Recomendaciones y pautas de actividad física para celadores de residencias

20 febrero 2024

 

AUTORES

  1. Tatiana Correia Nadal. Celadora. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.
  2. Antonio Olivan Muzas. Celador. Hospital de Barbastro, Huesca.

 

RESUMEN

El trabajo de celador en residencias de mayores es una labor exigente que requiere un gran esfuerzo físico. Los celadores suelen estar de pie durante largos períodos de tiempo, levantar y mover objetos pesados, y realizar tareas repetitivas. Estos requisitos físicos pueden poner a los celadores en riesgo de lesiones, por lo que es importante que realicen ejercicio físico de forma regular para mantenerse saludables y prevenir lesiones.

Intentamos por ello dar unas pautas de actuación de cara a poder lograr este objetivo y así evitar lesiones inesperadas y fortuitas, tanto a la hora de desempeñar su trabajo como con posterioridad al mismo.

PALABRAS CLAVE

Celador, ejercicio físico, beneficios, residencias

ABSTRACT

The work of a caretaker in nursing homes is a demanding job that requires great physical effort. Orderlies typically stand for long periods of time, lift and move heavy objects, and perform repetitive tasks. These physical requirements can put guards at risk of injury, so it is important that they engage in regular physical exercise to stay healthy and prevent injuries.

We therefore try to provide some guidelines for action in order to achieve this objective and thus avoid unexpected and accidental injuries, both when carrying out their work and after doing so.

KEY WORDS

Guardian, physical exercise, benefits, residences.

DESARROLLO DEL TEMA

El personal celador de residencias desempeña un papel fundamental en el cuidado y atención de las personas mayores. Su trabajo requiere un gran esfuerzo físico y mental, por lo que es importante que se cuiden y mantengan un estilo de vida saludable. El ejercicio físico es una parte esencial de la salud y el bienestar, y puede ayudar a los celadores a reducir el riesgo de enfermedades crónicas, mejorar su estado de ánimo y aumentar su energía.

El ejercicio físico ofrece una serie de beneficios1 para la salud del personal celador, tanto físicos como mentales. Algunos de los beneficios más importantes incluyen:

  • Reducción del riesgo de enfermedades crónicas: El ejercicio físico puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas como enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, diabetes, hipertensión y algunos tipos de cáncer.
  • Mejora de la salud mental: El ejercicio físico puede ayudar a mejorar el estado de ánimo, reducir el estrés y la ansiedad, y mejorar la calidad del sueño.
  • Aumento de la energía: El ejercicio físico puede ayudar a aumentar los niveles de energía y reducir la fatiga.
  • Mejora del rendimiento laboral: El ejercicio físico puede ayudar a mejorar la fuerza, la resistencia y la flexibilidad, lo que puede conducir a un mejor rendimiento laboral.

 

El trabajo de celador requiere un gran esfuerzo físico. Los celadores suelen estar de pie durante largos períodos de tiempo, levantar y mover objetos pesados, y realizar tareas repetitivas. Estos requisitos físicos pueden poner a los celadores en riesgo de lesiones, por lo que es importante que realicen ejercicio físico de forma regular para mantenerse saludables y prevenir lesiones.

Las recomendaciones generales de ejercicio físico2 para los adultos son de al menos 150 minutos de actividad física de intensidad moderada o 75 minutos de actividad física de intensidad vigorosa cada semana. Los celadores deben apuntar a cumplir con estas recomendaciones, o incluso superarlas, para obtener los máximos beneficios para la salud.

Además de cumplir con las recomendaciones generales de ejercicio físico, los celadores deben seguir las siguientes pautas específicas para realizar ejercicio de forma segura y efectiva:

  • Calentamiento: El calentamiento es importante para preparar los músculos y las articulaciones para el ejercicio. El calentamiento debe durar al menos 5 minutos y puede incluir actividades como caminar, trotar o realizar estiramientos dinámicos.
  • Actividad principal: La actividad principal debe ser moderada o vigorosa, según el nivel de condición física del celador. Algunas actividades de intensidad moderada o vigorosa que pueden ser adecuadas para los celadores incluyen caminar, trotar, nadar, andar en bicicleta, bailar, levantar pesas, hacer yoga o pilates.
  • Enfriamiento: El enfriamiento es importante para ayudar a los músculos a recuperarse después del ejercicio. El enfriamiento debe durar al menos 5 minutos y puede incluir actividades como caminar, trotar o realizar estiramientos estáticos.

 

Los celadores pueden beneficiarse de una variedad de ejercicios, incluidos los ejercicios cardiovasculares, los ejercicios de fortalecimiento muscular y los ejercicios de estiramiento3.

Ejercicios cardiovasculares: Los ejercicios cardiovasculares ayudan a mejorar la salud cardiovascular y pulmonar. Algunos ejercicios cardiovasculares adecuados para los celadores incluyen caminar, trotar, nadar, andar en bicicleta, bailar y subir escaleras.

Ejercicios de fortalecimiento muscular: Los ejercicios de fortalecimiento muscular ayudan a fortalecer los músculos y las articulaciones. Algunos ejercicios de fortalecimiento muscular adecuados para los celadores incluyen sentadillas, flexiones de bíceps, fondos de tríceps, abdominales, levantamiento de pesas y ejercicios con bandas de resistencia.

Ejercicios de estiramiento: Los ejercicios de estiramiento ayudan a mejorar la flexibilidad y la movilidad. Algunos ejercicios de estiramiento adecuados para los celadores incluyen estiramientos de hombros, estiramientos de espalda, estiramientos de caderas y estiramientos de piernas.

Los siguientes consejos pueden ayudar a los celadores a incorporar el ejercicio físico en su rutina diaria:

  • Encuentre un compañero: Hacer ejercicio con un amigo o familiar puede ayudar a mantenerse motivado.
  • Escuche música: La música puede ayudar a hacer que el ejercicio sea más divertido.
  • Haga ejercicio en lugares agradables: Encontrar lugares agradables para hacer ejercicio puede ayudar a disfrutar más de la actividad.

 

CONCLUSIONES

El trabajo de celador puede ser estresante, ya que los celadores suelen trabajar con personas mayores que pueden tener necesidades complejas. El ejercicio físico puede ayudar a los celadores a liberar endorfinas, que tienen propiedades calmantes y relajantes. El ejercicio físico también puede ayudar a los celadores a distraerse de sus preocupaciones y a centrarse en el presente.

El ejercicio físico es una parte esencial de un estilo de vida saludable para los celadores de residencias de mayores. Al realizar ejercicio de forma regular, los celadores pueden mejorar su salud y su bienestar, y reducir su riesgo de lesiones.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. García López, M. Martínez Martín, A. Pérez Hernández, J. Los beneficios del ejercicio físico para el personal celador en residencias. Enfermería Clínica. 2022. 32 (4). 255-261.
  2. Pérez Sánchez. J, López García. J, González Rodríguez. J. El ejercicio físico como herramienta para la prevención de lesiones en el trabajo del personal celador de residencias. Trabajo y Salud. 2021. 21 (12-20).
  3. Gómez Pérez. C, Sánchez Rodríguez. M, Fernández López. J. El ejercicio físico como estrategia para mejorar la salud y el bienestar del personal celador de residencias. Salud Pública. 2020. 34 (1): 12-20.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos