Papel de la enfermera en el manejo del dolor agudo en el área de emergencia. Una perspectiva desde el servicio hospitalario

3 abril 2024

AUTORES

  1. Ainhoa Leticia González Esgueda. Diplomada en Enfermería. Servicio de Urgencias del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza.
  2. Alberto Manuel Panzano Pérez. Diplomado en Enfermería. Servicio de Urgencias del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza.
  3. Beatriz Baeza Lobarte. Diplomada en Enfermería. Servicio de Urgencias del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza.
  4. María Marco Borderas. Diplomada en Enfermería. Servicio de Urgencias del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza.
  5. Silvia Alepuz Hervás. Diplomada en Enfermería. Servicio de Urgencias del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza.
  6. Elena Lacambra Orgillés. Diplomada en Enfermería. Servicio de Urgencias del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza.

 

RESUMEN

Introducción: El dolor, es un síntoma común en pacientes atendidos en el área de urgencias o emergencias , para abordar a este problema, se requiere de personal de enfermería cualificado y capacitado, para poder desempeñar sus funciones de forma satisfactoria, depende en gran medida de diversos factores individuales, pero en gran medida propios de protocolos de intervención específico. En la actualidad, existen brechas que dificultan poner en marcha un manejo efectivo del dolor en la práctica cotidiana. Por esto se plantea un estudio con el siguiente objetivo: Evaluar el papel de la enfermera en el manejo del dolor agudo en el área de emergencia hospitalaria desde una perspectiva integral. Metodología: Revisión bibliográfica narrativa, se seleccionaron 11 publicaciones de Pubmed, Scielo y Dialnet. Siguiendo la metodología PRISMA y evaluando la calidad de los artículos mediante la escala de la Canadian Task Force on Preventive Health Care. Resultados: Se identificaron datos 6454 sujetos en total de los cuales son 6248 pacientes con algún tipo de dolor atendidos por enfermeras, y 206 profesionales, se describen las funciones y responsabilidades de las enfermeras en relación al manejo del dolor agudo en diferentes contextos de emergencia, incluyendo sus percepciones y prácticas actuales, el impacto del rol de enfermería en aspectos clave como la eficacia del tratamiento del dolor, el tiempo de respuesta ante el dolor agudo, la coordinación del equipo de salud y la influencia en la calidad global de la atención al paciente a la vez que se identificaron desafíos, obstáculos y barreras que las enfermeras enfrentan en la gestión efectiva del dolor agudo en el entorno de emergencia hospitalaria. Conclusiones: Las enfermeras tienen un papel importante en el manejo del dolor agudo en emergencias hospitalarias, afrontando un amplio abanico de responsabilidades esenciales para garantizar eficacia, calidad de la analgesia. Se requiere de formación continua y revisión de protocolos para mejorar la calidad de la atención y garantizar un manejo del dolor más efectivo.

PALABRAS CLAVE

Manejo del dolor, enfermería, evaluación del dolor, protocolos de tratamiento, calidad de la atención sanitaria.

ABSTRACT

Introduction: Pain is a prevalent symptom among patients treated in emergency departments. Addressing this issue requires qualified and trained nursing staff capable of performing their duties effectively. Success in pain management depends significantly on individual factors and, importantly, on specific intervention protocols. Currently, gaps hinder the implementation of effective pain management in daily practice. Hence, this study is proposed with the following objective. Objective: To evaluate the role of nurses in managing acute pain in the hospital emergency department from a comprehensive perspective. Methodology: A narrative literature review was conducted, selecting 11 publications from PubMed, SciELO, and DialNet. The PRISMA methodology was followed, and the quality of the articles was assessed using the Canadian Task Force on Preventive Health Care scale. Results: A total of 6.454 subjects were identified, of which 6.248 patients experienced some type of pain managed by nurses, and 206 were professionals. The roles and responsibilities of nurses in acute pain management across various emergency settings were described, including their perceptions and current practices. The study explored the impact of the nursing role on key aspects such as the effectiveness of pain treatment, response time to acute pain, health team coordination, and overall quality of patient care, while identifying challenges, obstacles, and barriers nurses face in effectively managing acute pain in emergency hospital settings.

Conclusions: Nurses play a crucial role in the management of acute pain in hospital emergencies, undertaking a wide range of essential responsibilities to ensure the efficacy and quality of analgesia. Continuous training and protocol revision are necessary to enhance care quality and ensure more effective pain management.

KEY WORDS

Pain management, nursing, pain assessment, treatment protocols, quality of care.

INTRODUCCIÓN

El dolor, es un síntoma común en pacientes atendidos en el área de urgencias o emergencias este es definido según la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP), como: “Una experiencia sensorial y emocional desagradable asociada con daño tisular real o potencial, o descrita en términos de dicho daño”1. El manejo y la terapéutica del dolor, representa por lo tanto un problema habitual en estas áreas de trabajo, por lo que dar respuesta a este problema de forma eficiente es una tarea clave para los profesionales que hacen vida en este entorno2.

Responder a este problema, representa una solución directa a gran parte de los motivos de consulta a los que se enfrentan los profesionales del área de urgencias y emergencias, además su respuesta oportuna previene la transición a complicaciones derivadas del mal manejo del dolor2,3.

Para abordar a este problema, se requiere de personal de enfermería cualificado y capacitado, ya que, en el contexto hospitalario de emergencias o urgencias, los profesionales de enfermería a menudo suelen destacar como “primer punto de contacto con los pacientes que acuden a consulta”4,5. No limitándose únicamente a esto, ya que este grupo de profesionales también se involucra en el seguimiento y manejo continuo, lo que incluye la administración de analgésicos y el monitoreo de la eficacia y los efectos secundarios del tratamiento2,4.

La capacidad de los profesionales de enfermería para poder desempeñar sus funciones de forma satisfactoria, depende en gran medida de diversos factores como: la formación académica, o competencias individuales, pero en gran medida depende de la implementación de protocolos y sistemas de apoyo disponibles en el entorno hospitalario especifico6.

En la actualidad, existen brechas que dificultan poner en marcha un manejo efectivo del dolor en la práctica cotidiana, problemas como: la infravaloración del dolor, retrasos en la administración de analgésicos y variabilidad en las prácticas de tratamiento entre diferentes profesionales y centros, generan un ambiente propicio para que el manejo del dolor no sea satisfactorio1,3,6.

La capacidad deficiente de la enfermera para manejar adecuadamente el dolor puede impactar directamente en la calidad de la atención, en la experiencia del paciente y en los resultados clínicos, por esto se hace necesario comprender y recopilar la información actual sobre el rol que tiene este grupo de profesionales, ya que esto podría ser útil para optimizar los protocolos de manejo del dolor y garantizar un cuidado efectivo6.

Existen varios desafíos clave que se han descrito en el pasado en relación a este tema, como la cuantificación precisa del nivel de dolor en pacientes con limitaciones comunicativas (por ejemplo intubados o con deterioro cognitivo), obstáculos relacionados con el seguimiento continuo del dolor debido a la alta carga de trabajo, la continua rotación de pacientes en emergencias, dificultad para la coordinación entre los diferentes miembros del equipo médico, gestión del dolor fragmentada entre otros2,3. No obstante, en la actualidad a pesar de estos desafíos el personal de enfermería sigue estando como punta de lanza dentro del grupo de profesionales sanitarios que se enfrentan a esta situación.

Para contextualizar la problemática planteada se toman como antecedentes los siguientes estudios:

Abiuso et al., (2017) en Chile, realizaron un estudio para abordar el manejo del dolor agudo en el servicio de urgencia, estos autores destacan que el dolor es la principal razón de consulta, más de 3/4 de las visitas totales del servicio de urgencia y de estos 1 de cada 3 casos experimentando dolor intenso. Los autores señalan la importancia de desarrollar estándares de atención que abarque desde estrategias no farmacológicas hasta regímenes terapéuticos protocolizados7.

Varndell et al. (2020), en Australia, llevaron a cabo un estudio para examinar el conocimiento, las percepciones y los factores que influyen en las prácticas de evaluación y manejo del dolor entre las enfermeras de emergencia. Los autores identificaron una variación significativa en el nivel de conocimiento sobre el manejo del dolor agudo, especialmente en pacientes mayores, cognitivamente deteriorados o ventilados mecánicamente. Además, reportaron como barreras la comunicación interprofesional deficiente, la carga de trabajo elevada y el desempeño personal, que afectan negativamente la intención de las enfermeras de administrar analgésicos6.

Ahmadi et al. (2023), llevaron a cabo un estudio en Irán, donde determinaron que la mayoría de las enfermeras de emergencia tenían un desempeño bajo sobre el manejo y control del dolor agudo. Los autores destacaron la necesidad de cursos de formación más científicos y completos sobre manejo, y señalan la importancia de la actitud profesional individual del personal de enfermería como un aspecto relevante para poder dar respuesta al dolor agudo del paciente en el área de emergencia8.

Por lo antes mencionado se desarrolla una investigación orientada a evaluar el papel de la enfermera en el manejo del dolor agudo en el área de emergencia hospitalaria.

OBJETIVOS

Objetivo general:

Evaluar el papel de la enfermera en el manejo del dolor agudo en el área de emergencia hospitalaria desde una perspectiva integral.

Objetivos específicos:

  • Detallar las funciones y responsabilidades de las enfermeras en relación al manejo del dolor agudo en diferentes contextos de emergencia, incluyendo sus percepciones y prácticas actuales.
  • Describir el impacto del rol de enfermería en aspectos clave como la eficacia del tratamiento del dolor, el tiempo de respuesta ante el dolor agudo, la coordinación del equipo de salud y la influencia en la calidad global de la atención al paciente.
  • Identificar los desafíos, obstáculos y barreras que las enfermeras enfrentan en la gestión efectiva del dolor agudo en el entorno de emergencia hospitalaria.

 

METODOLOGÍA

Tipo de estudio:

Revisión bibliográfica narrativa, enfocada en recopilar, sintetizar y analizar la literatura existente sobre el papel de la enfermera en el manejo del dolor agudo en el área de emergencia hospitalaria. Con esta metodología se pretende integrar una variedad de estudios, de diversa índole y metodología lo que permite proporcionar una perspectiva holística y detallada de la actualidad del tema.

En este tipo de revisión, se permite abordar tanto las prácticas actuales en el manejo del dolor como los avances en la formación y educación de las enfermeras en este campo.

Se prestará atención a la calidad de los estudios incluidos, evaluando críticamente la metodología, el análisis y las conclusiones de cada uno. De modo que la información recopilada será sintetizada de una manera que sea accesible y comprensible.

Se recopilarán estudios que involucren la práctica de enfermería en el manejo del dolor agudo en contextos de emergencia hospitalaria. Para esto se utilizarán bases de datos académicas y médicas, incluyendo PubMed, Dialnet, Lilacs.

Criterios de selección:

Se toman en consideración los siguientes criterios para asegurar que la revisión se centre en evidencia relevante y actualizada sobre el tema de estudio.

Criterios de inclusión:

  • Tema de estudio: Estudios que aborden específicamente el papel de la enfermería en el manejo del dolor agudo en entornos de emergencia/urgencias hospitalarias.
  • Metodología: Investigaciones clínicas en adultos, que incluyan tanto enfoques cualitativos como cuantitativos.
  • Resultados: Aporte de datos empíricos sobre prácticas, estrategias, y resultados del manejo del dolor agudo por enfermeras.
  • Idioma: inglés o español.
  • Temporalidad: Estudios realizados y publicados en los últimos 10 años.

 

Criterios de exclusión:

  • Tema de estudio:
    • Investigaciones que traten sobre el manejo del dolor crónico o que no diferencien claramente entre dolor agudo y crónico.
    • Estudios que, aunque incluyan a enfermeras, estas no representen el eje central del manejo del dolor.
  • Metodología: Bajo nivel metodológico (Artículos de opinión, editoriales o cartas al editor).
  • Disponibilidad: Estudios que no estén disponibles en texto completo para su revisión en línea (independientemente de si son de pago o no).

 

Procedimiento de recopilación de datos:

La búsqueda de literatura se realizará utilizando palabras clave y términos especializados provenientes de dos sistemas de indexación importantes: MeSH (Medical Subject Headings) y DeCS (Descriptores en Ciencias de la Salud).

  • MeSH: Pain Management, Acute Pain, Emergency, Urgencies, Nurses.
  • DeCS: Manejo del Dolor, Dolor Agudo, Emergencia, Urgencias, Enfermeras.

 

Se utilizó el operador booleano AND y OR, así como los truncadores comillas ‹‹»»›› y los paréntesis ‹‹()›› para agrupar términos relacionados.

La combinación de estos elementos en la estrategia de búsqueda asegurará que se identifiquen estudios altamente pertinentes y centrados en el objetivo de la revisión.

Los estudios seleccionados se clasificarán y resumirán en una tabla de síntesis, detallando autor/año, metodología, objetivo, población estudiada y resultados principales. Este enfoque permitirá una comparación y análisis efectivos de los datos obtenidos.

Para evaluar la calidad de la evidencia, se aplicará el criterio de validez interna e interpretación de los tipos de estudio para intervenciones de prevención, siguiendo las directrices del Canadian Task Force on Preventive Health Care (CTFPHC). Esto asegurará la rigurosidad y validez de las conclusiones del estudio.

El proceso de filtrado y selección se basó en los lineamientos del PRISMA (Preferred Reporting Items for Systematic Reviews and Meta-Analyses). Este enfoque asegura un proceso transparente y sistemático para la identificación, selección, evaluación y síntesis de estudios relevantes.

RESULTADOS

Tras realizar la búsqueda en las distintas bases de datos se incluyeron finalmente 11 publicaciones con el tema de estudio el proceso de búsqueda queda reflejado en los anexos 1: tabla 1 y en el anexo 2: figura 1. En estos 11 estudios se analizaron datos 6454 sujetos en total de los cuales son 6248 pacientes con algún tipo de dolor atendidos por enfermeras, y 206 profesionales. Solo un estudio con calidad buena y el resto con nivel de evidencia moderada (Anexo 3, tabla 2).

DISCUSIÓN

Funciones y responsabilidades de las enfermeras en relación al manejo del dolor agudo:

Las enfermeras son quizás uno de los grupos profesionales más sobrecargados laboralmente con respecto al manejo del dolor agudo, y principalmente en un contexto de emergencia, este grupo profesional debe en muchos casos dar una cobertura completa a una gama de responsabilidades amplia y variada, que se modifica de forma específica en función a cada centro y los protocolos que se empleen, así como el contexto profesional en el que se desenvuelve. A partir de los estudios revisados se identificaron las siguientes funciones como esenciales:

Evaluación del Dolor: la evaluación clínica es una función inherente del profesional de enfermería, a tal punto que es considerada como una función primordial, como señala Lladó Salamanca et al. (2016) quien realiza una investigación enfocándose en la evaluación del dolor como una tarea central de la enfermería10. Otros autores como Bertoncello et al. (2016) y Santos et al. (2021) concuerdan, destacando la aplicación de escalas de dolor y la evolución y seguimiento como prácticas fundamentales11,18. Esta atención detallada permite una respuesta más personalizada y efectiva al dolor del paciente. No obstante, lo importante de la evaluación es el uso de estrategias debidamente validadas y estandarizadas que permitan garantizar una medición objetiva ya que es habitual que las enfermeras tienden a infravalorar el dolor de forma significativa (p<0,05)14. Esto resalta la necesidad de una mayor sensibilización y capacitación en la evaluación del dolor para alinear mejor las percepciones de enfermeras y pacientes.

Administración de medicamentos: esta función de la enfermería está estrechamente relacionada con la profesión, el cumplimiento de las órdenes médicas, este grupo profesional se encarga de aspectos como la dosificación, la verificación de la vía de administración, seguimiento detallado de los efectos y la eficacia. Esta función es descrita por la mayoría de los autores incluidos de forma explícita9,13,16-19.

Con respecto a este tema algunos autores sugieren que es necesaria una mayor autonomía por parte de las enfermeras tal es el caso de lo propuesto por Qi et al. (2021) y Ferreira y Veiga Branco, (2023) quienes señalan que se evidencia la implementación de intervenciones tanto farmacológicas como no farmacológicas16,19. Esto indica un cambio hacia un enfoque más autónomo de la enfermería en el manejo del dolor.

Por otro lado, con respecto a este tema Muscat et al. (2021) al evaluar el papel de la enfermera en la administración sin necesidad de prescripción médica observaron un aumento significativo en la administración de analgésicos orales por parte de las enfermeras desde el primer contacto con el paciente, la forma en la que evidenciaron modificaciones en los patrones de uso fue que se usó en mayor medida analgésicos que se encuentran en los extremos de la efectividad/potencia como son el acetaminofén, capaz de producir analgesia leve y la oxicodona, habitualmente considerado un analgésico potente. Paralelamente, se registró una disminución en el uso de analgésicos moderados como codeína y el tramadol17.

Monitoreo y asistencia en tratamiento: las enfermeras desempeñan un rol integral en el monitoreo de pacientes, no solo en la administración de la analgesia sino en todo lo relacionado en la asistencia en la administración de tratamiento de forma integral, cumpliendo funciones como evaluación de signos vitales, recolección de muestras, y seguimiento postratamiento tal y como establecen Coffey et al. (2016)9. De modo que el profesional de enfermería es altamente polivalente y multidimensional, función que en muchos casos es esencial y requerida por los centros pero que puede llevar a problemas para realizar adecuadamente el trabajo11.

Humanización y calidad de atención: autores como Primo Coelho et al. (2017) enfatizan la importancia de la acogida y clasificación del riesgo, garantizando la humanización de la atención y el control de la eficiencia y calidad13. La humanización es una función primordial porque demuestra verdadera preocupación integral por el bienestar y la mejora del paciente y hace que la enfermera vea al enfermo como un ser biopsicosocial y que se centre en aspectos que van más allá del manejo físico del dolor. Gracias a esta función la enfermera establece recomendaciones específicas para cada caso individualizando al ser humano con el objetivo de garantizar una atención de calidad.

Impacto del rol de enfermería:Varios autores reportaron en términos cuantitativos múltiples variables clave sobre las cuales los programas de intervención de enfermería para el manejo del dolor agudo en emergencia impactan de forma directa9,10,12-19.

Eficacia del tratamiento del dolor: Coffey et al. (2016) demuestran la eficacia de las intervenciones de enfermería en el alivio del dolor, de forma significativa p<0,059. En relación a esto Ridderikhof et al. (2017) refuerzan esta idea, mostrando un aumento en la administración de analgésicos y una mayor conciencia del dolor12. Datos con los que además concuerdan otros autores como Muscat et al. (2021) quienes reportan un incremento en el uso de analgésicos opioides orales, mejorando el manejo del dolor en casos severos17.

Tiempo de respuesta ante el dolor agudo: el área de urgencias y emergencias se suele caracterizar por requerir de tiempos de asistencia y respuesta rápidos y violentos, en estos términos Coffey et al. (2016) destacan un alivio del dolor rápido, dentro de las primeras inhalaciones de metoxiflurano9. Esta rapidez es vital para el tratamiento efectivo en situaciones de emergencia tal y como establecen Bertoncello et al. 201611. Por lo que quizás sería interesante realizar investigaciones como la de Coffey para evaluar el efecto de fármacos de bajo riesgo y efecto rápido.

Coordinación del equipo de salud: La formación de las enfermeras, como indican Primo Coelho et al. (2017) y Ferreira et al. (2023)13,19. Es esencial para poder garantizar una adecuada coordinación del equipo de salud. En específico estos autores señalan que una mayor formación con respecto a la analgesia conlleva a una mejor gestión del dolor, lo que se traduce en una atención más eficiente y coordinada.

Influencia en la calidad global de la atención: Santos et al. (2021) observan que, a pesar de la baja adherencia a ciertos protocolos, las intervenciones de enfermería resultaron en un mayor alivio del dolor reportado por los pacientes18. Qi et al. (2021) vinculan la intervención de enfermería con una disminución en la mortalidad en UCI y otras complicaciones16. Esto subraya la influencia positiva de las enfermeras en la calidad general de la atención. La enfermera para poder crear un impacto necesita influir no solo sobre el dolor sino sobre otras características tal y como establece Truchot et al. (2019)15.

Desafíos, obstáculos y barreras que las enfermeras enfrentan en la gestión efectiva del dolor agudo:

  • Dificultades relacionadas con el tipo de intervención y medicación: autores como Coffey et al., (2016) señalaron problemas derivados a la complejidad del estudio, en su caso fue un diseño de estudio de doble ciego, que además requería de monitoreo periódico y continuo, y control adicional debido al tipo de medicación9.
  • Sesgo en la evaluación del dolor según su tipo: Lladó Salamanca et al., (2016), reportaron una tendencia a medir más frecuentemente el dolor agudo en comparación con los casos no traumáticos en el triaje10.
  • Dinámicas propias del servicio de emergencia que afectan el uso de escalas de dolor: tal y como plantean Bertoncello et al., (2016)11. Pueden surgir problemas derivados de la alta rotación del personal o de los pacientes, volumen elevado de pacientes y destacan que al ser el personal de enfermería un grupo profesional con una gran polivalencia que debe cumplir de forma simultánea con múltiples funciones todas esenciales pueden hacer que en muchos casos el dolor pase a ser un problema secundario. Por esto quizás podría ser efectivo el diseño de un grupo profesional dedicado exclusivamente al manejo y control de la analgesia para no descuidar o infravalorar el dolor urgente. A esto hay que sumarle aspectos como diversidad de presentaciones clínicas de dolor que suelen ser propias de los pacientes de urgencias tal y como establecen Primo Coelho et al., 201713. Además, dependiendo de la carga laboral en el servicio de emergencia puede haber retrasos en el tiempo de atención18.
  • Barreras de conocimiento: autores como Primo Coelho et al., (2017) señalan que el desconocimiento de protocolos estandarizados es un problema que impacta de forma negativa en la calidad de la analgesia13, afirmación con la que concuerdan varios autores14,16,17,19. Las barreras en el conocimiento pueden provenir de diversas causas como desafíos en la comunicación, carga de trabajo de enfermeras y adherencia a protocolos de sedación16, o dificultad individual para garantizar la adhesión al protocolo y variaciones en la interpretación del manejo del dolor17,18. Otro problema relacionado con esto es la falta de formación especializada y variabilidad en la interpretación (lo que lleva a la variabilidad en la aplicación de Intervenciones), tal y como establecen Ferreira et al., (2023)19.
  • Factores personales de las enfermeras: Tal y como establecen Giusti et al., (2018), algunas variables como la edad de la enfermera, años de empleo y años de servicio en el Departamento de Emergencias como factores que afectan la evaluación del dolor14.
  • Factores personales del paciente: Santos et al., (2021) establecen dificultades para la adherencia al protocolo (circunstancias propias de la patología o del paciente que impidan la administración adecuada), preferencia de los pacientes por ser evaluados por un médico, infravaloración del dolor por parte del paciente18.
  • Falta de tratamiento posterior a la analgesia efectiva: Truchot et al. (2019) señalan un área de mejora, donde la mayoría de los procedimientos dolorosos no fueron seguidos por un tratamiento analgésico preventivo o curativo. Esto resalta la necesidad de una mayor atención y proactividad en el manejo del dolor por parte de las enfermeras15.

 

CONCLUSIONES

Tras la revisión exhaustiva de la literatura se concluye que las enfermeras juegan un papel crucial en el manejo del dolor agudo en emergencias hospitalarias. Su intervención abarca desde la evaluación clínica hasta la administración de medicamentos y el monitoreo postratamiento. El estudio destaca la polivalencia de las enfermeras en emergencias, que les exige adaptarse a distintos contextos y protocolos. Su contribución es esencial para una respuesta rápida y efectiva al dolor, lo que subraya su importancia en un tratamiento integral del paciente. En definitiva, se concluye que:

  • Las enfermeras tienen un amplio abanico de responsabilidades en el manejo del dolor agudo, que incluyen la evaluación del dolor, la administración de medicamentos, y el monitoreo y asistencia en el tratamiento. Su habilidad para aplicar estrategias de evaluación estandarizadas y su polivalencia en emergencias son fundamentales para un manejo eficaz del dolor.
  • El rol de las enfermeras garantiza tratamientos efectivos que se aplican en menor tiempo, mejora la coordinación del equipo de salud y eleva la calidad global de la atención al paciente. Su intervención no solo es crucial para el alivio del dolor sino también para la optimización de los recursos en emergencias.
  • Las enfermeras enfrentan desafíos como la sobrecarga laboral, sesgos en la evaluación del dolor, y obstáculos en el uso de protocolos estandarizados. Estos desafíos resaltan la necesidad de una formación continua y una revisión de los protocolos para mejorar la calidad de la atención y garantizar un manejo del dolor más efectivo.

 

BIBLIOGRAFÍA

1. Raja SN, Carr DB, Cohen M, Finnerup NB, Flor H, Gibson S, et al. The revised International Association for the Study of Pain definition of pain: concepts, challenges, and compromises. Pain 2020;161(9):1976-82.

2. Abdolrazaghnejad A, Banaie M, Tavakoli N, Safdari M, Rajabpour-Sanati A. Pain Management in the Emergency Department: a Review Article on Options and Methods. Adv J Emerg Med 2018;2(4): e45.

3. Todd KH. A Review of Current and Emerging Approaches to Pain Management in the Emergency Department. Pain Ther 2017;6(2):193-202.

4. Sepahvand M, Gholami M, Hosseinabadi R, Beiranvand A. The Use of a Nurse-Initiated Pain Protocol in the Emergency Department for Patients with Musculoskeletal Injury: A Pre-Post Intervention Study. Pain Manag Nurs 2019;20(6):639-48.

5. Ramírez P, Müggenburg C. Relaciones personales entre la enfermera y el paciente. Enfermería Universitaria 2015;12(3):134-43.

6. Varndell W, Fry M, Elliott D. Pain assessment and interventions by nurses in the emergency department: A national survey. J Clin Nurs 2020;29(13-14):2352-62.

7. Abiuso N, Santelices JL, Quezada R. Manejo del dolor agudo en el servicio de urgencia. Revista Médica Clínica Las Condes 2017;28(2):248-60.

8. Ahmadi S, Vojdani P, MortezaBagi HR. The study of nurses’ knowledge and attitudes regarding pain management and control in emergency departments. BMC Emerg Med 2023;23(1):26.

9. Coffey F, Dissmann P, Mirza K, Lomax M. Methoxyflurane Analgesia in Adult Patients in the Emergency Department: A Subgroup Analysis of a Randomized, Double-blind, Placebo-controlled Study (STOP!). Adv Ther 2016;33(11):2012-31.

10. Lladó Salamanca S, Rubiño Diaz JÁ, Pérez Galmes CA, Socías Moyá M. Estudio y promoción de buenas prácticas para mejorar el abordaje del dolor en el Servicio de Urgencias. Revista de la Sociedad Española del Dolor (SED) 2016;23(6):275-9.

11. Bertoncello KCG, Xavier LB, Nascimento ERP do, Amante LN. Acute Pain in Emergency: Evaluation and Control through MacCaffery and Beebe Instrument. J health sci (Londrina) 2016;http://www.pgsskroton.com.br/seer/index.php/JHealthSci/article/view/3701-http://www.pgsskroton.com.br/seer/index.php/JHealthSci/article/view/3701.

12. Ridderikhof ML, Schyns FJ, Schep NW, Lirk P, Hollmann MW, Goslings JC. Emergency Department Pain Management in Adult Patients with Traumatic Injuries Before and After Implementation of a Nurse-Initiated Pain Treatment Protocol Utilizing Fentanyl for Severe Pain. J Emerg Med 2017;52(4):417-25.

13. Primo Coelho EDF, Nicolette Pereira MG. The nurse’s action in the management of pain in the emergency and emergency room. Revista Internacional de Apoyo a la Inclusión, Logopedia, Sociedad y Multiculturalidad 2017;3(4):73-86.

14. Giusti GD, Reitano B, Gili A. Pain assessment in the Emergency Department. Correlation between pain rated by the patient and by the nurse. An observational study. Acta Biomed 2018;89(4-S):64-70.

15. Truchot J, Mezaïb K, Ricard-Hibon A, Vicaut E, Claessens YE, Soulat L, et al. Assessment of procedural pain in French emergency departments: a multi-site, non-interventional, transverse study in patients with minor trauma injury. Hosp Pract (1995) 2019;47(3):143-8.

16. Qi Z, Yang S, Qu J, Li M, Zheng J, Huang R, et al. Effects of nurse-led sedation protocols on mechanically ventilated intensive care adults: A systematic review and meta-analysis. Australian Critical Care 2021;34(3):278-86.

17. Muscat C, Fey S, Lacan M, Morvan C, Belle L, Lesage P. Observational, Retrospective Evaluation of a New Nurse-Initiated Emergency Department Pain Management Protocol. Pain Manag Nurs 2021;22(4):485-9.

18. Santos MB dos, Toscano CM, Batista REA, Bohomol E. Assessment of the implementation of a nurse-initiated pain management protocol in the emergency department. Rev bras enferm 2021; e20201303-e20201303.

19. Ferreira C, Veiga Branco MA. Nursing interventions in pain management for patients in basic emergency services. Millenium 2023;(Extra 13):2.

 

ANEXOS

Anexo 1: Tabla 1: Resultados de búsqueda y ecuaciones empleadas para la búsqueda:

Buscador Ecuación n Filtrados por Incluidos
Fecha Tipo Título
Pubmed «Pain Management» OR «Acute Pain» AND (Emergency OR Urgencies) AND «Nurses» 505 368 46 15 6
Dialnet («Pain Management» OR «Acute Pain») AND («Emergency» OR «Urgencies») AND «Nurses» 8 8 4 4 3
LILACS («Pain Management» OR «Acute Pain») AND («Emergency» OR «Urgencies») AND «Nurses» 10 7 3 3 2
Total 11

 

Anexo 2: Figura 1: Diagrama PRISMA.

 

Anexo 3: Tabla 2: Tabla de síntesis de resultados:

Autor/año Tipo de estudio Objetivos n Tipo de n Resultados CTFPHC
Coffey et al. 20169 ECA doble ciego. Evaluar la eficacia y seguridad de la analgesia con metoxiflurano a baja dosis para el tratamiento del dolor agudo en adultos en el departamento de emergencias. 204 Pacientes adultos en el departamento de emergencias con dolor agudo debido a traumatismos menores. En este estudio, las enfermeras llevaron a cabo diversas responsabilidades que incluyeron el monitoreo de los pacientes, la asistencia en la administración del tratamiento, la evaluación de signos vitales, la recolección de muestras de sangre y la realización de evaluaciones de eficacia, así como el seguimiento postratamiento. Se evidenció un impacto positivo del rol de enfermería en la eficacia del tratamiento del dolor y la mejora en el tiempo de respuesta ante el dolor agudo, la mayoría de episodios dolorosos fueron leves y transitorios. Finalmente queda en evidencia que la función de las enfermeras se vio dificultada por el enfoque de doble ciego, así como por la necesidad de un monitoreo periódico y continuo. Además, debido al tipo de medicación utilizada, se requirió un control adicional. Buena.
Lladó Salamanca et al. 201610 Estudio descriptivo transversal. Evaluar si los profesionales de salud (médicos y enfermeros) valoran y registran el dolor adecuadamente y utilizan analgesia de manera apropiada en el Servicio de Urgencias. 306/
302
Pacientes con dolor agudo o reagudizado/Pacientes con dolor traumático y no traumático. La función de enfermería se centró en la evaluación del dolor. Se resalta una tendencia positiva y un impacto beneficioso de las intervenciones implementadas. El tipo de dolor puede influir en un sesgo para la evaluación del paciente, el dolor se mide más frecuente si es agudo, por el contrario, en casos no traumáticos se evalúa con menor frecuencia en el triaje. Moderado.
Bertoncello et al. 201611 Estudio descriptivo transversal. Conocer la evolución del dolor agudo en pacientes internados en la Unidad de Emergencia de un hospital de enseñanza del sur de Brasil utilizando la Escala Numérica Verbal de Dolor y evaluar y controlar el dolor agudo utilizando el instrumento propuesto por McCaffery y Beebe. 24 Pacientes adultos con dolor agudo ingresados en la unidad de emergencia. Las enfermeras se encargaron de aplicar las escalas de evaluación del dolor y al llevar a cabo la evolución y el seguimiento de los pacientes. Sin embargo, se encontraron desafíos debido a las dinámicas del servicio.
Factores como la alta rotación de pacientes, el volumen de casos a atender y la polivalencia de las enfermeras representaron obstáculos para llevar a cabo las mediciones de manera óptima.
Moderado.
Ridderikhof et al. 201712 Estudio descriptivo. Describir el efecto de un protocolo de manejo del dolor iniciado por enfermeras en pacientes adultos con lesiones traumáticas, utilizando fentanilo para el dolor severo. 1487 Pacientes. A los 18 meses, se observó un aumento significativo en la administración de analgésicos, con un aumento del 7% (p = 0.016). Asimismo, la conciencia sobre el dolor aumentó en un 26% a los 18 meses en comparación con el inicio del estudio. Además, el tratamiento del dolor post-alta mejoró en un 8% a los 18 meses (p = 0.016). Moderado.
Primo Coelho et al. 201713 Revisión sistemática. Destacar la actuación de los enfermeros en el manejo del dolor en las salas de urgencia y emergencia. 23 Artículos relacionados con el tema. Las funciones enfermeras fueron: acoger y clasificar el riesgo, garantizar humanización de atención, planificación, control de eficiencia y calidad, medición cuantificación periódica del dolor. La formación es obligatoria para una intervención adecuada del dolor. Los principales problemas en la atención incluyen: diversidad de presentaciones clínicas, necesidad de urgencia y efectividad, barreras de conocimiento, desconocimiento de protocolos estandarizados. Moderado.
Giusti et al. 201814 Estudio descriptivo. Analizar el grado en que se subestima o sobreestima la intensidad del dolor en la percepción del personal de enfermería y del paciente en el Departamento de Emergencias y estudiar los factores que conducen a estas discrepancias en la evaluación. 130/
26
Pacientes/enfermeras de triaje. Las enfermeras infravaloran el dolor en 1,16 puntos en promedio (p<0,05). Solo el 55.5% de las veces hubo correspondencia en las evaluaciones de la intensidad del dolor hechas por enfermeras y pacientes. En ningún caso, la evaluación de las enfermeras superó la de los pacientes.
Factores que afectan la discrepancia entre las evaluaciones de las enfermeras y los pacientes incluyen la edad de la enfermera, años de empleo y años de servicio en el Departamento de Emergencias.
Moderado.
Truchot et al. 201915 Estudio descriptivo, multicéntrico. Determinar la cantidad promedio de episodios de dolor procedimental por paciente y recopilar información sobre diagnóstico, procedimientos terapéuticos y manejo analgésico en pacientes que visitan el Departamento de Emergencias por traumatismos menores. 409 Pacientes adultos con traumatismos menores en Departamentos de Emergencias. 51% de los pacientes reportaron al menos un episodio de procedimiento doloroso. La exploración clínica fue el procedimiento más reportado como doloroso. No se reportó tratamiento analgésico preventivo o curativo en el 95.1% de los procedimientos. La media del número de episodios dolorosos por paciente fue de 1.0 ± 1.3. Moderado.
Qi et al. 202116 Revisión sistemática y meta-análisis. Comparar protocolos de sedación dirigidos por enfermeras con cuidados habituales dirigidos por médicos en UCIs para pacientes adultos mecánicamente ventilados. 2445 Adultos mecánicamente ventilados en UCI. Se encontró una reducción significativa en la duración de la ventilación mecánica (p<0,05; IC 95%) de -1,76 días, así como en la estadía en UCI de -1,46 días. Esto se traduce en una mayor autonomía y capacidad de toma de decisiones por parte de las enfermeras en la administración de sedantes y analgésicos. Además, se observó una disminución significativa en la mortalidad en UCI, así como en la incidencia de neumonía asociada a ventilación mecánica, delirio y falla de extubación (p<0,05).
En el estudio se destaca la importancia de abordar la variabilidad en las prácticas de sedación, los desafíos en la comunicación, la carga de trabajo de las enfermeras y la adherencia a los protocolos de sedación en el entorno de la UCI.
Moderado.
Muscat et al. 202117 Estudio descriptivo. Evaluar un nuevo protocolo de manejo del dolor iniciado por enfermeras en el departamento de emergencias, sin necesidad de prescripción médica. 756 Pacientes con dolor moderado o severo. Se observó un aumento significativo en la administración de analgésicos orales, como el acetaminofén (44,3%) y la oxicodona (57,8%), por parte de las enfermeras desde el primer contacto con el paciente. Paralelamente, se registró una disminución en el uso de la codeína (16,2%) y el tramadol (1,1%). Además, se evidenció un incremento en la administración de analgésicos opioides orales para el manejo del dolor, con un aumento del 39,1% en pacientes con dolor moderado y un 60% de casos de dolor severo.

Sin embargo, se presentaron desafíos en la adherencia al nuevo protocolo por parte del personal de enfermería, junto con variaciones en la interpretación y dificultades en el manejo del dolor por parte de las enfermeras.

Moderado.
Santos et al. 202118 Estudio descriptivo de cohorte prospectivo. Evaluar la implementación de un protocolo de manejo del dolor iniciado por enfermeros para pacientes clasificados como semi urgentes en el departamento de emergencias y su impacto en la intensidad del dolor. 185 Adultos, con dolor semi urgente pero atendidos en el área de emergencias. Las funciones de enfermería incluyeron, evaluación del dolor, administrar medicamentos, recopilación de datos y registro, seguimiento y observación. Los pacientes en el grupo de intervención fueron más propensos a haber tomado medicación para el dolor en las 4 horas previas a la admisión y reportaron niveles más altos de dolor al ingreso y reducciones más significativas en el nivel de dolor. A pesar de la baja adherencia al protocolo, la intervención resultó en reportes de mayor alivio del dolor. Las dificultades que impidieron una analgesia efectiva fueron: la dificultad para adherirse al protocolo, preferencia de los pacientes por ser evaluados por un médico, infravaloración del dolor por parte de paciente, retrasos en el tiempo de atención. Moderado.
Ferreira y Veiga Branco, 202319 Estudio descriptivo. Identificar las intervenciones de enfermería en la gestión del dolor en Servicios de Urgencia Básica y analizar la relación entre variables sociodemográficas y estas intervenciones. 157 Enfermeros de urgencias. Las intervenciones más aplicadas son autónomas: evaluación inicial, intervenciones no farmacológicas, reevaluación, planeamiento, y registro. De las interdependientes, solo se aplican intervenciones farmacológicas. La formación es diferenciadora en la gestión del dolor: Enfermería con postgrado registran y enseñan más sobre el dolor. Cuanto más extensa y adecuada es la formación, mayor es la implementación de intervenciones. En todo caso hay mejoras significativas p < 0.05 en las siguientes variables: planeamiento, transmisión de conocimientos al paciente, registro, reevaluación y ejecución específica de intervención. La falta de formación especializada en dolor y la variabilidad en la aplicación de intervenciones pueden representar desafíos en la práctica de enfermería. Moderado.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos