Programa de salud sobre de los métodos de anticonceptivos masculinos.

29 febrero 2024

AUTORES

  1. Alicia Usieto Mojares. Graduada en Enfermería. Enfermera en el Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.
  2. María Jesús Aznar Canfran. Diplomada Universitaria en Enfermería. Enfermera en el Hospital Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.
  3. Maria Alcay Aznar. Graduada en Enfermería. Matrona en el Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  4. Laura Caro Campos. Graduada en Enfermería. Enfermera en el Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.
  5. Carlos Jimeno Sánchez. Graduado en Enfermería. Enfermero en el Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  6. Lucía Hernando Quílez. Graduada en Enfermería. Enfermera en el Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.

 

RESUMEN

A pesar del constante incremento en las opciones anticonceptivas, se estima que un 40-45% de los embarazos en el mundo no son premeditados1. Mientras que a lo largo de los años se han desarrollado múltiples métodos anticonceptivos efectivos para mujeres, las opciones para los hombres se limitan al uso del preservativo, con un alto índice de fallos; y a las vasectomías, que son invasivas y generalmente irreversibles2. Es por esto por lo que en los últimos años se han realizado múltiples estudios con el fin de desarrollar una “píldora anticonceptiva masculina”, es decir, un método hormonal oral para hombres que les permita tomar el control de su propia fertilidad y les otorgue un papel activo en la planificación familiar, así como otros métodos subdérmicos o inyectables con el mismo fin3. Para ello se han estudiado diversas moléculas y sus efectos secundarios, que se detallarán más adelante. Sin embargo, a pesar de la probada eficacia, reversibilidad y seguridad a corto plazo de algunas de ellas, los efectos a largo plazo no están bien esclarecidos, por lo que aún no hay ninguna en vías de comercialización4.

PALABRAS CLAVE

Anticonceptivos, hormonas masculinas.

ABSTRACT

Despite the constant increase in contraceptive options, it is estimated that 40-45% of pregnancies in the world are not premeditated1. While multiple effective contraceptive methods have been developed for women over the years, options for men are limited to condom use, with a high failure rate; and vasectomies, which are invasive and generally irreversible2. This is why in recent years multiple studies have been carried out in order to develop a “male contraceptive pill”, that is, an oral hormonal method for men that allows them to take control of their own fertility and gives them an active role. in family planning, as well as other subdermal or injectable methods with the same purpose3. For this purpose, various molecules and their side effects have been studied, which will be detailed later. However, despite the proven effectiveness, reversibility and short-term safety of some of them, the long-term effects are not well clarified, so there are still none on the market.

KEY WORDS

Contraceptives, male hormones.

INTRODUCCIÓN

Cuando hablamos de anticonceptivos hormonales, hacemos referencia a aquellos métodos de anticoncepción cuyo mecanismo de acción se basa en la secreción de hormonas, generalmente estrógenos y progestina, con el fin de inhibir la ovulación o impedir el paso de los espermatozoides aumentando el grosor del cuello uterino. Entre ellos, los más utilizados son la píldora anticonceptiva oral, el DIU hormonal, el anillo vaginal, el implante subdérmico, el parche transdérmico y la inyección hormonal5.

En la actualidad, el uso de estos métodos se encuentra limitado al sexo femenino, mientras que las opciones disponibles para el masculino son únicamente dos: el preservativo y la vasectomía2.

Es por esto que en los últimos años se ha apreciado un aumento del interés en la investigación sobre métodos anticonceptivos hormonales especialmente diseñados para los hombres, con el fin de involucrar a estos de forma directa en la planificación familiar.

CONTEXTO SOCIAL E HISTÓRICO Y SITUACIÓN ACTUAL

El método más antiguo de anticoncepción masculina fue el llamado coitus interruptus, o también conocido como interrupción del coito. Este consiste en retirar el pene de la vagina previo a la eyaculación masculina, para evitar la concepción, pero pudiendo ser un riesgo para la salud. En Europa ha sido usado durante siglos, e incluso contribuyó a reducir la tasa de fecundidad a pesar de no ser una forma excesivamente eficaz de anticoncepción.

Alrededor de los años 80, aparecieron 2 factores que supusieron el inicio de una mayor participación masculina en la planificación familiar:

-El surgimiento del SIDA y su propagación por vía del contacto homo y heterosexual determinó que los recursos y atención se dirigieran al condón y a la importancia que para la salud sexual tienen el uso de éste y la modificación de la conducta sexual.

-Por otra parte, también de los derechos de la mujer con su culminación en la conferencia de Nairobi en 1985 en la cual se promulgan los derechos reproductivos y de salud sexual.

Más adelante, en 1990 el método barrera más usado fue el preservativo. De hecho, en esa época, lo usaban alrededor de 45 millones de parejas sexuales en todo el mundo. El preservativo es un método seguro, de uso sencillo que no necesita supervisión médica y sirve para prevenir enfermedades de transmisión sexual. Pero hay diferentes opiniones de los usuarios como la disminución de la sensibilidad durante el coito. Por otra parte, esta “pérdida de sensibilidad” puede ser aprovechada, tanto por paciente que sufren eyaculación precoz o para prolongar la relación sexual.

Por otro lado, tenemos lo que algunos expertos llaman «conciencia de fecundidad» o «planificación familiar natural». Este método evita el coito durante la parte intermedia del ciclo menstrual, este se basa en el control de la temperatura basal femenina, la sintomatología y la filancia del moco cervical.

En última instancia, la vasectomía. Esta tiene un 99 % de eficacia, fue en 1992 realizada a cerca de 42 millones de hombres en edad reproductiva. Es un método permanente e irreversible6.

Actualmente, se dispone de mucha investigación activa y con diferentes estrategias en busca de nuevos anticonceptivos masculinos, pero es complejo, aun así, diversos estudios apuntan disponer de una anticoncepción masculina hormonal segura y reversible en unos diez años, por lo que los roles podrían comenzar a cambiar.

El anticonceptivo hormonal masculino, un fármaco oral nuevo llamado 11-beta-MNTDC, ha sido probado con éxito en un grupo de hombres sanos, que, durante 28 días, tomaron diariamente la cápsula sin experimentar efectos secundarios graves ni disminución de la actividad sexual, pero Sí efectos secundarios leves como fatiga, acné o dolor de cabeza. Estos resultan ser reversibles tras suspender el tratamiento. Aunque el resultado haya sido exitoso se debe continuar con la investigación ya que diferentes investigadores afirman no ser suficiente 28 días de estudio para garantizar una eficacia y seguridad completa.

Se trata de una testosterona modificada con acciones combinadas de un andrógeno y una progesterona que disminuirá la producción de esperma al tiempo que preserva la libido.

Por otro lado, otro anticonceptivo oral, DMAU (un compuesto hermano) se está estudiando con el objetivo de encontrar la fórmula con menos efectos secundarios y más efectiva.

Antes de estos se estudió con un gel que combina dos hormonas aplicado sobre la piel suprime la producción de espermatozoides es estudiado en diez países y ahora se quiere evaluar si esta supresión tiene buena eficacia anticonceptiva, para lo que se necesita la participación de las parejas, que usarán el gel como único método anticonceptivo” para verificar la eficacia, detalla la investigadora. Además, los efectos secundarios de este gel son similares a los de las hormonas en las mujeres.

Además de disponer de un anticonceptivo seguro, efectivo y eficaz, se necesita la colaboración de la industria farmacéutica para probar estos compuestos en miles de personas. Esta se ha involucrado en los anticonceptivos femeninos, pero no en los masculinos por tratarse de una inversión costosa y sin gran expectativa de negocio ya que se sigue pensando que la contracepción sigue siendo cosa de mujeres, por lo que primero habría que acabar con la falta de implicación masculina a la hora de la anticoncepción además de la colaboración por parte de la mujer en confiar en dichos métodos.

En España la implicación de los hombres en la anticoncepción es mayor que en otros países, casi del 40%7-11.

PROPUESTAS DE ACTUACIÓN, OPINIONES Y RESULTADOS

PROPUESTAS DE ACTUACIÓN:

En cuanto a las propuestas de actuación, exponemos dos ideas basadas en la divulgación de información y otra para el convenio de los gobiernos con las farmacéuticas e investigación.

Como los anticonceptivos hormonales masculinos ya están siendo investigados e incluso ya existen algunos modelos en fase de seguridad, creemos que la población debería ser informada de esta nueva posibilidad anticonceptiva, tanto los adultos como los adolescentes.

Una posibilidad sería empezar a divulgar desde el sector sanitario, principalmente desde los Centros de Salud. En ellos, la población establece mayor relación de confianza con los profesionales y la promoción de la salud es una de las actividades principales, de manera que debería ser en ellos donde se comience a informar sobre su funcionamiento y los efectos que producen tanto a corto como a largo plazo.

Así, brindaríamos a la población masculina la capacidad de controlar su fertilidad y participar de forma activa en la planificación familiar. Esta posibilidad, también se les plantearía a las mujeres, ya que a muchas de ellas la anticoncepción hormonal les causa graves afecciones y, como consecuencia de estas, dejan de usar este método. La anticoncepción masculina permitiría, pues, la anticoncepción en la pareja sexual en una de las dos partes, pudiendo evitar las consecuencias que produce en algunas mujeres.

Otra medida que se podría adoptar sería empezar a incluir esta nueva información en la educación sexual que se realiza en diferentes colegios e institutos, tanto en la teoría expuesta en clase como en charlas impartidas en los colegios por parte de diferentes profesionales de institutos de sexología, como AMALTEA de Zaragoza.

Así, se normalizaría este método desde edades tempranas de manera que conseguiríamos que, tanto hombres como mujeres, sean libres de usarlos indistintamente y que en el futuro la responsabilidad no recayera exclusivamente en el sexo femenino.

Por otra parte, otra medida a adoptar sería por parte de las autoridades del país. Estas podrían invertir en las industrias farmacéuticas, tanto para la investigación como para la comercialización de sus productos. Si las farmacéuticas pueden seguir investigando, se obtendrán preparados más eficaces y seguros con más celeridad. Además, junto con una buena divulgación del producto, se empezará a generar negocio en la anticoncepción masculina, por lo que seguirán adelante en su comercialización y vigilancia a largo plazo.

MEDIDAS ADOPTADAS EN OTROS CONTEXTOS Y RESULTADOS OBTENIDOS DE OTRAS EXPERIENCIAS SIMILARES:

Como ya hemos comentado, actualmente se está investigando este método y no se ha establecido en gran número de población. Por lo que tanto las medidas aplicadas en otros contextos y los resultados obtenidos son referidas a pequeñas poblaciones.

En un ensayo clínico de implantes de 7α-Metil-19-Nortestosterona para su posible uso como anticonceptivo de acción prolongada de Von eckardstein y col. de 2003, llevado a cabo en 72 hombres. Se les colocó implantes subcutáneos de MENT en el antebrazo. Obteniéndose que los que recibieron 4 implantes consiguieron oligozoospermia en 3-4 meses manteniendo la azoospermia durante más de 6 meses. Y al dejar de implantarse el producto, recuperaban la fertilidad en alrededor de cuatro meses12.

Mientras que en un estudio sobre la eficacia y seguridad de un anticonceptivo inyectable de combinación hormonal de Herman M Behere y col. en 2016, llevado a cabo con 320 participantes. Se les administraron inyecciones intramusculares de enantato de noretisterona combinado con undecanoato de testosterona, cada 8 semanas. El 95,5 de cien usuarios continuos disminuyó notablemente la concentración de espermatozoides en 24 semanas. Durante la fase de eficacia solo se originaron 4 embarazos de 266 participantes. Además, la reversibilidad tras 52 semanas de estudio fue de 94,8 por cada 100 usuarios continuos13.

Según estos estudios, aun siendo diferentes formas de anticoncepción hormonal, se consiguen resultados óptimos. Se reduce de manera considerable la concentración de espermatozoides y tras la supresión del tratamiento hormonal, se recupera la fertilidad.

OPINIÓN DE GRUPO:

Por último, la opinión general del grupo radica en que se debería empezar a dar a conocer este método anticonceptivo en la población para que, en el futuro, cuando las investigaciones estén más avanzadas y los diferentes anticonceptivos hormonales sean todavía más seguros, su aplicación e instauración en la sociedad sea más rápida y eficaz. Además de que sería una manera de conseguir igualdad de género en cuanto a la anticoncepción hormonal, dejaría de recaer únicamente en las mujeres.

Los miembros del grupo tras exponer nuestras ideas y opiniones, no hemos obtenido ninguna discordante, ya que todos creemos que la sociedad debe avanzar conforme lo hace la ciencia.

EVOLUCIÓN, PLANIFICACIÓN Y EJECUCIÓN

1º Sesión:

En esta primera sesión, el objetivo era discutir y elegir el tema a tratar.

Para comenzar, se buscaron las bases del trabajo y antes de seleccionar el tema, decidimos quién iba a ser el primer observador. Más adelante, en las siguientes reuniones, se rotará la figura del observador.

Posteriormente, procedimos a la elección del tema a tratar en el trabajo. Para ello, decidimos que cada participante seleccionará los 4 temas que más le llamaran la atención o aquellos sobre los que le gustaría investigar. Cada uno expuso sus selecciones y todos coincidimos nombrando: los anticonceptivos hormonales masculinos. Aunque también nombramos: maternidad subrogada, promoción de la lactancia artificial, donación de leche materna en bancos de leche, entre otros.

Comentamos el porqué de la elección de cada uno. En general, porque es un tema desconocido y apenas estamos informados sobre él. Además de que la anticoncepción hormonal recae, hoy en día, en las mujeres. Queremos informarnos sobre los avances de este tipo de anticoncepción y si es posible o no instaurarla en la actualidad al mismo nivel de la anticoncepción hormonal femenina. También, cómo afectaría al hombre tanto fisiológicamente como en la planificación familiar. Por último, cómo la sociedad aceptaría este método y si lo aplicaría en su vida.

2ª Sesión:

En esta reunión, el objetivo principal era informarnos sobre el tema a tratar y de pautar el trabajo de cada miembro del grupo.

Primero buscamos información general sobre el tema. Así, nos familiarizamos con el concepto de anticonceptivos hormonales y su funcionamiento, además de buscar información sobre la situación actual e investigaciones que se están llevando a cabo.

Tras informarnos sobre el tema, se realizaron lluvia de ideas acerca de cómo enfocar el trabajo. Al final, decidimos unir cada una de nuestras ideas y formar así este.

Una vez de acuerdo, todos los integrantes del grupo propusimos realizar un debate para exponer ideas a favor o en contra de la anticoncepción hormonal masculina, pero no conseguimos encontrar puntos en desacuerdo. También comentamos ideas que llevamos a cabo para impulsar el avance e instauración de la anticoncepción hormonal masculina.

Posteriormente, decidimos dividir la búsqueda de información según los apartados propuestos en la guía del trabajo. Una vez organizada la estructura del trabajo, se concretó que, en el plazo de una semana, cada miembro tendría que redactar su parte asignada para ponerlo en común y discutir aspectos a mejorar.

3ª Sesión:

En esta tercera sesión, se concretó que dentro de “Propuestas de actuación”, se desarrollaron ideas y medidas que nosotros creyéramos que se deberían llevar a cabo con respecto al tema de nuestro trabajo.

En cuanto al otro apartado, “Medidas adoptadas en otros contextos”, se compararía la situación en diferentes situaciones. Sin embargo, como el tema que habíamos elegido es bastante reciente, los estudios han sido en su mayor parte realizados en las principales potencias en investigación, como los Estados Unidos, por lo que sería posible que no encontrásemos muchos datos para comparar. Por ello, adjudicamos una estructura flexible, y con posibilidad de cambio con relación al tema elegido por cada grupo de trabajo.

Tras aclarar nuestras dudas, seguimos con la búsqueda de información y redacción de los apartados hasta la siguiente reunión del grupo.

4ª Sesión:

Esta sesión la utilizamos para plantear la idea del video y comenzar su ejecución.

Primero expusimos varias ideas, una fue realizar entrevistas a gente por la calle, otra realizar una explicación del trabajo, y una última, realizar un informativo. Decidimos fusionarlas, de manera que realizaríamos una presentación como si fuera un programa de televisión en el que contaremos la situación sobre los anticonceptivos hormonales masculinos con la información tras la redacción del trabajo. Y tras esto dar paso a varias entrevistas, para conocer si la población conoce este método y si en el futuro estarían dispuestos a usarlos o que se comercializaran.

Decidimos intentar captar a gente de diferentes edades y sexos, y les proponemos dos preguntas sencillas para que no fuera una entrevista complicada. La primera, sobre si conocen la anticoncepción masculina y otra sobre si la usarían o están a favor de que se implanten en el futuro.

Posteriormente procedimos a iniciar la grabación, elegimos a los presentadores del programa, se expusieron datos sobre la anticoncepción y se dio paso a las entrevistas.

5ª Sesión:

En esta sesión, se continuó con la grabación del vídeo.

Conseguimos varios participantes, les realizamos las preguntas y obtuvimos su permiso para poder publicarlo en la universidad. Una vez terminadas las entrevistas, comenzamos a editar el video.

Diseñamos una portada, y las imágenes para distinguir las preguntas en el video. Primero irá la parte de introducción del tema y posteriormente las respuestas a la entrevista.

6ª Sesión:

Esta última sesión se centró en juntar el resto de información que habíamos buscado en diferentes días tanto de forma grupal como individual y además de juntarlo, organizamos la información con sus bibliografías mejorando y añadiendo los últimos detalles. Una vez terminada la parte teórica nos centramos en editar y finalizar el video uniendo los diferentes videos grabados aportando cada uno de nosotros nuestras ideas. Tras haber finalizado el video se pasó a escribir las sesiones y se revisó por última vez cualquier error que pudiera haber e incluso añadir ciertos detalles.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Sundaram A, Vaughan B, Kost K, Bankole A, Finer L, Singh S, et al. Contraceptive Failure in the United States: Estimates from 2006-2010 National Survey of Family Growth. Perspect Sex Reprod Health. 2017;49(1):7-16.
  2. Patel AP, Smith RP. Vasectomy reversal: a clinical update. Asian J Androl. 2016;18(3):365-371.
  3. Gava G, Meriggiola MC. Update on male hormonal contraception. Ther Adv Endocrinol Metab. 2019;10.
  4. Piotrowska K, Wang C, Swerdloff RS, Liu PY. Male hormonal contraception: hope and promise. Lancet Diabetes Endocrinol. 2017;5(3):214-223.
  5. Women’s Health [Internet]. Colorado: Bourder Valley Women’s Health Center; c2009-2014, [citado 5 de abril de 2019]. Disponible en: https://web.archive.org/web/20161211034241/http://www.boulderwomenshealth.org/es/
  6. González I, Miyar E. Consideraciones sobre la planificación familiar: métodos anticonceptivos. Rev Cubana Med Gen Integr. 2001. V 17. Nº4. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21252001000400010
  7. Sánchez Mateos A. Estas son las razones por las que aún no hay un anticonceptivo hormonal masculino. La Vanguardia [Internet]. 2018 [cited 9 March 2019];. Available from: https://www.lavanguardia.com/vivo/20180603/443768566612/razones-anticonceptivo-masculino-sexo.html
  8. Sánchez Becerril F. La píldora masculina ya está aquí: la anticoncepción oral deja de ser cosa de mujeres. El Español [Internet]. 2019 [cited 2 April 2019];. Available from: https://www.elespanol.com/ciencia/salud/20190331/pildora-masculina-anticoncepcion-oral-deja-cosa-mujeres/386961905_0.html
  9. G Lucio C. Anticonceptivos masculinos: por qué no hay píldoras ‘antibaby’ para hombres. El Mundo [Internet]. 2019 [cited 2 April 2019]; Available from: https://www.elmundo.es/papel/historias/2019/01/09/5c34d55c21efa0fa078b45f3.html
  10. Pinto T. La promesa de los anticonceptivos masculinos se estrella contra el desinterés de las farmacéuticas. El Diario [Internet]. 2018 [cited 2 April 2019]; Available from: https://www.eldiario.es/sociedad/anticonceptivos-pildora_masculina-igualdad_de_genero_0_737727133.html
  11. La píldora anticonceptiva masculina pasa las pruebas de seguridad [Internet]. infosalus.com. 2019 [cited 2 April 2019]. Available from: https://www.infosalus.com/farmacia/noticia-pildora-anticonceptiva-masculina-pasa-pruebas-seguridad-20190326080734.html
  12. Von Eckardstein S, Noe G, Brache V, Nieschlag E, Croxatto H, Álvarez F et al. A Clinical Trial of 7α-Methyl-19-Nortestosterone Implants for Possible Use as a Long-Acting Contraceptive for Men. The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism. 2003;88(11):5232-5239.
  13. Behre H, Zitzmann M, Anderson R, Handelsman D, Lestari S, McLachlan R et al. Efficacy and Safety of an Injectable Combination Hormonal Contraceptive for Men. The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism. 2016;101(12):4779-4788.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos