Paclitaxel intraperitoneal en ascitis maligna por cáncer pancreático. A propósito de un caso

7 mayo 2024

 

AUTORES

  1. Gloria Clavería Sancho. Centro de Salud Alhama De Aragón. Zaragoza.
  2. Maryna Koptiukh Liashenko. Centro de Salud San Atilano, Tarazona. Zaragoza.
  3. Laura Marcos Mayor. Centro de Salud San Atilano, Tarazona. Zaragoza.
  4. María Marco Brualla. Centro de Salud San Atilano, Tarazona. Zaragoza.
  5. Sandra Jiménez Asensio. Centro de Salud Calanda. Teruel.
  6. Maite Martínez García. Centro de Salud San Atilano, Tarazona. Zaragoza.

 

RESUMEN

Este caso examina el uso de paclitaxel intraperitoneal en el tratamiento de la ascitis maligna secundaria al cáncer de páncreas. A través de un caso clínico, se explora la eficacia y los desafíos asociados con esta modalidad de tratamiento, destacando su papel potencial en la mejora de la calidad de vida de los pacientes con ascitis maligna refractaria.

PALABRAS CLAVE

Paclitaxel intraperitoneal, ascitis maligna, cáncer de páncreas, tratamiento paliativo.

ABSTRACT

This case examines the use of intraperitoneal paclitaxel in the treatment of malignant ascites secondary to pancreatic cancer. Through a clinical case, the effectiveness and challenges associated with this treatment modality are explored, highlighting its potential role in improving the quality of life of patients with refractory malignant ascites.

KEY WORDS

Intraperitoneal paclitaxel, malignant ascites, pancreatic cancer, palliative treatment.

PRESENTACIÓN DEL CASO CLÍNICO

Un hombre de 61 años con un diagnóstico avanzado de cáncer de páncreas fue referido para manejo paliativo debido a ascitis maligna refractaria. A pesar de múltiples ciclos de quimioterapia sistémica, el paciente experimentó un aumento progresivo del volumen abdominal y malestar asociado, lo que afectó significativamente su calidad de vida. Se decidió probar una terapia paliativa con paclitaxel intraperitoneal, dada la naturaleza refractaria de su ascitis.

Antes del tratamiento, se realizó una paracentesis para aliviar la distensión abdominal y se administró paclitaxel directamente en la cavidad peritoneal. El paciente toleró bien el procedimiento, sin complicaciones inmediatas. Se programaron ciclos repetidos de paclitaxel intraperitoneal con intervalos regulares, basados en la evaluación del volumen de ascitis y los síntomas del paciente.

Tras varios ciclos de tratamiento, se observó una disminución notable en la recurrencia de la ascitis y una mejora en los síntomas relacionados, como la distensión abdominal y el malestar. El paciente reportó una mejora significativa en su calidad de vida, con una reducción en la frecuencia de las paracentesis necesarias y una mayor capacidad para participar en actividades diarias.

Sin embargo, durante el tratamiento, el paciente experimentó efectos secundarios leves, incluyendo fatiga y molestias abdominales leves, que fueron manejados con medicación sintomática. Estos efectos secundarios no impidieron la continuación del tratamiento con paclitaxel intraperitoneal.

Este caso ilustra el potencial del paclitaxel intraperitoneal como una opción de tratamiento paliativo para pacientes con ascitis maligna secundaria a cáncer de páncreas. Aunque no es curativo, este enfoque puede ofrecer una mejora significativa en la calidad de vida de los pacientes con ascitis refractaria, permitiéndoles un mayor confort y autonomía en las etapas avanzadas de la enfermedad.

El paclitaxel intraperitoneal representa una opción terapéutica valiosa en el manejo paliativo de la ascitis maligna en pacientes con cáncer de páncreas avanzado. Este enfoque puede reducir la recurrencia de la ascitis y mejorar la calidad de vida, aunque es necesario considerar los posibles efectos secundarios y adaptar el tratamiento a las necesidades individuales de cada paciente.

 

DISCUSIÓN

La administración intraperitoneal de paclitaxel en el tratamiento de la ascitis maligna secundaria al cáncer de páncreas representa un enfoque innovador en el manejo paliativo de esta complicación. La ascitis maligna, una acumulación de líquido en la cavidad peritoneal debido a la diseminación del cáncer, a menudo conduce a síntomas debilitantes que afectan significativamente la calidad de vida del paciente. El tratamiento convencional, que incluye la paracentesis para drenar el líquido, ofrece sólo un alivio temporal y no aborda la causa subyacente de la acumulación de líquido1.

El paclitaxel intraperitoneal en el tratamiento de la ascitis maligna por cáncer de páncreas es una estrategia terapéutica que implica la administración directa de paclitaxel en la cavidad peritoneal, especialmente en casos avanzados con metástasis peritoneal. Esta modalidad aprovecha las altas concentraciones locales del fármaco para combatir eficazmente las células cancerosas, a menudo en combinación con nab-paclitaxel y gemcitabina administrados intravenosamente. Ha demostrado ser eficaz en mejorar la respuesta al tratamiento y el control de la enfermedad, y en algunos casos, permite la cirugía de conversión para extirpar el tumor. Este enfoque se basa en ciclos de tratamiento y se considera en pacientes con una respuesta significativa al tratamiento, incluyendo la reducción del tumor y la mejora de los marcadores tumorales, mejorando así la calidad de vida en pacientes con esta condición avanzada2.

El paclitaxel, un agente quimioterapéutico, cuando se administra directamente en la cavidad peritoneal, puede actuar localmente sobre las células cancerosas en el peritoneo, reduciendo la producción de líquido ascítico. Esta modalidad de tratamiento aprovecha la alta concentración del fármaco en el sitio de la enfermedad, mientras minimiza la exposición sistémica y los efectos secundarios asociados. En el caso presentado, la administración de paclitaxel intraperitoneal condujo a una disminución notable en la recurrencia de la ascitis, mejorando la calidad de vida del paciente2.

La elección de paclitaxel como agente quimioterapéutico para la administración intraperitoneal se basa en su eficacia demostrada en el tratamiento de varios tipos de cáncer, incluido el cáncer de páncreas. Su capacidad para inducir la apoptosis de las células cancerosas y su perfil de toxicidad relativamente favorable lo hacen adecuado para la administración localizada. Sin embargo, es crucial monitorizar la respuesta del paciente y los posibles efectos secundarios, como se observó en este caso, donde el paciente experimentó fatiga y molestias abdominales leves2,3.

La mejora en la calidad de vida, como se evidenció por la reducción en la necesidad de paracentesis repetidas y una mayor capacidad para realizar actividades diarias, es un objetivo clave en el tratamiento paliativo de pacientes con cáncer avanzado. El manejo de la ascitis maligna con paclitaxel intraperitoneal puede ofrecer a los pacientes un mayor confort y autonomía, aspectos que son de suma importancia en la atención paliativa³.

Es importante destacar que, aunque el tratamiento con paclitaxel intraperitoneal puede ser eficaz, no es curativo para el cáncer de páncreas. El objetivo principal es paliar los síntomas y mejorar la calidad de vida. Por lo tanto, este tratamiento debe considerarse como parte de un enfoque integral que puede incluir otros tratamientos paliativos, soporte nutricional y manejo del dolor4.

La selección de pacientes para la terapia con paclitaxel intraperitoneal debe basarse en una evaluación cuidadosa de su estado general, la extensión de la enfermedad y cualquier comorbilidad existente⁴. La colaboración multidisciplinaria entre oncólogos, cirujanos, especialistas en cuidados paliativos y otros profesionales de la salud es crucial para proporcionar una atención óptima y personalizada.

 

CONCLUSIÓN

Se puede concluir que la administración intraperitoneal de paclitaxel representa una opción terapéutica prometedora en el manejo de la ascitis maligna en pacientes con cáncer de páncreas avanzado. Este enfoque puede mejorar significativamente la calidad de vida de los pacientes al reducir los síntomas debilitantes de la ascitis, aunque es esencial una evaluación cuidadosa y un manejo integral de los efectos secundarios y las necesidades generales del paciente. La investigación continúa y los estudios clínicos son necesarios para optimizar aún más este tratamiento y definir su papel dentro del espectro de opciones terapéuticas para la ascitis maligna.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Fernández IM, García AT, Lopéz LR, Campos AD, Sánchez AG, Narváez JMA. Uso de stent paliativo en paciente oncológico con intolerancia digestiva secundaria a compresión gástrica por ascitis carcinomatosa loculada. Cir Andal [Internet]. 2021 [citado el 17 de diciembre de 2023];32(2):171–3. Disponible en: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=8962354
  2. Yamada S, Fujii T, Yamamoto T, Takami H, Yoshioka I, Yamaki S, et al. Phase I/II study of adding intraperitoneal paclitaxel in patients with pancreatic cancer and peritoneal metastasis. Br J Surg [Internet]. 2020;107(13):1811–7. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1002/bjs.11792
  3. Barquero-Solano A, Guevara-Saborío G, Montero-Rivera J, Vargas-Sandoval L, Velásquez-Alfaro LD, Mora-Román JJ. Inmunoterapia activa con anticuerpos monoclonales como opción terapéutica para el tratamiento del cáncer de páncreas. Rev Tecnol Marcha [Internet]. 2022; Disponible en: http://dx.doi.org/10.18845/tm.v35i3.5612
  4. Casado D, Tocino RV, Fonseca E, Cigarral B, Barrios B, Escalera E, et al. Cáncer de páncreas. Medicine [Internet]. 2021;13(24):1345–52. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1016/j.med.2021.01.004

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos