Monografía. Un repaso a la sanitarización del rescate en montaña.

7 marzo 2024

AUTORES

  1. Lucía Vicente González. Enfermera Urgencias y Emergencias 061 Aragón (Zaragoza, España).
  2. Alexandra Alarcón Maza. Enfermera Urgencias y Emergencias 061 Aragón (Zaragoza, España).
  3. María Julia Anadón Alcaine. Enfermera en Manger Heimetenesta (Alver, Noruega).
  4. María del Moral Anadón. Enfermera Urgencias y Emergencias 061 Aragón (Zaragoza, España).
  5. Marta Legua Alcalde. Enfermera Urgencias y Emergencias 061 Aragón (Zaragoza, España).
  6. Noelia Soria Villanueva. Enfermera Urgencias y Emergencias 061 Aragón (Zaragoza, España).

 

RESUMEN

El interés social que ha despertado la montaña y la popularización de los deportes relacionados con ella se han traducido en un incremento del número de accidentes y rescates en el medio natural.

Frecuentemente, los accidentados en montaña sufren politraumatismos que han de ser atendidos y trasladados al hospital más cercano, desempeñando la asistencia prehospitalaria un papel importante en el tratamiento del accidentado.

Las condiciones en las que debe prestarse la asistencia sanitaria en montaña exigen un gran esfuerzo logístico y de planificación en el que es fundamental contar con un equipo multidisciplinar especialmente capacitado para estos fines, entre ellos los profesionales de enfermería.

PALABRAS CLAVE

Búsqueda y rescate, atención prehospitalaria, enfermería de urgencia, personal de rescate, accidentes.

ABSTRACT

The growing social interest and the popularization of mountain sports have turned into an increasing number of accidents and rescue operations in the natural environment.

Frequently, people injured in mountain activities suffer multiple traumatic injuries that should be attended and transferred to the nearest hospital, playing prehospital care an important role in the treatment of the victim. The conditions under which mountain health care must be provided require a great logistical and planning effort in which it is essential to have a multidisciplinary team specially trained for this purpose, among them the nursing professionals.

KEY WORDS

Search and rescue, prehospital care, emergency nursing, rescue personnel, accidents.

DESARROLLO DEL TEMA

En los últimos años se está produciendo un proceso de “democratización de la montaña” por el que las actividades ligadas al disfrute del medio natural cada vez son más frecuentes en las sociedades desarrolladas. Los deportes de montaña, que años atrás eran practicados por una minoría, ahora se encuentran al alcance de la mayoría de los ciudadanos1,2.

El deseo de alcanzar objetivos más difíciles, la falta de entrenamiento, equipo o el desconocimiento de las dificultades, implicó un incremento anual de accidentes que precisaron ser rescatados. Ante esta necesidad de llegar hasta el accidentado y evacuarlo, nacieron los primeros equipos de rescate formados por voluntarios experimentados, lo cual terminó resultando ineficiente3,4.

¿CÓMO SE CREARON LOS PRIMEROS GRUPOS DE RESCATE EN MONTAÑA?

Los países alpinos comprendieron que era preciso crear una Comisión que estudiase todas las facetas del socorro en montaña, emergiendo en 1951 la Comisión Internacional de Socorro Alpino (CISA-IKAR). En España en 1967 se produjo el nacimiento de los primeros grupos de socorro de la Guardia Civil, entonces denominados Unidades Especiales de Esquiadores-Escaladores. En 1981 se constituyeron las Unidades Rurales Especiales de Intervención en Montaña (UREIM) con diversas siglas según su tamaño: SEREIM (secciones), GREIM (grupos), EREIM (equipos). Paralelamente comenzó a desarrollarse la medicina de montaña; En 1987 se crea la Sociedad Española de Medicina y Auxilio de Montaña (SEMAM) para dar cabida a todos aquellos interesados en la medicina de montaña, surgiendo un periodo de gran actividad investigadora.

En 1999 se inició la medicalización de los rescates en Aragón, con cinco médicos de la primera promoción de los Cursos Universitarios de Especialización en Medicina de Urgencia en Montaña (CUEMUM) que impartía la Universidad de Zaragoza. Actualmente, la medicalización de los grupos de rescate en montaña no se ha producido de igual manera en todo el territorio nacional4-7.

Las zonas montañosas representan aproximadamente el 27% de la superficie terrestre. Se estima que 38 millones de personas viven por encima de los 2400 metros de altitud, a los que hay que añadir otros 100 millones de personas que acuden a la montaña por motivos de trabajo y/o entretenimiento. Dichas zonas en España cubren las dos terceras partes de su territorio siendo el segundo país más montañoso de Europa y un referente espeleológico a nivel mundial, así como en barranquismo y escalada.

Asimismo, el Pirineo aragonés presenta unas condiciones ideales para la práctica de los deportes de montaña, es por ello que aquí se concentra una parte considerable de accidentabilidad4,6,8,9.

La CISA-IKAR define accidente de montaña como aquella “acción de la que resulta lesión o daño de forma involuntaria y que acontece en medio difícil, hostil y aislado en la montaña”. Sabiendo que en montaña el riesgo cero no existe, se estima que el 80% de los accidentes se deben al factor humano, el 15% al ambiental y un 5% a factores de material2,10.

El trauma grave está considerado como una pandemia mundial y una de las principales causas de morbimortalidad. Cerca de 16.000 personas mueren a diario debido a estas lesiones, siendo la sexta causa de muerte y la primera en menores de 35 años. La situación en España es similar, representando la octava causa de mortalidad general según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). El interés que han despertado los deportes de montaña asegura que estos números sigan creciendo9,11-15.

LA ESTADÍSTICA DICE:

Estudios previos reflejan que el 60% de los rescates en España se ubican en el Pirineo y el 67% de éstos se dan en el Pirineo aragonés; porcentajes que serían inferiores considerando a todos los grupos de rescate existentes. Según sus datos, en 2022 la Guardia Civil realizó un total de 1.157 rescates a 1463 personas contabilizando 137 fallecidos y 693 heridos 5,8,16,17.

Las condiciones en las que debe prestarse la asistencia sanitaria en montaña exigen un gran esfuerzo logístico y de planificación en el que es fundamental contar con especialistas. En Europa el 63,2% de los helicópteros de rescate disponen de médico de familia a bordo y el 17,8% disponen de paramédico. Medicalizar el rescate ha conseguido acortar considerablemente el inicio de la valoración y estabilización del paciente y, consecuentemente, la morbimortalidad6,18.

EL “MODELO ARAGONÉS”:

Para la prestación del Servicio de Socorro en Montaña de Aragón, en abril de 2006 el Gobierno de Aragón y el Ministerio de Interior (Dirección General de la Guardia Civil) firman el Convenio Marco para el rescate en montañas y simas de Aragón, quedando el equipo de socorro integrado por las unidades de Montaña de la Guardia Civil, personal sanitario del 061 Aragón y la Unidad de Helicópteros UHEL-41, la cual consta de un helicóptero con base en Monflorite (Huesca) que se complementa desde el año 2005 con un segundo helicóptero en Benasque (Huesca) para reforzar la cobertura aérea durante el periodo estival.

Los profesionales sanitarios recibirán la formación necesaria referente a técnicas de montañismo para hacerse cargo de su trabajo sin suponer un riesgo añadido para el operativo. Esta capacitación podrá reconocerse mediante la aportación de formación especializada para el rescate en montaña, la realización del CUEMUM, “másters” o formación equivalente.

De junio a septiembre, médicos y enfermeros de la Unidad de Rescate en Montaña del 061 Aragón asumen la atención sanitaria de los helicópteros de Benasque y Huesca respectivamente. Durante la realización de cada intervención, el personal de enfermería dispone de apoyo médico bien mediante apoyo telefónico (desde CCU, Helicóptero de Benasque), o mediante apoyo físico para dar continuidad a la asistencia por acceso terrestre 3,6,19-22.

El trabajo en equipos multidisciplinares es fundamental para optimizar el resultado de la asistencia prestada y es aquí donde enfermería puede y debe actuar según sus competencias.

 

CONCLUSIONES

Estandarizar las actuaciones enfermeras en el paciente accidentado en montaña implica disminuir la variabilidad asistencial y por ende aumentar su seguridad.

El trabajo en equipos multidisciplinares es esencial para el abordaje del accidentado en montaña.

En la atención al accidentado en montaña hay que adaptarse a las circunstancias, al equipo material del que se dispone (lo que no se lleva, no se puede conseguir) y valorar en ocasiones la necesidad de trabajar en dos tiempos.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Subirats Bayego E. Manual de medicina de montaña y del medio natural. 1ª ed. Madrid: Panamericana; 2016.
  2. Mediavilla Saldaña L, Villota Valverde S. Percepción de los riesgos y las causas de los accidentes en el medio natural por parte de deportistas, gestores, grupos de rescate y visitantes. Acciones e investigaciones sociales [Internet]. 2012 [consultado Dic 2023]; 1(31):39-6. Disponible en: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=4054612
  3. Batista S, Palop J, Caballo I, Abella S, Perez-Nievas J. Descripción y análisis técnico de los rescates en montaña del 061 Aragón. En: Avances en Medicina y Auxilio en Montaña – XIII Congreso de la SEMAM. Zaragoza: Prames; 2013. p. 206-214.
  4. Avellanas Chavala ML. Los accidentes de montaña en España: Análisis de la situación actual, sobre un estudio epidemiológico de los últimos 25 años (1969-1993). [Tesis Doctoral]. Zaragoza: Universidad de Zaragoza; 1995.
  5. Nerín MA, Morandeira JR. Estado actual de la prevención de los accidentes de montaña en Aragón. CCD [Internet]. 2005 [consultado Dic 2023];1(2):75-86. Disponible en: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=1995645
  6. Abajas Bustillo R, Durá Ros MJ, Merino de la Hoz F, Fernández Ramos B, De la Horra Gutiérrez MI, López López LM, et al. Medicalización de los accidentes de montaña en la comunidad autónoma de Cantabria: Análisis de la situación actual. Nuberos Científica [Internet].2010 [consultado Dic 2023]; 1(1):6-18. Disponible en: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=7579262
  7. Cuadro Técnico de Montaña de la Guardia Civil. Manual Básico de Rescate en Montaña. Vol 3. 1ª ed. Zaragoza: PRAMES; 1998.
  8. García-Luengo M, Abella S, Caballo I, Wohrle N y Palop J. Características iniciales de los accidentes en montaña en el pirineo aragonés durante los años 2010-2012. En: Avances en Medicina y Auxilio en Montaña – XIII Congreso de la SEMAM. Zaragoza: Prames; 2013. p. 141-147: 22.
  9. Windsor JS, Firth PG, Grocott MP, Rodway GW, Montgomery HE. Mountain mortality: a review of deaths that occur during recreational activities in the mountains. PostGrad Med J [Internet]. 2009 [consultado Dic 2023]; 1(85):316-321. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19528307
  10. Ayora Hirsch A. Gestión del riesgo. 2ª ed. Madrid: Ediciones Desnivel; 2011.
  11. Alberdi F, García I, Atutxa L, Zabarte M. Epidemiología del trauma grave. Med Intensiva [Internet]. 2014 [consultado Dic 2023]; 38(9):580-588. Disponible en: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=4911046
  12. Instituto Nacional de Estadística [Internet]. Madrid: INE; 19 Dic 2023 [2023; consultado Ene 2024]. Notas de prensa [7]. Disponible en: https://www.ine.es/prensa/edcm_2022_d.pdf
  13. Lecky FE, Bouamra O, Woodford M, Alaxandrescu R, O’Brien SJ. Epidemiology of polytrauma. En: Pape H-C, Peitzman AB, Schwab CW, Giannoudis PV, editors. Damage Control Management in the Polytrauma Patient. New York: Springer; 2010. p. 13-24.
  14. Gómez Martínez V, Ayuso Baptista F, Jiménez Moral G, Chacón Manzano MC. Recomendaciones de buena práctica clínica: atención inicial al paciente politraumatizado. Semergen [Internet]. 2008 [consultado Dic 2023]; 34(7):354-363. Disponible en: http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1138359308723384
  15. Salomone JP, Pons P. directores. PHTLS: Soporte vital básico y avanzado en el trauma prehospitalario. 6ª ed. Madrid: Elsevier; 2008.
  16. Avellanas Chavala ML. Atención al accidentado en el medio natural. Guía de urgencias. 1ª ed. Barcelona: EdikaMed; 2009.
  17. Soteras I. Rescate aéreo medicalizado en montaña. Análisis clínico- epidemiológico retrospectivo durante 9 años de actividad en Aragón. El modelo aragonés. En: Avances en Medicina y Auxilio en Montaña – XIII Congreso de la SEMAM. Zaragoza: Prames; 2013. p. 91-102.
  18. Suárez Fernández JM, Del Busto De Prado FM. Asistencia sanitaria en helicóptero medicalizado. Nuestra experiencia. Emergencias [Internet]. 1997 [consultado Dic 2023]; 9(1):50-52. Disponible en: http://emergencias.portalsemes.org/numeros-anteriores/volumen-9/numero-1/asistencia-sanitaria-en-helicoptero-medicalizado-nuestra-experiencia/
  19. Álvarez Rello A, Álvarez Martínez JA, Álvarez Rueda JM, Barreiro Díaz MV, Barroeta Urquiza J, Bernal Romero JM, et al. Los servicios de emergencias y urgencias médicas extrahospitalarias en España. Vol 1. 1ª ed. Madrid: Mensor; 2011.
  20. Redacción EED. Enfermeros expertos en el rescate de montaña. ED Revista Enfermería en Desarrollo. 2020; nº23. [Consultado Ene 2024]. Disponible en: https://enfermeriaendesarrollo.es/en-profundidad/enfermeros-expertos-en-el-rescate-de-montana/
  21. Resolución de 12 de mayo de 2015, de la Secretaría General Técnica, por la que se publica el Convenio marco de colaboración con el Gobierno de Aragón para el rescate en montañas y simas de Aragón. Boletín Oficial del Estado, nº 122, (22 mayo 2015).
  22. De la Vieja Soriano, M; Salas Ferrer P; Anoro Puyuelo G; Jurado Palomo S; Romojaro Álvarez A; Sierra Quintana E. Manejo del dolor por enfermería en el servicio de rescate de montaña en Aragón. Prehospital Emergency Care Ed. Española. 20014; 2:1-9.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos