Plan de cuidados integral sobre mononucleosis infecciosa basado en NANDA, NOC Y NIC

9 mayo 2024

 

AUTORES

  1. Elvira María Gracia Esteve. Enfermera, Unidad Infecciosas, Hospital Infantil Miguel Servet, Zaragoza.
  2. Marta Espona Vizán. Enfermera, Unidad Infecciosas, Hospital Infantil Miguel Servet, Zaragoza.
  3. María del Pilar Sáez Ruiz. Enfermera, Unidad Infecciosas, Hospital Infantil Miguel Servet, Zaragoza.
  4. Rosa Isabel Rodríguez Castillo. Enfermera, Unidad Infecciosas, Hospital Infantil Miguel Servet, Zaragoza.
  5. Sara Allona López. Enfermera, Unidad Infecciosas, Hospital Infantil Miguel Servet, Zaragoza.
  6. África Borja Navarro. Enfermera, Unidad Infecciosas, Hospital Infantil Miguel Servet, Zaragoza.

 

RESUMEN

La mononucleosis infecciosa es una enfermedad viral aguda, predominantemente causada por el virus de Epstein-Barr, aunque también puede ser desencadenada por otros virus como el citomegalovirus. Se transmite principalmente a través de la saliva, de ahí su apodo popular «enfermedad del beso», pero también puede propagarse mediante la tos, estornudos y el intercambio de objetos contaminados.

Los signos y síntomas clínicos característicos de la mononucleosis incluyen fiebre, faringitis, amigdalitis, linfadenopatía cervical, esplenomegalia y, en algunos casos, hepatomegalia. El diagnóstico de la mononucleosis infecciosa se basa en la presentación clínica, apoyada por pruebas de laboratorio, como el frotis de sangre periférica para detectar linfocitos atípicos y la prueba de anticuerpos heterófilos, como la prueba de Monospot. La serología para anticuerpos específicos contra el Epstein-Barr también puede confirmar el diagnóstico. El tratamiento de la mononucleosis es principalmente de apoyo, ya que no existen terapias antivirales específicas. Se enfoca en aliviar los síntomas, como el dolor y la fiebre, a través del uso de analgésicos y antipiréticos, reposo, hidratación adecuada y una dieta balanceada.

La atención de enfermería desempeña un papel crucial en el manejo de la mononucleosis. Esto incluye el monitoreo continuo de los signos vitales y síntomas del paciente, la administración de medicamentos según lo prescrito y las medidas preventivas para evitar la propagación del virus. Es importante tener en cuenta las posibles complicaciones de la mononucleosis, como la ruptura esplénica, que puede ser una emergencia médica potencialmente mortal1-6.

PALABRAS CLAVE

Mononucleosis, virus, enfermedad infecciosa.

ABSTRACT

Infectious mononucleosis is an acute viral illness, predominantly caused by the Epstein-Barr virus, although it can also be triggered by other viruses such as cytomegalovirus. It is primarily transmitted through saliva, hence its popular nickname «the kissing disease», but can also spread through coughing, sneezing, and the exchange of contaminated objects. The characteristic clinical signs and symptoms of mononucleosis include fever, pharyngitis, tonsillitis, cervical lymphadenopathy, splenomegaly, and, in some cases, hepatomegaly. Diagnosis of infectious mononucleosis is based on clinical presentation, supported by laboratory tests, such as peripheral blood smear to detect atypical lymphocytes and the heterophile antibody test, such as the Monospot test. Serology for specific antibodies against Epstein-Barr can also confirm the diagnosis. Treatment of mononucleosis is mainly supportive, as there are no specific antiviral therapies. It focuses on relieving symptoms, such as pain and fever, through the use of analgesics and antipyretics, rest, adequate hydration, and a balanced diet. Nursing care plays a crucial role in managing mononucleosis. This includes continuous monitoring of the patient’s vital signs and symptoms, medication administration as prescribed, and preventive measures to prevent virus spread. It is important to consider the potential complications of mononucleosis, such as splenic rupture, which can be a potentially life-threatening medical emergency1-6.

KEY WORDS

Mononucleosis, virus, infectious disease.

INTRODUCCIÓN

La mononucleosis infecciosa, comúnmente conocida como la enfermedad del beso, es una enfermedad viral causada principalmente por el virus de Epstein-Barr (VEB). Aunque puede afectar a personas de todas las edades, suele observarse con mayor frecuencia en adolescentes y adultos jóvenes.

Se transmite principalmente a través de la saliva, lo que la hace contagiosa, y se caracteriza por una variedad de síntomas que incluyen fiebre, dolor de garganta, fatiga extrema y agrandamiento de los ganglios linfáticos.

Esta enfermedad puede tener un impacto significativo en la calidad de vida del paciente debido a la severidad de los síntomas y la duración de la enfermedad. Además, si no se maneja adecuadamente, la mononucleosis puede resultar en complicaciones graves, como la ruptura del bazo, hepatomegalia y problemas cardíacos.

El papel del personal de enfermería es fundamental en el manejo integral de pacientes con mononucleosis infecciosa. Además de proporcionar cuidados directos al paciente, la enfermería desempeña un papel crucial en la educación del paciente y la familia sobre la naturaleza de la enfermedad, las medidas de autocuidado, la prevención de la propagación de la infección y la identificación temprana de complicaciones.

El objetivo de este plan de cuidados de enfermería es proporcionar una guía detallada para la evaluación, intervención y seguimiento de pacientes con mononucleosis infecciosa. A través de una atención integral centrada en el alivio de los síntomas, el apoyo emocional, la educación y la prevención de complicaciones, se busca mejorar el bienestar del paciente y promover una recuperación exitosa1-6.

PRESENTACIÓN DEL CASO CLÍNICO

Miguel, un niño de 10 años, presenta fiebre intermitente, dolor de garganta, fatiga extrema y agrandamiento de los ganglios linfáticos cervicales durante una semana. El examen físico revela fiebre, amígdalas inflamadas con exudado blanco, ganglios linfáticos cervicales agrandados y un bazo palpable. El análisis de sangre muestra recuento elevado de glóbulos blancos con linfocitosis y prueba de anticuerpos heterófilos positiva. Se diagnostica de mononucleosis infecciosa.

Este caso resalta la presentación típica de la mononucleosis en niños y la importancia de un plan de cuidados de enfermería enfocado en el manejo de síntomas, educación y prevención.

 

VALORACIÓN SEGÚN LAS NECESIDADES DE VIRGINIA HENDERSON

1. Respirar normalmente: No se aprecian alteraciones.

2. Comer y beber adecuadamente: Pérdida de apetito.

3. Eliminar normalmente: No se aprecian alteraciones.

4. Moverse y mantener posturas adecuadas: No se aprecian alteraciones.

5. Dormir y descansar: Alteraciones por sudoración nocturna.

6. Escoger ropa adecuada, vestirse y desvestirse: No se aprecian alteraciones.

7.Mantener la temperatura corporal dentro de los límites adecuados: Presenta picos febriles acompañados de sudoración.

8. Mantener higiene corporal e integridad de la piel: Presencia de rash cutáneo.

9. Evitar peligros ambientales y evitar lesionar a otras personas: Sin ningún peligro.

10. Comunicarse con los demás expresando emociones, necesidades, temores u opiniones: No se aprecian alteraciones.

11. Vivir de acuerdo con sus valores y creencias: No se aprecian alteraciones.

12 .Ocuparse de algo cuya labor le da un sentido de realización personal: No se aprecian alteraciones.

13. Participar en actividades recreativas: No se aprecian alteraciones.

14. Necesidad de aprender, descubrir o satisfacer la curiosidad: Se le ve interesado en saber qué le ocurre y cómo curarse.

 

DIAGNÓSTICOS DE ENFERMERÍA, TAXONOMÍA NANDA, NOC, NIC7-9

-DIAGNÓSTICO DE ENFERMERÍA 1: Dolor agudo r/c agentes biológicos m/p expresión facial y verbal. (NANDA: 00132).

NOC:

-1608. Control de los síntomas.

-2101. Dolor: efectos nocivos.

-2008. Estado de comodidad.

-2109. Nivel de malestar.

 

NIC:

-2300. Administración de medicación.

-2380. Manejo de la medicación.

-1380. Aplicación de calor o frío.

-140. Fomentar la mecánica corporal.

 

Actividades:

-Observar si se producen efectos adversos derivados de los fármacos.

-Comprobar el cumplimiento del régimen de medicación.

-Enseñar al paciente el método de administración de los fármacos.

-Explicar la utilización de calor o frío, la razón del tratamiento, y la manera en la que afectará a los síntomas del paciente.

 

-DIAGNÓSTICO DE ENFERMERÍA 2: Deterioro de la integridad cutánea r/c preparaciones farmacológicas m/p alteración de la coloración de la piel. (NANDA: 00046).

NOC:

-1101. Integridad tisular: piel y membranas mucosas.

-1925. Control del riesgo: hipertermia.

-0601. Equilibrio hídrico.

 

NIC:

-3590. Vigilancia de la piel.

-2316. Administración de medicación: tópica.

-3900. Regulación de la temperatura.

 

Actividades:

– Vigilar el color y la temperatura de la piel.

-Observar si hay erupciones y abrasiones en la piel.

-Documentar los cambios en la piel y las mucosas.

– Aplicar el fármaco tópico según esté prescrito.

-Determinar el estado de la piel del paciente en la zona donde se aplicará la medicación.

 

-DIAGNÓSTICO DE ENFERMERÍA 3: Fatiga r/c dolor m/p cansancio. (NANDA: 00093).

NOC:

-0007. Nivel de fatiga.

-2006. Estado de salud personal.

-0313. Nivel de autocuidado.

 

NIC:

-0180. Manejo de la energía.

-5330. Control del estado de ánimo.

-1100. Manejo de la nutrición.

 

Actividades:

– Disminuir las molestias físicas que puedan interferir con la función cognitiva y el autocontrol/regulación de la actividad.

-Ayudar al paciente a priorizar las actividades para adaptar los niveles de energía.

-Limitar los estímulos ambientales (luz y ruidos) para facilitar la relajación.

-Instruir al paciente sobre las necesidades nutricionales (es decir, comentar las directrices dietéticas y las pirámides de alimentos).

-Monitorizar las tendencias de pérdida de peso.

 

-DIAGNÓSTICO DE ENFERMERÍA 4: Riesgo de deterioro de la función hepática r/c infección vírica. (NANDA: 00178).

NOC:

-0803. Función hepática.

-1924. Control de riesgo: proceso infeccioso.

-0600. Equilibrio electrolítico y ácido-base.

 

NIC:

-5614. Enseñanza: dieta prescrita.

-6540. Control de infecciones.

-2000. Manejo de electrolitos.

 

Actividades:

-Explicar el propósito del seguimiento de la dieta para la salud general.

-Informe al paciente sobre los alimentos permitidos y prohibidos.

-Instruir al paciente y a la familia acerca de los signos y síntomas de la infección y cuándo se deben notificar al cuidador.

-Observar si hay manifestaciones de desequilibrio de electrolitos.

 

CONCLUSIONES

Un plan de cuidados integral es esencial para manejar efectivamente la mononucleosis infecciosa, considerando su etiología viral y las posibles complicaciones.

La enfermería desempeña un papel vital en el manejo de los síntomas, la educación del paciente y las medidas preventivas para minimizar la propagación del virus.

El diagnóstico temprano a través de la evaluación clínica y pruebas de laboratorio es crucial para iniciar un cuidado de apoyo apropiado y monitorear las complicaciones.

El tratamiento se centra en aliviar los síntomas y promover el reposo, la hidratación y la nutrición para respaldar la respuesta inmunitaria del cuerpo.

La monitorización continua y la evaluación del estado del paciente son necesarias para detectar y manejar posibles complicaciones de manera oportuna.

La educación del paciente y la familia sobre la naturaleza de la enfermedad, su transmisión y medidas preventivas son esenciales para promover la recuperación y prevenir recurrencias.

La colaboración con otros profesionales de la salud, incluidos médicos y especialistas en enfermedades infecciosas, es importante para brindar atención integral y abordar cualquier necesidad médica compleja.

Se recomiendan citas de seguimiento regulares para monitorear el progreso del paciente, garantizar la adherencia a los planes de tratamiento y abordar cualquier preocupación o complicación en curso.

En resumen, un enfoque multidisciplinario y la educación continua del paciente son componentes esenciales de un plan de cuidados integral para la mononucleosis infecciosa, con el objetivo de optimizar los resultados del paciente y promover la recuperación.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Espinosa, F. J., López-Medrano, F., & Morales, J. M. (2006). Infección por virus Epstein-Barr: mononucleosis infecciosa y sus complicaciones. Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica, 24(9), 571-579.
  2. Dunmire SK, Hogquist KA, Balfour Jr HH. Infectious Mononucleosis. Current Topics in Microbiology and Immunology. 2015;390(Pt 1):211-240.
  3. Hirsch HH, Drechsler H, Holbro A, et al. Mononucleosis-like disease in children with cytomegalovirus infection: high seroprevalence of cytomegalovirus infection in children with infectious mononucleosis. Journal of Infectious Diseases. 1998;177(3): 853-858.
  4. Katz BZ. Epstein-Barr virus (mononucleosis and lymphoproliferative disorders). Pediatrics in Review. 2014; 35(2): 455-460.
  5. Niederman JC, Miller G, Pearson HA, Pagano JS, Dowaliby JM. Infectious mononucleosis. Epstein-Barr Virus, Burkitt Lymphoma, and Nasopharyngeal Carcinoma. Annals of Internal Medicine. 1975; 82(2): 158-167.
  6. Okano M, Gross TG. Acute or chronic life-threatening diseases associated with Epstein-Barr virus infection. American Journal of Medicine. 2004; 117(1):55-65.
  7. NANDA: North American Nursing Diagnosis Association. Diagnósticos enfermeros: definiciones y clasificaciones. [Internet]. Madrid: Elsevier; 2018-2020. Disponible en: https://www.nnnconsult.com/nanda
  8. Moorhead S., Johnson M., Mass M., Swanson E. Clasificación de resultados de enfermería NOC. 6ª edición. [Internet]. Madrid: Elsevier; 2018. [Citado el 6 de abril de 2024]. Disponible en: https://www.nnnconsult.com/noc
  9. Bulecheck G., Butcher H., Dochtermen J., Wagner M. Clasificación de intervenciones de enfermería NIC. 7ª edición. [Internet]. Madrid: Elsevier; 2018. [Citado el 6 de abril de 2024]. Disponible en: https://www.nnnconsult.com/nic

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos