Presencia de disnea como secuela en pacientes recuperados de la COVID 19 en la unidad de medicina familiar 1 Orizaba, Veracruz

17 diciembre 2023

 

 

Nº de DOI: 10.34896/RSI.2023.29.46.002

 

 

AUTORES

  1. Dra. Gloria Elda Marroquin Vazquez. ORCID 0009-0003-2477-3876. Médico Residente de Medicina Familiar de la Unidad de Medicina Familia 1, Orizaba, Veracruz.
  2. Dra. Diana Isabel Díaz Díaz. ORCID 0009-0006-2031-3188. Médico Especialista en la Medicina Familiar en la Unidad de Medicina Familiar 1, Orizaba, Ver.
  3. Dr. Arturo Ruiz Jurado. ORCID 0000-0002-6592-8745. Médico Especialista en Medicina Familiar en la Unidad de Medicina Familiar 1, Orizaba, Ver.

 

RESUMEN

La COVID-19 se convirtió en un reto de salud ya que la enfermedad no solo termina en la fase aguda, sino que los pacientes siguen presentando síntomas, como disnea en reposo o durante algún esfuerzo físico.

La gravedad de la disnea es posible cuantificar utilizando la escala modificada del Consejo de Investigación Médica (mMRC), la cual, califica el impacto de la disnea en las actividades diarias.

OBJETIVO: Identificar la presencia de disnea como secuela en pacientes recuperados de la COVID 19 en la Unidad de Medicina Familiar no.1

MATERIAL Y MÉTODO: Es un estudio ambispectivo, longitudinal, analítico, observacional, en 86 pacientes con diagnóstico de la COVID-19 en marzo de 2022. mediante la aplicación de la escala mMRC a los 3 meses, 6 meses y 9 meses, adscritos a la Unidad de Medicina Familiar No. 1. Los datos se anexaron a excel y se analizaron mediante el programa graphpad Prism para la generación de gráficas y frecuencias, utilizando para estadística inferencial la X2 como medida de asociación entre la disnea, factores sociodemográficos y comorbilidades, considerando como estadísticamente significativo aquellos con una p< a 0.05.

RESULTADOS: El grado de disnea de acuerdo con la mMRC a los 3 meses, fue el grado 2 representado por un 48.8%; a los 6 meses el grado 0 con un 48.8%; y finalmente a los 9 meses nuevamente el grado 0 fue el más frecuente 83.7%. Así mismo se encontró asociación estadística con la ocupación, la diabetes mellitus, la hipertensión y la obesidad.

CONCLUSIONES: Se confirmó la presencia de disnea en pacientes recuperados de la COVID – 19 en una unidad de primer nivel con un 16.3%. La ocupación, la diabetes mellitus, la hipertensión y la obesidad fueron las comorbilidades, que se encontraron asociadas a la presencia de disnea.

 

PALABRAS CLAVE

Disnea, COVID-19.

 

ABSTRACT

COVID-19 has become a health challenge since the disease not only ends in the acute phase, but patients continue to present symptoms, such as dyspnea at rest or during physical exertion.

The severity of dyspnea can be quantified using the modified Medical Research Council (mMRC) scale, which rates the impact of dyspnea on daily activities.

OBJECTIVE: To identify the presence of dyspnea as a sequel in patients recovered from COVID 19 in the Family Medicine Unit no.1

MATERIAL AND METHOD: It is an ambispective, longitudinal, analytical, observational study in 86 patients diagnosed with COVID-19 in March 2022. by applying the mMRC scale at 3 months, 6 months and 9 months, assigned to the Family Medicine Unit No. 1. The data were attached to excel and analyzed using the graphpad Prism program to generate graphs and frequencies, using X2 for inferential statistics as a measure of association between dyspnea, sociodemographic factors and comorbidities, considering those with a p < 0.05 as statistically significant.

RESULTS: The degree of dyspnea according to the mMRC at 3 months was grade 2, represented by 48.8%; at 6 months grade 0 with 48.8%; and finally at 9 months again grade 0 was the most frequent 83.7%. Finding statistical association with occupation, diabetes mellitus, hypertension and obesity.

CONCLUSIONS: The presence of dyspnea in patients recovered from COVID-19 in a first level unit was confirmed with a 16.3%. Occupation, diabetes mellitus, hypertension and obesity were the comorbidities, which were found associated with the presence of dyspnea.

 

KEY WORDS

Dyspnea, COVID-19.

 

INTRODUCCIÓN

La COVID 19 es una enfermedad que tiene la necesidad de actualización de los conocimientos en los sistemas de salud, tengan entrenamiento en otras áreas como la medicina integrada y la rehabilitación. La medicina familiar participa constantemente en la atención del paciente son sospecha de esta enfermedad, a su vez, continúa el seguimiento constante de estos pacientes. La COVID-19 se ha convertido en el reto de salud más grave desde la gripe española, causando un impacto, social, económico y psicológico negativo en la población más vulnerable y en el personal de salud, desencadenando estrés, temor, confusión, preocupación, soledad, estigma, ansiedad, desesperanza, depresión y suicidio1,5.

El agente causante de este brote ha sido identificado como el coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo 2 (SARS-CoV-2). La gravedad de la enfermedad se clasifica de acuerdo con la severidad del paciente, siendo COVID 19: Leve: sin necesidad de oxigenoterapia; Moderada: mantenimiento de una saturación de oxígeno de entre el 90% y el 94% al aire ambiente; Grave: mantenimiento de una saturación de oxígeno inferior al 90% al aire ambiente. Existe relación entre la edad, las comorbilidades y la gravedad de la COVID-19, teniendo en cuenta que el aumento de la edad se relacionó con el aumento de la gravedad del curso de la enfermedad7-10.

Los pacientes con la COVID-19 dados de alta pueden experimentar síntomas continuos/recurrentes (incluyendo disnea, tos, astenia, fatiga) deterioro persistente de la función pulmonar y del ejercicio, y problemas psicológicos o psicosociales, que pueden afectar a su funcionamiento diario y a su calidad de vida tanto a corto como a largo plazo. Para ayudar a la recuperación / rehabilitación, es importante evaluar qué tanto afecta la disnea en la vida cotidiana de un paciente e implementar intervenciones / tratamientos apropiados.

Se han notificado múltiples síntomas como fiebre, tos seca, fatiga, disnea, dolor de cabeza, diarrea, náuseas, vómitos y reducción de la saturación de oxígeno por lo que requieren oxígeno suplementario durante la estancia en el hospital11-14. Sin embargo, los pacientes siguen presentando síntomas como palpitaciones, dolor torácico, disnea en reposo y disnea de esfuerzo con ejercicio, incluso después de que los resultados de la prueba de reacción en cadena de la polimerasa de transcripción inversa (RT-PCR) fueran negativos y del alta hospitalaria12-15.

La disnea es un síntoma que se define como la experiencia subjetiva de incomodidad respiratoria que consiste en sensaciones cualitativamente distintivas cuya intensidad es variable. La disnea es una respuesta de interacciones entre múltiples factores fisiológicos, psicológicos, sociales y ambientales que pueden inducir respuestas fisiológicas y conductuales secundarias1. Ha sido un síntoma que ha tomado relevancia en la actual pandemia por COVID-19 ya que ha sido una constante que se ha presentado dentro del cuadro clínico como secuela en los pacientes recuperados que incluso han ameritado técnicas de rehabilitación pulmonar para aliviar la disnea y de esa manera mejorar las funciones físicas y la calidad en los pacientes4.

La disnea se evalúa de forma subjetiva, por lo que es difícil de medir de manera fiable. Cuantificar la disnea a través de herramientas específicas (escalas) es esencial para describir el nivel de discapacidad crónica y evaluar los cambios eventuales después de la rehabilitación. La guía GOLD en su edición del año 2022 recomienda el uso de la Escala Modificada de la Disnea del Medical Research Council (MMRC) como herramienta para valorar la disnea en los pacientes19,20. La escala modificada del Consejo de Investigación Médica (mMRC) ha sido ampliamente utilizada en pacientes con enfermedades respiratorias crónicas. Laescala de disnea mMRC califica el impacto de la disnea en las actividades diarias, cuantificando así la discapacidad o las limitaciones físicas asociadas con la disnea. Es una escala de 5 puntos con puntuaciones que van de 0 a 4, donde 0 = solo me quedo sin aliento con ejercicio extenuante; 1 = Me falta el aliento cuando me apresuro en el nivel o suba una ligera colina; 2 = Camino más lento que las personas de la misma edad en el nivel debido a la disnea o tengo que detenerme para respirar cuando camino a mi propio ritmo en el nivel; 3 = Me detengo para respirar después de caminar 100 metros o después de unos minutos en el nivel; 4 = Estoy demasiado sin aliento para salir de casa o estoy sin aliento al vestirme. Se ha utilizado un cambio de 1 punto en la escala mMRC para representar un cambio clínicamente significativo17,21.

La disnea, suele aparecer 7 u 8 días después de la aparición de los síntomas de la COVID-19 y es frecuente en los pacientes con enfermedad severa. Después del alta hospitalaria, los pacientes con la COVID-19 grave pueden continuar experimentando disnea tanto en reposo como durante el ejercicio o las actividades diarias. Los pacientes que sufren disnea necesitan una adecuada rehabilitación respiratoria y neuromotora para prevenir las consecuencias tardías22-,28. El impacto de la disnea en las actividades diarias mejoró significativamente durante los 15 días posteriores al alta hospitalaria, y en tres meses posteriores se ha notado una tendencia a la reversibilidad de la discapacidad funcional en los pacientes en la evaluación realizada con las escalas de Barthel, así como en las escalas FAC y mMRC. A los seis meses de seguimiento, 36% de pacientes hospitalizados por la COVID-19 muestra valores > 1 en el mMRC, si tuvieron soporte ventilatorio invasivo y no invasivo12,22,25.

GOËRTZ et al. (2020) determinan que la mediana de los síntomas sigue siendo alta 3 meses después de la aparición de los síntomas en pacientes hospitalizados y no hospitalizados. Wu Q., et al 2021, observa que las puntuaciones mMRC, Borg y MMT de los casos de tipo grave el día 14 y a los 6 meses del alta eran peores que las de los casos de tipo moderado. Faverio et al., en el 2021, ubican que caracterizar el grado de disnea comunicado por los pacientes mediante la escala mMRC, la mayoría de los pacientes (62%) «no tenían problemas de disnea, excepto cuando hacían ejercicio extenuante»12,27-28.

Una vez pasada la fase aguda de la actual pandemia, los profesionales de la salud deben planificar el seguimiento ambulatorio de los pacientes que han sobrevivido a esta infección. Es importante el papel de atención primaria (AP), siendo el primer eslabón de la cadena asistencial y filtro eficaz que evita el colapso hospitalario, al tiempo que supone el eje vertebrador sobre el que orientar la gestión de la salud a nuestra población16. Los pacientes con mayor número de síntomas somáticos al ingreso eran propensos a una mala recuperación, y contribuyó significativamente la gravedad de la disnea17.

A pesar del gran número de personas que han sido infectadas y han padecido la COVID-19, el curso clínico de la enfermedad respiratoria asociada no se ha descrito completamente, lo cual incluye la prevalencia, la persistencia de los signos y síntomas, y el impacto en el bienestar general y la función. No se ha dilucidado el efecto a medio y largo plazo de los pacientes infectados por la COVID-19 en la salud general, su bienestar, su función física y su capacidad para volver al trabajo. Durante esta pandemia, se han planteado muchas cuestiones éticas y sociales se han planteado, tales como la necesidad de investigar30.

La Unidad de Medicina Familiar No. 1 no se encontró exenta de atender pacientes con la COVID-19 durante la fase aguda, por lo tanto, esta investigación se buscó distinguir el grado de disnea en aquellos pacientes que cursaron con la COVID-19 y que ameritaron o no hospitalización valorando la presencia de disnea como complicación crónica, además de identificar los síntomas persistentes más comunes, todo esto en un plazo de 3, 6, y 9 meses después de la confirmación del diagnóstico.

 

OBJETIVOS

Objetivo general:

Investigar la presencia de disnea como secuela en pacientes recuperados de la COVID 19 en la unidad de medicina familiar no.1 .

 

Objetivos específicos:

  • Clasificar las variables sociodemográficas (edad, sexo, ocupación, estado civil) de los pacientes recuperados de la COVID-19.
  • Determinar el grado de disnea a los 3, 6 y 9 meses en base a la escala mMRC de pacientes recuperados de la COVID-19.
  • Describir las comorbilidades (hipertensión, obesidad, dm2, cáncer) de los pacientes recuperados.
  • Identificar las asociaciones entre los factores sociodemográficos y comorbilidades con la presencia de disnea.

 

METODOLOGÍA

Estudio ambispectivo, longitudinal, analítico, observacional. Muestra no probabilística, en 86 pacientes recuperados por COVID- 19 adscritos en la UMF No. 1 de Orizaba Veracruz, previo consentimiento informado, a los 3 meses, 6 meses y 9 meses después del alta, al igual que cumplieron los criterios de inclusión. Se realizó en el periodo de marzo a diciembre del 2022, se aplicó la escala mMRC (ESCALA MODIFICADA DEL BRITISH MEDICAL RESEARCH COUNCIL, para la evaluación de la disnea y la discapacidad), que consideraba en el grado 0 a la ausencia de disnea con el ejercicio intenso; grado 1 a la presencia de disnea al andar de prisa en llano o al andar subiendo una pendiente poco pronunciada; grado 2 si hay presencia de disnea que produce incapacidad para mantener el paso de otras personas caminando en llano o tener que parar a descansar al andar en llano al propio paso; grado 3 si la disnea hace que tenga que parar a descansar al andar unos 100 metros o pocos minutos después de andar en llano; grado 4 si la disnea impide al paciente salir de casa o aparece en actividades como vestirse o desvestirse. Además, se incluyeron variables de perfil epidemiológico como edad, sexo, estado civil, ocupación y comorbilidad. Y se incluyeron los síntomas que perciben después de la infección por la COVID-19. Los resultados obtenidos de la se anexaron a una base de datos de Excel y se analizaron los datos mediante el programa graphpad Prism, después mediante estadística descriptiva se utilizó frecuencias y porcentajes expresadas en gráficas, para la estadística inferencial se utilizó la X2 como medida de asociación entre la disnea y los factores sociodemográficos y comorbilidades, considerando como estadísticamente significativo aquellos con una p< a 0.05.

 

RESULTADOS

La población de estudio quedó conformada por una muestra de 86 pacientes recuperados de COVID-19 adscritos a la Unidad de Medicina Familiar No. 1 de Orizaba. Se encontró que la edad mínima en nuestra muestra de estudio fue de 18 años mientras la edad máxima fue de 82 años, el rango de edad encontrado fue de 64 años. La media de edad fue de 38.7 años presentando una desviación estándar de 14.32.

Se clasifico a nuestra población de acuerdo al sexo, se encontró que 36 (41.9%) pacientes fueron hombres, 50 (58.1%) pacientes fueron mujeres.

Se clasificaron a los pacientes de este estudio de acuerdo a su ocupación en donde se encontró que 16 pacientes (18.6%) fueron amas de casa, 1 pacientes (1.2%) fue campesino, igual se encontró que 1 paciente (1.2%) fue chofer, 42 pacientes (48.8%) se encontró que eran empleados, 6 pacientes (7%) fueron estudiantes, 5 pacientes (8.5%) estaban jubilados, 13 pacientes (15.1%) fueron maestros y 2 pacientes (2.3%) fueron obreros. (ver Figura 3).

La ocupación con más frecuencia fue empleado (48.8%) y la de menor frecuencia fue ocupación campesina (1.2%) y chofer (1.2%)

También se clasificó a los pacientes de acuerdo a su estado civil en lo cual se encontró que 27 pacientes (31.4%) estaban casados, 3 pacientes (3.5%) se encontró que eran divorciados, 35 pacientes (40.7%) se encontraban en unión libre y 21 pacientes (24.4%) fueron pacientes solteros. (ver Figura 4).

Se identificó las comorbilidades en los pacientes que pertenecieron a este en este estudio en donde se encontró que 21 pacientes (24.5%) tenían diagnóstico de diabetes mellitus, 25 pacientes (29.1%) fueron pacientes con hipertensión arterial, 43 pacientes (50%) fueron pacientes con obesidad (ver Figura 5). La comorbilidad más frecuente en nuestra población de estudio fue la obesidad encontrada en la mitad de los pacientes.

Se determinó el grado de disnea de acuerdo con la escala de disnea modificada Mmrc en donde se encontró que a los 3 meses posterior a haber cursado con COVID-19, 8 pacientes (9.3%) no cursaron con disnea, 36 pacientes (41.9%) cursaron con un grado 1 de disnea, 42 pacientes (48.8%) cursaron con un grado 2 de disnea. A los 6 meses se determinó nuevamente el grado de disnea que presentaron los pacientes, en este momento se encontró que 42 pacientes (48.8%) ya no cursaron con disnea, 27 pacientes (31.4%) cursaron con un grado 1 de disnea y 17 pacientes (19.8%) cursaron con un grado 2 de disnea. Finalmente se hizo una última determinación del grado de disnea que presentaron los pacientes a los 9 meses en donde se encontró que 72 pacientes (83.7%) no tenían disnea y 14 pacientes (16.3%) todavía tuvieron un grado 1 de disnea. Se observó que a mayor tiempo post-COVID el grado de disnea disminuyó en los pacientes de este estudio (ver Figura 6).

Se asoció el grado de disnea presentado en los pacientes a los 3 meses con las variables sociodemográficas y las comorbilidades, en donde se obtuvo asociación estadística con el estado civil (p = 0.05), donde predominó el estado civil de unión libre, en el grado 0 y 1 de disnea, y los pacientes casados predominaron en el grado 2.

Al realizar la asociación entre el grado de disnea y la diabetes mellitus se obtuvo una p=0.03, en la obesidad la p= 0.02 siendo estadísticamente significativas las dos, mientras que para la hipertensión arterial una p=0.06 no significativa; En donde los pacientes que sufren de diabetes mellitus presentan menor incidencia de disnea nel grado 0, 1 y 2.

Cuando se realizó la asociación entre la diabetes mellitus y el grado de disnea a los 6 meses donde se obtuvo una p= <0.01 siendo significativo, donde los pacientes no diabéticos predominaron en los grados de disnea 0 y 1 mientras que los pacientes con diabetes mellitus predominaron en el grado 2 de disnea. La hipertensión arterial, de igual manera, obtuvo una p= 0.01 en donde los pacientes no hipertensos predominaron en los grados 0 y 1, mientras que los pacientes que si sufren de hipertensión arterial predominaron en el grado 2 de disnea. Finalmente, al relacionar la obesidad igual se encontró asociación estadística con una p= 0.01, donde las personas no obesas fueron más en el grado 0 y 1 de disnea, mientras que los pacientes con obesidad presentaron mayor grado de disnea grado 2 a los seis meses.

A los 9 meses se realizó la última determinación del grado de disnea y solo con las comorbilidades se encontró algún grado de asociación estadística obteniendo en los pacientes diabéticos una p= <0.00, en los pacientes obesos una p= 0.03 la diabetes mellitus se encontró nuevamente asociada estadísticamente (p= <0.00) dónde pacientes con diabetes mellitus fueron más en el grado 1 de disnea. La obesidad se encontró estadísticamente significativa (p= 0.03) donde los pacientes con obesidad predominaban el grado 1.

 

DISCUSIÓN

Las complicaciones de la COVID-19 han sido descritas en la literatura como casos clínicos o pequeñas series de casos. El objetivo era determinar el grado de disnea en los pacientes recuperados de COVID-19 mediante la Escala Modificada de la Disnea del Medical Research Council (mMRC) a los 3, 6 y 9 meses posterior a cursar con COVID-19, y encontramos que a los 3 meses 41.9% de los pacientes cursaron con un grado 1 de disnea, y 48.8% cursaron con un grado 2 de disnea; en la segunda determinación a los 6 meses el 31.4% curso con un grado 1 de disnea y 19.8% presentó un grado 2, la última determinación a los 9 meses solo el 16.3% de la población todavía curso con un grado 1 de disnea, esto comparado con el estudio de Jin Yin-tan, en donde de 2469 pacientes con COVID-19 que fueron dados de alta, la proporción de pacientes con disnea, representada por una puntuación mMRC de 1 o más, aumentó ligeramente del 26% a los 6 meses de visita y al 30% a los 12 meses de visita, esto debido a que fue en inicios de la pandemia, aun cuando no se conocía la enfermedad y sus complicaciones. Menges et al, observa que una de cada cuatro personas no se había recuperado completamente a los 6 y 8 meses posteriores a la infección, y enfatiza que un 25% de los participantes informaron que sufrieron disnea grado 1 o superior de la MRC23,25.

Menges et al, muestra que los pacientes que presentaron disnea en cualquier grado se enfatizaban en individuos de mayor edad y las mujeres. Estadísticamente, las mujeres pueden presentar una enfermedad más grave, sin embargo, en el estudio realizado por Jacobs et al, ubicaron la misma prevalencia en hombres y mujeres, siendo mayor la gravedad en los hombres. Por lo anterior, contrasta con nuestra investigación ya que, al asociar las variables sociodemográficas, sexo y ocupación en donde no se encontró significancia estadística25.

El estado civil de los pacientes fue una variable sociodemográfica que se analizó en nuestro estudio y aunque hubo significado estadístico al relacionarlo con el grado de disnea, no se cuenta con otros estudios que sustenten esta asociación. Estas variables sociodemográficas de los supervivientes del SaRS-CoV-2 son similares a otros estudios publicados; algunas investigaciones sugieren incluso que la edad mayor de 60 años y el sexo masculino están asociados a mayor mortalidad en la infección por SARS-CoV-28,9,15.

En el estudio se notó que la población, de acuerdo con su ocupación, que más adquirió el virus, destacaron en los tres primeros lugares los empleados generales en un 48.8%, siguiendo de amas de casa con un 18.6% y por último los maestros con un 15.1%. Clara et al., muestra en su estudio que la mayor parte de las personas que se infectaron en su estudio son los trabajadores incapacitados con un 62.4% de aspecto relevante, destacando que la actividad laboral es clave en el riesgo de infección.

En el estudio, se reporta que 24.5% ya contaban con diagnóstico de diabetes mellitus, el 29.1% con hipertensión arterial y el 50% presentaron obesidad. En el estudio de Piquet et al., Cursi et al, determinaron que el mayor porcentaje, siendo el 49%, 62.5% y 48% respectivamente, fueron las enfermedades cardiovasculares hablando de comorbilidades en la población infectada por SARSCOV-2. Contrasta con nuestra investigación dado a que los que presentaron más grado de disnea fueron las personas no hipertensas. En cuestión de la diabetes mellitus, Cursi et al, reportaron esta patología como la tercera en frecuencia de su población estudiada, con un 18.8%, sin embargo, en ningún estudio de los mencionados hacen comparación con el grado de disnea, por lo que no se puede correlacionar con el nuestro. En la comorbilidad de diabetes mellitus, los pacientes no diabéticos predominaron en los grados de disnea al igual que en la hipertensión arterial, en donde los pacientes no hipertensos predominaron en los grados de disnea.

La obesidad, ha mostrado una asociación muy importante con la gravedad de la COVID-19, esto es debido al mecanismo de inflamación crónica que es producido en el tejido adiposo. En nuestro estudio, la obesidad fue estadísticamente significativa en donde los pacientes no obesos predominaron en el grado 0 y 1 de disnea y los pacientes con obesidad en el grado 2. Simonnet et al. reportaron en su estudio que los pacientes con índice de masa corporal (IMC) mayor de 35 kg/m2 presentaron un riesgo mayor en requerir ventilación mecánica20. Petrilli et al. también relaciono que la obesidad tendrá mayor número de hospitalización, la presentación de la COVID-19 será en mayor gravedad y utilizará ventilación mecánica19.

 

CONCLUSIÓN

Con los resultados obtenidos en este estudio se confirma la presencia de disnea en pacientes recuperados de la COVID-19 de la Unidad de Medicina familiar No. 1, el 90.7% de los pacientes presentó algún grado de disnea a los 3 meses posterior a cursar con COVID-19, de los cuales de acuerdo con la mMRC el 41.9% presentó un grado 1 de disnea y 48.8% curso con un grado 2 de disnea. A los 6 meses todavía 51.2% presentaron algún grado de disnea; 31.4% grado 1 y 19.8 grado 2. En la última determinación a los 9 meses todavía el 16.3% presentó un grado 1 de disnea. Se puede concluir que el grado de disnea tuvo una tendencia a la disminución con el paso del tiempo puesto que de la primera medición a la última descendió en un 74.4% el grado de disnea presentado en la población de estudio.

Las comorbilidades estudiadas en la población de estudio se encontraron asociadas estadísticamente con el grado de disnea presentado en los pacientes recuperados de COVID-19. Aunque los estudios que han relacionado comorbilidades y su asociación con el COVID-19, se han centrado en estudiarlas durante el cuadro agudo y no durante la recuperación, se han establecidos como factores de riesgo para desarrollar enfermedad grave por COVID-19 debido a los mecanismos fisiopatológicos dada por estado de inflamación crónica presentada en estas enfermedades. Las variables sociodemográficas que se analizaron en nuestro estudio fueron el sexo, el estado civil y la ocupación, se observó un predominio en el grado de disnea en el sexo femenino. Aunque en el estado civil y la ocupación se encontró asociación estadística todavía no existen estudios que respalden esta asociación estadística.

Podemos concluir con base en estos resultados que hay comorbilidades y factores sociodemográficos asociados estadísticamente con el grado de disnea presentado en los pacientes recuperados de COVID-19 aunque todavía no son bien estudiadas estas asociaciones es necesario continuar con estas líneas de investigación dada la relevancia de la pandemia por COVID-19 en la actualidad.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Larry JJ. Harrison. Principles of Internal Medicine. In: McGraw-Hill, editor. Harrison Principles of Internal Medicine. 20th ed. United States: McGraw-Hill; 2018. p. 226–9.
  2. Katie Langefeld B. Una guía para profesionales de la asistencia sanitaria GUÍA DE BOLSILLO PARA EL DIAGNÓSTICO, MANEJO Y PREVENCIÓN DE LA EPOC Edición de 2022 Global Initiative for Chronic Obstructive Lung Disease Global Initiative for Chronic Obstructive Lung Disease. 2021; Available from: www.goldcopd.org
  3. Umakanthan S, Sahu P, Ranade A V., Bukelo MM, Rao JS, Abrahao-Machado LF, et al. Origin, transmission, diagnosis and management of coronavirus disease 2019 (COVID-19). Postgrad Med J. 2020;96(1142):753–8.
  4. Martínez Pizarro S. Rehabilitación respiratoria en pacientes con COVID-19. [Respiratory rehabilitation in patients with COVID-19]. Rehabil [Internet]. 2020;54(4):296–7. Available from: https://dx.doi.org/10.1016/j.rh.2020.04.002
  5. Khan M, Adil S, Alkhathlan H, Tahir M, Saif S, Khan M et al. COVID-19: A Global Challenge with Old History, Epidemiology and Progress So Far. Molecules. 2020;26(1):39.
  6. Rezapour A, Souresrafil A, Peighambari M, Heidarali M, Tashakori-Miyanroudi M. Economic evaluation of programs against COVID-19: A systematic review. International Journal of Surgery. 2021;85:10-18.
  7. Sreepadmanabh M, Sahu A, Chande A. COVID-19: Advances in diagnostic tools, treatment strategies, and vaccine development. Journal of Biosciences. 2020;45(1).
  8. Kamal M, Abo M, Hussein A, Saeed H. Assessment and characterisation of post‐ COVID‐19 manifestations. International Journal of Clinical Practice. 2020;75(3).
  9. Wu X, Liu X, Zhou Y, Yu H, Li R, Zhan Q et al. 3-month, 6-month, 9-month, and 12- month respiratory outcomes in patients following COVID-19-related hospitalisation: a prospective study. The Lancet Respiratory Medicine. 2021.
  10. Chauhan S, Meshram H, Kute V, Patel H, Desai S, Dave R. Long‐term follow‐up of SARS‐CoV‐2 recovered renal transplant recipients: A single‐center experience from India. Transplant Infectious Disease. 2021.
  11. Lerum TV, Aaløkken TM, Brønstad E, et al. Dyspnoea, lung function and CT findings 3 months after hospital admission for COVID-19. Eur Respir J 2021; 57: 2003448
  12. Goërtz YMJ, Van M, Delbressine JM, et al. Persistent symptoms 3 months after a SARS-CoV-2 infection: the post-COVID-19 syndrome?. ERJ Open Res 2020; 6: 00542- 2020
  13. Jacobs LG, Gourna E, Lesky-Di, Bari D, Nyirenda T, Friedman T, Gupta A, et al. (2020) Persistence of symptoms and quality of life at 35 days after hospitalization for COVID-19 infection. PLoS ONE 15(12): e0243882.
  14. Zhou F, Yu T, Du R, Fan G, Liu Y, Liu Z et al. Clinical course and risk factors for mortality of adult inpatients with COVID-19 in Wuhan, China: a retrospective cohort study. The Lancet. 2020;395(10229):1054-1062.
  15. Ros L, Tung Y, Pilares M, Muñoz A. Monitoring of the rehabilitation therapy of COVID-19 effort dyspnea. Enfermedades infecciosas y microbiología clínica (English ed). 2021;39(5):258-259.
  16. National Institute for Health and Care Excellence (NICE). COVID-19 rapid guideline: managing the long-term effects of COVID-19. NICE; 2020 [cited 01 Oct 2021].
  17. Huang S, Zhuang W, Wang D, Zha L, Xu X, Li X et al. Persistent Somatic Symptom Burden and Sleep Disturbance in Patients with COVID-19 During Hospitalization and After Discharge: A Prospective Cohort Study. Medical Science Monitor. 2021;27.
  18. Di Caudo C, Rivas M, Fernández I, Gómez G, Romero M, Membrilla M. Tratamiento rehabilitador de la infección por COVID: caracterización y seguimiento de pacientes hospitalizados en Granada, España. Rehabilitación. 2021;.15. Campbell M. Dyspnea. Critical Care Nursing Clinics of North America. 2017;29(4):461-470.
  19. Dubé B, Vermeulen F, Laveneziana P. Disnea de esfuerzo en las enfermedades respiratorias crónicas: de la fisiología a la aplicación clínica. Archivos de Bronconeumología. 2017;53(2):62-70.
  20. Crisafulli, E., Clini, E.M. Measures of dyspnea in pulmonary rehabilitation. Multidiscip Respir Med 5, 202 (2010).
  21. Santus P, Tursi F, Croce G, Di Simone C, Frassanito F, Gaboardi P et al. Changes in quality of life and dyspnoea after hospitalization in COVID-19 patients discharged at home. Multidisciplinary Respiratory Medicine. 2020;15.
  22. Jain V, Yuan J. Predictive symptoms and comorbidities for severe COVID-19 and intensive care unit admission: a systematic review and meta-analysis. International Journal of Public Health. 2020;65(5):533-546.
  23. Ferraro F, Calafiore D, Dambruoso F, Guidarini S, Sire A. COVID‐19 related fatigue: Which role for rehabilitation in post‐COVID‐19 patients? A case series. Journal of Medical Virology. 2020;93(4):1896-1899.
  24. Huang C, Huang L, Wang Y, Li X, Ren L, Gu X et al. 6-month consequences of COVID-19 in patients discharged from hospital: a cohort study. The Lancet. 2021;397(10270):220-232.
  25. Menges D, Ballouz T, Anagnostopoulos A, Aschmann HE, Domenghino A, Fehr JS, et al. (2021) Burden of post-COVID-19 syndrome and implications for healthcare service planning: A population-based cohort study. PLoS ONE 16(7): e0254523. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0254523
  26. Wu Q, Hou X, Li H, Guo J, Li Y, Yang F et al. A follow-up study of respiratory and physical function after discharge in patients with redetectable positive SARS-CoV-2 nucleic acid results following recovery from COVID-19. International Journal of Infectious Diseases. 2021;107:5-11.
  27. Faverio P, Luppi F, Rebora P, Busnelli S, Stainer A, Catalano M et al. Six-Month Pulmonary Impairment after Severe COVID-19: A Prospective, Multicentre Follow-Up Study. Respiration. 2021;1-10.
  28. Curci C, Pisano F, Bonacci E, Camozzi D, Ceravolo C, Bergonzi R et al. Early rehabilitation in post-acute COVID-19 patients: data from an Italian COVID-19 Rehabilitation Unit and proposal of a treatment protocol. European Journal of Physical and Rehabilitation Medicine. 2020;56(5).
  29. Garrigues E, Janvier P, Kherabi Y, Le Bot A, Hamon A, Gouze H et al. Post- discharge persistent symptoms and health-related quality of life after hospitalization for COVID-19. Journal of Infection. 2020;81(6):e4-e6.
  30. García F, López A. Disnea en tiempos de COVID-19. FMC – Formación Médica Continuada en Atención Primaria. 2021;28(2):130-131.

 

ANEXOS

Anexo 1. Grado de disnea presentado en los pacientes a los 3, 6 y 9 meses post-COVID.

Autor: Dra. Gloria Elda Marroquin Vazquez, Dra. Diana Isabel Diaz Diaz, Dr. Arturo Ruiz Jurado.

Anexo 2. Características sociodemográficas y comorbilidades asociadas al grado de disnea a los 3 meses post- COVID.

Autor: Dra. Gloria Elda Marroquin Vazquez, Dra. Diana Isabel Diaz Diaz, Dr. Arturo Ruiz Jurado.

Variables Grado de disnea a los 3 meses p*
G0 G1 G2 G3 G4
Sexo N % N % N % N % N %
Femenino 4 50 24 66.6 22 52.3 0 0 0 0 0.39
Hombre 4 50 12 33.4 20 47.6 0 0 0 0
Estado civil
Casado 1 12.5 6 16.6 20 47.6 0 0 0 0 0.05
Divorciado 0 0 1 2.7 2 4.7 0 0 0 0
Soltero 3 37.5 9 25.2 9 21.4 0 0 0 0
Unión libre 4 50 11 55.5 11 26.3 0 0 0 0
Ocupación
Ama de casa 2 25 3 8.3 11 26.5 0 0 0 0 0.39
Campesino 0 0 0 0 1 2.3 0 0 0 0
Chofer 0 0 1 2.7 0 0 0 0 0 0
Empleado 5 62.5 20 55.5 17 40.4 0 0 0 0
Estudiante 1 12.5 3 8.3 2 4.7 0 0 0 0
Jubilado 0 0 1 2.7 4 9.5 0 0 0 0
Maestro 0 0 8 22.2 5 11.9 0 0 0 0
Obrero 0 0 0 0 2 4.7 0 0 0 0
Diabetes Mellitus
No 3 100 31 86.2 26 61.9 0 0 0 0 0.03
Si 0 0 5 13.8 16 38.1 0 0 0 0
Hipertensión arterial
No 7 87.5 29 80.6 25 59.5 0 0 0 0 0.06
Si 1 12.5 7 19.4 17 40.5 0 0 0 0
Obesidad
No 6 75 22 61.1 15 35.7 0 0 0 0 0.02
Si 2 25 14 38.9 27 64.3 0 0 0 0

 

Anexo 3. Características sociodemográficas y comorbilidades asociadas al grado de disnea a los 6 meses post- COVID.

Autor: Dra. Gloria Elda Marroquin Vazquez, Dra. Diana Isabel Díaz Díaz, Dr. Arturo Ruiz Jurado.

Variables Grado de disnea a los 6 meses p*
G0 G1 G2 G3 G4
Sexo N % N % N % N % N %
Femenino 25 59.5 14 48.2 11 64.7 0 0 0 0 0.67
Hombre 17 40.5 13 51.8 6 35.3 0 0 0 0
Estado civil
Casado 8 19.1 9 33.3 10 58.8 0 0 0 0 0.08
Divorciado 2 4.7 0 0 1 5.8 0 0 0 0
Soltero 13 30.9 6 22.2 2 11.7 0 0 0 0
Unión libre 19 45.3 12 44.4 4 23.7 0 0 0 0
Ocupación
Ama de casa 5 11.9 7 25.9 4 23.7 0 0 0 0 0.72
Campesino 0 0 1 3.7 0 0 0 0 0 0
Chofer 1 2.4 0 0 0 0 0 0 0 0
Empleado 21 50 12 44.5 9 52.9 0 0 0 0
Estudiante 4 9.5 2 7.4 0 0 0 0 0 0
Jubilado 3 7.2 0 0 2 11.7 0 0 0 0
Maestro 7 16.7 4 14.8 2 11.7 0 0 0 0
Obrero 1 2.3 1 3.7 0 0 0 0 0 0
Diabetes Mellitus
No 39 92.9 24 88.9 2 11.8 0 0 0 0 <0.01
Si 3 7.1 3 11.1 15 88.2 0 0 0 0
Hipertensión arterial
No 35 88.3 18 66.7 8 47.1 0 0 0 0 0.01
Si 7 16.7 9 33.3 9 52.9 0 0 0 0
Obesidad
No 24 57.1 16 59.3 3 17.7 0 0 0 0 0.01
Si 18 42.9 11 40.7 14 82.3 0 0 0 0

 

Tabla 3. Características sociodemográficas y comorbilidades asociadas al grado de disnea a los 9 meses post- COVID.

Autor: Dra. Gloria Elda Marroquin Vazquez, Dra. Diana Isabel Díaz Díaz, Dr. Arturo Ruiz Jurado.

Variables Grado de disnea a los 9 meses p*
G0 G1 G2 G3 G4
Sexo N % N % N % N % N %
Femenino 43 59.7 7 50 0 0 0 0 0 0 0.50
Hombre 29 40.3 7 50 0 0 0 0 0 0
Estado civil
Casado 19 26.3 8 57.2 0 0 0 0 0 0 0.09
Divorciado 3 4.2 0 0 0 0 0 0 0 0
Soltero 20 27.8 1 7.1 0 0 0 0 0 0
Unión libre 30 41.7 5 35.7 0 0 0 0 0 0
Ocupación
Ama de casa 11 15.3 5 35.7 0 0 0 0 0 0 0.68
Campesino 1 1.4 0 0 0 0 0 0 0 0
Chofer 1 1.4 0 0 0 0 0 0 0 0
Empleado 36 50 6 42.9 0 0 0 0 0 0
Estudiante 6 8.3 0 0 0 0 0 0 0 0
Jubilado 4 5.6 1 7.1 0 0 0 0 0 0
Maestro 11 15.2 2 14.3 0 0 0 0 0 0
Obrero 2 2.8 0 0 0 0 0 0 0 0
Diabetes Mellitus
No 62 86.1 3 21.4 0 0 0 0 0 0 0.00
Si 10 13.9 11 78.6 0 0 0 0 0 0
Hipertensión arterial
No 52 72.2 9 64.3 0 0 0 0 0 0 0.54
Si 20 27.8 5 35.7 0 0 0 0 0 0
Obesidad
No 41 56.9 2 14.3 0 0 0 0 0 0 0.003
Si 31 43.1 12 85.7 0 0 0 0 0 0

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos