Intolerancia a la lactosa

13 mayo 2024

 

AUTORES

  1. Celia Salinas Subías. Matrona. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.
  2. Ana Calvo Cons. Matrona. Teruel. España.
  3. María Jesús Bernal Montañés. Matrona. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.

 

RESUMEN

La lactosa es un disacárido presente en la leche de los mamíferos que supone la mayor fuente de hidratos de carbono durante la lactancia. En general en la población europea y sus descendientes (norteamericanos y australianos) la prevalencia es habitualmente inferior al 30%, pudiendo aumentarse hasta 50% en el área mediterránea. En la literatura revisada se describen seis tipos de intolerancia a la lactosa con diferentes repercusiones a nivel clínico y dietético. No todo el mundo manifiesta los mismos síntomas ni todo el mundo padece el mismo grado de intolerancia por ello siempre será necesario acudir a profesionales especialistas en la materia.

PALABRAS CLAVE

Lactosa, efectos adversos, dieta, humanos.

ABSTRACT

Lactose is a disaccharide present in the milk of mammals that is the largest source of carbohydrates during lactation. In general, in the European population and their descendants (North Americans and Australians), the prevalence is usually less than 30%, and can increase to 50% in the Mediterranean area. In the reviewed literature, six types of lactose intolerance are described with different repercussions at a clinical and dietary level. Not everyone manifests the same symptoms nor does everyone suffer from the same degree of intolerance, which is why it will always be necessary to go to professionals who specialize in the matter.

KEY WORDS

Lactose, adverse effects, diet, humans.

DESARROLLO DEL TEMA

La lactosa es un disacárido presente en la leche de los mamíferos que supone la mayor fuente de hidratos de carbono durante la lactancia. Se sintetiza por acción de la lactosa sintetasa que forma una molécula de glucosa y galactosa unida por un enlace-1,4. La lactosa en el intestino delgado se hidroliza a galactosa y glucosa por acción de una disacaridasa, la lactasa-florizina hidrolasa(LPH). Esta enzima se ubica únicamente en el borde en cepillo de los enterocitos apicales de las vellosidades, su máxima expresión se encuentra en yeyuno e íleon proximal1. Durante los últimos años está aumentando el número de personas que refieren síntomas digestivos que dificultan su alimentación y cada vez se diagnostican más personas intolerantes a la lactosa.

PREVALENCIA:

Se estima que el 80% de la población mundial sufre intolerancia a la lactosa, con una distribución muy variable entre las diferentes razas y áreas geográficas, e incluso entre subpoblaciones y tribus. En general en la población europea y sus descendientes (norteamericanos y australianos) la prevalencia es habitualmente inferior al 30%, pudiendo aumentarse hasta 50% en el área mediterránea. En la poblaciones asiáticas y africanas las cifras superan el 70% pudiendo llegar al 100% en algunas poblaciones2.

Los factores que determinan las cifras de prevalencia parecen estar en relación con el consumo de leche, que facilita una selección natural a favor del gen de persistencia de lactasa en los lugares de elevado consumo. En este sentido, si se comparan las áreas “consumidoras de leche” y las “no consumidoras” de leche coinciden con las de deficiencia de la enzima, y viceversa.

No existen diferencias en la prevalencia entre uno y otro sexo y pueden afectar a cualquier edad (es extremadamente raro padecerla desde el nacimiento). En la raza blanca suele manifestarse entre los 5 y 70 años, con una máxima incidencia en la tercera y cuarta décadas de la vida, mientras que, en las personas de raza negra, la afección se presenta a menudo hasta los dos años de edad.

TIPOS DE INTOLERANCIA A LA LACTOSA:

Según La Orden Izquierdo et al. dentro de la intolerancia a la lactosa se engloban varios términos3. A continuación se describen todas ellas:

  • Intolerancia clínica a la lactosa: síndrome clínico que cursa con dolor abdominal, diarrea y meteorismo tras la ingesta de una cantidad variable de lactosa (el umbral de tolerancia varía de modo individual).
  • Malabsorción de lactosa: situación fisiopatológica caracterizada por una pobre hidrólisis de la lactosa por una actividad lactásica deficiente o una sobrecarga oral excesiva de este disacárido. Puede cursar con o sin intolerancia clínica.
  • Hipolactasia primaria: también llamada hipolactasia del adulto, hipolactasia hereditaria, no persistencia de lactasa. Consiste en una pérdida de la actividad lactásica intestinal con la edad, variable según etnia y condicionada genéticamente que obedece a múltiples mecanismos.
  • Hipolactasia secundaria: pérdida de la actividad lactásica intestinal secundaria a un daño mucoso por otro motivo: gastroenteritis aguda y síndrome postenteritis, enfermedad inflamatoria intestinal, malnutrición proteico-calórica que curse con atrofia vellositaria, etc. Resuelta la causa primaria, y descartada una hipolactasia primaria, la actividad enzimática suele recuperarse en el enterocito.
  • Hipolactasia del desarrollo: es la deficiencia relativa de actividad lactásica con o sin defecto en otras disacaridasas por inmadurez intestinal en los neonatos menores de 34 semanas de gestación. Tiene carácter transitorio. La lactosa no hidrolizada es fermentada en el colon, lo cual acidifica el pH fecal y permite el crecimiento de una flora colónica favorable en el intestino en desarrollo.
  • Hipolactasia/alactasia congénita: entidad rara debida a un déficit congénito de actividad lactásica con o sin una mínima actividad residual. Cursa como una diarrea grave e importantes alteraciones hidroelectrolíticas tras la introducción de leche materna o humanizada convencional. Su diagnóstico se basa en la realización de una biopsia intestinal (estudio histopatológico normal) y cuantificación de actividad de disacaridasas de pared (actividad lactásica mínima o nula). Sin tratamiento (dieta exenta de lactosa) su pronóstico es fatal.

 

FISIOPATOLOGÍA:

La fisiopatología de los síntomas que se producen en la intolerancia reside en la presencia de lactosa no hidrolizada en la luz intestinal. La lactosa es una sustancia osmóticamente muy activa que ocasiona la secreción de líquidos y electrolitos a la luz intestinal hasta que se alcanza el equilibrio osmótico. La mayor parte de la lactosa no absorbida es hidrolizada por determinadas bacterias intestinales del colon a moléculas de hidratos de carbono más pequeños y otros productos fermentativos, entre los cuales se incluyen los ácidos orgánicos de cadena corta, los ácidos butírico, propiónico y acético además del ácido láctico y grandes cantidades de H2 que a su vez difundirá a través de la mucosa del colon y se eliminará por la respiración.

DIAGNÓSTICO:

Las manifestaciones clínicas no suelen ser suficientes para realizar el diagnóstico definitivo por lo que se suele realizar pruebas clínicas más específicas, a continuación, se detallan las diferentes opciones4:

  • Biopsia intestinal, considerado el método más preciso pero con los riesgos y complicaciones que acarrea una prueba diagnóstica invasiva.
  • Test de hidrógeno en el aire exhalado (test del aliento), el incremento de la concentración de hidrógeno exhalado resulta como consecuencia del proceso de fermentación de la lactosa en el colon por la no digestión del carbohidrato. La sensibilidad de esta prueba es de un 60%4.
  • Test de tolerancia a la lactosa. Tras ingerir un líquido con 100 gr de lactosa se toman muestras de sangre a los 30,60 y 120 minutos. Si la glucemia aumenta significa que el paciente absorbe bien la lactosa, por el contrario, si estas cifras no aumentan no habrá habido absorción de esta.

 

CLÍNICA:

Las manifestaciones se inician, generalmente, de 30 minutos a 2 horas después de la ingesta de los productos lácteos o derivados. No todas las personas con una malabsorción a la lactosa refieren molestias físicas frente al consumo de lácteos. La intensidad y frecuencia de los síntomas depende de muchos factores, como la cantidad y el tipo de lácteo ingerido entre otros5.

  • Cólicos abdominales.
  • Distensión abdominal.
  • Malabsorción.
  • Flatulencias.
  • Pérdida de peso.
  • Desnutrición.
  • Crecimiento lento.
  • Diarrea.
  • Heces flotantes y con olor fétido.
  • Estreñimiento y defecación con ardor.
  • Náuseas.
  • Hinchazón o meteorismo.

 

Si estas manifestaciones no son tratadas, pueden acarrear problemas más graves como daños en la mucosa intestinal, reducción de la superficie de absorción, deshidratación…para ello siempre será necesario el adecuado asesoramiento de un especialista.

 

CONCLUSIÓN

La intolerancia a la lactosa es un problema alimentario que afecta a un porcentaje importante de la población. Resultan sorprendentes los datos que muestra la literatura revisada. Cabe destacar que esta patología puede afectar de diversas formas por lo que es necesario un adecuado diagnóstico y evitar acudir a profesionales puesto que esta clínica se puede confundir con otro tipo de intolerancias.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Infante D. Intolerancia a la lactosa: en quién y por qué. An Pediatr (Barcelona). 2008;69(2):103-5.
  2. Luna N, Pereira S, Torres E, Mauricio C. Intolerancia a la lactosa en pediatría. Rev. Posgrado VIa. Cátedra Med. 2010;16:16-20.
  3. La Orden Izquierdo E, Carabaño Aguado I, Pelayo García FJ. Situación actual de la intolerancia a la lactosa en la infancia. Rev Pediatr Aten Primaria. 2011;13:271-8.
  4. Fabiana C et al. Lactose malabsorption: Clinical or breath test diagnosis?. ESPEN. 2008;3:316-320.
  5. Seguir Tur A, Hidalgo Sanchez S.Intolerancia a la lactosa. Enfermería integral. 2011;16:21-23.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos