Punción de dispositivo port-a-cath. Cuidados de enfermería.

4 febrero 2024

AUTORES

  1. Elena Lacambra Orgilles. Diplomada en Enfermería. Servicio de Urgencias del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza.
  2. Ainhoa Leticia González Esgueda. Diplomada en enfermería. Servicio de Urgencias del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza.
  3. Alberto Manuel Panzano Pérez. Diplomado en Enfermería. Servicio de Urgencias del Hospital Clínico Universitario lozano Blesa. Zaragoza.
  4. Beatriz Baeza Lobarte. Diplomada en Enfermería. Servicio de Urgencias del Hospital Universitario Lozano Blesa. Zaragoza.
  5. Maria Marco Borderas. Diplomada en Enfermería. Servicio de Urgencias del Hospital Universitario Lozano Blesa. Zaragoza.
  6. Silvia Alepuz Hervás. Diplomada en Enfermería. Servicio de Urgencias del Hospital Universitario Lozano Blesa. Zaragoza.

 

RESUMEN

Hoy en día determinadas patologías requieren tratamientos prolongados y continuos que pueden hacer buscar alternativas para minimizar las posibles complicaciones que conlleva usar la terapia venosa a través de un catéter periférico. Una buena opción es el reservorio venoso subcutáneo tipo port-a-cath. El objetivo de este artículo es ampliar el conocimiento sobre este dispositivo, sus ventajas e inconvenientes, su correcta utilización, sus cuidados y su mantenimiento para lograr mejorar la calidad asistencial del paciente al que se le implanta, mejorando su seguridad y disminuyendo las posibles complicaciones que pudieran surgir, favoreciendo su permanencia.

PALABRAS CLAVE

Port-a-cath, acceso venoso, complicaciones, reservorio.

ABSTRACT

Nowadays, certain pathologies require prolonged and continuous treatments that may make it necessary to look for alternatives to minimize the possible complications that come with using venous therapy through a peripheral catheter. A good option is the port-a-cart type subcutaneous venous reservoir. The objective of this article is to expand knowledge about this device, its advantages and disadvantages, its correct use, its care and its maintenance in order to improve the quality of care of the patient to whom it is implanted, improving its safety and reducing the possible complications that may occur. could arise, favoring their permanence.

KEY WORDS

Port-a-cath, venous access, complications, reservoir.

INTRODUCCIÓN

El reservorio venoso subcutáneo tipo port-a-cath es un catéter venoso central formado por un puerto o cámara subcutáneo que se coloca debajo del tejido celular generalmente el tórax, en fosa infraclavicular y está conectado a través de un conector a un catéter interno insertado con técnica tunelizada que se introduce generalmente a vena subclavia y llegando a la unión de la vena capa superior con aurícula derecha.

Se puede implantar en otras partes del cuerpo como el brazo o la ingle aunque son menos comunes.

Existen diferentes tamaños (adulto, pediátrico o neonatal).

Consta de tres componentes que se albergan íntegramente dentro de la piel.

. Portal o cámara de silicona autosellante rodeado de un anillo de titaneo, acero inoxidable o plástico, que permite de 2000 a 3000 punciones. Existe la posibilidad de una o dos cámaras.

. Catéter flexible de silicona o poliuretano.

. Conector que une la cámara con el catéter.

Para acceder a la cámara se necesita un componente externo por el que se accede mediante punción.

. Aguja tipo Gripper o Hubber.

El port-a-cath se coloca en quirófano generalmente con anestesia local y sedación1,7.

INDICACIONES:

  • Administración de tratamientos citostáticos y otras medicaciones intravenosas.
  • Sueroterapia.
  • Transfusión de hemoderivados.
  • Administración de nutrición parenteral total.
  • Extracción de muestras de sangre venosa.
  • Pacientes con accesos venosos difíciles1-3.

 

CONTRAINDICACIONES:

  • Infección de la zona de punción.
  • Sospecha alergia algún material que contenga el sistema.

 

COMPLICACIONES:

A pesar de sus ventajas este tipo de catéteres no están libres de complicaciones. Podemos distinguir entre las complicaciones en el momento de la colocación y los primeros días y las complicaciones del uso.

Las complicaciones en el momento quirúrgico y/o tempranas pueden ser hematoma, neumotórax, hemorragia, mal posición de catéter y extravasación, fragmentación del catéter, arritmia, embolización, lesión al vaso, endocarditis, rechazo del implante.

Las complicaciones tardías o del uso podemos encontrar infección, obstrucción, trombosis, migración del catéter, extravasación, tromboflebitis, rotación del portal.

Las complicaciones del uso más frecuentes son la obstrucción y la infección. Aunque se minimizan con una adecuada formación del personal sanitario que lo manipula2,4,5.

VENTAJAS:

Encontramos que el catéter tipo port-a-cath puede ser una buena alternativa a los catéteres periféricos en los casos de pacientes con difícil acceso venoso, en los que sea necesario disponer de un acceso venoso prolongado para la administración de fluidoterapia, tratamientos o nutrición parenteral total. Es un acceso venoso rápido, sencillo y eficaz, ayuda a evitar los pinchazos múltiples en aquellos pacientes que por su enfermedad requieren controles o tratamientos intermitentes. Facilita el tratamiento ambulatorio. Permiten dejarlos implantados largo tiempo siempre con unos cuidados mínimos para su correcta conservación. Están bien aceptados a nivel social, mejora la calidad de vida de los pacientes permitiendo la realización de actividades cotidianas, sumergirse en agua4,7.

INCONVENIENTES:

Como inconvenientes podemos destacar las complicaciones nombradas en el apartado anterior.

Es un procedimiento invasivo que requiere una intervención quirúrgica menor.

Aunque es un dispositivo confortable para el paciente sí que conlleva ciertas restricciones en su actividad física como pueden ser deportes de alto impacto que puedan producir un golpe en la zona de localización del reservorio.

Está contraindicado su utilización para la administración de contraste4,7.

MATERIAL NECESARIO:

  • Guantes estériles.
  • Gasas estériles.
  • Campo estéril.
  • Suero salino fisiológico.
  • Antiséptico (Clorhexidina alcohólica).
  • Jeringa de 10 ml.
  • Aguja especial tipo hubber o gripper.
  • Apósito estéril transparente.
  • Contenedor de objetos punzantes.

 

TÉCNICA DE INSERCIÓN:

  1. Informar al paciente de la técnica a realizar y fomentar la colaboración.
  2. Colocar al paciente en decúbito supino.
  3. Preparar el material necesario.
  4. Lavado higiénico de manos.
  5. Colocarse guantes estériles.
  6. Purgar el sistema de aguja con bisel especial y alargadera con suero fisiológico.
  7. Clampar el sistema.
  8. Limpieza de la zona con antiséptico (clorhexidina alcohólica) de dentro a afuera y dejar secar.
  9. Localizar el dispositivo e inmovilizar la cámara con los dedos de la mano no dominante.
  10. Si el paciente colabora indicarle que realice una inspiración.
  11. Insertar la aguja perpendicularmente a la membrana del reservorio buscando el centro de la cámara avanzando hasta encontrar el tope metálico.
  12. Desclampar el sistema.
  13. Aspirar con una jeringa y observar si refluye sangre.
  14. Lavar con 5-10 ml de suero fisiológico mediante técnica pulsátil y clampar ejerciendo presión positiva. A continuación, proceder a la acción a realizar. Si extracción de sangre desechar 5-10 ml.
  15. Colocar apósito estéril transparente.
  16. Desechar el material punzante.

 

TÉCNICA DE RETIRADA Y SELLADO:

  1. Informar al paciente de la técnica a realizar y fomentar su colaboración.
  2. Colocar al paciente en decúbito supino.
  3. Preparar un campo estéril con medidas de asepsia.
  4. Lavar el catéter con suero salino 10-20 ml.
  5. Sellar el catéter con 3-5ml de suero heparinizado. (Recomendado utilizar fibrilin) mediante la técnica pulsátil y clampar ejerciendo presión positiva.
  6. Sujetar el reservorio y proceder a retirar la aguja.
  7. Limpieza con antiséptico.
  8. Apósito1-3,6.

 

MANTENIMIENTO:

Es imprescindible conocer y realizar un mantenimiento mínimo del dispositivo para su correcto funcionamiento y evitar posibles complicaciones.

Cuando no se use es preciso heparinizar usando la técnica del sellado explicada anteriormente cada 4-6 semanas.

Se recomienda el uso de jeringas de 10ml porque producen una menor presión de infusión disminuyendo el riesgo de complicaciones como la embolización o rotura del catéter.

En caso de tratamientos prolongados la aguja tipo gripper o hubber se debe cambiar cada 7 días.

El apósito se cambiará cada 24-48h o siempre que sea necesario por presentarse estropeado, sucio, húmedo1,2,6,8.

 

CONCLUSIÓN

El sistema port-a-cath es especialmente útil en pacientes con patologías neoplásicas, personas con accesos venosos difíciles, aquellos que por diferentes motivos requieran nutrición parenteral total (NPT). Si lo comparamos con otros accesos venosos periféricos o centrales aportan ventajas tanto en una baja incidencia en infecciones, la posibilidad de tratamientos ambulatorios e incluso la buena aceptación por parte de los pacientes.

Los profesionales de enfermería juegan un papel fundamental en el manejo y cuidado de estos dispositivos. Por lo que es de gran importancia recibir una adecuada formación sobre su uso y mantenimiento para asegurar la longevidad del catéter. Existen unos protocolos estandarizados que debe de seguir todo profesional para conservar su óptimo funcionamiento.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Mentxaka M. Protocolo de punción del reservorio subcutáneo. Servicio de oncología pediátrica. Hospital Universitario Cruces. 2019. Osakidetza-Servicio Vasco de Salud.
  2. Pérez Llanera G., Santos Ibáñez N. Punción port-a-cath. Hospital Universitario Cruces.https://seup.org//08_punción_port_a_cath.pdf
  3. Sousa B, Furlanetto J, Hutka M, Gouveia P, Wuerstlein R, Mariz JM et al. Central venous access in oncology: ESMO Clinical Practice Guidelines. Ann Oncol 2015; 26(5): v152–v168.
  4. Toril Rubio, M., Rodríguez Borrego, M. A. Revisión sistemática de las complicaciones de los dispositivos de administración de tratamiento al paciente oncológico. Enfermería global. 2017; 16(46), 544-561.
  5. Dapía García, I. Revisión de los sistemas venosos de larga duración: Port-a-Cath. (Trabajo fin de Grado). Valladolid. Universidad de Valladolid; 2019
  6. Aragón Suarez, D., Martínez Casas, N., Aragón Suarez, ML. Reservorio Port-a-Cath Procedimientos y cuidadosdeenfermería.Ciberrevista.2015.Disponibleen: http://www.enfermeriadeurgencias.com/ciber/noviembre2015/pagina10.html.
  7. Pérez, M., García, B., Velayos, A., Martín, N. y García, M. Cuidados de enfermería dirigidos a pacientes portadores de reservorio venoso subcutáneo (port-a-cat®) en atención primaria. Revisión Bibliográfica. Revistaenfermeriacyl.com.2017,9(1):19-27. Disponible_en: http://www.revistaenfermeriacyl.com/index.php/revistaenfermeriacyl/article/view/188.
  8. Ministerio de Sanidad. Proyecto “Bacteriemia zero”. Protocolo de prevención de las bacteriemias relacionadas con catéteres venosos centrales en las UCIs españolas. [Monografía en Internet] Madrid: Ministerio de sanidad; 2015. [Citado el 15 de junio de 2021] Disponible en: https://www.seguridaddelpaciente.es/resources/documentos/2015/PROTOCOLO_BACTERIEMIA_ZEO.pdf

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos