Recomendación de activos de la salud. Artículo monográfico.

3 diciembre 2023

AUTORES

  1. Beatriz Ventura Laborda. Diplomada en Enfermería. Centro de Salud Univérsitas, Zaragoza, España.
  2. Raquel Calavia Calvo. Diplomada en Enfermería. Centro de Salud Univérsitas, Zaragoza, España.
  3. Cristina Santos Marco. Diplomada en Enfermería. Enfermera Especialista en Obstetricia y Ginecología. Centro de Salud Las Fuentes Norte, Zaragoza, España.
  4. Silvia Navarro Rero. Diplomada en Enfermería. Enfermera Especialista en Enfermería Familiar y Comunitaria. Centro de Salud Univérsitas, Zaragoza, España.
  5. Carlos Agullo Elena. Diplomado en Enfermería. Hospital Clínico Lozano Blesa, Zaragoza, España.
  6. Beatriz Franco Escura. Diplomada en Enfermería. Hospital General de la Defensa, Zaragoza. España.

 

RESUMEN

A lo largo de la historia, la concepción de salud ha experimentado cambios significativos. En tiempos recientes, hemos evolucionado desde una perspectiva predominantemente centrada en la enfermedad, característica de la medicina clásica, hacia un enfoque más orientado a la salud en sí, promoviendo su preservación a través de una participación activa de la comunidad. Dos conceptos clave en esta transformación son los Recursos Generales de Resistencia y el Sentido de Coherencia, los cuales desempeñan un papel fundamental en la mejora de la calidad de vida tanto a nivel individual como comunitario. La salud de la población se ve influenciada por una serie de factores determinantes, pero a su vez, la comunidad posee activos para la salud que pueden utilizarse para fomentar la salud y el bienestar. La identificación y puesta en valor de estos activos desde la Atención Primaria, a través de actividades grupales dirigidas por profesionales de la salud, permite fortalecer los hábitos saludables de la población. Con la colaboración de diferentes actores involucrados en las intervenciones, respaldados por diversos servicios y recomendaciones desde los Equipos de Atención Primaria, es posible diseñar programas destinados a toda la comunidad con el propósito de aprovechar los recursos disponibles para promover la salud. En este contexto, se plantea la hipotética realización de varias actividades organizadas por dos enfermeras de un centro de Atención Primaria. Estas actividades tienen como objetivo el reconocimiento colectivo de los activos para la salud a través de técnicas participativas.

 

PALABRAS CLAVE

Salutogénesis, promoción de la salud, atención primaria, activos para la salud, determinantes de la salud.

 

ABSTRACT

Throughout history, the concept of health has undergone significant changes. In recent times, we have transitioned from a predominantly disease-centered perspective, typical of classical medicine, to a more health-focused approach that promotes its preservation through active community participation. Two key concepts in this transformation are General Resistance Resources and the Sense of Coherence, which play a crucial role in improving the quality of life at both individual and community levels. The health of the population is influenced by a series of determining factors, but, in turn, the communi-ty possesses assets for health that can be used to promote health and well-being. The identification and valorization of these assets from Primary Care, through group activities led by healthcare professionals, allows for the strengthening of healthy habits in the population. With the collaboration of various stakeholders involved in the interventions, supported by various services and recommendations from Primary Care Teams, it is possible to design programs for the entire community with the purpose of utilizing available resources to promote health. In this context, the hypothetical implementation of several activities organized by two nurses from a Primary Care center is proposed. These activities aim to collectively recognize health assets through participatory techniques.

 

KEY WORDS

Salutogenesis, health promotion, primary care, assets for health, determinants of health.

 

DESARROLLO DEL TEMA

Promover y asegurar la salud de una comunidad va más allá de simplemente abordar las enfermedades individuales. A lo largo de la historia, hemos observado un cambio en la perspectiva de atención a la salud, pasando de enfocarse en el tratamiento y curación de enfermedades hacia la promoción de la salud al centrarse en los factores que la originan y mejoran1-6.

La promoción de la salud positiva fomenta el empoderamiento de las personas, familias y comunidades en cuestiones de salud. Esto les permite una mejor gestión de su propia salud al distinguir entre los factores que contribuyen al bienestar y aquellos que causan enfermedades. Los conceptos de salud positiva y activos para la salud se entrelazan para lograr un estado de bienestar óptimo y un crecimiento saludable de la población1-6.

El estado de salud de una persona está influenciado por una serie de determinantes y factores, que actúan directa e indirectamente en su nivel de salud. Las condiciones sociales, políticas, económicas, culturales, ambientales, educativas, geográficas y sanitarias del entorno donde viven las personas contribuyen significativamente a su salud y bienestar. Por lo tanto, es esencial comprender la situación general de salud de una comunidad, identificar los factores que afectan el bienestar de la población y comprender cómo los estilos de vida y las políticas públicas influyen en la salud. Tomar conciencia de que el estado de salud de la comunidad es el resultado de una interacción compleja de múltiples factores es fundamental para abordar de manera efectiva la salud comunitaria1-6.

¿QUÉ ES UN ACTIVO DE SALUD?

Según Improvement and Development Agency, 2010: “Un activo de salud es cualquier factor o recurso que fortalece la habilidad de las personas, los grupos o las poblaciones a mantener y mejorar su salud y bienestar. Estos activos pueden actuar a nivel individual, familiar o comunitario como elementos protectores para contrarrestar situaciones de estrés”

Los activos de salud se pueden entender cómo los recursos disponibles en una comunidad que tienen el potencial de mejorar el bienestar de las personas. Para ser considerado un «activo», este recurso debe ser conocido, valorado de manera positiva y utilizado por los miembros de la comunidad. Ejemplos de activos para la salud incluyen asociaciones (juveniles, de vecinos/as, de personas mayores, culturales, deportivas, de madres y padres / familias, entre otros), espacios como plazas, parques, centros de salud, polideportivos, rutas para caminar o hacer deporte, bibliotecas, playas, escuelas, centros sociales y las actividades que se desarrollan en ellos, así como lugares para practicar actividades como yoga o gimnasia.

Los activos para la salud aportan una perspectiva orientada hacia la salud y el bienestar a la Estrategia de Atención Comunitaria. Actúan como recursos generales de resistencia para superar desigualdades y desafíos, y son esenciales para el desarrollo de capacidades y habilidades que promueven la salud, mejoran la autoestima y fomentan el empoderamiento tanto a nivel individual como colectivo. Como resultado, reducen la dependencia del sistema sanitario1-6.

¿QUÉ ES LA RECOMENDACIÓN DE ACTIVOS DE SALUD? 1

El concepto de «Social Prescribing», adaptado del inglés, se refiere a la práctica de recomendar activos para la salud y actividades comunitarias relacionadas con el bienestar de la comunidad de manera individual en el contexto de la atención médica. Normalmente, esto se lleva a cabo por profesionales de la salud, como médicos de familia, enfermeros de atención primaria y trabajadores sociales sanitarios.

Este proceso implica que algunas personas recomiendan a otras ciertos recursos o activos de la comunidad que pueden ser beneficiosos para mejorar su bienestar. Estas recomendaciones pueden ser informales, como entre vecinos de una zona, o formales, como parte de una consulta en un centro de salud o cuando un profesional de una asociación o un servicio municipal sugiere un recurso a una persona.

Aunque se utiliza el término «prescripción social», es importante usarlo con precaución, ya que a veces puede conllevar una connotación racionalista y paternalista, donde la prescripción se percibe como una orden o receta en lugar de una recomendación más general que se basa en un proceso consensuado, activo y participativo con la persona. Además, no todos los activos recomendados son necesariamente sociales. Por lo tanto, un término más apropiado podría ser «recomendación de activos de la comunidad».

La recomendación comunitaria de activos busca establecer mecanismos formales en la atención primaria de salud para proporcionar a ciertos pacientes alternativas no clínicas que tengan un impacto en su salud.

La Recomendaciones de PACAP (Programa de Actividades Comunitarias en Atención Primaria) al respecto hablan claro acerca de este tema:

“Cada centro de salud debe diseñar su propia estrategia de relaciones con el medio social en que está inserto, ya que las realidades organizativas de los centros son distintas y, lo que es más importante, existen variables en la estructura social y la forma de organizarse de la población que hay que tener en cuenta”.

ETAPAS PROCESO RECOMENDACIÓN ACTIVOS COMUNITARIOS6:

ETAPA 1: PREPARACIÓN Y CONTEXTUALIZACIÓN:

En la etapa inicial de este proceso, es fundamental definir el objetivo y la finalidad del trabajo, identificar la población a la que se dirigirá, el ámbito de actuación y el tema sobre el que se centrarán los activos comunitarios, como el bienestar mental o la actividad física. Para tomar decisiones informadas, es esencial comprender el contexto y utilizar sistemas de información sanitaria disponibles.

La participación y apoyo del Equipo de Atención Primaria (EAP) y las Direcciones de Atención Primaria son esenciales para facilitar y respaldar el proceso, al igual que establecer acuerdos con responsables de centros y servicios locales. Además, es crucial contar con un equipo de trabajo interdisciplinario que incluya profesionales de diferentes áreas, como trabajo social, y se recomienda involucrar a agentes comunitarios para lograr un enfoque intersectorial y colaborativo en la promoción de la salud.

La inclusión del enfoque de equidad es fundamental, asegurándose de que se llegue a toda la población y se identifiquen posibles grupos que puedan quedar excluidos. También se sugiere considerar la participación de consejos de salud en el proceso.

Las etapas posteriores, que se describen en detalle en el texto, deben planificarse en esta primera fase, y se recomienda utilizar la herramienta de la Agenda Comunitaria para guiar el proceso. La formación en esta metodología puede ser beneficiosa para el equipo de trabajo.

ETAPA 2: IDENTIFICACIÓN Y CARACTERIZACIÓN DE LAS ACTIVIDADES COMUNITARIAS UTILIZABLES:
1.
Se podría empezar llevando a cabo un mapeo de activos para poder tener conocimiento del tipo y cantidad de activos de salud que existen en la zona a trabajar y a partir de ahí, poder tomar decisiones en función de los recursos con los que contemos.

2. Contactar y recabar información de los activos encontrados

3.Hacer una selección y un filtrado de los activos que sean interesantes o cubran nuestras necesidades y hacerlos visibles en plataformas habilitadas para ello.

ETAPA 3: FORMALIZACIÓN DE LA CONEXIÓN ACTIVIDAD COMUNITARIA-CENTRO DE SALUD:

Es importante dejar clara cuál será la estructura y organización interna para que la comunicación y el proceso de recomendación de activos sea de manera efectiva y dinámica, donde exista una correcta y fluida comunicación entre activos y profesionales que los recomienden y el usuario al que se le invita a acudir a dichos activos no encuentre dificultades durante el proceso.

ETAPA 4: RECOMENDACIÓN DE ACTIVOS:

A través de entrevista motivacional durante la consulta diaria se pueden empezar a realizar recomendaciones de activos de manera adecuada.

Será importante contar con un protocolo o guía para que la recomendación de activos se realice de manera estandarizada por todos los profesionales.

ETAPA 5: EVALUACIÓN Y DINAMIZACIÓN:

Evaluar el seguimiento y cumplimiento por parte de los usuarios, si la estructura utilizada es adecuada, la manera de proceder de cada uno de los profesionales sanitarios…

Finalmente realizar un análisis y plantear posibles mejoras en el sistema.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Aragón, G. (2018). ATENCIÓN COMUNITARIA BASADA EN ACTIVOS: RECOMENDACIÓN ACTIVOS PARA LA SALUD EN ATENCIÓN PRIMARIA.
  2. Hernán, M., Morgan, A., & Mena, Á. L. (2010). Formación en salutogénesis y activos para la salud. Serie
    Monografías EASP Nº51. Disponible: https://www.easp.es/project/formacion-en-salutogenesis-y-
    activos-para-la-salud/
  3. Suarez, O., Arguelles, M., Alquézar, L., Aviño, D., Botello, B., Calderón, S., … Duro, R. (2014). Mapas de actividades comunitarias y activos para la salud: ¿Cómo trabajar con ellos? Cuadernos Pediatría
    Social,21(1),1–7. Disponible:
    https://rua.ua.es/dspace/bitstream/10045/50793/1/2015_Suarez_etal_CuadPediatriaSocial.pdf
  4. de la Salud y Programas. Dirección General de Salud Pública. Consejería de Sanidad Asturias. RCS de E. 5. Activos de la salud [Internet]. Gob.es. [citado el 1 de noviembre de 2023]. Disponible en: https://www.sanidad.gob.es/areas/promocionPrevencion/promoSaludEquidad/equidadYDesigualdad/docs/Activos_salud.pdf
  5. Sastre Paz M, Benedé Azagra CB et al. Orientación comunitaria: hacer y no hacer en Atención Primaria. 2018. ISBN: 978-84-15037-85-9 Disponible: http://e-documentossemfyc.es/orientacion-comunitaria-hacer-y-nohacer-en-atencion-primaria
  6. Botello B, Palacio S, García M, Margolles M, Fernández F, Hernán M, et al. Metodología para el mapeo de activos de salud en una comunidad. Gac Sanit [Internet]. 2013;27(2):180–3. Disponible en: https://www.ocez.net/archivos/vocalia/852-guia-recomendacion-de-activos-para-la-salud-en-atencion-primaria-9-2018-1.pdf

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos