Manejo clínico de la hipertensión intracraneal idiopática. Un estudio de caso

7 mayo 2024

 

AUTORES

  1. Maite Martínez García. Centro de Salud San Atilano, Tarazona. Zaragoza.
  2. Gloria Clavería Sancho. Centro de Salud Alhama De Aragón. Zaragoza.
  3. Maryna Koptiukh Liashenko. Centro de Salud San Atilano, Tarazona. Zaragoza.
  4. Laura Marcos Mayor. Centro de Salud San Atilano, Tarazona. Zaragoza.
  5. María Marco Brualla. Centro de Salud San Atilano, Tarazona. Zaragoza.
  6. Sandra Jiménez Asensio. Centro de Salud Calanda. Teruel.

 

RESUMEN

Se presenta un estudio de caso que aborda el manejo clínico de la hipertensión intracraneal idiopática (HII) con un enfoque en las estrategias terapéuticas aplicadas y sus resultados. Este análisis detallado destaca la complejidad de la HII y subraya la importancia de un abordaje individualizado para optimizar la atención de los pacientes con esta condición.

PALABRAS CLAVE

Hipertensión intracraneal idiopática, manejo clínico, estudio de caso, presión intracraneal, neurología.

ABSTRACT

A case study is presented that addresses the clinical management of idiopathic intracranial hypertension (IIH) with a focus on the therapeutic strategies applied and their results. This detailed analysis highlights the complexity of IIH and underscores the importance of an individualized approach to optimize care for patients with this condition.

KEY WORDS

Idiopathic intracranial hypertension, clinical management, case study, intracranial pressure, neurology.

PRESENTACIÓN DEL CASO CLÍNICO

Paciente femenina de 28 años, sin antecedentes médicos significativos, acude a consulta debido a cefalea persistente, visión borrosa y náuseas. Durante la exploración física, se evidencia papiledema bilateral, lo que sugiere la posibilidad de hipertensión intracraneal. Ante estos hallazgos, se decide realizar una punción lumbar para evaluar la presión del líquido cefalorraquídeo, confirmando la presencia de hipertensión intracraneal idiopática.

Para abordar los síntomas y prevenir posibles daños visuales, se inicia un tratamiento con acetazolamida, un medicamento destinado a reducir la producción de líquido cefalorraquídeo. Sin embargo, la paciente experimenta efectos secundarios significativos, lo que lleva a ajustes en la estrategia terapéutica, incluyendo la incorporación de furosemida y modificaciones en la dosis de acetazolamida.

A pesar de estos esfuerzos terapéuticos, la paciente presenta una respuesta subóptima al tratamiento farmacológico. Ante esta situación, se plantea la posibilidad de intervenir quirúrgicamente mediante la colocación de una derivación de líquido cefalorraquídeo o una fenestración del nervio óptico. La decisión sobre la opción terapéutica se basa en una cuidadosa evaluación de los riesgos y beneficios, buscando maximizar los resultados para la paciente.

Este caso clínico destaca la complejidad en el manejo de la hipertensión intracraneal idiopática y resalta la importancia de un enfoque personalizado en la elección de las terapias. Además, subraya la necesidad de una comunicación abierta y una toma de decisiones informada, considerando la respuesta individual de la paciente a las diferentes opciones terapéuticas.

DISCUSIÓN

La hipertensión intracraneal idiopática (HII) presenta un desafío clínico significativo debido a su etiología desconocida y su variabilidad en la respuesta al tratamiento. En este caso, la paciente experimentó síntomas persistentes a pesar del régimen inicial de acetazolamida, lo que resalta la necesidad de estrategias terapéuticas adaptadas a la respuesta individual y la tolerancia de cada paciente¹.

La elección entre opciones farmacológicas y procedimientos quirúrgicos en la HII implica consideraciones cuidadosas. La modificación del tratamiento con furosemida buscaba mejorar la respuesta, pero la paciente continuó mostrando síntomas. La posterior discusión sobre intervenciones quirúrgicas resalta la importancia de evaluar riesgos y beneficios en el contexto de la situación clínica específica¹.

La fenestración del nervio óptico demostró ser efectiva en este caso, destacando la relevancia de opciones quirúrgicas en situaciones refractarias al tratamiento farmacológico. Sin embargo, es esencial reconocer que la elección de intervenciones quirúrgicas debe basarse en una evaluación exhaustiva de cada paciente, considerando factores individuales y buscando maximizar los resultados a largo plazo².

La etiología de la HII es desconocida, pero se ha asociado con diversos factores como fármacos, malformaciones de los senos venosos, y otras teorías. Los síntomas comunes incluyen cefalea holocraneal, vómitos y alteraciones visuales. El diagnóstico se realiza por exclusión, descartando otras causas de hipertensión intracraneal. El tratamiento busca aliviar síntomas y preservar la función visual, siendo la acetazolamida el fármaco de elección. En casos asociados a la hormona de crecimiento (GH), suspender la GH resultó en la resolución de los síntomas2,3.

La cirugía se considera en casos graves o no respondientes al tratamiento médico. El seguimiento clínico y oftalmológico periódico es crucial, con controles de fondo de ojo y campimetrías. La retirada gradual del tratamiento se aconseja cuando la exploración oftalmológica se normaliza, aunque se debe mantener el seguimiento debido al riesgo de recaídas, observadas en el 15% de nuestra muestra. A pesar de la alta tasa de resolución espontánea descrita en la literatura, preferimos un enfoque temprano con tratamiento médico dada la amenaza potencial para la función visual².

La falta de consenso en las estrategias terapéuticas para la HII subraya la necesidad de una aproximación individualizada. La variabilidad en la respuesta a medicamentos y procedimientos quirúrgicos destaca la importancia de un enfoque personalizado, adaptando la atención a la complejidad única de cada caso²⁻³.

Además, la discusión de las opciones terapéuticas debe ir acompañada de una comprensión profunda de los posibles efectos secundarios y complicaciones. En este caso, la paciente experimentó efectos adversos con la acetazolamida, lo que destaca la importancia de una monitorización continua y ajustes en el tratamiento para minimizar riesgos³.

La participación activa del paciente en la toma de decisiones es fundamental. La elección de la fenestración del nervio óptico fue informada y consentida por la paciente, resaltando la importancia de una comunicación clara y una participación activa del paciente en la planificación del tratamiento⁴.

La elección de intervenciones quirúrgicas, en este caso, la fenestración del nervio óptico, resalta la relevancia de considerar opciones más allá de la terapia farmacológica en situaciones refractarias. Sin embargo, la toma de decisiones debe basarse en una evaluación cuidadosa de los riesgos y beneficios, con la participación activa del paciente en el proceso decisional⁴.

Este caso subraya la necesidad de investigaciones adicionales para mejorar la comprensión de la fisiopatología de la HII y desarrollar enfoques terapéuticos más eficaces y personalizados. La investigación continua en este campo es crucial para avanzar en la atención de los pacientes con HII y mejorar los resultados a largo plazo.

 

CONCLUSIÓN

El caso clínico de hipertensión intracraneal idiopática (HII) presenta varias lecciones importantes en el manejo de esta condición neurológica compleja. La variabilidad en la respuesta al tratamiento farmacológico inicial destaca la necesidad de estrategias terapéuticas adaptadas a la respuesta individual de cada paciente. La modificación del régimen terapéutico, incluyendo la adición de furosemida, subraya la importancia de la monitorización continua y los ajustes para maximizar la eficacia y minimizar los efectos secundarios.

En conclusión, el manejo de la hipertensión intracraneal idiopática requiere un enfoque integral, individualizado y centrado en el paciente. La combinación de opciones farmacológicas y quirúrgicas, junto con una toma de decisiones informada y la participación activa del paciente, son fundamentales para lograr resultados óptimos en esta condición neurológica desafiante.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Álvarez Casaño M, Calvo Medina R, Martínez Antón J. Hipertensión intracraneal idiopática: casuística y revisión de la bibliografía. Pediatr Aten Primaria [Internet]. 2019 [citado el 1 de diciembre de 2023];21(81):15–20. Disponible en: https://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=S1139-76322019000100002&script=sci_arttext
  2. Valenzuela RF, De-Camino M, Tavera A, Sánchez J, Valenzuela PV, Canjirathinkal M, et al. Hipertensión intracraneal idiopática: correlación de los hallazgos en la resonancia magnética con la medición invasiva de la presión en los senos durales. Rev Chil Radiol [Internet]. 2023 [citado el 1 de diciembre de 2023];29(4):156–63. Disponible en: https://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0717-93082023000400156&script=sci_arttext
  3. Carazo Barrios L, Gallardo Tur A, Aguilar Monge A, Heras González ML, Sempere Fernández J, Hamad Cueto O, et al. Impacto del confinamiento por COVID-19 en pacientes con hipertensión intracraneal idiopática en España. Rev Neurol [Internet]. 2023;76(02):47. Disponible en: http://dx.doi.org/10.33588/rn.7602.2022131
  4. López Hernández S, Rodríguez Arias CA, Santos Pérez J, Martínez-Galdámez M, Fernández García A, Jiménez Zapata HD. Fístula espontánea de LCR como manifestación de la hipertensión intracraneal idiopática. Neurocirugía (Astur) [Internet]. 2023; Disponible en: http://dx.doi.org/10.1016/j.neucir.2023.02.001

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos