La punción seca en el síndrome de dolor miofascial.

3 febrero 2024

AUTORES

  1. Marta Puyal Barcelona. Fisioterapeuta en el Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.
  2. Alba Climent Canalejas. Fisioterapeuta en Madrid.
  3. Jonatan Fortit García. Médico de Familia y Comunitaria en Zaragoza.
  4. María Luz Rodríguez Paños. Fisioterapeuta SERMAS.
  5. Paula Vela Martín. Fisioterapeuta en la Comunidad de Madrid.
  6. Alfonso Espiago Carrillo. Fisioterapeuta en el Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.

 

RESUMEN

El dolor musculoesquelético y el dolor agudo de origen miofascial forman parte de los mayores problemas de salud por los que la población acude a servicios sanitarios.

Hay muchas formas de abordar su tratamiento, incluyendo los enfoques farmacológicos y los no farmacológicos.

La punción seca es una opción sencilla de aprender, barata y segura si se realiza por un profesional. Relacionamos el dolor miofascial con la aplicación de punción seca.

PALABRAS CLAVE

Punción seca, síndrome de dolor miofascial, punto gatillo.

ABSTRACT

Musculoskeletal pain and acute pain of myofascial origin are part of the major health problems for which the population visits health services.

There are many ways to approach your treatment, including pharmacological and non-pharmacological approaches.

Dry needling is an easy option to learn, cheap and safe if performed by a professional. We relate myofascial pain to the application of dry needling.

KEY WORDS

Dry needling, myofascial pain syndrome, myofascial trigger point.

INTRODUCCIÓN

Se ha demostrado que los dolores de espalda son una de las causas principales de morbilidad global en términos de años vividos con enfermedad1.

El síndrome de dolor miofascial se define como aquel caracterizado por la presencia de puntos trigger o gatillo miofascial2,3. Estos puntos gatillo son nódulos palpables en las fibras músculo esqueléticas que pueden producir dolor local o referido.

METODOLOGÍA

Para la elaboración de este artículo se ha realizado una revisión exhaustiva en plataformas de búsqueda, tales como Embase y pEDRO, teniendo en cuenta las palabras clave arriba indicadas. Se han tenido en cuenta los estudios publicados en los últimos diez años más revisiones neurofisiológicas de los últimos 20 años. Además, se excluyeron los resultados concernientes a acupuntura.

RESULTADOS

El concepto lo desarrolló Jane Travell (1901-1997) quien comenzó su estudio de los mismos y tratándose con inyecciones de procaína. Se unió a su desarrollo Dave Simons (1922-2010), quien aportó bases neurofisiológicas.

Hay diferentes tipos de tratamientos que incluyen farmacología y terapia manual clásica, pero existe la técnica de punción seca, que a diferencia de la húmeda no se inyecta farmacología, que es una opción fácil de aprender, barata y relativamente segura con el aprendizaje correspondiente4 que consiste en la introducción de una aguja en el punto gatillo, para producir una estimulación del mismo y que termine cediendo la tensión.

Las agujas para punción seca se componen de un mango y un cuerpo. Aunque se comenzaron a usar agujas de acupuntura habituales, se han desarrollado otras específicas para la técnica con mejores prestaciones, como profesional de referencia tenemos a Orlando Mayoral. El mango es más rígido que el cuerpo para poder manejarlo con más comodidad y facilidad. Son agujas estériles de acero quirúrgico templado con capas de aceite que permiten un mejor deslizamiento. El afilado es especial para la penetración de la aguja y la alta concentración de molibdeno en comparación con el acero quirúrgico clásico hace que la aguja tenga mayor dureza y mejore la duración del afilado.

Se ha estudiado la efectividad de la punción seca en muchos estudios, la mayoría de las revisiones sistemáticas y los meta análisis la recomiendan en pacientes con disfunciones en cuello, hombro, fascia plantar y codo5,6,7. Pero, por otra parte, algún estudio habla de la no eficacia de la punción seca en dolor miofascial, especialmente en el cuello y en las extremidades superiores8,9.

Como efectos colaterales tenemos sangrado (16%), hematoma (7,7%) y dolor durante la intervención. Algunos efectos adversos importantes son los neumotórax y hemotórax, aunque se producen raramente (<0,1%)10.

Un estudio prospectivo de cohorte trabajó mediante punción seca y las escalas EVA y SF-MPQ y llegaron a la conclusión de que es un buen tratamiento de referencia para dolor agudo11. La EVA disminuyó 1.9 puntos después de diez minutos de postratamiento y 3.4 una semana después. Estos hallazgos están en línea con otros estudios sobre los efectos de la punción seca, que marcan un descenso de la EVA de 1.5, marcando así una relevancia clínica12.

Otros estudios tienen como conclusión que, si es capaz de reducir el dolor a corto plazo, siendo su utilidad menor a medio y largo plazo.

En un metaanálisis referido a dolor cervical se concluyó que la punción seca reduce el dolor inmediatamente después y a corto plazo en comparación con el tratamiento simulado o placebo 13. No se observaron diferencias en comparación con otras intervenciones de fisioterapia. Se encontró un efecto sobre la discapacidad relacionada con el dolor a corto plazo al comparar la punción seca con la simulación o placebo, pero no con la terapia manual u otras intervenciones. La punción seca fue efectiva para mejorar los umbrales de dolor por presión inmediatamente después de la intervención. No se encontró ningún efecto sobre el rango de movimiento cervical de la punción seca frente a ninguno de los grupos comparativos. La evidencia baja a moderada sugiere que la punción seca puede ser eficaz para mejorar la intensidad del dolor y la discapacidad relacionada con el dolor en personas con síntomas de dolor de cuello asociados con los PG a corto plazo. No se observaron efectos significativos sobre la sensibilidad al dolor por presión o el rango de movimiento cervical.

 

CONCLUSIONES

Como conclusiones podemos decir que la punción seca es una buena opción terapéutica para disminuir el dolor agudo en puntos gatillo activos. Los parámetros de las escalas EVA y SF-MQP disminuyen de forma significativa en numerosos estudios.

Se requiere la elaboración de más estudios con mayor muestra y con un grupo control bien diseñado. Además, la sistematización de la técnica es importante y se requieren planes elaborados para que los estudios se desarrollen de forma paralela y se puedan realizar comparaciones y variantes. Los estudios observados tienen una metodología muy diferente y ello dificulta la elaboración de conclusiones.

Considerando que es un método sencillo, barato y con una rápida ejecución podría extenderse su uso, tanto en atención primaria como en especializada como primer recurso de alivio de dolor miofascial agudo.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Abbafati C, Machado DB, Cislaghi B, Salman OM, Karanikolos M, McKee Met al. Global burden of 369 diseases and injuries in 204 countries and territories, 1990–2019: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2019. Lancet. 2020;396(10258):1204–22
  2. Kuan TS. Current studies on myofascial pain syndrome. Curr Pain Headache Rep. 2009; 13:365–9.
  3. Hong CZ, Simons DG. Pathophysiologic and electrophysiologic mechanisms of myofascial trigger points. Arch Phys Med Rehabil. 1998; 79:863– 72 W.B. Saunders.
  4. Urits I, Charipova K, Gress K, Schaaf AL, Gupta S, Kiernan HC, et al. Treatment and management of myofascial pain syndrome. Best Pract Res Clin Anaesthesiol. 2020; 34:427–48 Bailliere Tindall Ltd
  5. 5 Liu L, Huang QM, Liu QG, Ye G, Bo CZ, Chen MJ, et al. Effectiveness of dry needling for myofascial trigger points associated with neck and shoulder pain: a systematic review and meta-analysis. Arch Phys Med Rehabil. 2015; 96:944–55
  6. Navarro-Santana MJ, Sánchez-Infante J, Gómez-Chiguano GF, ClelandJA, López-de-Uralde-Villanueva I, Fernández-de-las-Peñas C, et al. Effects of trigger point dry needling on lateral epicondylalgia of musculoskeletal origin: a systematic review and meta-analysis. Clin Rehabil.
  7. 2020;34(11):1327–40.
  8. Rastegar S, BaradaranMahdavi S, Hoseinzadeh B, Badiei S. Comparison of dry needling and steroid injection in the treatment of plantar fasciitis: a single-blind randomized clinical trial. Int Orthop. 2018;42(1):109–16.
  9. Gattie E, Cleland JA, Pandya J, Snodgrass S. Dry needling adds no Benefit to the treatment of neck pain: a sham- controlled randomized clinical trial with 1-year follow-up. J Orthop Sports Phys Ther. 2021;51(1):37–45.
  10. Hall ML, Mackie AC, Ribeiro DC. Effects of dry needling trigger point therapy in the shoulder region on patients with upper extremity pain and dysfunction: a systematic review with meta-analysis. Physiotherapy. 2018;104(2):167–77 Elsevier Ltd.
  11. Boyce D, Wempe H, Campbell C, Fuehne S, Zylstra E, Smith G, et al. Adverse events associated with therapeutic dry needling. Int J Sports Phys Ther. 2020;15(1):103–13.
  12. Yehoshua et al. Dry needling for the treatment of acute myofascial pain syndrome in general
  13. practitioners’ clinics: a cohort study BMC Primary Care (2022) 23:339.
  14. Espejo-Antúnez L, Tejeda JFH, Albornoz-Cabello M, Rodríguez-Mansilla J, de la Cruz-Torres B, Ribeiro F, et al. Dry needling in the management of myofascial trigger points: a systematic review of randomized controlled trials. Complement Ther Med. 2017; 33:46–57 Churchill Livingstone.
  15. Marcos J ​​Navarro Santana Jorge Sánchez-Infante César Fernández-de-Las-Peñas Joshua Cleland Patricia Martín Casas Gustavo Plaza-Manzano. Effectiveness of Dry Needling for Myofascial Trigger Points Associated with Neck Pain Symptoms: An Updated Systematic Review and Meta-Analysis.
    J Clin Med. 2020 oct 14;9(10):3300. doi: 10.3390/jcm9103300.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos