los niños prematuros dentro de la UCIN lleva mucho tiempo y supone un reto diario para las madres, las cuales tal vez necesiten utilizar un extractor de leche durante semanas o meses antes de que sus hijos puedan empezar a succionar directamente del pecho. Para conseguir una correcta producción de leche, las madres deben iniciar la extracción en la primera hora después del parto18,19 y seguir haciéndolo cada 2 o 3 horas, sin interrupción durante la noche20,21; ya que la liberación de prolactina es mayor por la noche que por el día, lo que hace que la producción de leche sea mayor22. Tener al bebé piel con piel y el masaje del pecho unos minutos antes de la extracción también mejorará la salida de leche14. Pasadas dos semanas, si no hay ningún problema, seguramente no será necesario realizar la extracción de leche tan a menudo y la madre podrá dormir entre 5-6 horas por la noche, realizando la extracción en la madrugada coincidiendo con un pico hormonal de prolactina23. Siempre que sea posible se utilizará un equipo de doble bombeo para que pueda extraerse la leche de las dos mamas a la vez, ya que este tipo de sacaleches es más efectivo en la liberación de prolactina24.

Actualmente, en el Hospital Universitario Miguel Servet disponen de un plan de actuación para las madres que extraen leche, el cual permite seguir una serie de pasos y saber cómo actuar en caso de tener algún tipo de complicación. Todas las iniciativas cuya finalidad sea facilitar a las madres una alimentación más adecuada para su recién nacido son importantes, por eso nació la iniciativa “Hospital Amigo de los niños”, un programa de la OMS y UNICEF en la que se dicta un documento llamado “Diez pasos hacia una feliz lactancia natural” para promover, proteger y apoyar la LM desde el nacimiento en los diferentes centros sanitarios. Estos diez pasos se han adaptado a las necesidades de las UCIN incluyendo tres principios básicos27, que son: mejorar el apoyo a la LM; mejorar el contacto entre el hijo y la madre, centrando la atención en las necesidades del bebé, de la madre y de la familia; y mantener la continuidad de la atención28.

Cuando no se dispone de LM, como alternativa a los productos de fórmula en la UCIN se emplea leche humana de donante procedente de los Bancos de Leche Materna. Tanto la OMS como la AAP respaldan el uso de la leche de donante cuando la leche materna no está disponible29. Las mujeres donantes son madres que están amamantando o que han destetado recientemente a sus hijos30. Aunque la leche de donante es más baja en proteínas que la leche materna y ésta pierde muchos componentes bioactivos que proporcionan inmunoprotección; se ha observado una menor incidencia de NEC en niños alimentados con leche donada en comparación con los niños alimentados con fórmula. No obstante, la alimentación con leche donada se asocia con una tasa de crecimiento más lenta31.

Aragón dispone desde el año 2011 de un Banco de Leche Materna, encargado de recoger, analizar, procesar y distribuir la leche materna a los hospitales. Su objetivo es garantizar la alimentación con leche materna a todos los recién nacidos de Aragón que la necesiten por prescripción médica y que no puedan ser amamantados por su madre32. En 2018, dentro del Banco de Leche Materna de Aragón, 150 madres se han ofrecido para ser donantes, siendo seleccionadas 136, lo que ha supuesto 521 donaciones y un total de 480 litros de leche. Desde la fundación del Banco de Leche Materna de Aragón, se han recogido 3.850 litros de leche, donada por 1.024 madres33.

Por tanto, es necesario que todo el equipo de profesionales sanitarios realicen intervenciones eficaces de apoyo a las familias con bebés prematuros, como mejorar y aumentar sus conocimientos sobre la LM, adquirir aptitudes para gestionar los problemas que puedan surgir, participar en la elaboración de protocolos de LM34 y esforzarse en su promoción para las madres de recién nacidos prematuros que tienen intención de amamantar28. Indudablemente los profesionales de enfermería especialistas en obstetricia y ginecología desempeñan un papel muy importante en el apoyo a la LM en los centros sanitarios en general y en las UCIN en particular; siendo su actitud y conocimientos sobre la LM imprescindibles para su éxito35.

 

OBJETIVOS

 

OBJETIVO GENERAL:

Apoyar la lactancia materna de un bebé prematuro ingresado en la UCIN.

 

OBJETIVOS ESPECÍFICOS:

  •  Revisar los conocimientos sobre los cuidados que necesita una madre de un recién nacido prematuro en relación a la LM.
  • Explicar las intervenciones y actividades dirigidas a favorecer el inicio y la continuidad de la LM en el niño prematuro ingresado en UCIN.
  • Describir alguno de los posibles trastornos psicosociales que pueden presentar los padres.

 

METODOLOGÍA

Para la realización de este artículo ha sido esencial la realización de una búsqueda bibliográfica. Las bases de datos consultadas han sido Pubmed, Cuiden, Scielo, Science direct, Dialnet, Medes, Cochrane Library y Biblioteca Virtual de la Salud. Los límites fijados en la búsqueda bibliográfica han sido artículos en español y en inglés, desde el año 2010 al 2020. De todos los artículos encontrados, he discriminado aquellos en los que el título no tenía nada que ver con mi tema de interés. De estos, tras su lectura, he llegado a los artículos que han sido seleccionados finalmente.

También se han consultado diversas páginas webs como la de la Sociedad Española de Neonatología (SENeo), la Asociación Española de Bancos de Leche Humana (AEBLH), la Asociación Española de Lactancia Materna (AELAMA), la Asociación Española de Pediatría (AEPED), la Asociación de Padres de Niños Prematuros (APREM) y la Asociación de Prematuros de Aragón (ARAPREM).

 

RESULTADOS

Se ha visto que a pesar de que la OMS y diferentes asociaciones recomienden de forma universal el uso de la LM como forma de alimentación de los recién nacidos prematuros las tasas de inicio de lactancia materna exclusiva en estos casos son menores a las apropiadas.

Uno de los problemas que más se relaciona es la inseguridad, el desconcierto y el miedo en los padres ante el nacimiento de un hijo de forma prematura. Además, las comorbilidades asociadas a la prematuridad en el niño, provocan situaciones variables durante el ingreso.

 

CONCLUSIONES

Tras la consulta de numerosos artículos y estudios, queda demostrada la importancia que tienen los profesionales sanitarios en el fomento de la lactancia materna como alimentación de los bebés prematuros ingresados en la UCIN. Los profesionales de enfermería, favorecen el buen desarrollo del recién nacido, pero también tienen un papel fundamental en el fomento de las relaciones paternas, mejorando la relación padres-hijo y las relaciones con el equipo sanitario, siendo imprescindible para ello, una comunicación afectiva.

Nuestro papel como enfermeros especialistas durante esta etapa es imprescindible; apoyando y atendiendo las dudas y problemas que les surjan a los padres e informando como amamantar y cuidar al bebé tanto durante su ingreso en la UCIN, como después en su domicilio cuando abandonen la unidad.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Fernández Medina IM, Granero Molina J, Fernández Sola C, Hernández Padilla JM, Camacho Ávila M, López Rodríguez M del M. Bonding in neonatal intensive care units: Experiences of extremely preterm infants’ mothers. Women and Birth. 2018;31(4):325–30.
  2. Organización Mundial de la Salud (OMS). Nacidos Demasiado Pronto. Informe de Acción Global sobre Nacimientos Prematuros. 2012.
  3. Ministerio de Sanidad y Consumo e Instituto Nacional de Estadística (INE). Nacimientos ocurridos en España 2018. Madrid: Ministerio de Sanidad y Consumo e INE. 2018.
  4. Aguilar Cordero MJ, Sánchez López AM, Mur Villar N, Hermoso Rodríguez E, Latorre García J. Efecto de la nutrición sobre el crecimiento y el neurodesarrollo en el recién nacido prematuro; revisión sistemática. Nutr Hosp. 2015;31(2):716-719.
  5. Mangili G, Garzoli E. Feeding of preterm infants and fortification of breast milk. La Pediatr Medica e Chir. 2017;39(2).
  6. Gruszfeld D, Socha P. Early nutrition and health: short and long term outcomes. World Rev Nutr Diet. 2013;108:32-9.
  7. World Health Organization (WHO), United Nations International Children’s Emergency Fund (UNICEF). Baby Friendly Hospital Initiative Revised, Updated and Expanded for Integrated Care Section Background And Implemetation. Original BFHI Guidelines developed. World Health Organ. 2009.
  8. World Health Organization (WHO). Infant and young child nutrition. Global Strategy on infant and young child feeding. 55th World Heal Assem. Geneva: World Health Organization. 2002.
  9. Burnham LA, Lopera AM, Mao W, McMahon M, Philipp BL, Parker MG. Outcomes of Implementation of a NICU-Based Late Preterm Infant Feeding Guideline. Hosp Pediatr. 2018;8(8):486–93.
  10. Arslanoglu S, Moro GE, Bellù R, Turoli D, De Nisi G, Tonetto P, et al. Presence of human milk bank is associated with elevated rate of exclusive breastfeeding in VLBW infants. J Perinat Med. 2013;41(2).
  11. Alonso Díaz C, Utrera Torres I, de Alba Romero C, Flores Antón B, López Maestro M, Lora Pablos D, et al. Prácticas de alimentación con leche materna en recién nacidos menores de 1.500 g o de menos de 32 semanas. An Pediatría. 2016;85(1):26–33.
  12. Giannì ML, Roggero P, Amato O, Orsi A, Garbarino F, Garavaglia E, et al. Intervention for promoting breast milk use in neonatal intensive care unit: a pilot study. J Matern Neonatal Med. 2014;27(5):475–8.
  13. Bertino E, Giuliani F, Baricco M, Di Nicola P, Peila C, Vassia C, et al. Benefits of donor milk in the feeding of preterm infants. Early Hum Dev. 2013;89:S3– 6.
  14. Acuña Muga J, Ureta Velasco N, de la Cruz Bértolo J, Ballesteros López R, Sánchez Martínez R, Miranda Casabona E, et al. Volume of Milk Obtained in Relation to Location and Circumstances of Expression in Mothers of Very Low Birth Weight Infants. J Hum Lact. 2014;30(1):41–6.
  15. Acosta MF, Cabrera Bravo N. Percepción de padres de hijos prematuros frente a la hospitalización en la Unidad de Cuidado Intensivo Neonatal: un estudio de revisión documental. Unimar. 2016;34(1):193-199.
  16. Aguayo Maldonado J, Romero Escós D. Comité de Lactancia materna de la AEP. Influencia de la atención al parto y al nacimiento sobre la lactancia, con especial atención a las cesáreas. Evid Pediatr. 2011;7:2.
  17. De Curtis M, Rigo J. The nutrition of preterm infants. Early Hum Dev. 2012;88:S5–7.
  18. Parker LA, Sullivan S, Krueger C, Kelechi T, Mueller M. Effect of early breast milk expression on milk volume and timing of lactogenesis stage II among mothers of very low birth weight infants: a pilot study. J Perinatol. 2012;32(3):205–9.
  19. Parker LA, Sullivan S, Krueger C, Mueller M. Association of Timing of Initiation of Breastmilk Expression on Milk Volume and Timing of Lactogenesis Stage II Among Mothers of Very Low-Birth-Weight Infants. Breastfeed Med. 2015;10(2):84–91.
  20. Spicer K. What Every Nurse Needs to Know about Breast Pumping: Instructing and Supporting Mothers of Premature Infants in the NICU. Neonatal Netw. 2001;20(4):35–41.
  21. Sweet L. Expressed breast milk as “connection” and its influence on the construction of “motherhood” for mothers of preterm infants: a qualitative study. Int Breastfeed J. 2008;3(1):30.
  22. Grupo de trabajo de la Guía de Práctica Clínica sobre lactancia materna. Guía de Práctica Clínica sobre lactancia materna. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad; Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias del País Vasco-OSTEBA. 2017.
  23. Nieto García JI, González C. Guía de lactancia materna para profesionales de la salud. Rioja Salud. 2010.
  24. Rigourd V, Nicloux M, Hovanishian S, Giuséppi A, Hachem T, Assaf Z, et al. Consejos para la lactancia materna. EMC – Pediatría. 2015;50(2):1–19.
  25. Niela Vilén H, Axelin A, Melender HL, Salanterä S. Aiming to be a breastfeeding mother in a neonatal intensive care unit and at home: a thematic analysis of peer-support group discussion in social media. Matern Child Nutr. 2015;11(4):712–26.
  26. Wheeler B. Human Milk Feeding after NICU Discharge. Neonatal Netw. 2009;28(6):381–9.
  27. Nyqvist KH, Häggkvist A-P, Hansen MN, Kylberg E, Frandsen AL, Maastrup R, et al. Expansion of the Baby-Friendly Hospital Initiative Ten Steps to Successful Breastfeeding into Neonatal Intensive Care. J Hum Lact. 2013;29(3):300–9.
  28. Benoit B, Semenic S. Barriers and Facilitators to Implementing the Baby- Friendly Hospital Initiative in Neonatal Intensive Care Units. J Obstet Gynecol Neonatal Nurs. 2014;43(5):614–24.
  29. Parker MGK, Barrero Castillero A, Corwin BK, Kavanagh PL, Belfort MB, Wang CJ. Pasteurized Human Donor Milk Use among US Level 3 Neonatal Intensive Care Units. J Hum Lact. 2013;29(3):381–9.
  30. Ditzenberger G. Nutritional Support for Premature Infants in the Neonatal Intensive Care Unit. Crit Care Nurs Clin North Am. 2014;26(2):181–98.
  31. Bhatia J. Human Milk and the Premature Infant. Ann Nutr Metab. 2013;62(s3):8–14.
  32. Larena Fernández I, Vara Callau M, Royo Pérez D, López Bernués R, Cortés Sierra J, Samper Villagrasa MP. Estudio de los efectos de la implantación de un banco de leche donada en los recién nacidos pretérmino en Aragón. Enfermería Clínica. 2015;25(2):57–63.
  33. Banco de Sangre y Tejidos de Aragón. Banco de leche de Aragón. Disponible en: http://www.bancosangrearagon.org/banco-de- leche/https://www.saludinforma.es/portalsi/web/salud/donacion- trasplantes/donacion/donacio-de-leche-materna.
  34. Davanzo R, De Cunto A. Breastfeeding promotion and neonatological practices. Early Hum Dev. 2013;89:S20–2.
  35. Shattnawi KK. Healthcare Professionalsʼ Attitudes and Practices in Supporting and Promoting the Breastfeeding of Preterm Infants in NICUs. Adv Neonatal Care. 2017;17(5):390–9.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos