Pruebas complementarias en el síndrome del túnel carpiano.

3 febrero 2024

AUTORES

  1. Jonatan Fortit García. Médico de Familia y Comunitaria en Zaragoza.
  2. Marta Puyal Barcelona. Fisioterapeuta en el Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.
  3. María Luz Rodríguez Paños. Fisioterapeuta SERMAS.
  4. Paula Vela Martín. Fisioterapeuta en la Comunidad de Madrid.
  5. Alba Climent Canalejas. Fisioterapeuta en Madrid.
  6. Mireya Sartaguda Alabart. Fisioterapeuta en el Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.

 

INTRODUCCIÓN

Para el estudio del Síndrome del Túnel Carpiano (STC) no existe en el momento actual ninguna prueba complementaria que, ante la sospecha clínica de éste, tenga suficiente validez para confirmar o descartar la enfermedad por sí misma, lo cual nos lleva a tener sumo cuidado con la interpretación de los resultados y disponer de un abanico amplio de recursos que orienten con la mayor fiabilidad el diagnóstico.

PALABRAS CLAVE

Síndrome del túnel carpiano, neuropatía mediana, neuropatía de atrapamiento del nervio mediano.

ABSTRACT

For the study of Carpal Tunnel Syndrome (CTS), there is currently no complementary test that, given the clinical suspicion of this, has sufficient validity to confirm or rule out the disease by itself, which leads us to be extremely careful. with the interpretation of the results and having a wide range of resources that guide the diagnosis with the greatest reliability.

KEY WORDS

Carpal tunnel syndrome, median neuropathy, median nerve entrapment neuropathy.

 

DESARROLLO DEL TEMA

El paradigma actual contrasta entre la utilización de una única prueba complementaria para el diagnóstico fiable de STC, el electromiograma (EMG), que solía ser el estándar de oro para esta entidad, con la necesidad de descartar otras patologías que puedan ser la causa, dar cuadros similares, y la fiabilidad en la interpretación de los resultados obtenidos, por lo que la ecografía, y sus variantes con distinta capacidad para orientar el diagnóstico, según sus funciones, han encontrado una posición pionera en la orientación diagnóstica para el STC.

En sí mismo, en caso de confiar solo en los resultados del EMG, estaríamos asumiendo que si no se hallan anomalías en la inervación, podríamos estar ante un caso de STC igualmente1. En adición, hasta en un 25% de los casos, puede ser un EMG normal en STC sintomáticos2. Por estos motivos las revisiones han delegado pertinentemente la orientación diagnóstica a la lectura de varias pruebas.

Dos de las pruebas que desde Atención Primaria manejamos con cotidianidad, análisis sanguíneos y estudio radiográfico simple, tienen un mayor propósito de despistaje que de confirmación, siendo ambas prescindibles según la tesitura que nos pongan la anamnesis y la exploración del usuario.

Esto nos lleva a seguir de forma metódica el procedimiento clínico ante un paciente con sospecha de STC, teniendo en cuenta factores tan significativos como la edad y el sexo, siendo más habitual en mujeres jóvenes, el estado y aspecto, siendo más frecuente durante el embarazo y ante casos de obesidad, ocupación, puesto que se relaciona con la repetición de acciones y gestos, y una revisión de la patobiografía de la persona, buscando principalmente antecedentes traumáticos, enfermedades reumáticas y/o inmunes que puedan favorecer la aparición de STC o ser causa directa de la entidad.

Ante la sospecha de causas secundarias el análisis de sangre nos podrá indicar la sospecha de enfermedades como artritis reumatoide, diabetes mellitus o patología tiroidea. Ésta deberá incluir proteinograma, perfil glucémico con glicada, creatinina, TSH y T4, hemograma y marcadores reumáticos tipo VSG, PCR, ANA y FR.

El estudio radiológico tendrá su propósito tanto en el estudio local, en particular en los casos unilaterales, buscando posibles fracturas del radio, etiología no idiopática frecuente en STC en una sola extremidad, rizartrosis, tumoraciones, quistes, neurinomas, prominencias y/o deformidades que puedan promover un estrechamiento del canal y la consecuente obstrucción, y enfermedades de la mano, como la enfermedad de Dupuytren3. La mención de traumatismos, se recomienda la búsqueda activa de estos eventos durante la anamnesis, nos pondrá en la pista para respaldarnos en esta prueba de imagen.

Otra entidad que suele cursar con pérdida de fuerza y alteración de la sensibilidad en extremidades superiores, siendo en muchas ocasiones indiferenciable del STC, son las afectaciones en el canal medular cervical. Por este motivo, además de los datos anamnésicos y la importancia de la exploración física cervical, es de gran interés completar el estudio habitual para STC con radiología cervical que concrete sobre el estado y la posibilidad de radiculopatía en esta área.

Con la mirada en la definición per se dé la enfermedad, las pruebas de ultrasonidos han ganado un lugar privilegiado puesto que es la técnica que ofrece mayor resolución en objetivar el problema en su seno, a través de la exploración del grosor del ligamento transverso, aportando gran especificidad (83%), y a su vez el estado del nervio mediano, que, por ejemplo, valorando la condición del aporte sanguíneo, también se podrá aumentar la sensibilidad (87%) del estudio4. En consecuencia, ante la expectativa ante una prueba independiente, los ultrasonidos serían la de mejor criterio diagnóstico5.

A través de la ecografía visualizaremos el canal del carpo, la entrada del túnel, destinando el máximo esfuerzo en demostrar que existe un aumento del área en la sección transversal del nervio, como signo de STC.

Otra prueba complementaria, la prueba de Durkan, mediante la medición de impulsos eléctricos a través de la aplicación de electrodos en muñeca y mano, puede ser de utilidad para aumentar la certeza diagnóstica.

Para finalizar, volvemos al punto de partida, retomando la situación para el EMG en este momento y su cambio de posición para el STC, no ofreciendo el poder de confirmación diagnóstica deseado, puesto que diversos estudios muestran una elevada tasa de tanto falsos positivos como falsos negativos, a la vez que puede no tener la elevada rentabilidad que se espera para la decisión terapéutica, debido a la incongruencia en muchos pacientes entre la sintomatología y limitaciones por ésta y los daños referenciados a través del EMG, sin claro beneficio en objetivar la fase para este fin. La revisión de los estudios prioriza la propuesta terapéutica en función de la sintomatología del paciente respecto a los resultados obtenidos en el EMG.

Por ende, con fines prácticos, no se considera óptima ninguna prueba complementaria por sí sola para concretar el diagnóstico de STC, mientras que la anamnesis y exploración del facultativo, sin otros recursos, es suficiente para el abordaje de la entidad, y este compendio técnico, con el aval de los ultrasonidos y EMG, podrían considerarse el estándar de máxima precisión diagnóstica.

 

CONCLUSIONES

Ante la sospecha clínica de STC, la labor del profesional sigue requiriendo una mirada crítica y exhaustiva ante la luz que puedan arrojar los resultados de las pruebas complementarias , aunque se realicen las pertinentes para una aproximación diagnóstica óptima, de tal manera que no se debe perder el conocimiento integrador y global sobre el paciente, puesto que las decisiones, tanto de certeza para el diagnóstico, como de las posibilidades terapéuticas acorde a ésta, no dispondrán de todas la garantías deseables aún con el soporte técnico que dan los resultados muy indicativos de patología.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Milozzi Berrocal J, Martín Borges N. Electromiograma. AMF 2023; 19(11); 654-657; ISSN (Papel): 1699-9029 I ISSN (Internet): 1885-2521.
  2. Kitsis CK, Savvidou O, Alam A, Cherry RJ. Carpal tunnel syndrome despite negative neurophysiological studies. Acta Orthop Belg. 2002;68(2):135-40. PubMed PMID: 12050998.
  3. Debán Miguel C, Rodrigez Niño V, Estévez Guerrero, I. Lesiones en el codo, la muñeca y la mano. AMF 2023; 19(10); 573-585; ISSN (Papel): 1699-9029 I ISSN (Internet): 1885-2521.
  4. Tai TW, Wu CY, Su FC, Chern TC, Jou IM. Ultrasonography for diagnosing carpal tunnel syndrome: a meta-analysis of diagnostic test accuracy. Ultrasound Med Biol. 2012;38(7):1121-8. PubMed PMID: 22542258.
  5. Cristiani-Winer M, Allende-Nores C, Aguirre GL, Robles CO, Ré R. Sensibilidad y especificidad de tres métodos complementarios para el diagnóstico de síndrome de túnel carpiano. Acta Ortop Mex. 2020;34(1):31-3. PubMed PMID: 33230997.

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos