La infección nosocomial en el contexto sanitario

29 febrero 2024

 

AUTORES

  1. David Fernando García. Celador Hospital Miguel Servet, Zaragoza.
  2. María Paz Osés Galbete. Celadora Hospital Miguel Servet, Zaragoza.
  3. María Pilar Ruíz Traín. Celadora Hospital Militar, Zaragoza.
  4. Carolina Morales Moya. Celadora Hospital Miguel Servet, Zaragoza.
  5. Carmen Barranquero García. Celadora Hospital Militar, Zaragoza.
  6. José Fernando Marco Ballester. Celador Hospital Miguel Servet, Zaragoza.

 

RESUMEN

La infección nosocomial, o adquirida en el ámbito hospitalario, sigue siendo un desafío persistente en la atención sanitaria1. Este artículo examina en profundidad la situación actual de la infección nosocomial, destacando las medidas efectivas de prevención y explorando los riesgos laborales asociados al personal hospitalario. La gestión adecuada de esta problemática es esencial para garantizar la seguridad de pacientes y profesionales de la salud, fortaleciendo así la integridad del sistema de atención médica.

PALABRAS CLAVE

Nosocomial, infección, riesgos laborales, comunicación.

ABSTRACT

Nosocomial, or hospital-acquired, infection remains a persistent challenge in healthcare. This article examines in depth the current situation of nosocomial infection, highlighting effective prevention measures and exploring the occupational risks associated with hospital staff. Proper management of this problem is essential to guarantee the safety of patients and health professionals, thus strengthening the integrity of the health care system.

KEY WORDS

Nosocomial, infection, occupational risks, communication.

DESARROLLO DEL TEMA

Epidemiología de la infección nosocomial.

La incidencia de infecciones nosocomiales refleja la complejidad de los desafíos en el ámbito sanitario1. Datos epidemiológicos subrayan la diversidad de patógenos involucrados, desde bacterias comunes como Staphylococcus aureus hasta microorganismos más resistentes como Acinetobacter baumannii2. La transmisión de estas infecciones puede ocurrir por diversas vías, incluyendo la contaminación cruzada entre pacientes y la falta de adherencia a prácticas de higiene rigurosas.

Prevención de infecciones nosocomiales.

La puesta en práctica de medidas preventivas efectivas es imperativa para reducir la incidencia de infecciones nosocomiales en hospitales españoles. La promoción de la higiene de manos3 se erige como un pilar fundamental en esta lucha, junto con la utilización adecuada de equipos de protección personal (EPP), el monitoreo y la gestión prudente de antibióticos, y una atención meticulosa a la limpieza y desinfección de las instalaciones hospitalarias.

Además, la tecnología desempeña un papel creciente en la prevención de infecciones. La implementación de sistemas de información hospitalaria y el uso de tecnologías innovadoras, como la telemedicina, pueden contribuir a la identificación temprana de posibles brotes y mejorar la eficiencia en la gestión de la atención médica.

Formación y concienciación del personal hospitalario.

La capacitación continua del personal sanitario es esencial para la prevención de infecciones nosocomiales4. La formación debe abordar no sólo las prácticas de control de infecciones, sino también aspectos clave como la comunicación efectiva con los pacientes y la importancia de una cultura de seguridad. La concienciación sobre la responsabilidad compartida en la prevención puede mejorar significativamente los resultados, fomentando una actitud proactiva y un compromiso constante con las mejores prácticas.

Riesgos laborales asociados al personal del hospital.

El personal hospitalario se enfrenta a riesgos laborales específicos relacionados con su exposición constante a pacientes infectados. La falta de equipos de protección adecuados, junto con la necesidad de interacción cercana con pacientes en entornos de alta carga de trabajo, aumenta la vulnerabilidad del personal sanitario a la infección nosocomial5. La fatiga laboral y el estrés pueden afectar la adherencia a las medidas de prevención, subrayando la importancia de poner en práctica programas de bienestar y apoyo emocional para el personal.

Impacto de la infección nosocomial en los pacientes.

La infección nosocomial no solo prolonga la estancia hospitalaria, sino que también aumenta la morbilidad y mortalidad de los pacientes. En el contexto español, se observa que las infecciones nosocomiales afectan a diversos grupos de pacientes, desde aquellos sometidos a procedimientos quirúrgicos hasta pacientes inmunodeprimidos. El impacto psicológico y económico en los pacientes y sus familias es considerable.

Medidas de prevención centradas en el paciente.

La prevención de infecciones nosocomiales debe poner un énfasis especial en salvaguardar la salud de los pacientes. La promoción de la higiene personal, la educación sobre la importancia de reportar síntomas inusuales, y la participación activa de los pacientes en su propio cuidado son aspectos cruciales. Además, la implementación de protocolos rigurosos de control de infecciones, que incluyan prácticas de aislamiento cuando sea necesario, es esencial para proteger a los pacientes vulnerables.

Comunicación efectiva y transparencia.

La comunicación abierta entre el personal de salud, los pacientes y sus familias es vital. Informar transparentemente sobre las medidas de prevención, los riesgos potenciales y las acciones tomadas para garantizar un entorno seguro puede mejorar la confianza del paciente en la atención médica. La participación activa del paciente en la toma de decisiones sobre su atención también contribuye a la prevención eficaz de infecciones nosocomiales.

Riesgos asociados al paciente.

Además de los riesgos inherentes a su enfermedad subyacente, los pacientes enfrentan el riesgo adicional de contraer infecciones durante su estancia en el hospital. La exposición a procedimientos invasivos, la presencia de dispositivos médicos y la interacción con el entorno hospitalario aumentan la vulnerabilidad del paciente. Es imperativo que se implementen medidas específicas, como la estandarización de prácticas de higiene y la supervisión activa de la salud del paciente, para mitigar estos riesgos.

 

CONCLUSIÓN

La lucha contra la infección nosocomial exige un enfoque integral y multidisciplinario. La implementación efectiva de políticas de control de infecciones, la inversión en tecnología y formación continua, así como la atención a los riesgos laborales del personal hospitalario, son esenciales para mitigar los riesgos asociados y garantizar la seguridad tanto de los pacientes como del personal de salud. Este compromiso no solo mejora la calidad de la atención médica, sino que también fortalece la resiliencia del sistema de salud ante desafíos emergentes. El abordaje de la infección nosocomial debe colocar al paciente en el centro de las estrategias de prevención. La implementación efectiva de medidas centradas en el paciente, la promoción de la comunicación abierta y la gestión activa de riesgos específicos pueden contribuir a la mejora de la calidad de la atención médica. Al hacerlo, no solo se reducirá la incidencia de infecciones nosocomiales, sino que también se fortalecerá la confianza en el sistema de salud por parte de los pacientes y sus familias.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. Estrategia de Seguridad del Paciente del Sistema Nacional de Salud. 2022.
  2. Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene. Guía de prevención de infecciones nosocomiales. 2021.
  3. Organización Mundial de la Salud. Directrices sobre higiene de manos en la atención sanitaria. 2022.
  4. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Prácticas básicas de prevención y control de infecciones para una prestación segura de atención médica en todos los entornos. 2022.
  5. Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades. Vigilancia de infecciones asociadas a la asistencia sanitaria en Europa. 2023.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos